Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

La AICA tocada y ¿hundida?

A veces se cometen demasiados errrores

En las últimas semanas, como puntualmente hemos venido reseñando, la AICA, Agencia de Información y Control Alimentarios, (Organismo Autónomo, adscrito al MAPAMA, a través de la Secretaría General de Agricultura y Alimentación, creado mediante la Ley 12/2013, de 2 de agosto, "de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, con la finalidad de controlar los derechos y obligaciones establecidos en dicha Ley,

Actualizado 20 julio 2017  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
 instruyendo o iniciando el procedimiento sancionador si detecta infracciones a la misma"), ha sufrido dos tremendos torpedos en su línea de flotación que, al menos nosotros así lo creemos, la ha dejado profundamente herida y al borde de su hundimiento.
Ciertamente el nacimiento de la AICA fue muy laborioso a la manera de un nacimiento con "forceps" porque, se quiera o no, se reconozca o trate de ignorarse, su funcionamiento incide en la libertad comercial de nuestro sistema. Hay que ser sumamente respetuoso con la libertad individual para que no se produzcan roces entre la permisividad reinante, en el camino de la socialización en el que estamos inmersos, y la defensa de la propiedad privada que con tantas limitaciones está hoy en peligro.

Nosotros siempre hemos tenido muy presente que "las actuales leyes de defensa de la competencia utilizan el concepto matemático (erróneo) de competencia, entienden el monopolio como la presencia de un único vendedor y persiguen a las empresas que mejor sirven a la sociedad; si los mejores empresarios cobran más que sus competidores se les acusa de “ abuso de posición dominante”, si cobran menos también les está prohibido en la Ley porque para esta es un síntoma claro de “competencia desleal”, el empresario está haciendo “dumping”. La Ley impide vender por debajo de un hipotético precio de coste que nadie tiene establecido y que su solo enunciado ofende a la racionalidad del sistema de mercado establecido; también conviene señalar que está prohibido vender al mismo precio que los competidores, porque entonces se presumen acuerdos, en el supuesto que  este precio sea bajo y no compense a las Organizaciones Profesionales o estas decidan políticamente mover el sistema, la venta al mismo precio es motivo de ser acusado de “confabulación”. La Ley criminaliza a las empresas hagan lo que hagan.
 La competencia no necesita ser defendida nada más que por los códigos civiles y mercantiles al uso, toda la legislación especial sobre la competencia es equiparable a la antigua legislación sobre la Inquisición, el proceso es semejante, nace de delaciones de competidores poco eficientes, procedimientos secretos, garantías para los delatores, condenas por indicios..., pero lo más grave de todo es, sin duda, el ataque sistemático a la Competencia so pretexto de su defensa”. (Huerta de Soto).
Y en este lodazal, en esta sinrazón, siguiendo los dictados de la CNMC, (Comisión Nacional de la Competencia, denominación del anterior Tribunal de Defensa de la Competencia, órgano del sistema español de regulación de la competencia establecido por la Ley de Defensa 15 de 3 de julio del 2007 "Ley  de la Competencia"), siempre ha estado presente y se ha desarrollado, aún sin querer, la AICA.
 
En febrero del año 2013, " Una nueva Equivocación",  decíamos que "…por fin ,el pasado viernes 8 de febrero, el Consejo de Ministros, de acuerdo con su propuesta y sin, según nos dicen, oposición del Ministerio de Economía,- una vez más  se confirma que, en el actual Consejo de Ministros, nadie piensa en nada-, en medio de una euforia absolutamente generalizada en el Sector, Organizaciones Profesionales y Cooperativas,  aprobó dos Proyectos de Ley, uno sobre “ medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria” y el otro “de fomento de la integración de cooperativas y de otras entidades de carácter agroalimentario”.
Su aparente obsesión para  reequilibrar las relaciones entre los distintos elementos de la cadena alimentaria y su  convencimiento de que, el productor agrario, primer elemento de la cadena se encuentra siempre en posiciones de inferioridad en relación con el resto de los eslabones, le ha llevado al convencimiento de que,  el productor agrario está siempre a merced de los demás, depende de todos y sufre en su totalidad todas las volatilidades de los precios alimentarios, sin posibilidad alguna de evitar sus consecuencia. Por ello, desde el inicio de su mandato, una de sus principales obsesiones se ha centrado, tremendo y disparatado error, en resolver los problemas de la Agricultura y ganaderías españolas, por la  vía de la garantía de los  precios en origen, determinando como punto de partida, lo que él y sus ideólogos califican de precios “justos para el productor”.

Insistimos en que la aceptación del Proyecto de Ley en el mundo agrario, al menos en sus dirigentes más representativos, ha sido absolutamente generalizada, cosa que de entrada nos parece una nueva y clamorosa sinrazón. Con el Proyecto de Ley que se refiere “al mejoramiento de la cadena alimentaria”, todos esperan fundamentalmente, aunque el Proyecto no lo diga de forma expresa , garantizar, empezando por la leche, precios en origen de los productos agrarios por encima de los costes de producción, precios fijados por Comités “ad hoc."…
Y posteriormente en julio de ese mismos año insistíamos, cuando ya estaba todo creado administrativamente y nos encontrábamos a punto de crear la AICA, en que:
 … "ya a el  pasado 25 de Octubre de 2012,  hace año y medio, en  Agrolibre, en el artículo semanal titulado ¿SOMOS INTRANSIGENTES?, analizando la futura, hoy ya presente, “Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria”, una de las leyes estrella del nuevo gobierno, afirmábamos que:
…si lo que se pretende, como así ha sido, es “implantar”, decretar, un modelo mixto de regulación y autorregulación de las relaciones comerciales entre los agentes de la cadena alimentaria, la fórmula nos parece una auténtica marcha atrás. ¿Cómo puede pensarse, desde la libertad, en organizar un mercado desde el Estado?, lo anunciamos desde ya, un sistema así establecido, durará mientras la subvención disfrazada de “colaboración”, o ¡vaya usted a saber de qué!,  no se agote, cuando el grifo estatal se cierre ¡adiós Madrid que te quedas sin gente!”
 .…”establecer la obligación de formalizar por escrito los contratos... ..., prohibir prácticas comerciales... ...implantar nuevos controles administrativos... ...ampliar las facultades sancionadoras de las administraciones... ...impulsar prácticas comerciales desde la Administración , es decir obligar, prohibir, sancionar, decidir formas de actuar, hacer omnipresente a la Administración en todas las relaciones contractuales es la forma más directa de fracasar en el empeño que parece perseguirse. El deseo de “aumentar la  eficacia y competitividad del sector agroalimentario español y la reducción del desequilibrio en las relaciones comerciales entre los diferentes operadores de la cadena de valor,  en el marco de una competencia justa que redunde en beneficio del sector y los consumidores”, es  una pura entelequia, una cantinela periódicamente reiterada”.
…. “¿cómo puede ningún Acuerdo que haga subir los precios en origen, que es de lo que se trata desde el Ministerio de Agricultura, beneficiar al consumidor?, ¿estamos todos idiotizados?  El sector, ¡vamos! todo productor agrario, con una subida de precios artificialmente  sostenida por el Estado, perderá siempre competitividad a plazo medio .Se encarecerá el producto en el mercado y con la falsa señal del precio fijado al margen de las fuerzas del mercado,  entrarán  más productores en el sistema, se producirá más producto provocándose excedentes  con lo que,  seguidamente,  se generará una nueva bajada de precios y vuelta a empezar. Volverán a quedar fuera del sistema los menos eficientes que  tornarán a plantear, una vez más, la “injusticia” de su situación y... ...como siempre ha ocurrido y siempre ocurrirá, con estos modos, “vuelta el burro a la noria”.
Y concluíamos que “no hace falta ser ningún adivino para saber donde nos va a conducir de nuevo este disparate conceptual desarrollado por un gobierno que decía creer en las libertades. Si todos los eslabones de la cadena se ponen de acuerdo...el ciudadano, una vez más, se tendrá que rascar el bolsillo, pagará además, a corto plazo,  ayudas al almacenamiento si los precios que se establecen en origen son superiores al que pagaría el mercado, se impedirá la libre competencia porque en un mercado en que todo está asumido nadie compite,...., vamos nos adentramos, de nuevo, por un camino absolutamente equivocado emprendido por un gobierno que debería haber cambiado ya, de forma radical, el rumbo de nuestra política agraria”.

Y ahora,….ahora ya no somos nosotros, ahora ya han sido el TC y la propia UE los que han corneado sin piedad a la AICA. Uno por un tema competencial y el otro la propia UE que, al parecer "va a reconocer la ilegitimidad e ilegalidad de los procedimientos sancionadores basados en la denominada  "venta a pérdidas", procedimiento utilizado, sin pudor alguno, por las Organizaciones Profesionales y  la propia Administración".
Resulta que la Ley 12 /2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, base del funcionamiento de la AICA, contiene inconstitucionalidades que es necesario solventar de forma urgente. Resulta que venimos actuando ilegalmente desde la Agencia de Información y Control de Precios porque, al parecer, no están clara sus competencias. Para el TC muchas de sus actuaciones corresponderían competencialmente a  las  Comunidades Autónomas.
El Tribunal Constitucional Español ha decidido:
1.º Declarar la inconstitucionalidad y nulidad de las letras b), c) y e) del apartado sexto de la disposición adicional primera de la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para la mejora del funcionamiento de la cadena alimentaria.
2.º Declarar que la letra g) del apartado sexto de la disposición adicional primera de la misma Ley 12/2013, no es contraria a la Constitución, siempre que se interprete en los términos establecidos, en el fundamento jurídico 6 de esta Sentencia.
Así serían inconstitucional y nulo:
 letra b)
.Establecer y desarrollar el régimen de control necesario para comprobar el cumplimiento de las obligaciones por parte de los operadores de los sectores o mercados a que se refiere la letra precedente, para asegurar la veracidad e integridad de los datos que se incorporan a los sistemas de información de mercados y para determinar el origen, destino y características de las materias primas y los productos, incluso mediante la correspondiente toma de muestras y determinaciones analíticas, en cualquier fase de la cadena; así como el seguimiento y control de la aplicación o destrucción final de los subproductos que no tengan uso alimentario.
letra c).
Trasladar a las autoridades competentes los hechos sobre presuntos incumplimientos detectados en las actuaciones de control recogidas en la letra anterior, acompañando la documentación necesaria sobre los hechos constatados y su valoración técnica y jurídica.
letra e)
. Establecer y desarrollar el régimen de control necesario para comprobar el cumplimiento de lo dispuesto en esta ley para mejorar el funcionamiento de la cadena.
No sería contrario a la Constitución la letra g)
. Iniciar de oficio el procedimiento sancionador que corresponda por las irregularidades que constate en el ejercicio de sus funciones que supongan incumplimientos de lo dispuesto en esta ley y, tras la correspondiente instrucción, proponer a la autoridad competente la resolución que proceda o, en su caso, formular denuncia ante la Comisión Nacional de la Competencia debidamente documentada siempre que se interprete en los términos del  Fundamento jurídico 6 de la Sentencia.
 
Y por otro lado está la gravísima decisión, ya comentada la semana pasada, del Abogado General de la UE  Henrik Saugmandsgaard  considerando, contraria al Derecho de la UE, la legislación española que prohíbe las “ventas a pérdidas".
 Las conclusiones del Abogado General no vinculan al Tribunal de Justicia ya que, la función del Abogado General, consiste en proponer al Tribunal de Justicia, con absoluta independencia, una solución jurídica al asunto del que se ocupa. Los jueces del Tribunal de Justicia comienzan ahora sus deliberaciones sobre este asunto. Sin embargo la remisión prejudicial permite que los tribunales de los Estados miembros, en el contexto de un litigio del que estén conociendo, interroguen al Tribunal de Justicia acerca de la interpretación del Derecho de la Unión o sobre la validez de un acto de la Unión, el Tribunal de Justicia no resuelve el litigio nacional, es el tribunal nacional quien debe resolver el litigio de conformidad con la decisión del Tribunal de Justicia. Pero, a pesar de que las conclusiones del Abogado General no son vinculantes para el alto tribunal, es cierto que este, en la mayoría de los casos, suele alinearse con sus directrices.
Para Henrik Saugmandsgaard la directiva de la UE, Directiva "Sobre prácticas comerciales desleales", “se opone a una legislación nacional que prohíbe con carácter general proponer o realizar ventas a pérdida y que establece excepciones a tal principio basadas en criterios que no figuran en dicha directiva”. Así responde de esta forma a la cuestión elevada por el juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 4 de Murcia, que pidió al TUE que interpretase la "Directiva UE sobre prácticas desleales de empresas" en sus relaciones con consumidores en el mercado interior.
¿Por qué los cementerios tienen los muros tan altos, si los que están dentro no pueden salir y los que están afuera no quieren entrar? ¿seguiremos negando lo innegables, seguiremos en esta misma línea tapiando la libertad, cuando muchos aspiramos a que nos presida…
La AICA tocada y ¿hundida?. Nosotros creemos que en parte de su actual actividad sí.
La AICA  tiene aún una magnífica presencia y contenido si como dice su web oficial:
         . vigila las buenas relaciones comerciales de los agentes de la cadena alimentaria de forma fiable, independiente y transparente.
         . vela por los intereses de todos los agentes que intervienen en la cadena alimentaria, garantizando la confidencialidad, dando garantías, seguridad y confianza, actuando con absoluta efectividad y
         .  escucha a todos y tiene sus puertas abiertas a la participación, ofreciendo soluciones ante los problemas que se detecten, al mismo tiempo que colabora con el resto de instituciones.
Pero cuidado con convertirse en los defensores y representantes legales de las Organizaciones profesionales agrarias, como así desde hace tiempo, con la justificación de las "ventas a pérdidas", ha venido ocurriendo.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Todo se está confirmando.

Sobre el falso ecologismo que vivimos

Y ahora qué.

La estupidez y la genialidad según Einstein

 La vinculación del glifosato con el cáncer en humanos es improbable

En relación con el "Libro Blanco sobre el Futuro de Europa"

¡Por favor! un poco de cordura.

Cambiaremos alguna vez… …

Ministra, tienes que responder

¡Esos … …quiénes son!

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L.2004 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS