Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Económico > Opinión

Se eleva el tono y se pierden los papeles

Es claro y evidente que no es lo mismo estar en la bancada del Gobierno que estar en la oposición. Las situaciones son totalmente distintas y los parlamentos no tiene nada que ver, incluso la dicción es apreciablemente distinta, siempre y cuando uno sea un digno y correcto parlamentario.

Actualizado 27 mayo 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Alfonso Vidal
  
El problema es que, en la actualidad, España al carecer de una clase política digna, no puede disfrutar de un parlamentarismo a la altura de las circunstancias. Y no solo eso, sino que además los miembros/as del gobierno terminan por recurrir a la chulería o a la amenaza y descalificación, puesto que sus seguidores ni entienden ni valoran.
 
Los ejemplos son claros y en la última sesión de control hemos podido contemplar con asombro que además de todos esos defectos ahora se eleva el tono tratando de crispar el ambiente.
Así, por ejemplo, es ya una tradición que muchos ministros solucionan sus réplicas hacia los populares con la muletilla “como ustedes votan con Vox no son mas que parte de la ultraderecha”, sin darse cuenta que con ese mismo silogismo el hecho  de que el Gobierno haya pactado con Bildu le ha convertido en asesinos etarras.

 
Y hablando de terroristas, como no podía ser de otra manera Iglesias ha destapado su frasco de esencias  y solo ha sabido responder con esa chulería que ya es norma de la casa, no hay mas que ver las poses que adopta y las amenazas que salen de su boca. En esta ocasión, sea dedicado a acusar de golpistas a los populares, sin darse cuenta de que los que son golpistas son sus amigos y socios independentistas.
En definitiva, la replica a la pregunta que se le hace al gobierno es lo de menos, lo que importa es el insulto, la descalificación y la amenaza.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Opinión

Tras los problemas, viene el ventilador de mierda

Todo menos tocar al señorito de Galapagar

La izquierda pierde claramente

Sanchez y su amigo "coleta"los enredadores contra la Monarquía

Sánchez querría ser el monarca

Calladito esta mas mono

Si fuese Sánchez, tendría mucho cuidado con mis socios

Sánchez o el estilo sardina fría

Ahora los malos, los traidores somos los periodistas

Una moda, cada vez mas moda, no por ello deja de ser totalitaria

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.