Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Al fin España ha logrado ser la cabeza del pelotón europeo.

Los congresos se pasean por medio mundo

Al fin hemos conseguido alcanzar el "pódium" en la carrera europea de las sinrazones ecológicas. Eso sí, el "pódium" lo hemos conseguido tras el abandono de todos nuestros rivales que, tras comprobar la realidad científica del "cambio climático", la idiocia y sobretodo el coste de la lucha contra su emergencia, ideada por los denominados "progresistas" tras la caída del "muro de Berlín", han desistido de la carrera más estúpida que desde Kioto, pasando por París, Katovice…

Actualizado 14 noviembre 2019  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
… ha terminado desembocando en nuestro Madrid. 
Nuestro Madrid, nos informaron la semana pasada, acogerá finalmente la cumbre del clima de Naciones Unidas, conocida como COP25.
Así lo ha confirmado, nos dicen,  la ONU, en un breve comunicado en el que, se nos  recuerda que esta cita se celebrará dentro de un mes, entre el 2 y el 13 de diciembre.
Chile era el país donde iba a tener lugar la reunión internacional, pero las protestas ciudadanas, hicieron que la semana pasada, el presidente Sebastián Piñera renunció a celebrar la cumbre. Un día después de ese anuncio, Piñera y nuestro ínclito Presidente en funciones, Pedro Sánchez, acordaron que Madrid sustituiría a Santiago de Chile”. Y como era absolutamente esperables nadie, ningún país, nadie con “dos dedos de frente”, se opuso a este nuevo dislate del presidente español, animado, nadie lo duda por su “hooligan climática”, ministra Ribera.
Qué éxito verdad… …, pero lo que nadie o casi nadie explica es “el por qué”, de las protestas de los ciudadanos chilenos, origen de su renuncia.
Según el Washington Post lo que llevó al ciudadano chileno a manifestarse fue la política seguida por su gobierno imponiéndoles costosas restricciones energéticas para combatir el supuesto cambio climático.  “El catalizador de las protestas fue una propuesta para aumentar las tarifas de transporte público y las facturas de energía”. Existe una amplia evidencia de que esto incitará a la rebelión como ninguna otra cosa, un punto que aquellos que esperan reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de un impuesto al carbono deben tener en cuenta ".

 
Los alarmistas del clima en las agencias internacionales elogiaron al gobierno de Chile por sus agresivas políticas climáticas en los últimos años. Las Naciones Unidas otorgaron a la ex presidenta chilena Michelle Bachelet un premio Campeón de la Tierra en 2017 por reemplazar rápidamente los combustibles fósiles relativamente baratos utilizados para la electricidad con energía eólica y solar mucho más caras.
Las políticas climáticas del gobierno chileno están haciendo sufrir a la gente del país. Los precios de la electricidad en Chile han aumentado un 18% en el último año, lo que hace que los costos de electricidad de Chile sean los más altos de toda América del Sur. Antes de los disturbios, el gobierno había anunciado que los precios de la electricidad aumentarían un 9% adicional para fines de 2019, un plan que canceló en respuesta a la violencia en las calles.
La gota que colmó el vaso para los chilenos fue el anuncio de subidas en las tarifas de Metro. Las subidas del Metro, medio básico de movilidad para muchos chilenos, fue la causa directa de la rebelión. Los ciudadanos se rebelaron ante la idea de que a pesar de que los precios del carbón, el petróleo y el gas se mantenían estables, incluso bajaban, los precios para viajar en el Metro subían para que, el gobierno, pudiera cosechar elogios por su tránsito energético a sistemas de energías eólica y solar. Las protestas y disturbios obligaron al presidente chileno Sebastián Piñera a anunciar que Chile ya no sería el anfitrión de una conferencia climática de la ONU, previamente programada para diciembre.
Los chilenos no olvidaron que los alarmistas del clima elogiaron en las agencias internacionales a su gobierno, alabando sus agresivas políticas climáticas en los últimos años. Los chilenos no olvidaron que, incluso, las Naciones Unidas habían otorgado, a la ex presidenta chilena Michelle Bachelet, el premio Campeón de la Tierra en 2017 por su política de reemplazar, con total rapidez, los combustibles fósiles relativamente baratos utilizados para la producción de energía eléctrica por energía eólica y solar mucho más caras y onerosas para la población.

Los precios de la electricidad en Chile aumentaron un 18% en el año 2018, logrando con ello que, los costos de electricidad de Chile sean los más altos de toda América del Sur. Antes de los disturbios, el gobierno había anunciado que los precios de la electricidad aumentarían un 9% adicional para fines de 2019, anuncio que provocó la violencia en las calles.
Pero a lo largo de los últimos años, no ha sido solo Chile el país que, con la carísima utilización de las energías renovables”, ha provocado la reacción de sus ciudadanos y la respuesta de sus gobernantes.
Recordemos que ya, a partir de 2016, con la elección del “negacionista” Donald Trump, presidente de los Estados Unidos, muchos gobiernos se pusieron en guardia ante el incremento que suponía en la energía eléctrica, su producción renovable.
En Washington, por ejemplo, los ciudadanos en 2016 y nuevamente en 2018 rechazaron directamente los referéndums que intentaban imponer tasas al dióxido de carbono para combatir el cambio climático.
En Francia ya en 2018 y durante muchas semanas, los ciudadanos, los famosos chalecos amarillos”, se manifestaron violentamente para protestar por los aumentos programados en los impuestos a los combustibles, los aumentos en los precios de la electricidad y en los controles de emisiones de vehículos.
El presidente francés, Emmanuel Macron, de forma absolutamente irresponsable, confirmó que los aumentos anunciados “eran necesarios para cumplir con los compromisos de reducción de gases de efecto invernadero del país en virtud del acuerdo climático de París, por lo que tras cuatro semanas de protesta tuvo que cancelar el plan francés de acción climática.
De igual manera, en Ontario en 2018 y en Alberta en 2019, los votantes reemplazaron a sus primeros ministros que habían apoyado las políticas climáticas del primer ministro canadiense. Los escépticos del calentamiento global que anunciaron que rescindirían los impuestos provinciales al carbono y lucharían contra el impuesto federal sobre el dióxido de carbono en los tribunales.

En agosto de 2018, el primer ministro australiano se vio obligado a renunciar a sus programas de restricciones de dióxido de carbono, que había planeado implementar, para cumplir con los compromisos climáticos de la COP París.
Posteriormente su sucesor anunció que, reducir los precios de la energía y mejorar la confiabilidad, no luchar contra el cambio climático, serían las principales metas energéticas del gobierno en el futuro.
Incluso en nuestro país, la realidad del sector energético español sufre del mismo mal. Para todos los analistas no comprometidos con las políticas socialistas de nuestro gobierno actual, dos son los factores clave que han impulsado al alza el precio de la luz en los últimos quince años. Por un lado, el fomento de las energías renovables a través de la concesión de generosas primas, cuyo alto coste se incluye en la factura eléctrica de todos los consumidores. Y, por otro, el fuerte aumento que ha experimentado el precio de las emisiones de CO2 en el último año y medio, consecuencia de las nuevas restricciones medioambientales que implantará la UE.
Y además recordemos finalmente que los ingleses, los centroeuropeos de la UE, rusos, chinos, indios… … nunca han estado integrados en este disparate medio ambientalista nacido en Kioto, por lo que, ¡quién iba a disputar a nuestro Sánchez el “pódium” de su carrera a la nada!  
Y en medio de los desprecios que los españoles estamos soportando de casi todos los miembros de la UE, extradiciones, aranceles… …, España se coloca en cabeza de una nueva sinrazón. ¡Qué bien, qué contentos estamos o no!
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Planas ha vuelto… …hasta cuándo.

El corrupto mundo de las nuevas energías renovables.

Un interesante análisis de la "Unión de Uniones" sobre la futura PAC

Sobre el nuevo Presidente de Gobierno.

Sobre el Golden Rice.

Las perlas agro-ambientalistas de la Amazonía.

Las cotorras argentinas de Madrid.

La deuda pública alcanza el 98 % del PIB

Somos Globalistas o no lo somos… …

Y ahora, qué hay que hacer…

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2019 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.