Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Documentos

Como cultivar un cerezo

El cerezo (Prunus avium L.) es un frutal de hueso ampliamente cultivado en Extremadura, principalmente en la zona norte de Cáceres. Una característica interesante de esta especie es que, a pesar de tener una floración tardía en comparación con otros frutales cultivados en la región, el desarrollo del fruto es muy rápido, lo que le permite ser uno de los primeros frutos frescos en acceder a los mercados en primavera.

Actualizado 1 agosto 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  

 MANUAL DE RIEGO DEL CEREZO

Por otra parte, es el único fruto de hueso no climatérico, por lo que si se recolecta con antelación, no madura fuera del árbol.
Se adapta bien a áreas con inviernos fríos, con cierta humedad ambiental y veranos frescos. Las temperaturas elevadas durante la floración pueden provocar pistilos dobles que darán lugar a frutos defectuosos, de difícil comercialización. Además, las lluvias abundantes durante la maduración del fruto pueden producir el “rajado” de las cerezas con su total depreciación.
El cerezo está considerado como un cultivo poco tolerante a la sequía, aunque en las principales zonas de cultivo en la región (Valle del Jerte y La Vera), el cerezo ha sido un cultivo tradicionalmente de secano. A partir de los años 80-90, en el proceso de modernización y reconversión varietal que se llevó a cabo en esta zona, se empezaron a dar riegos de apoyo después de la cosecha, con aportaciones irregulares cada 6 - 10 días, de duración variable y tomando el agua directamente de las gargantas o arroyos. Desafortunadamente, la disponibilidad de agua para riego ha disminuido notablemente durante los últimos años, por lo que algunos agricultores, generalmente constituidos en Comunidades de Regantes, están acometiendo obras hidráulicas para modernizar los regadíos. Esto garantiza el suministro de agua, pudiéndose, además, aplicar riegos más homogéneos y constantes en las plantaciones de cerezo integradas en dichas Comunidades de Regantes. Sin embargo, los recursos hídricos disponibles no pueden garantizar en la mayor parte de los casos un aporte de riego suficiente como para cubrir totalmente las necesidades hídricas de los árboles
En la zona de montaña, se ha extendido la recomendación de diseño y programación de riego general de: 1.000 goteros/ha, máximo 4 goteros de 4l/h por árbol y una hora diaria de riego; pero estos datos no se basan en cálculos de necesidades de las plantaciones en la zona.
Por otra parte, los riegos precosecha no son una práctica habitual en el Valle del Jerte, a pesar de que los cálculos de necesidades hídricas indican que en años poco lluviosos, los árboles experimentan un cierto nivel de estrés en este periodo. La probabilidad de estrés por falta de agua es mayor en las variedades tardías, pudiendo esto afectar negativamente sobre el calibre del fruto.
El cambio en la gestión del agua, desde la aplicación de riegos de apoyo por gravedad al sistema de riego por goteo, junto con las necesarias infraestructuras de modernización, ha supuesto un avance muy importante con relación al manejo eficiente del agua de riego en esta región. Sin embargo, esta mejora tecnológica por sí sola no garantiza al agricultor el uso eficiente del agua si no viene acompañada por un adecuado ajuste de las dosis de riego a las necesidades reales del cerezo. Por tanto, aparte de disponer de un diseño de riego adecuado, es necesario establecer estrategias de riego adecuadas a las condiciones particulares del Valle del Jerte. Todas estas herramientas ayudarán a mantener la calidad exigida por el mercado, mejorará los rendimientos del cultivo y garantizará la sostenibilidad de los recursos hídricos que, desgraciadamente, son escasos y limitados.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Documentos

Tratado de la Moneda de Vellón.

Agricultura Ecológica: Estadística 2018

Pagos de la PAC

CONCLUSIONES DE LA REUNION DEL AMAZONAS

ARANCELES: el mejor resumen de lo sucedido

Encuesta sobre el precio de la Tierra

DEÓLEO con el agua al cuello

LA PARADOJA VERDE:

Prevención de riesgos laborales

Informe de Coyuntura

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.