Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > El cestillo

Reglas a seguir para escoger un buen roscón

El roscon es indispensable para cerrar la Navidad

En estas fechas proliferan los roscones industriales preparados hace meses y descongelados hace unas horas. Tienen un aspecto tan estupendo y son tan altos, bonitos y uniformemente horneados, que nos pueden llevar a engaño. Sin embargo, aprender a diferenciar un buen roscón artesano de otro industrial es sencillo siempre y cuando, se sigan los consejos de un experto como Moncho López, creador de Levadura Madre Organic Bakery.

Actualizado 5 enero 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  
Y es que, no será la primera vez que hemos comido un roscón que más que a un bollo esponjoso y sutilmente aromatizado sabe a pan de molde malo, a masa reseca y poco apetecible. Incluso hemos pagado por él como si fuera un producto de lujo, cuando lo cierto es que no es más que un producto industrial, fabricado en masa.
Para no volver a caer en esos mismos errores, nos tendremos que fijara en
Peso: “Todos los roscones industriales están muy cargados de levadura, de gasificantes y están muy hinchados. Son roscones que pesan poco y tienen mucho volumen” - asegura Moncho. Si el cliente no se fija, a simple vista y a igualdad de volumen, podrían parecer iguales a los artesanos, sin embargo estos últimos pesan aproximadamente el doble que los industriales.
Durabilidad: Un roscón artesano tiene una duración corta, un día o dos aproximadamente, en cambio el industrial que está lleno de conservantes, colorantes y estabilizantes aguanta mucho más. “Para que nos hagamos una idea de lo que digo, basta con saber que hay grandes proveedores de roscón industrial que fabrican las piezas durante el mes de agosto”.
Bolsa de plástico: Para conservar el roscón desde agosto hasta Navidad lo meten dentro de una bolsa de plástico. “Los roscones que van en bolsa de plástico muy posiblemente no han sido elaborados esa noche, sino que han sido congelados casi con toda seguridad, durante meses” - nos explica Moncho.
Uniformidad: Como en casi todos los productos “cuando ves una partida de roscones y observas que son todos perfectamente iguales, simétricos diría, es un síntoma claro de que la elaboración está mecanizada. Mientras que las formas diferentes: uno más alargado, otro más redondo o más gordito en el extremo… son indicios de que han sido formados y  boleados a mano.”
Natas: Este es un mundo aparte. “Nosotros lo hacemos con una nata del 38% de materia grasa montada con 150 gr de azúcar glass por kilo, luego lo colocamos en el roscón frío para que no se baje la nata y punto, no le añadimos nada más. Y eso deberían ser todas las natas del mundo”. Lo que ocurre con el  industrial es que no usan nata, ya que la nata del 38% es cara, y por eso se sustituye por chantilly (que es un producto de baja calidad) o bien por un preparado que se llama ‘mix vegetal’ que es más o menos lo mismo que una margarina “pero que una vez montado forma una pasta blanquecina, que trabajado con azúcar da una textura parecida a la de la nata que sin embargo deja en la boca una película aceitosa, como de petróleo, que empapa el paladar y no permite saborear nada”.
Pobres en frutas: Lo más caro del roscón industrial son los ingredientes, mientras lo que encarece el producto artesano es la mano de obra: “por ello los artesanos no escatimamos en producto y por eso son piezas que suelen tener más fruta, más azúcar, más almendra… porque lo que realmente cuesta son las 10/12 horas de la persona que se está trabajando el roscón”.
Conservantes: Si el roscón viene en una bolsa de plástico y en una caja preciosa pero cuando miramos los ingredientes vemos que hay conservantes, estabilizantes y que tiene una duración larga, desconfiemos, seguro que es un producto industrial.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de El cestillo

Algunos misterios sobre la Trufa Negra

10 puestos gastronómicos y un restaurante estrella michelin

María Gómez, candidata murciana a los premiso MF

El turrón alicantino conquista internet y llega a medio mundo

14 años de vida con queso

Para cenar y casi no trabajar

Combatir la resaca, sin dejar de celebrar

El pan, acompañante estrella en el menú navideño

Schweppes y los hermanos Torres maridan inspirado en Brasil

Fundación Otazu estrena Otazu Art Prize en Untitled Art

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.