Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Documentos

La ONU se equivoca

Hoy publicamos el segundo de una serie de artículos investigados y escritos para The Conservative Woman por la destacada economista Ruth Lea. En la primera, discutió el gesto inútil de la política del Reino Unido de cero carbono . Aquí se centra en las diversas iniciativas de las Naciones Unidas que constituyen el telón de fondo de la toma de decisiones errónea del Reino Unido.

Actualizado 25 julio 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
En una nota reciente para The Conservative Woman , describí el objetivo de emisiones cero de todo el mundo, pero unilateral, como " política de gestos inútiles ". En este artículo analizo las principales iniciativas internacionales (de la ONU) para "controlar" el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de CO2, y concluyo que, a pesar de la retórica, ni el Protocolo de Kyoto ni el Acuerdo de París han logrado, ni lograrán, reducir las emisiones globales. En una nota futura, consideraré las iniciativas específicas del Reino Unido para descarbonizar en un mundo que claramente comparte poco de nuestro celo.
Un breve resumen histórico.
De acuerdo con el propio sitio web de la ONU, "el cambio climático es el tema que define nuestro tiempo y estamos en un momento decisivo" y la ONU ha promovido enérgicamente las políticas para "mitigar" el cambio climático mediante el control de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en el pasado 30 años . El más importante de estas emisiones de GEI, con diferencia, es el dióxido de carbono (CO2).
La primera gran iniciativa de las Naciones Unidas fue, posiblemente, el establecimiento del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (PICC) en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial (OMM) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), que luego fue respaldado por la Asamblea General de las Naciones Unidas. El cometido del IPCC era proporcionar información 'objetiva' sobre el cambio climático, aunque su objetividad ha sido, por decirlo de alguna manera, cuestionada .
Desde entonces, se han acordado tres instrumentos legales de la ONU relacionados con el cambio climático:
1 La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático(CMNUCC), producida por la "Cumbre de la Tierra" de Río de las Naciones Unidas en 1992. Este fue un "primer paso para abordar el problema del cambio climático" y su objetivo final era estabilizar las concentraciones de gases de efecto invernadero " nivel que evitaría interferencias antropogénicas (inducidas por el hombre) peligrosas en el sistema climático '.
2 El Protocolo de Kyoto, que vincula a los países Partes desarrollados con los objetivos de reducción de emisiones, fue adoptado en la tercera Conferencia a las Partes de la CMNUCC (COP 3) en 1997. El primer período de compromiso del Protocolo fue de 2008 a 2012, mientras que el segundo El período de compromiso comenzó en 2013 y finalizará en 2020.
3 El Acuerdo de París, acordado en la 21ª Conferencia a las Partes de la CMNUCC (COP 21) en 2015, "para combatir el cambio climático y acelerar e intensificar las acciones e inversiones necesarias para un futuro sostenible bajo en carbono".
Ahora no es el propósito de esta nota cuestionar el supuesto del vínculo causal entre las emisiones globales de GEI y el calentamiento global: no soy un científico del clima. El propósito es ver si el Protocolo de Kyoto y el Acuerdo de París han tenido éxito, o lo lograrán, reduciendo o incluso estabilizando las emisiones. Como ya se indicó, está claro que no lo han hecho, y de hecho no lo harán.
El Protocolo de Kyoto (1997)
El objetivo del Protocolo de Kioto era "fortalecer la respuesta mundial al cambio climático, vinculando legalmente a los países Partes desarrollados a los objetivos de reducción de emisiones", mitigando así el calentamiento global.
En el corazón del Protocolo estaba la división entre el Anexo I, los países industrializados occidentales y los países en desarrollo del Anexo II, incluidos China y la India. En términos generales, se esperaba que la mayoría de los países del Anexo I redujeran sus emisiones de GEI entre la línea de base de 1990 y el período de compromiso 2008-2012, mientras que el Anexo II estaba exento para que sus economías pudieran "ponerse al día" con Occidente. Por lo tanto, se esperaba que los países desarrollados hicieran recortes significativos, mientras que los países en desarrollo eran libres de aumentar las emisiones con impunidad, lo que, por supuesto, han hecho.
Los países incluidos en el Anexo 1 incluían la UE 15 (como era entonces), los Estados Unidos y Canadá. La UE acordó una disminución del 8 por ciento en las emisiones entre 1990 y 2008-2012, mientras que EE. UU. no ratificó el Protocolo y Canadá anunció su retiro en 2011, dejando a la UE como el principal emisor con un objetivo de reducción de emisiones.
Según la Comisión Europea, la UE y sus Estados miembros cumplieron sus compromisos en el período de compromiso 2008-2012.
Un segundo período de compromiso para las Partes del Anexo I del Protocolo de Kyoto se acordó en la Conferencia de Doha en 2012. Los países de la UE (junto con Islandia) acordaron cumplir, en conjunto, un objetivo de reducción del 20 por ciento para 2020 en comparación con la línea de base de 1990. Esto estaba en línea con el objetivo propio de la UE de 20 por ciento para 2020 .
A la UE se le unieron "algunos otros países europeos (incluidos Suiza y Noruega) y Australia" para frenar las emisiones, pero no, por supuesto, los EE. UU. y Canadá, mientras que los países del Anexo II permanecieron exentos.
Como comenté en mi reciente nota de TCW , las emisiones de CO2 han aumentado significativamente desde 1990 .
El total mundial aumentó en casi un 60% entre 1990 y 2016, mientras que China se cuadruplicó con creces y la India se cuadruplicó durante el período. China e India son ahora el primer y tercer emisor más grande del mundo. Por supuesto, estos países deben ser libres de perseguir el crecimiento y en las formas en que lo consideren apropiado. Pero el rápido crecimiento de sus emisiones ha socavado de manera amplia y clara el objetivo de Kyoto de "fortalecer la respuesta mundial al cambio climático".
El Acuerdo de París (2015)
La pregunta del millón de dólares en relación con el Acuerdo de París es si tendrá más éxito que Kyoto para lograr su objetivo de "combatir el cambio climático" reduciendo las emisiones de GEI. Los augurios no son buenos.
Según las Naciones Unidas, el Acuerdo de París "lleva a todas las naciones a una causa común para emprender esfuerzos ambiciosos para combatir el cambio climático y… …. como tal, traza un nuevo curso en el esfuerzo climático global ' . Además, el objetivo central del Acuerdo es fortalecer la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático manteniendo el aumento de la temperatura global en este siglo por debajo de los 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales y proseguir los esfuerzos para limitar aún más el aumento de la temperatura a 1,5. grados Celsius'. Estas audaces ambiciones parecen estar a la deriva de la realidad.
Antes de la Conferencia de París de 2015, se pidió a los países participantes que presentaran sus 'Contribuciones previstas determinadas a nivel nacional' (INDC), ahora sus 'Contribuciones determinadas a nivel nacional', que cubren sus políticas energéticas y expectativas de emisiones para los próximos 15 años. Estos debían ser los 'Planes de Acción Climática' individuales de los países, y se detallaba cómo propusieron cumplir los objetivos del Acuerdo propuesto en los años hasta 2030.
Al igual que en Kioto, había dos grupos de países. La primera categoría comprendía los países occidentales desarrollados, que aceptarían importantes reducciones de emisiones, así como el pago a un nuevo "Fondo Verde para el Clima", diseñado para ayudar al mundo en desarrollo, la segunda categoría. El mundo en desarrollo haría todo lo posible para reducir sus emisiones de combustibles fósiles y expandir las 'energías renovables'.
El análisis de las INDC mostró que casi todas las economías en desarrollo con altas emisiones esperaban aumentar sus emisiones de CO2 de manera significativa para 2030.Tanto China como la India, por ejemplo, tenían la intención de construir grandes cantidades de centrales eléctricas de carbón, lo que resultaría en una duplicación. de las emisiones de China para 2030 y un triplete de las emisiones de la India.
Además, Rusia, el cuarto emisor más grande, estaba proponiendo aumentar las emisiones sustancialmente, mientras que Japón, el quinto emisor más grande, afirmó que tenía la intención de reducir las emisiones en alrededor del 15 por ciento, mientras planeaba construir más centrales eléctricas de carbón.
Los INDC sugirieron que las remisiones globales podrían ser casi un 50% más altas en 2030 que en 2013, aunque el aumento real podría resultar mucho más alto que esto.
Los países preparados para reducir sus emisiones comprendían principalmente al presidente Obama, Estados Unidos, la UE, Canadá y Australia.
Tras la decisión del presidente Trump de retirarse del Acuerdo de París en 2017, nos quedamos con la UE (ahora menos del 10 por ciento del total de las emisiones globales) y Canadá y Australia (menos del 3 por ciento juntos). Específicamente, la UE se comprometió a reducir las emisiones de GEI en al menos un 40% para 2030 en comparación con 1990, en el marco más amplio de su "marco de clima y energía para 2030".
Suponiendo que existe un vínculo causal entre las emisiones de GEI y el cambio climático, la política de mitigación solo puede funcionar si hay límites en las emisiones de GEI y, en ese caso, límites en las emisiones globales. Si bien nunca ha habido límites en las emisiones de ningún país en relación con un objetivo global para la reducción de las emisiones, Kioto, al menos, colocó algunos límites reales en las emisiones de los países desarrollados ( como se mencionó anteriormente ). El Acuerdo de París ni siquiera hizo eso. El objetivo del Acuerdo de París de "combatir el cambio climático" está condenado al fracaso.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Documentos

Tratado de la Moneda de Vellón.

Agricultura Ecológica: Estadística 2018

Pagos de la PAC

CONCLUSIONES DE LA REUNION DEL AMAZONAS

ARANCELES: el mejor resumen de lo sucedido

Encuesta sobre el precio de la Tierra

DEÓLEO con el agua al cuello

LA PARADOJA VERDE:

Prevención de riesgos laborales

Informe de Coyuntura

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.