Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Firmas > Agricultura

Agroetanol(II): el milagro etílico de la poda de los olivos. (2)

Tal como adelantábamos en nuestro artículo de 15/09/07 con el mismo título, es importante seguir reflexionando sobre la producción de etanol con los residuos de la poda del olivar.

Actualizado 22 septiembre 2007  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Isidro García
  
Tal como adelantábamos en nuestro artículo de 15/09/07 con el mismo título, es importante seguir reflexionando sobre la producción de etanol con los residuos de la poda del olivar. Hay quien piensa que, en el ámbito de las energías renovables, la biomasa es una solución bio y verde para casi todos los problemas energéticos, pero, ¿desconocen?, que bajo el paraguas genérico ?biomasa?, se cobija un mundo muy heterogéneo de fuentes energéticas, ni bio, ni verde, ni renovables, y cuyo caudal en el caso de España, por sus condiciones hídricas y edafológicas, es escaso, incierto y poco sostenible. Esta biomasa, ciertamente heterogénea, es también fuente de un mundo dispar de combustibles sólidos, líquidos y gaseosos, productores a su vez de graves y variados problemas energéticos, medioambientales y económicos. En general y, muy especialmente en España, el etanol I, ?el noble?, ya ocupa lugar preferente en un ranking de todo tipo de problemas y ninguna solución; pues bien, su hermanastro, el etanol II, el de 2ª generación, a producir y nacer comercialmente dentro de 10/15 años, de la biomasa lignocelulósica de los residuos de la poda de los olivos, es forzar a toda la Sociedad a liderar el nefasto ranking. No es lo mismo producir etanol a partir de una biomasa energética, -parcial y/o totalmente-, cultivada y producida con esa finalidad, (como la -?hierba?- caña de azúcar y su bagazo en Brasil, incluso los cereales y su paja en EE.UU, transformada en industrias agroenergéticas de economía de escala y tecnología adecuadas), que producir etanol, de una voluminosa biomasa húmeda, de baja densidad y bajo rendimiento energético, de carácter estacional, (residual del olivar, dispersa en el campo, necesitada de centros logísticos de acopio con un complicado y costoso acondicionamiento y transporte), a transformar en agroindustrias energéticas de economía de escala ineficiente, de difícil control y estandarización con delicadas especificaciones del carburante líquido etanol, a utilizar en vehículos de alta tecnología. Cada biomasa debe ser localizada, identificada, cuantificada, y analizada específicamente y con rigor para decidir su destino. Nosotros estimamos que, el destino de los residuos de la poda del olivar, no debe ser para producir etanol. No todo vale para todo, y nunca a cualquier precio subvencionado por la desprotegida Sociedad, (conjunto de ciudadanos). Además, como es el caso, esa biomasa primaria sólida puede contribuir a paliar la crisis energética, en sus variantes térmica y eléctrica, y a la protección del suelo, del medioambiente, evitando incendios y enfermedades, con una eficiencia, agrícola, energética, política y económica acorde con su condición de residuo primario de una magnífica actividad principal, cual es la producción de aceituna. Los gastos de eliminación o retirada del campo de esos residuos primarios, hoy retirada voluntaria y quizás regulada en un futuro próximo, y cuya ?eliminación es costosa?, deben considerarse costes fijos del cultivo del olivar, y en consecuencia interiorizarse en el precio de la aceituna. Es lógico intentar que el destino de esos residuos sea el de mayor rentabilidad, pero obtener de ellos etanol, valorizándoles artificialmente, ?para mejorar las rentas agrarias?, estimamos sería un auténtico disparate agrícola, medioambiental, energético y económico que, el ciudadano, no tiene por qué soportar. Los problemas a resolver son, en teoría, los derivados del cambio climático y de la crisis energética, y no el de ?mejorar las rentas agrarias?, para los que ya existen mecanismos específicos. Sólo con el deseo de dar unas muy gruesas pinceladas, sobre balances energético y de eficiencia económica del proceso, aunque se plantease como complemento de las transformaciones en las industrias del sector, hacemos las siguientes aproximaciones: ? Datos referidos a una agroindustria ubicada en el centro de un olivar andaluz homogéneo de 70.000 has., de un solo propietario: - Área de poda, tratamiento mecánico, recogida, acopio de los residuos en el campo y transporte a centros de recepción e industria: ? x 152 Km2 = 70.000 has. El radio de 15 km. es considerado en Andalucía como la distancia límite de una logística manejable. - Biomasa lignocelulósica obtenida de esa poda, aceptando la singularidad de ese olivar: 3 Tm/ha. 70.000 has. x 3 Tm/ha. = 210.000 Tm. - etanol obtenido: 210.000 Tm. x 1.000 ltrs./6 Tm. = 35 millones de litros de etanol, equivalentes a 18.750 Tep. Esta cantidad de 18.750 Tep debería minorarse en las muchas Tep previamente consumidas, desde el árbol, hasta poner a pie de industria las 210.000 Tm. de biomasa acondicionada y las del complejo proceso industrial. ¿Balance energético negativo?. Además: si se estima que tres kilogramos de biomasa básica sólida equivalen, quemándolo directamente, a 1 ltr. de gasóleo para calefacción, y que, sin embargo, con esos tres kilogramos de biomasa, tras complejos procesos y gasto de energía, se obtiene 0,5 ltr. de etanol, con un contenido energético equivalente a 0,32 ltr. de gasolina. ¿No parece más ?lógico?, el destino térmico directo que el complicado de carburante líquido hasta boca de surtidor?. - Valor del etanol en el mercado energético de los carburantes líquidos. Con una cotización de 75 $ el barril de petróleo, (1 Tep 6 barriles), y del dólar 0,75 ?/$, el valor de las 18.750 Tep, -(35 millones de litros de etanol)-: 18.750 Tep x 75$/b x 6 b/Tep x 0,75 ?/$ = 6,3 millones de euros, el litro de etanol a pie de industria, sin beneficios, sería 6,3 x 106 ?/35 x 106 ltrs.= 0,18?/ltr.que no cubre sus gastos de transformación. - Gastos de transformación en la industria: El P.E.R estima en 0,26 ?/ltr. los costes fijos, y en 0,12 ?/ltr. los variables, en la transformación de materias ?nobles? en etanol. Los costes de capital para la construcción de una agroindustria de biomasa lignocelulósica se estiman en 4 a 5 veces superiores a los de una planta ?convencional?. A la fecha, el muy variable coste de transformación industrial de una biomasa lignocelulósica en etanol, se valora en 0,57 ?/ltr. Es, por ello, presumible que, en el mensaje jienense, alentado por Organismos y fondos públicos, tenga lugar preferente, ?para dar un cierto valor al residuo y mejorar las rentas agrarias?, que el etanol goce, como mínimo, de la bonificación fiscal del 100% del impuesto especial sobre la gasolina 95 I.O, -0,37 ?/ltr.-, ¿por qué nadie explicita este ?pequeño detalle??. Pero incluso sumando esa insostenible magnífica bonificación contra toda la Sociedad al valor del litro de etanol, -con un poder energético del 65% con relación al de la gasolina-, sólo se alcanzaría la cifra de 0,55 ?/ltr., inferior al coste estimado -0,57 ?/ltr.-, de la transformación en la industria. No encontramos argumentos para que, la cada vez más multirracial, pobre, vieja y Dependiente Sociedad, tenga que ?mejorar las rentas agrarias? subsidiando y bonificando unos residuos agrícolas, que ya tienen unos destinos directos acordes con lo que son, residuos primarios del olivar español. Olivar que por su calidad, mejoras en el cultivo, en la industrialización, y en la comercialización, el esfuerzo de sus hombres, y los apoyos públicos de la UE (1.000 millones de euros al año), y de la Sociedad española, ha visto evolucionar su actividad de forma asombrosa en los últimos años, según los siguientes datos: ? Serie histórica de superficie en producción (000 has.), rendimiento (Qm./ha.) y producción de aceituna (000 Tm.): Med. Quinq. Ac. Mesa Ac. Almazara Ac. Total - 1990/94: - Superficie 163 1.911 2.074 - Rendto. 13,5 14,7 14,6 - Producción 220 2.807 3.027 - 2002/06: - Superficie 149 2.222 2.371 - Rendto. 28,5 18,0 18,6 - Producción 425 3.996 4.421 (y cuya rentabilidad puede verse muy reforzada por el fomento mundial del agroetanol y del agrodiesel). Dos pinceladas más sobre economías de escala: ? La dimensión de la muy importante industria ?oleícola? pero con sólo 35.000 m3 de etanol obtenidos de la poda de 70.000 Has., estaría muy lejos de la de una industria proyecto ?tipo? convencional, que el P.E.R la establece en 200.000 m3/año, con una inversión de 160 millones de euros, y con una vida útil 20 años. ? Las 750.000 Tep, objetivo energético etanol P.E.R, representan sólo el 0,44% del consumo total de energía primaria de España prevista para el año 2.010. 18.750 Tep en etanol, con balances CO2, energéticos y económicos incluso negativos, ¿significarían algo en el panorama energético español?. Sí, problemas. Los inevitables voluminosos y húmedos residuos, de baja densidad y bajo rendimiento energético, dispersos por el campo español, pueden cumplir objetivos energéticos y medioambientales, con cierta eficiencia, si son destinados directamente a la producción de energías térmica y eléctrica. No parece defendible, y estimamos sería un atraco al sentido común y a la manejable desinformada Sociedad, desviar esos residuos sólidos por larguísimos, tenebrosos y tortuosos caminos, de emisiones, energéticos y económicos, que tengan como destino su transformación en etanol II, con especificaciones muy precisas, estandarización y severo control, de las grandes exigencias para su destino como carburante en los delicados motores de explosión. También supondría detraer ineficazmente, enormes cantidades de valiosos recursos humanos, materiales, económicos y fondos públicos que quizás sean necesarios para potenciar la, ?Plataforma Regional de Asociación de Agentes para el Fomento de Instrumentos Financieros de las Ecoinnovaciones y las Tecnologías Ambientales?, que leemos se ha creado en la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa de la Junta de Andalucía. En nuestro artículo de 19/08/07: ?El agroetanol y el agua. Amistades peligrosas?, sosteníamos que, la biomasa que se obtenga en regadío, no debería ser materia prima para obtener agrocarburantes, bajo ningún supuesto, y menos con apoyos y ayudas públicas. Ahora leemos que la Comisión de la UE estima que, en la política agraria, ?la producción de biocarburantes no debería hipotecar aún más los recursos hídricos?. Nos agrada leerlo. También leemos que, los responsables de Energía y Transportes de la UE, inmersos en pleno análisis de una futura norma sobre biocarburantes, norma que podría debatirse por los 27 a finales de año, contemplan la posibilidad de prohibir los subsidios para el desarrollo de biocarburantes que pudieran dañar el medio ambiente. Nosotros estimamos que la biomasa energética obtenida en regadío estaría siempre en esa prohibición por dañar el sentido común. Igualmente estimamos que los residuos de la poda del olivar no deben acceder a fondos públicos para ser transformados en etanol. El dinero público sí es de todos los ciudadanos y el estructurar despilfarros no nos gusta. Dicen que el futuro mundial del agroetanol es la biomasa lignocelulósica, -iremos viendo- pero estimamos que no todo lo que se presente como 2ª generación es asumible, por muy juvenil que suene. Es hora de definir y proclamar criterios contundentes, de forma clara, sin fisuras, en ciertas políticas agroenergéticas, de impactos muy limitados en la prevención del cambio climático, y de balances energéticos, económicos, hídricos y edafológicos a veces negativos. La biomasa lignocelulósica de la poda del olivar, la biomasa de regadío, el insostenible alcohol vínico, y otras materias primas a analizar específicamente, no necesitan de ningún: ?modelo econométrico, con el máximo de variables a considerar en el contexto de lo que es una situación nueva, que deberíamos de considerar a medio y largo plazo con una previsión más allá de los modelos mentales?, que ahora propone un grupo de viejos profesores. ¡En este caso son mejores los modelos mentales que los econométricos!. ¡Sentido común, y menos abusos académicos!. Finalizando el artículo leemos la entrevista titulada: ?Con los biocombustibles no se ahorran emisiones de CO2?, publicada en el Diario El País del 12/09/07, realizada al Dr. HARTMUT MICHEL, Premio Nóbel de Química, concedido por determinar el fundamento en detalle de la fotosíntesis. El NOBEL, que confiesa especial ?afición? a los biocombustibles, nos dice: ? Pregunta sobre biomasa: ?¿Es más eficiente, y ahorra más emisiones usar directamente los cultivos para calentarse?. ? Respuesta: ?Sí, puestos a cultivar, el mayor ahorro lo obtendríamos usando la madera para calefacción en vez de petróleo o gas natural. El petróleo se dejaría sólo para los coches?. ?De esta manera se triplicaría o cuadriplicaría la eficiencia?. ¿Estaría el Sr. Michel pensando en las emisiones y eficiencia de los destinos de los residuos de la poda del olivar?. Otras afirmaciones muy precisas, que ?suscribimos?, del NOBEL son: ? ?Recomendaría abolir la Directiva UE de sustitución de las energías fósiles en el transporte por biocombustibles?. Este principio es nuestro caballo de batalla de los últimos veinte meses. La Directiva UE, y la Ley 12/2007 española deberían abolirse, en especial la norma española por la precipitada, innecesaria, temeraria y ?simplista? obligación de mezclas, que establece, a partir del 01/01/09, tras un trámite de aprobación cuando menos frívolo. ? ?El término bio es muy atractivo y vende mucho? y ? ?Al menos el 50% de toda energía contenida en el biocombustible procede de fuentes fósiles?. En nuestro artículo de 08/01/07, ?El bioetanol, ni bio, ni renovable, genera problemas agrícolas y alimentarios?, tras un análisis de la normativa europea, y recordar estudios agrícolas y de producción del etanol, concluíamos:
    - ?El término Bio es un mensaje oscurantista conceptual. El etanol no es Bio?. - ?Los numerosos importantes inputs como semillas, pesticidas, fertilizantes, maquinaria, medios de transporte, energía etc., que llegan a representar más del 50% de todos los medios empleados en la obtención del etanol, no son renovables. El etanol no es Renovable?. - ?Ni es Bio ni Renovable, es un falso limpio mensaje ecológico?.
La OCDE, en un preinforme de 11/12-Sep./07, cuestiona y ?destroza?, la política bioenergética de la UE, señalando que no es posible alcanzar el objetivo ?biocombustibles?, utilizando métodos ?sostenibles?, tal como aseguraron, -y aprobaron-, los líderes de la UE el último mes de marzo. Pide suprimir las subsidios a los biocombustibles. En nuestro artículo de 19/03/07, ?Biocarburantes. Conclusiones del Consejo Europeo 8 y 9/Marzo/07?, escribíamos:
    ?Los biocarburantes no son ni bio ni renovables y en especial el bioetanol, con bonificaciones fiscales éticamente injustificables, depredador de agua, suelos y materias primas que no tenemos?. ?Nuestras Conclusiones son Prudencia, Justicia, Fortaleza y Templanza para alcanzar los objetivos españoles teniendo en cuenta las circunstancias, los potenciales y los puntos de partida en España. Todavía hay tiempo para establecer un marco global coherente?. ?Los biocarburantes conllevan demasiados riesgos económicos, sociales y medioambientales como para tratarlos con tanta ligereza?.
Gracias Sr. Michel, y también ahora a la OCDE. Algunos llevamos manteniendo estos criterios de PRUDENCIA durante los dos últimos años, expresados en 50 artículos publicados en Crónica Económica, con nula resonancia en la opinión pública. ¡Hay tantos intereses!. Hemos calificado a los AGROCARBURANTES -Diario Expansión de 26/03/07- como ?Armas de destrucción masiva?. Altos cargos públicos, profesionales y empresas muy activas han calificado esos agrios criterios ,a contra corriente, como ?análisis simplistas?. Nosotros, en un ?análisis simplista?, nos permitimos calificarlos a ellos como miembros del club de los ?Bomberos Pirómanos?, pues incluso ahora, en una huida hacia adelante, siguen provocando focos de incendios, como la Ley 12/2007, y luego, cegados por el humo de la soberbia, niegan los evidentes problemas que generan, demasiadas veces con informaciones ?sesgadas? y ?medias verdades?. Aterrados leemos, el siguiente párrafo en documento informativo, de una empresa española muy importante a nivel mundial en la producción y comercialización de agrocarburantes:
    ?Respecto a la producción de biodiesel en la UE cabe albergar muchas dudas en cuanto a su volumen, dado que el cultivo de las materias primas utilizadas ?colza, soja, palma- presenta ciertas dificultades por disponibilidades y características de tierras y cultivos agrícolas. Una amplia utilización de biodiesel en Europa, de 12.500 millones de litros en 2010, supondrá importar más de 7.500 millones de litros de aceites como materia prima o en su caso importar el producto final, (procesos ambos que incorporaría un escaso o nulo valor añadido y con una incidencia notable y muy negativa en la balanza de pagos de la UE)?.
En el párrafo no se señalan tres agravantes específicos españoles, y que nosotros recordamos: - El biodiesel, como el bioetanol, sea cualesquiera su origen, gozan de la bonificación fiscal del 100% del impuesto especial sobre hidrocarburos. - El P.E.R. establece un objetivo 2010 biodiesel de 1.221.800 Tep, (1.021.800 Tep de aceites nuevos) -un 63% más que para el bioetanol- y - La Ley 12/2007, establece la obligación de mezcla de agrocarburantes con carburantes fósiles, a partir del 01/01/09. Si los grandes operadores económicos especializados ?albergan muchas dudas?,los pretendidos objetivos de, seguridad en el suministro energético, protección del medioambiente, desarrollos sostenible y rural, y eficiencia económica, ¿como quedan para España?.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Agricultura

Oportunidades en el sector agroalimentario

La Deuda Pública necesita reducirse

Los Bosques en la FAO

Exportar a China, asignatura pendiente

LA HORA DEL PLANETA

ALGO ESTÁ CAMBIANDO

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (y 5)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (4)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (3)

DESIGUALDAD, POBREZA Y HAMBRE (2)

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.