Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Ocio > Cultura

La precocidad de Mozart, juntoa la la tristeza de Tchaikovsky

Dos genios de la música adornarán la presidencia de SM La Reina Doña Sofía en el próximo concierto que Fundación Excelentia ha planificado para el próximo 28 de marzo a las 19:30 en el Auditorio Nacional de Música de Madrid. El intimista concierto para violín y orquesta nº4 de Mozart y la majestuosa Sinfonía nº5 de Tchaikovsky, interpretados por la Orquesta Clásica Santa Cecilia, bajo la dirección de Guy Braunstein, que también actúa como solista de violín en la pieza de Mozart.

Actualizado 24 marzo 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  
Pese a que el concierto nº 4 en Re mayor, que fue compuesto a la velocidad que Mozart trabajaba, junto con los tres últimos de sus cinco conciertos entre abril y diciembre de 1775, con apenas 19 años, es una obra que trasluce madurez creadora. Tiene un virtuosismo del violín verdaderamente brillante, espectacular, lo que ha hecho que desde su estreno sea uno de los más interpretados de Mozart, junto al número 5 en La mayor. Firmado como "octubre de 1775", probablemente tuvo su estreno en Salzburgo poco después.  Mozart no fue un entusiasta del violín, pese a que su padre era violinista y le animaba a perfeccionarse en ese instrumento, él prefirió siempre el piano o incluso la viola, que también dominaba. En comparación con los conciertos para piano, se suele señalar que estos compuestos para el violín tienen un carácter más superficial, pero lo cierto es que en estas obras se ve plasmado el enorme conocimiento que el joven Mozart tenía del gusto melódico de la escuela italiana, y lo aborda con la elegancia propia del estilo galante propio de la época.
El número 4 sigue siendo el más brillante de los cinco conciertos para violín y orquesta y el que se ha seleccionado con mayor frecuencia por los aspirantes a violinistas. Después de un primer movimiento en el modo militar más lleno de encanto del siglo XVIII, aparece un andante que es la esencia misma de la ternura y la gracia. El final es el más variado de los tres movimientos. Entre sus temas se encuentra uno, la melodía similar a la musette con el acompañamiento de drones, que era la moneda común en ese momento.
La Quinta Sinfonía de Tchaikovsky es una de las obras sinfónicas más bellas, apasionantes, emotivas y directas al corazón que jamás se hayan escrito. Un conjunto impresionante de armonías y temas melódicos genialmente estructurados por el maestro ruso e integrados en un marco global soberbio de belleza y de formas únicas. Además de todos los considerables encantos y habilidades que se pueden encontrar en las tres primeras sinfonías de Pyotr Ilyich Tchaikovsky, la escala épica de su Cuarta Sinfonía marcó un gran avance en términos de técnica, ambición y riqueza expresiva. La Cuarta fue seguida por la sinfonía Manfred sin numeración de 1885, basada en el drama poético de Lord Byron del mismo nombre, que presenta una variante del héroe faustiano. La Quinta Sinfonía, que escribió Tchaikovsky en el verano de 1888, parece ocupar un punto medio entre un enfoque de "decirlo todo" y una actitud reservada.
Sin duda, todas estas sinfonías, de la cuarta a la sexta y Manfred, por no mencionar la ópera Eugene Onegin, están interconectadas por una obsesión con el concepto del destino. Esta idea funciona como un elemento tanto estructural como emocional, son meros disparadores que inspiran al compositor a concebir una gama de imágenes sonoras notablemente diversa, para cada una de las cuales desarrolla un contexto dramático único apropiado para el material musical en cuestión.
Completa el programa los fragmentos "Lensky Aria" y "Escena de la Carta" de la ópera de Tchaikovsky Eugene Onegin, dos bellas arias que se escucharán en versión orquestal.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Cultura

El Otoño de la Fundación March

Olga Picasso se pasea por Madrid

Vitral Otazu: la obra póstuma del artista venezolano Cruz-Diez

Los lunes de Mastercard en el Museo Thyssen:

La donación de Gerstenmaier en el Prado

Montalbano se queda sin su creador

Escañuela en Jaén, El Mejor Pueblo 2019

MAPFRE: Boldini, Eamonn Doyle y el pastel, protagonistas del otoño

"Las Edades del Hombre" y mucho mas

«Volar. 100 años en el cielo»

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.