Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Económico > Economía

Tras la pandemia, la energía a examen

El Observatorio de Sostenibilidad OS1, es un think-tank independiente, ha elaborado un informe en el que analiza el sector energético ante la revolución que ha producido la pandemia del COVID19, como consecuencia del confinamiento

Actualizado 1 junio 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción
  
En ese contexto los datos que se `pueden estraer de los distintos trabajos de los expertos del OS1 son
 Durante los días de confinamiento de marzo y abril los consumos de energía final, estimado por el OS, han caído de 17,6% y de -45%, respectivamente, respecto al año 2019.  La demanda energética total en abril ha sido la más baja en los últimos 20 años y ha inducido una reducción en las emisiones del sector energético de un -42%.
 La demanda de productos petrolíferos cayó en marzo el -25,9% y se estima por el OS, para abril el -70%; arrastrando una caída de precios y unas mejoras ambientales insólitas.
 La caída de la demanda eléctrica en abril con el -17,5% constituye la mayor caída histórica mensual en las series históricas.   La caída de emisiones eléctricas desde enero pre-covid, a abril ha sido del -44,3%, tanto por la caída de la demanda como por una mayor participación de las renovables. 
 Un hito histórico es el haber alcanzado, durante abril, el techo de penetración máxima diaria de las renovables con el 70,9%; además durante más de 7 horas la aportación superó el 70%, confirmando la estabilidad y gestionabilidad de la red en esas condiciones. 
 Otro hito extraordinario, ha sido que la generación fotovoltaica alcanzó el 27,6% de la demanda; robusteciendo las grandes expectativas puestas en esta tecnología en el PNIEC, en los gestores de la red y en los inversores.
 Las redes energéticas, en su parte material, generación y redes han gestionado bien una variación tan abrupta de la demanda y, en parte, desordenada por imprevista, ayudadas por las redes digitalizadas de control y supervisión;
 Las renovables eléctricas han demostrado, en el confinamiento, su fortaleza y el verdadero valor intrínseco, autoabastecimiento, frente a tensiones extremas. Han aportado potencia hasta el techo del 73,0% y han inducido precios umbrales de 17,4 €/MWh, con caídas de precios del -36,1%, respecto a marzo de 2019.
 La eólica, solar (termo-eléctrica y fotovoltaica) e hidráulica, se han amalgamado en una simbiosis para dar una respuesta resiliente a la demanda; precisamente en un periodo de grandes perturbaciones con borrascas continuadas e intensas, aportando una alta hidraulicidad, intensidad de viento que se han complementado con generaciones electro-solares al alza. 
 El sector eléctrico en abril ha llegado al suelo de emisiones mensuales, las más bajas desde 1990, con un valor de 1,7 MtCO2eq, consecuencia de haber alcanzado un techo de generación libre de CO2 del 75,5%. El ratio de emisiones descendió en abril hasta 0,104 tCO2/MWh, mínimo-minimorum peninsular, y su volumen ha sido el más bajo desde 1990.
 La caída de la demanda eléctrica, ha sacado a flote la virtualidad de las renovables al: aumentar su peso hasta el 70,3%; contribuir a la bajada de precios; confirmar la gestionabilidad de la red en condiciones extremas; y contribuir a una reducción substancial de las emisiones de GEI. 
 La demanda de gas natural en marzo cayó el -8,3%; y en abril ahondó esa caída hasta el -23%; llevando a los precios hasta 7,6 €/MWh, -56,6%/abril2019, mínimo histórico, arrastrados por la caída histórica en la demanda eléctrica, de la paralización de las cogeneradoras e industrias en general.
 Los mercados, en general, no consiguen trasladar los precios bajísimos en origen: en electricidad los 20 €/MWh del mercado diario de generación llegan al consumidor a 180 €/MWh; al igual que en los productos petrolíferos con caídas del -55,8% que a los consumidores les llegan extraordinariamente rebajadas. Este traslado de precios bajísimos, en estos momentos especialmente, darían una liquidez esencial a los hogares e industrias. Esto es, una regulación transitoria (peajes, incentivos, cargas, etc.) apoyada en los bajos precios de mercado debería permitir trasladar ésta virtualidad, con la mayor rapidez y peso al consumidor, aportando liquidez a la economía, acelerando una “recuperación con energía”;  El sistema energético y más en concreto el eléctrico en España, está sobredimensionado, en comparación con redes similares de países de la UE: tanto, para estas situaciones de confinamiento con un factor de 6,6; como en situaciones normales con factores de 3,6; y en máximas demandas con el 2,7. Es decir, aporta seguridad de suministro, pero con cargas fijas son muy altas y se trasladan a los precios de suministro.
 La dependencia energética, el reto global en energía, presenta una resistencia estructural a superar la barrera del 70%. Sin embargo, en 2020 se va a traspasar esa barrera por la fuerte caída energética y aflorar con mayor peso los recursos endógenos. Alcanzar el objetivo del 59% a 2030 va a requerir un esfuerzo de inversión extraordinario en eficiencia y en renovables. 
 La electrificación de la economía, estimada en 2019 en el 21,5%, base del PNIEC, que a 2030 propone alcanzar el 27,0%; deberá llevar a cabo un profundo cambio para doblegar la tendencia a la baja de los dos tres últimos años; señalando una desindustrialización profunda. 
 Las caídas tan extraordinarias de precios de la electricidad en los mercados, aunque beneficiosas para la economía a corto, pueden representar un freno a las inversiones en equipos para la descarbonización de la economía, del PNIEC.   Las estimaciones sobre energía-economía que el OS ha realizado, señalan caídas del consumo de energía final para 2020, respecto a 2019, según los tres escenarios analizados graves, severo y profundo de: -4,8%; -7,6% y -10,3%. Estas caídas en energía, se traducirán en un desplome del PIB del -7,6%, -12,2% y del -17,0%; con periodos de recuperación de 12, 14 y 16 meses.  
 La necesaria acción integral y coordinada para superar la crisis y mantener objetivos energéticos a medio plazo tiene soluciones muy estrechas, aun así el OS anota: potencia por deuda, para los escenarios de inversiones en equipos; regulación transitoria de amortiguación de precios en las cadenas de suministro, al objeto de inyectar liquidez; constatando que los mercados en condiciones extremas y de estrés son inestables y la competencia irrelevante. 
 La perturbación energética producida por el Covid19 va a afectar al lanzamiento del núcleo de la política energética de la UE y la nueva estrategia industrial, en España concretada en el PNIEC, especialmente por la necesaria captación de recursos financieros. Se anota que la masa financiera necesaria para la Transición es de unos 200 kM€, del orden de la pérdida del PIB provocada por la epidemia vírica; y, se propone balancear potencias con financiación o deuda;
 Y, finalmente, las caídas abruptas de las emisiones de GEI y partículas, al caer la movilidad, la generación eléctrica fósil, y la actividad industrial ha posibilitado la constatación de una mejora contundente de la calidad de aire durante el confinamiento; sin duda, habrá contribuido también a la recuperación sanitaria de infestados; 
RECOMENDACIONES
 Ajustes en la regulación de los mercados de electricidad y gas para trasladar márgenes de mejora a los consumidores.  Revisión de la planificación a la vista de las perturbaciones producidos por la Covid-19  Robustecer la planificación e innovación de las renovables, tanto eléctricas como térmicas y la eficiencia para impulsar las inversiones en equipos.  Importancia del autoconsumo como estrategia de electrificación de la industria y la movilidad.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Economía

1S2020: El pago por dividendos cae un 68,93%

Las licencias de VTC congeladas

CC AA: Madrid pierde un 10% de su PIB

Aena : aumentan los gastos en 294 M€ por el control sanitario

Trump se digna utilizar la mascarilla

La Rioja decretará el uso obligatorio de la mascarilla

Cataluña a la cabeza de los rebrotes

Lerida cerrada a cal y canto

El trafico aéreo bajo mínimos

AIE: la demanda de crudo caerá

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.