Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Nada Cambia

Nada cambia…,vean si no parte de las declaraciones que José Manuel de las Heras Cabañas, Coordinador Estatal de Unión de Uniones, hizo hace unos días, en la "La Cerca.com".

Actualizado 17 mayo 2018  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
…"Sobran en la PAC, y no deberían beneficiarse del dinero público, quienes no trabajan la tierra o el ganado y que nada aportan al progreso del sector agrario y medio rural. En nuestra opinión, el criterio que debe imperar en el reparto de ayudas debe ser justo y pensado para las personas; por ello también apelamos a los topes por explotación que tengan en cuenta el empleo que se genera y a los pagos redistributivos para las explotaciones familiares y profesionales modulables según la orientación productiva.
En todo caso, no nos dejemos vampirizar por las ayudas. Con una producción final agraria europea de unos 385.000 millones de euros, los pagos directos representan unos 42.000 millones, frente a un negocio y unas exportaciones agroalimentarias que están en 1,7 billones de euros (1.700.000 millones). Si queremos cumplir el objetivo PAC de alcanzar rentas equitativas a la población agraria, no lo haremos con las ayudas, sino pagando a los agricultores y ganaderos precios remunerativos y justos. Y para ello, falta aún mucho por organizar y por definir si no queremos que unas cuantas industrias y empresas de la distribución, que operan en régimen de oligopolio, sigan gozando de una absoluta posición de dominio en algo tan importante como la alimentación europea y reservándose para sí, en detrimento de productores y consumidores, de las personas, la parte más gruesa del valor añadido generado por la cadena.

Una PAC pensada, sólo, para que los productores le compremos caras las semillas a Monsanto y le demos barata la leche a Lactalis no debe servirnos. Como no debe servirnos tampoco, una PAC, sólo, para que Carrefour o EUROGRUP ganen más cuota de mercado nacional o mundial. Este esquema de marca blanca y bolsillo negro en la que el agricultor cobra poco y el consumidor paga mucho y entre medias miles de millones de euros se pierden en el balance de unos pocos, no nos gusta porque hunde cada año miles de pequeñas y medianas empresas que son estratégicas para el medio rural europeo y para el conjunto de la sociedad.
Así, creemos en una PAC justa, consciente, congruente y hecha para los agricultores y ganaderos, para los consumidores y que comprendan los contribuyentes… para las personas.
Hay tiempo para pelear por esto que decimos, pero hay que hacerlo ahora, hay que trabajar hoy."
Y la pregunta que muchos nos hacemos es la de que, " hacia donde caminarían la agricultura y la ganadería europeas si se siguieran las indicaciones del Coordinador de la Unión de Uniones ". Para nosotros no hay duda ninguna de que, si se siguiera el camino que nos promete  el Coordinador General de la Unión de Uniones, iríamos directamente a la socialización extrema, la  pobreza, la cartilla de racionamiento y la ruina de todos. La Agricultura europea debe ir en sentido absolutamente contrario al preconizado por este dirigente. Nosotros queremos una agricultura moderna, competitiva y eficiente capaz de lograr, en un mercado absolutamente libre y sin ningún tipo de subvenciones y ayudas, que siempre se sesgan hacia el "conmilitón" de turno o el futuro votante, el máximo desarrollo de todos los integrantes en el sector agrario.
Con las ideas que nos proponen desaparecería la inversión en el mundo agrario, quedaría la financiación que cada uno consiguiera de las administraciones públicas escondidos en programas y más programas que justificarían además la existencia de miles de controladores y paniaguados en el entorno de los repartos.

Fijando precios, dicen "justos" una vez más,  a los productos agrarios entraríamos, lo hemos dicho en numerosísimas ocasiones, en la carrera de los países mas desahuciados del mundo actual.
"Por sus hechos los conoceréis" y basta que ustedes comprueben el estado de los países donde se hace lo que demanda el Coordinador.
Yo no quiero ser Venezuela, ni Corea, ni Irán, ni Cuba, ni… …Insistir, como paradigma, en la negativa a utilizar semillas certificadas o insistir como siempre, en que las multinacionales de todo tipo roban siempre al productor es seguir mirándonos el dedo cuando estamos apuntando a la luna.
Y ahora pensemos un poco.
¿Por qué tildar de” justo” el precio de satisfacción de los vendedores y no hacer lo propio con el precio que se corresponde con los deseos de los compradores? ¿Es lícito pensar que todo debe girar en torno a la producción?
Nadie puede entender el por qué se sigue entendiendo como injusto y rechazable, por todos los productores agrarios y sus organizaciones, el precio que se establece libremente entre el productor y el comprador. ¿ Sería normal obligar a comprar una mercancía si existe otra más barata o que un comprador tenga la facultad de comprar al precio que desee?. Para el agricultor y ganadero que olvida casi siempre o no quiere entrar a considerar nada nuevo, que actúa como siempre y tradicionalmente, el comprador abusa y siempre ha abusado de él. 

Cuando el precio de un producto, agrario o no, cae, no se trata de ninguna injusticia ni nadie puede, salvo con el empleo de la fuerza, de la imposición gubernamental impedir su caída. El mantenimiento artificial del precio de un  producto agrario mediante su almacenamiento subvencionado, su retirada y destrucción, la compra en intervención o cualquiera otra forma que se utilice por los poderes públicos supone siempre un coste muy elevado para todos los contribuyentes estén o no implicados en el problema y por lo tanto, actuando así, los poderes públicos sí que cometen una gran injusticia.
El precio de un producto en un mercado libre cae siempre porque, o bien porque el producto no tiene la demanda necesaria y suficiente  o bien, como ocurre en la mayoría de los casos, porque se produce en exceso. El mercado corrige la falta de demanda o el exceso de oferta con la bajada del precio de compra, al igual que cualquier exceso de demanda o insuficiencia de la oferta, el propio mercado la resuelve con la subida del precio del producto.
La justicia del mercado se manifiesta en el primer caso con el aviso al productor para que combine de forma diferente sus bienes de capital y produzca algo distinto o produzca menos y en el segundo caso, caso de subida de precios, premiando al productor por su originalidad o su anticipación a los deseos del consumidor.
En general  en el sector agrario, las decisiones empresariales, salvo el abandono de la actividad, son difíciles de adoptar a nivel individual porque el fenómeno de caída de los precios ocurre y ocupa, dado que  la competitividad suele ser muy parecida, a todos los componentes de un sector productivo.  La caída de precios de un producto agrario, debe ser considerada siempre como un problema de todos sus productores y su ocurrencia, al tratarse de bienes de primera necesidad, leche, aceite, trigo, tomates,...sin transformaciones complejas, obedece generalmente a un exceso de oferta.
Muchas veces son necesarios ajustes traumáticos pero al nivel de población agraria actual debemos plantear la necesidad de acordar entre las empresas productoras las reducciones necesarias en la producción para conseguir la elevación del precio de mercado.  El problema está, como ya dijimos en numerosísimas ocasiones, en que la Ley de Defensa de la Competencia, sigue prohibiendo “todo acuerdo, decisión o recomendación colectiva, o práctica concertada o conscientemente paralela, que tenga por objeto: 
  • la fijación, de forma directa o indirecta, de precios o de otras condiciones comerciales o de servicio
  • la limitación o el control de la producción, la distribución, el desarrollo técnico o las inversiones,
  • el reparto del mercado o de las fuentes de aprovisionamiento...".
En esta línea, eliminando las limitaciones de la Ley de la Competencia, es en la que deben trabajar  todos los responsables agrarios, políticos o no. Pongamos las cosas en su lugar, no hablemos más de “precios justos" porque se trata de una charranada más.
Permitamos, de una vez, que el sector agrario resuelva  sus problemas  con los instrumentos que el  mercado siempre pone a su disposición.
Una vez más volvemos a comprobar que en nuestro sector "nada cambia".
 
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

El Inicio.

Un nuevo MAPAMA…

Macrogranjas de Porcino sí o no ¿en qué quedamos?

Un viejo conocido, se hace cargo del ministerio

¿Crisis en el Sector Agrario?

De nuevo la Agricultura Biodinámica.

¿Todos de acuerdo?

Ministra ¡por favor!, no te distraigas.

Hay que regular el Ebro y trasvasar sus excesos a la zona levantina.

Se busca un Presidente Reformista.

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2018 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.