Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Firmas > Agricultura

Agroetanol: salvad al ciudadano (3)

No vamos a reiterar más, -¡que pesadez!- las conclusiones y recomendaciones de los últimos Informes por los que, la F.A.O., la O.C.D.E, la A.I.E., Premios NOBEL de Química, Institutos y Universidades de prestigio, ponen patas arriba la política del fomento de los agrocarburantes a nivel mundial.

Actualizado 20 octubre 2007  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Isidro García
  
No vamos a reiterar más, -¡que pesadez!- las conclusiones y recomendaciones de los últimos Informes por los que, la F.A.O., la O.C.D.E, la A.I.E., Premios NOBEL de Química, Institutos y Universidades de prestigio, ponen patas arriba la política del fomento de los agrocarburantes a nivel mundial. Las acciones emprendidas, muy en particular en España, no resuelven, -incluso globalmente los agravan-, ninguno de los objetivos básicos que pretendían: La seguridad en el suministro energético en cantidad y calidad. La protección del medio ambiente y desarrollo sostenible, y La eficiencia económica en los suministros. Por el contrario, se han provocado problemas colaterales básicos a la Sociedad, unos ya los hemos empezado a padecer, y otros, hoy menos visibles pero más estructurales, se mostrarán con el tiempo con toda su crudeza . Un poco tarde, ya con algunos daños irreversibles, se van disipando las oscuras brumas que ocultaban la realidad de los complejos problemas que urgentemente necesitan una reflexión serena para evaluar si ?¿el remedio es peor que la enfermedad??. (O.C.D.E.) Este artículo, continuación de dos anteriores con el mismo título, y de otros cincuenta, en los dos últimos años, sobre este tema, tenía la intención de dar respuesta a la pregunta de a quién iba dirigida nuestra petición de amparo de ?Salvad al Ciudadano?, pero a finales de Sep/2007, nos hemos encontrado con la ¿sorpresa?, de unos antecedentes muy recientes que han oscurecido la respuesta que considerábamos lógica. Antecedentes: El 19/Sep/07, el Congreso de los Diputados debatió una Interpelación Urgente, ?sobre las medidas previstas por el Gobierno para paliar el impacto negativo que el uso de productos agrarios, en concreto los cereales con destino a la producción de biodiesel, está teniendo en el mercado con los consiguientes riesgos para la seguridad alimentaria?. La Ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación contestaba e informaba a los Diputados que, ?estamos impulsando la investigación de los denominados biocarburantes de segunda generación que utilizan materiales celulósicos como pajas, cañas de maíz, y biomasa, para la obtención de aceites .....? El 25/Sep/07, el Congreso debatió una Moción consecuencia de la Interpelación Urgente, ?sobre las medidas previstas por el Gobierno para paliar el impacto negativo que el uso de productos agrarios, en concreto los cereales, con destino a la producción de biodiesel está teniendo en el mercado con los consiguientes riesgos para la seguridad alimentaria?. Portavoces de Grupos Parlamentarios: ?...... nuestro Grupo ha recibido información de personas que consideran necesario debatir en profundidad el tema que nos ocupa y la utilización de los productos agrarios para la obtención de carburantes?. ?...... por lo que instábamos al Gobierno a establecer el porcentaje de los objetivos de consumo de biocombustibles que deben ser alcanzados mediante cultivos autóctonos. Lo que permitiría también, señorías, que los objetivos fijados se alcanzaran minimizando las importaciones de biocombustibles desde el exterior. ?.... aclararía ese debate que se ha generado a nivel mundial, no sólo sobre si los biocombustibles son necesarios sino por toda la problemática que conllevan, se concretaría el porcentaje de productos agrarios que el Estado va a destinar a la producción de biocombustibles?. ?En este escenario, la producción y el uso de biocarburantes como alternativa no debe esconder las incertidumbres que genera su producción, por lo que a nuestro juicio es imprescindible hacer una reflexión serena sobre este asunto y es imprescindible también empezar a tomar algunas medidas, entre otras coordinar y gestionar a nivel global las superficies de cultivos necesarias para producirlos, con objeto de no poner en riesgo en ningún momento la seguridad y el abastecimiento alimentario de los países más empobrecidos. Además, según nuestro criterio, se debe optar por la producción de biocarburantes de proximidad en los países de consumo o en los que estén próximos a los mismos para permitir un balance energético y de emisiones de gases de efecto invernadero positivo?. Comentarios nuestros: No queremos abusar de la paciencia del lector con más pormenores de ese debate en Sep/07. Recordemos que al comienzo de este artículo nos preguntábamos, ¿quién puede salvar al ciudadano español del esperpento que estimamos supone para España el Agroetanol?. La respuesta nos parecía clara: Los representantes del ciudadano español. ¡Ya no lo tenemos claro!. A finales de Sep/2007, se tiene la impresión de que los representantes del ciudadano español todavía desconocen principios tan básicos como que: con cereales no se puede fabricar biodiesel con paja y cañas de maíz no se obtienen aceites. Pero el problema no sería, que sí lo es, el no distinguir el biodiesel del bioetanol, dos líquidos absolutamente diferentes en cualquier consideración, agraria, alimentaria, química, industrial, energética, medioambiental, territorial, fiscal, comercial, de utilización, etc. etc., que necesitan de políticas muy diferenciadas. Incluso el etanol, Capítulo 22 en la clasificación arancelaria, y el biodiesel, Capítulo 38, se tratan de forma diferente en el marco de los acuerdos de la Organización Mundial de Comercio; el etanol se considera un producto agrícola y se rige por los acuerdos sobre la Agricultura, mientras que el biodiesel está clasificado como producto industrial. Lo verdaderamente grave es ver como se debate en España tan importante tema que afecta a la Sociedad actual y futura en asuntos básicos. Una vez aprobada, con la abstención de E.R.C., la Ley 12/2007, con la obligación de mezclar biocarburantes con combustibles fósiles a partir del 01/0/09, no debería leerse que el Congreso, en Sep/07, afirma entre otras lindezas, sin propósito de enmienda y dolor de corazón, que: ?Recibida información de personas que consideran necesario debatir en profundidad el tema que nos ocupa?. ¿Con que preocupación se debatió la Ley 12/2007?. Los Diputados y Senadores están obligados a debatir todo proyecto de Ley, -y más de estas características-, en profundidad no ?por información de personas?, sino porque lo consideran bueno para la Sociedad tras un análisis sereno para lo que tienen a su disposición todo el aparato del Estado y el concurso de esa Sociedad. ?Instamos al Gobierno a establecer el porcentaje de los objetivos de los biocombustibles que deben ser alcanzados mediante cultivos autóctonos?. La Ley 12/2007 ya estableció porcentajes, ¿qué es eso de para cultivos autóctonos?, ¿es por aquella soflama de Jun/06 de ?desde el campo hasta el surtidor??, pero ¿de que campos y cultivos autóctonos hablamos?, ¿autonómicos, españoles, comunitarios,.....?, ¡vaya usted a saber!, eso si, lo que sí sabemos es que las emisiones de G.E.I y bonificaciones fiscales serán españolas?;....minimizando las importaciones de biocombustibles desde el exterior?. ¡Pero que vamos a minimizar, si somos groseramente importadores, naturalmente desde el exterior! (sólo de cereales 10 millones Tm/año, cerca del 30% del consumo, y en oleaginosas estamos peor)!. ?Se concretaría el porcentaje de productos agrarios que el Estado va a destinar a la producción de biocombustibles?. No es comprensible escuchar en 2007 un protagonismo tan concreto y ejecutivo del Estado español de las Autonomías en el que la agricultura está totalmente transferida. ¿Estamos ante una nueva economía, y en particular en un agricultura férreamente centralizada?. ¿No tienen bastante con ver como la ayuda comunitaria a los cultivos energéticos va a ser rebajada drásticamente esta campaña desde 45 ?/ha. a unos 30 ?/ha por el prorrateo con las superficies comunitarias del Este?. ?...... no debe esconder las incertidumbres que genera su producción por lo que a nuestro juicio es imprescindible hacer una reflexión serena sobre este asunto?. A nuestro juicio esas incertidumbres fueron escondidas sin una reflexión serena en la frívola y precipitada tramitación de la Ley 12/2007, imponiendo una obligación, instigada desde los bancos de la izquierda, obligación que no venía propuesta ni por el Gobierno ni por el Congreso. ?...... se debe optar por la producción de biocarburantes de proximidad en los países en consumo o los que estén más próximos a los mismos para permitir un balance energético y de emisiones de gases de efecto invernadero positivo?. Es posible que intelectual y políticamente a países de Africa Central, y América del Sur y Central se les pueda considerar próximos, pero la lógica territorial y agroenergética les hace lejanos de la España consumidora. ¿Ustedes creen que esa unánime, folklórica y multicolor representación del ciudadano español, está hoy en condiciones de salvarnos del esperpento de los Agrocarburantes?. Nosotros creemos que no. Tendrían que comenzar por distinguir el biodiesel del bioetanol, y a renglón seguido debatir serenamente y de forma diferenciada balances de suministro, agrarios, energéticos, medioambientales, desarrollo sostenible, eficiencia económica, flotas de vehículos etc. etc. En Oct/2007, el Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible, con sede en Ginebra, ha publicado, el estudio, ?Biocarburantes. ¿A que coste??. Es la segunda parte de otro muy similar que con el mismo título publicó en Oct/2006 para el ámbito EE.UU. Según ese estudio, durante el año 2006, y todavía el problema era un embrión, las ayudas públicas, esas que salen del bolsillo de todos nosotros, de todos los ciudadanos, a los biocarburantes en la UE, alcanzaron los 3.700 millones de euros. Siendo muy benévolos, los beneficios para la Sociedad fueron nulos. El citado estudio termina con siete Recomendaciones, (similares a las últimas de la O.C.D.E), de las que nos fijamos en cuatro: no aplicar obligaciones de mezclas en el consumo. evitar ayudas a la producción y restaurar los impuestos especiales donde se hayan eximido. mejorar la información sobre sus efectos, y evaluar coste/beneficio de las ayudas. Nos hemos fijado en esas cuatro Recomendaciones porque, resumiendo para el ya aburrido lector, sería hacer exactamente lo contrario de lo que precipitadamente se ha hecho en España. La Ley 12/2007 ya ha establecido la obligación, a partir del 01/01/09, de mezclar biocarburantes con carburantes fósiles. Nos preguntamos, ¿y si a esa fecha no hay biocarburantes suficientes, ni certificaciones que acrediten su idoneidad, de un origen sostenible que les haga acreedores a ser tenidos en cuenta para el cumplimiento de los porcentajes obligatorios, y para disfrutar de las jugosas bonificaciones fiscales?. Será el Gobierno responsable subsidiario de este incumplimiento y deberá ser sancionado, y obligado a indemnizar por daños y perjuicios a los productores de biocarburantes, y otros?. Ya está modificada la Ley 38/1992, para establecer hasta 2012 para los biocarburantes la insuperable bonificación fiscal del 100%, -modulable a la baja-, del Impuesto Especial sobre los Hidrocarburos, -hoy 0,372 ?/ltr. gasolina 95 OI. La pérdida presupuestaria superará los 500 millones de euros en el año 2010 si se cumple la obligación de mezcla al 5,83% agroetanol/gasolina. Naturalmente que sería imprescindible mejorar la información al consumidor sobre el fomento del consumo de biocarburantes pues, hasta ahora, la luz que ilumina los mensajes está filtrada para que se vea verde, bio, renovable, reducción de emisiones G.E.I., desarrollo sostenible, garantía y sustitución de suministro energético, equivalencias energéticas y técnicas, etc. etc. En los últimos meses todas esas palabras ?talismán? están ya en desuso en este tema. Hace un mes el Dr. HARTMUT MICHEL premio NOBEL de Química concedido, no por sus estudios en filología aramea sino, por determinar el fundamente en detalle de la fotosíntesis, con especial ?afición a los biocombustibles?, abogaba por la abolición de la Directiva UE que promueve la sustitución de las energías fósiles en el transporte por biocarburantes. Afrimaba que, ?Con los biocarburantes no se ahorran emisiones..... su proceso de producción consume tanta energía y emite tanto CO2 que el balance final no refleja una mejora apreciable?, y añadía ?el término bio es muy atractivo y vende mucho?. Otro NOBEL de Química, el Dr. PAUL CRUTZEN estima que, la mayor parte de las especies vegetales que se cultivan en Europa para producir carburantes ?verdes?, podrían en realidad acelerar el calentamiento climático debido a unas prácticas agrícolas intensivas, principalmente por la utilización de abonos. El Dr. JEAN ZIEGLER, responsable de la O.N.U. para la alimentación, decía, el 26/Sep/07, ante el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, ?el aumento de la superficie dedicada a los biocarburantes tiene consecuencias negativas: los campesinos son expulsados de sus tierras y el precio de los cereales explota, mientras que la alimentación puede representar hasta el 50% del presupuesto de una familia pobre?. Efectivamente es necesario mejorar la información con que se viene bombardeando al ciudadano español. La ineficiencia económica de los agrocarburantes en la seca y no agroenergética España no tiene parangón en ninguna otra actividad, es de tal envergadura, ?unos 0,60 ?/ltr.-, que nadie se atreve a explicitarla. Hasta el momento sólo conocemos, como evaluaciones oficiales, las contenidas en el viejo y voluntarioso P.E.R. (Plan de Energías Renovables), aprobado por el Gobierno en Agosto/05. Tras lo que está ?lloviendo? en los dos últimos años, estimamos que el P.E.R. necesita, una urgente, profunda, serena y realista revisión, al menos, para evitar las contínuas referencias exculpatorias, ?de acuerdo con lo previsto en el P.E.R.?. La victoria tiene muchos padres, pero el fracaso es huérfano. ¡Yo no he sido!, dicen ahora ¡todos!, bueno está, pero que al menos alguien dé la cara y corrija o modifique todo lo actuado.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Agricultura

Oportunidades en el sector agroalimentario

La Deuda Pública necesita reducirse

Los Bosques en la FAO

Exportar a China, asignatura pendiente

LA HORA DEL PLANETA

ALGO ESTÁ CAMBIANDO

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (y 5)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (4)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (3)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (2)

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.