Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Ocio > Ocio

Elke Spa Hotel lo mas de Sant Feliu de Guíxols

Ahora hace tres años, el grupo Mas de Torrent se hizo dos hoteles históricos situados en el corazón de Sant Feliu de Guíxols, así como una antigua casa en medio de ambos. Respetando y rehabilitando las fachadas, que son patrimonio arquitectónico de la ciudad, han construido un hotel de cuatro estrellas superior absolutamente integrado en el urbanismo tradicional de Sant Feliu de Guíxols.

Actualizado 13 julio 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  
Justo al lado de un edificio histórico y emblemático como es el Casino dels Nois y Nou Casino La Constància, inmueble modernista de estilo mozárabe que data del año 1888. El hotel está en el umbral del Passeig del Mar, que une la antigua ciudad medieval y la playa, y donde se construyeron las casas y mansiones más señoriales, donde estaban las antiguas casetas medievales de pescadores. Icono del ambiente de ciudad burguesa, artística y cultural, es otro de los grandes atractivos de la ciudad.
Concebido como un establecimiento que marca un antes y un después Elke Spa Hotel será el encargado de acoger a los artistas e invitados del famoso Festival de Porta Ferrada, así como de confeccionar los menús, las cartas y catering -a través de su restaurante Metronon- de uno de los eventos musicales más importantes de la Costa Brava. Un hotel que destaca por unos estándares de alta calidad y un servicio excelente, con todas las facilidades, comodidades y atenciones, para que los célebres personajes puedan disfrutar de una estancia inolvidable. Sin dejar de lado la repercusión mundial que tendrán en las redes sociales los comentarios de personajes y grupos musicales como Joan Báez, Melody Gardot, Patti Smith, Ólafur Arnalds, Luz Casal, Amaia, Jordi Savall, Carlos Núñez, Manolo García, Manuel Carrasco, Tomatito, New Order o Good Save The Queen, entre otros muchos.
El hotel dispone de dos restaurantes de cocina de autor especializados en la rica y variada gastronomía local, nacional e internacional. Una combinación perfecta entre las raíces de la gastronomía catalana y mediterránea con las nuevas técnicas culinarias para conseguir una experiencia gastronómica innovadora y exquisita, siempre con productos frescos de temporada.    
Manteniendo viva la memoria del histórico hotel Les Noies, el nuevo restaurante ofrece una amplia variedad de platos propios de la cocina mediterránea, elaborados con productos naturales respetando las recetas del autor. Una rica selección de vinos catalanes y españoles maridan con un mundo de encantadoras sensaciones culinarias. Su ambiente es cálido, elegante y aporta una atmosfera sensual y espiritual. 
 
Concebido como un gastrobar, el moderno restaurante Metronon reúne las tradiciones culinarias catalanas con la innovación y las tendencias actuales más sorprendentes de la gastronomía. La cena es toda una experiencia para los sentidos, con platos mediterráneos selectos y suculentos. El bufete de desayunos es amplio, extenso y con un atractivo diseño. Además, en el local hay sesiones de jazz y veladas musicales. En un entorno idílico, acompañado de actos literarios y artísticos, se logra la combinación perfecta de gastronomía, cultura, música y arte, convirtiendo el exclusivo Elke Spa Hotel en un punto de encuentro de la vida social de Sant Feliu de Guíxols.  Las cocinas de los dos restaurantes se mantienen fieles a la tradición pesquera de Sant Feliu de Guíxols que relataba un gourmet como Gaziel, que escribía sobre el bacalao, el abadejo, el palangre, la langosta de roca, dentones, meros y calamares. “De cabres de mar –una de les menges més bones que es crien, n’hi havia a milers. A mercat, les més belles i plenes valien una pesseta. Avui es paguen a cent cinquanta o dues-centes, quan n’hi ha, i no se’n troben sempre que hom voldria. Tota la pesca anava llavors a dojo, a cor què vols cor què desitges.” Ambos sorprenden con una cocina de mercado, de pescado y arroz, actualizada y con una visión claramente internacional.
El experimentado cocinero Pedro Aguilera tiene muy clara la filosofía del arte de comer en Les Noies y en el Metronon. Basada en Catalunya, producto, tradición, el Ampurdán y la cocina internacional con toques divertidos. Con productos sencillos y humildes de mar y montaña que la cocina popular ampurdanesa ha transformado en maravillas gastronómicas. Con una personalidad propia y con combinaciones extraordinarias. Con el sabor de aquellos puestos del mercado de la ciudad donde se encontraban pescaderías, aves, casquería, carnicerías, queseros, payeses… y productos habituales de las cocinas de las amas de casa. Es aquella cocina casera la que es preserva, se hace y se transmite como un tesoro gastronómico a las personas que comen en los dos novísimos restaurantes.
 

Pedro Aguilera cursó estudios superiores de Gastronomía en Donosti y empezó su carrera profesional como ayudante de cocina en el restaurante Tragamar del Grupo Tragaluz; en el Hotel Mas Roig de Pals, en el Mon  Restaurant gastronòmic y en el Etapas Restaurant de Barcelona. Fue ascendiendo en el Plaça del Vi 7 Bistrot de Girona; en el Quique Dacosta 3*Michelin de Alicante; en el Restaurant BoTIC 1*Michelin de Corçà; en el Arròs i Peix de Girona y en el Hotel Alàbriga 5*GL de Sant Feliu de Guíxols. Ya como chef, ha trabajado en Mas Tapiolas Hotel & Spa 4 *Sup. de Santa Cristina d’Aro, en el restaurante Gustu y en el Can Bufi Hotel de Llagostera. Al frente del Gastrobar Metronon, aporta su larga experiencia en cocina mediterránea y ampurdanesa llevada a un nivel más internacional. Y en Les Noies plasma la vertiente más tradicional de la cocina del país.
El nuevo Elke Spa Hotel se encuentra en la Rambla del Portalet, 8. Un lugar por donde transitaban y hacían parada y fonda las diligencias y tartanas que describió el periodista y escritor Agustí Calvet, Gaziel, hijo ilustre de Sant Feliu de Guíxols. Y paseando se llega a la ermita de Sant Elm, donde otro personaje ilustre de la ciudad, como fue también el escritor y periodista Ferran Agulló, creó y publicó por primera vez la denominación Costa Brava. Es a partir de estos dos enclaves legendarios, donde empiezan una serie de rutas que muestran el esplendor de la ciudad a través de su historia, sus monumentos, museos y edificios; su literatura, su arte, su música, su puerto y sus playas.
 
Cerca del Elke Spa Hotel están los principales atractivos y el rico patrimonio de la ciudad: el monesterio benedictino del siglo IX con su mítica Porta Ferrada. El Espacio Carmen Thyssen de arte, que cede algunos de sus cuadros para exponer en el hotel. Las casas señoriales. Las playas de aguas transparentes. Acantilados impresionantes. El puerto deportivo con muchas actividades náuticas, además de una larga agenda de eventos culturales. Todo rodeado de un esplendoroso y magnífico entorno natural óptimo para el paseo, el excursionismo y el senderismo. Con vistas pintorescas, ruinas romanas y evocadoras casetas de pescadores en calas recónditas. Y entre Sant Feliu y Santa Cristina d’Aro está Pedralta, que es la piedra basculante más gran de Europa. Además, la Vía Ferrata Cala del Molí es la única en toda Europa que está suspendida sobre el mar. 
Un monumento vecino del Elke Spa Hotel es el Monasterio, la construcción más importante de la ciudad. Fundado por los benedictinos en el Siglo IX, tiene elementos prerrománicos, góticos y barrocos. Se trata de un imponente edificio fortificado que conserva dos de las trece torres de su muralla. Su elemento más emblemático es la Porta Ferrada, una pared de dos pisos formada por tres grandes arcadas de herradura sobre cuatro columnas cilíndricas y que es uno de los misterios del monasterio, porque nadie sabe todavía su función. La Porta Ferrada da su nombre al Festival Internacional que se celebra desde el año 1958 y fue el primero de Catalunya. 
 
El núcleo concentrado de la Historia En el Monasterio está el Museo de Historia de la ciudad. Un espacio que resume la evolución de la población con la pesca, la riquísima industria del corcho y el primer turismo aficionado a los baños de mar. Otro ámbito se dedica a la Escola de Belles Arts, que funciona desde principios del Siglo XX y muestra las actividades de los artistas vinculados a Sant Feliu de Guíxols. También hay una zona especializada en Medicina Rural y formada por colecciones de médicos como el Dr. Martí Casals i Echegaray, otro ilustre personaje de la ciudad y un histórico de la medicina catalana. Y en la Caseta del Salvament de Nàufrags, se conserva la colección del bote y todos los utensilios de la brigada de la Societat de Salvament de finales del Siglo XIX. Las colecciones de salud y de salvamento de náufragos son de gran interés científico.
 
Entre el ocio y la política La variedad de intereses que ofrece Sant Feliu de Guíxols se manifiesta en otros tres museos especializados. Uno es el Museu d’Història de la Joguina. Fundado el año 2000 por el coleccionista Tomàs Pla, es uno de los edificios históricos de la ciudad y se ha convertido en el segundo más importante de Catalunya después del de Figueres. El otro es el Museu de les Plaques de Cava i Champagne. Fundado por el coleccionista Josep Albó, hijo de Sant Feliu de Guíxols, muestra miles de placas, organiza encuentros, cuenta con decenas de miles de seguidores en todo el mundo y publica catálogos. Ambos museos son el reflejo de aquel carácter alegre y festivo de los guixolencs que tan bien retrató Gaziel.
Bien diferente es la Casa Museu Irla, donde nació el ex presidente de la Generalitat Josep Irla, y ahora convertida en museo, sala de exposiciones y taberna. Situada en la calle Algavira, es un reconocimiento y  homenaje a todos aquellos catalanes del exilio y recoge la trayectoria política, personal y familiar del presidente exiliado durante catorce años. Josep Irla pasó parte de su juventud sirviendo vasos de vino en la taberna del padre, donde se hablaba de política y donde hizo el aprendizaje antes de su entrada en el mundo de la política. Ahora es un espacio de encuentro de actos culturales y de conversación donde también se sirven platos tradicionales y se hace vino como antiguamente.
 

La histórica riqueza económica de la ciudad, procedente de la industria del corcho, la pesca, el puerto y el comercio internacional queda reflejada en las numerosas casas señoriales que se construyeron a principios del Siglo XX. La Casa Patxot es la mejor conservada, relevante y lujosa, y actualmente es la sede de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Sant Feliu de Guíxols. La hizo construir el guixolenc Rafael Patxot, mecenas, meteorólogo, científico, escritor y editor donde tenía su propio observatorio. Su reloj de sol es admirable. El listado de mansiones refleja la importancia de la burguesía y forma parte de los lugares más encantadores de la ciudad. Las más conocidas y espectaculares son la Casa Albertí, la Casa de la Campana, la Casa Gaziel, la Casa Girbau, la Casa Maruny, la Casa Maynegre, la Casa Ribot, la Casa Sala y la Casa Sibils.
El edificio del Ayuntamiento data del año 1547 con un estilo gótico tardío en la época que predominaba el estil renacentista. En el Siglo XIX se le añadió una torre, y a mediados del siglo XX se amplió.  El Mercat cobert es otro edificio catalogado como monumento y bien cultural protegido. Se inauguró el año 1930. Con estructuras interiores de hierro, ventanales con cristales esmerilados de colores y dibujos geométricos. Su decoración exterior es de terracota y se considera un bello ejemplo de art decó.
La antigua estación de tren es otro edificio emblemático. Construida el año 1892 por arquitectos importantes como Rafael Coderch y Gabriel March, es una excelente muestra de austeridad en un edificio industrial de estilo neoclásico. Símbolo del progreso de la ciudad, quedó en desuso cuando se cerró la línea de tren el año 1969, y ahora es una escuela pública.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Ocio

¿Recibir el Año Nuevo como un japo más?

Campeonato Argentino de Polo, más que una exhibición deportiva

Le Havre, de los impresionistas al diseño

TheWP recomienda visitar *Ribera del Duero"

Jaguar f-type: funcional, exquisito, atemporal

El hotel Pulitzer da la bienvenida al sol de invierno

Nuevo servicio de cena-crucero de lujo

Navidades fuera de lo común

Aston Martin presenta el DBX

Hungría, mucho mas que Budapest

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.