Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Ocio > Cultura

"Sorolla: Spanish Master of Light" en la National Gallery

Una exposicion que asombrara a muchos ingleses

Su Majestad la Reina viajó a Londres para inaugurar, junto a Su Alteza Real el Príncipe de Gales, la primera exposición británica del pintor español, Joaquín Sorolla y Bastida, en más de un siglo, que consta de más de 60 obras que abarcan la totalidad de la carrera del artista.

Actualizado 17 marzo 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción
  
Instalada en las galerías expositivas del Ala Sainsbury, la muestra reúne sesenta pinturas que abarcan la carrera completa del pintor, entre las que destacan importantes obras maestras prestadas por colecciones públicas y privadas procedentes de Europa y Estados Unidos. Se trata de la primera retrospectiva del artista desde 1908, año en que el propio Sorolla organizó una exposición en las Grafton Galleries, donde se le anunciaba como “el mejor pintor vivo del mundo”.
Pese a que fueron las imágenes bañadas de sol que reproducen la vida, los paisajes y las tradiciones de España, así como sus dotes como retratista, que consolidaron su fama, Sorolla, que se formó en Valencia y prosiguió sus estudios en Madrid y Roma, inicialmente alcanzó renombre internacional con una serie de importantes obras de temática social.

Por primera vez en Reino Unido se congrega un premiado conjunto de lienzos tempranos de carácter social entre los que figuran El retorno de la pesca (1894, París, Musée d’Orsay), adquirido por el gobierno francés, y Cosiendo la vela (1896, Fondazione Musei Civici di Venezia, Galleria Internazionale d'Arte Moderna di Ca' Pesaro, Venecia), adquirido por la ciudad de Venecia. Se podrá contemplar también el lienzo ¡Triste herencia! (1899, Colección Fundación Bancaja, Valencia), que durante cincuenta años permaneció en la iglesia de la Ascensión, en la Quinta Avenida de Nueva York, hasta que en 1981 fue devuelto a España.
Si bien un tercio de las obras del recorrido de Sorolla: Spanish Master of Light procede de colecciones privadas, otro tercio es el resultado de un préstamo sumamente generoso cedido por el Museo Sorolla, uno de los museos pequeños más asombrosos de Madrid, ubicado en la casa y el jardín que diseñó y construyó el pintor valenciano para su familia. El museo Sorolla, que fue creado tras su fallecimiento a petición de la familia del artista, forma parte de la red de museos nacionales españoles.
La Sala Uno despliega los retratos que Sorolla pintó de su esposa, Clotilde, así como los de sus hijas María y Elena, y su hijo Joaquín, quien se convertiría en el primer director del Museo Sorolla. En 1888, el pintor se casó con la hija de su primer gran mecenas; Clotilde, que pasaría a ser su modelo predilecta, apenas parece envejecer con el transcurso de los años. Los estrechos vínculos familiares se ven reflejados de una manera enternecedora en la representación de un rosal de la casa de Sorolla que, según cuenta la leyenda, languideció cuando falleció el pintor y se marchitó por completo tras la muerte de Clotilde.
 
La Sala Dos se centra en la década de 1890, etapa en que España fue testigo de un periodo de malestar social, así como de la pérdida definitiva de su imperio de ultramar. Durante estos años, Sorolla inicia su trayectoria pictórica con una serie de lienzos de gran tamaño que expresan su inquietud sobre la realidad y las penurias de la vida española. Su primer gran éxito, ¡Otra Margarita! (1892, Mildred Lane Kemper Art Museum, Washington University, San Luis, Misuri), en que figura una mujer bajo arresto por haber asesinado a su propio hijo, fue muy elogiado en el Madrid de 1892. A partir de este momento, Sorolla se propuso gestar su reputación internacional y, para ello, presentó sus cuadros a exposiciones artísticas de toda Europa. A pesar de que a principios de 1900 Sorolla dejó atrás los tópicos sociales, estas representaciones causaron un efecto que calaría hondo en la siguiente generación de pintores españoles, entre los que se incluye el joven Picasso.
La Sala Tres pone de relieve la forma en que Sorolla se veía a sí mismo como parte de la gran tradición de pintores españoles, como Velázquez y Goza, cuyas obras estudió con gran detenimiento en el Museo del Prado, Madrid. En sus retratos, Sorolla a menudo adopta sus distintivas paletas cromáticas de negros, grises y cremas. El pintor levantino también deseaba alcanzar la penetración psicológica y el sentido de la presencia humana tan característicos de ambos maestros. La influencia de Velázquez puede observarse en dos lienzos: en el fondo del retrato del pintor americano Ralph Clarkson, realizado en 1911 (Oregon Public Library and Gallery), aparece una copia de Las Meninas (1656) de Velázquez, Museo del Prado; y la figura tumbada en Desnudo de mujer (1902, colección privada) evoca la prestigiosa pintura del maestro hispalense, La Venus del espejo (1651), National Gallery.
La Sala Cuatro rinde homenaje a la pasión que el artista sentía por la luz del sol y el mar. Después de 1900, Sorolla, que se había criado en la costa, empezó a acumular a un destacado conjunto de obras pintadas al aire libre, caracterizado por conjugar las actividades lúdicas y profesionales que se daban cita en las playas próximas a Valencia y más al sur, en Jávea. Estas escenas resultaron muy populares, particularmente en Estados Unidos.
 
La Sala Cinco exhibe una sucesión de estudios para el encargo que el artista recibió de la Sociedad Hispánica de América de Nueva York en 1911 con el fin de dar vida a una serie de pinturas a modo de gran mural titulada Visión de España. Para la ejecución de tales obras, efectuadas entre 1911 y 1919, el artista viaja por toda España, documentando los trajes regionales, las profesiones y las tradiciones del país. A los lugareños, que el pintor a menudo ataviaba con trajes y utilería, los retrataba sobre el terreno. La exposición incluye cuatro estudios preparatorios de grandes dimensiones (Museo Sorolla, Madrid) para Visión de España, que demuestran la intensidad con la que el artista abrazó la tradición folclórica española. Sorolla también pintó los paisajes en esas mismas regiones para posteriormente incorporarlos en los paneles para la Sociedad Hispánica.
La Sala Seis está dedicada a las escenas de paisajes y jardines. Desde una vista panorámica de las montañas áridas de Sierra Nevada, que destellan en la luz del anochecer, hasta las torres medievales de la catedral de Burgos cubiertas con un manto de nieve, se entrevé que el valenciano contaba con un don especial para encontrar la perspectiva ideal para transmitir de una forma única el ambiente y el carácter de un entorno. A lo largo de una sucesión de visitas que realizó al sur de la península, el pintor documentó el patrimonio español, como puede apreciarse en las vistas de los jardines del Alcázar de Sevilla y la Alhambra de Granada.
La última sala pone de relieve la fascinación de Sorolla por retratar a su familia en grandes lienzos pintados al aire libre, como se hace patente en Paseo a orillas del mar (1909, Fundación Museo Sorolla, Madrid) y La siesta (1911, Museo Sorolla, Madrid), una de las obras más innovadoras del pintor que, con sus radiantes matices verdes fluorescentes, linda con lo abstracto.
A raíz de su precario estado de salud, en junio de 1920 Sorolla abandona la pintura y fallece el 10 de agosto de 1923. Si bien existen escasas obras del pintor valenciano en colecciones públicas británicas, la carrera de este artista tan enérgico y de gran talento técnico está vinculada con la colección de los maestros clásicos españoles, Velázquez y Goya, que se encuentra en la National Gallery, y con la obra de sus coetáneos en Europa, como Sargent y Monet.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Cultura

El Otoño de la Fundación March

Olga Picasso se pasea por Madrid

Vitral Otazu: la obra póstuma del artista venezolano Cruz-Diez

Los lunes de Mastercard en el Museo Thyssen:

La donación de Gerstenmaier en el Prado

Montalbano se queda sin su creador

Escañuela en Jaén, El Mejor Pueblo 2019

MAPFRE: Boldini, Eamonn Doyle y el pastel, protagonistas del otoño

"Las Edades del Hombre" y mucho mas

«Volar. 100 años en el cielo»

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.