Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

ACEITE DE OLIVA, Cooperativas versus Asociaciones de izquierda.

Hablamos esta semana y al parecer con fuerza, desde todos los actores interesados, públicos y privados, del sector del aceite de oliva. Y la verdad es que salvo, las opiniones que luego veremos, que sobre el tema han vertido las Cooperativas, el resto de los actores interesados en el tema, parece que siguen sin entender nada de lo que está ocurriendo en el sector.

Actualizado 11 junio 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
El MAPA ha vuelto, con sus formas de actuar, a los años 80 del siglo pasado, intentando lo que ya entonces se utilizaba como paradigma en la resolución de los problemas, los “Cultivos Problemas”, entre los que figuraba el olivar y sus producciones. Solo afirmar que nunca creímos en las soluciones que se derivaron de aquellas actuaciones y que, como era absolutamente previsible, en menos de cinco años se demostraron totalmente falaces.
Pero que importa, 40 años después volvemos a lo mismo, volvemos a confiar en que la econometría, con el “ceteris paribus” como axioma, va a conseguir que, el grupo de sabios instalados en el MAPA y en la cabecera de las Asociaciones participantes, encuentren soluciones a los problemas del sector.
Así, ahora ya, desde el MAPA el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, nos ha anunciado ya un paquete de 10 medidas para trabajar, de cara a la próxima campaña 2020/2021, para asegurar la viabilidad y el futuro del aceite de oliva español. Un sector sumido en un desajuste estructural entre la oferta y la demanda, que ha llevado a una crisis de precios y una pérdida de rentabilidad, de la que el olivar tradicional es el más afectado.

Nos propone la necesidad de contar con:
1. Un sistema de autorregulación voluntaria de la producción para las cooperativas (que suponen el 67 % de la producción de aceite de oliva) para inmovilizar hasta el 10 % de su producción cuando las disponibilidades para una campaña sean muy elevadas que redundaría en estabilidad de precios.
2. Una Norma de calidad para fomentar la cosecha temprana. Práctica que influye en una menor producción, pero de mayor calidad.
3. Una Norma de comercialización para regular la producción de aceite de oliva (prestaciones en forma de producto elaborado). De esta forma se podría inmovilizar parte del aceite de oliva producido durante un período de tiempo determinado.
4. Una Nueva norma de etiquetado para el aceite de oliva, que diferencie el virgen extra obtenido a través de sistemas de producción ligados al olivar tradicional, de gran valor social y medioambiental.
5. Una Nueva norma de calidad para el aceite de oliva. Real decreto que ya está en tramitación y cuyo objetivo es mejorar la calidad y trazabilidad del aceite de oliva y reforzar su control.
6. La Promoción del consumo de aceite de oliva. Aumentar la dotación presupuestaria para realizar más campañas sobre todo en la UE y en mercados terceros para difundir el aceite de oliva, producto muy saludable y emblema de la Dieta Mediterránea.
7. La nueva PAC. Apoyar las externalidades positivas del olivar tradicional a través de la ayuda básica a la renta de la nueva PAC y mediante los ecoesquemas aplicables a los cultivos leñosos.
8. Desarrollar un programa específico de apoyo al sector del aceite de oliva en la futura PAC. Dotado con fondos del primer pilar y con medidas, similares a las del sector del vino, con capacidad de regular la oferta, así como para incentivar la calidad y la promoción.
9. Incrementar la superficie de olivar ecológico en 2030 en el marco de la nueva PAC con incentivos que permitan, al menos, triplicar la superficie de olivar ecológico en el horizonte 2030.
10. La nueva PAC. Apoyar la reestructuración del olivar tradicional para reducir los costes de producción. Estas explotaciones están muy atomizadas y dispersas. A través de los fondos del desarrollo rural se puede incentivar cambios estructurales que pongan en valor su producción y aminoren sus costes.
Por supuesto que, en lo anterior nos dicen desde el MAPA, han participado las organizaciones profesionales agrarias (Asaja, COAG y UPA), Cooperativas Agro-alimentarias, Organización Interprofesional del Aceite de Oliva, sector industrial, Sectorial Nacional del Aceite de Oliva Virgen con Denominación de Origen, así como el sector de la aceituna de mesa (Asemesa e Interaceituna).
Es decir que de lo que se trata para la próxima campaña es que los productores, fundamentalmente las Cooperativas regulen, mejor dicho, reduzcan la oferta y que, después, en dos o tres campañas, ya veremos las evoluciones de la oferta y la demanda se resolverán los problemas, de calidad, etiquetado, trazabilidad y promoción del consumo, responsabilidades directas y casi exclusivas de las Administraciones públicas, MAPA y UE. Pues qué bien, no. Y para eso se necesitan reuniones y más reuniones, porque si las Cooperativas logran reducir la producción hasta que la oferta recupere lo perdido para qué seguir… …
Insistimos solo las Cooperativas andaluzas han publicado con el previsible cabreo de las organizaciones de izquierdas, en este caso la UPA, algunas propuestas, con cabeza y racionalidad, dignas de consideración.
 
Veamos:
“El Consejo Rector de Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía acaba de manifestar la indefensión de sus entidades asociadas a la hora de aplicar la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria, que obliga a vender siempre por encima de costes de producción, ajena a la realidad del sector agroalimentario en su conjunto, en el contexto de un mercado globalizado, bajista y donde impera la competencia desleal.
Consideran que hay realidades que el Ministerio de Agricultura ha obviado a la hora de configurar esta reforma bienintencionada, pero imposible de llevar a la práctica sin provocar perjuicios mayores al sector agroalimentario español.
Las cooperativas agroalimentarias reivindican su actividad en un mercado globalizado con directrices marcadas por Europa y la Organización Mundial del Comercio (OMC), donde se permiten las importaciones de terceros países, con menores costes de producción y precios de venta más competitivos, como consecuencia del empleo de mano de obra mucho más barata y exigencias medioambientales y de calidad considerablemente más laxas que las de Europa.
Ponen como ejemplo que si el coste de producción de un kilo de aceite de oliva, según el COI, varía entre los 2,05 euros en plantaciones superintensivas y los 3,45 en sistemas tradicionales de alta pendiente de secano, y, además, un kilo de aceite de Túnez vale 1,50, ¿qué puede suponer la aplicación de la Ley de la Cadena en un mercado de volúmenes y claramente excedentario y bajista como el actual? ¿Poner más trabas a la compra de aceite español y marginar al menos rentable?, se preguntan.

 
En segundo lugar, consideran imprescindible tener en cuenta que las producciones de terceros países no solo llegan a España sino también a cualquier otro punto del planeta, por lo que aplicar la Ley de la Cadena Alimentaria supone de facto la salida de las producciones españolas de muchos de esos mercados, en los que no podrán competir por precio. El sector agroalimentario español es eminentemente exportador, siendo en la actualidad la cuarta potencia europea en ventas exteriores y la octava del mundo, “por lo que el descalabro puede ser mayúsculo”, aseguran.
Por ello, las cooperativas como el resto de las empresas, tienen que operar con inteligencia en los distintos mercados, para que sus resultados globales sean positivos, lo que les lleva a vender a diferentes valores, según los destinos. Además, las realidades de los cientos e incluso miles de socios que tienen algunas cooperativas son completamente dispares; unos socios pueden tener plantaciones tradicionales y poco competitivas, mientras otros pueden disponer de explotaciones tecnificadas y muy eficientes, lo que hace que los costes de producción en unos casos y otros sean radicalmente distintos, a lo que hay que añadir la diferenciación por calidades.

Para Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía “obligar a vender por encima de costes de producción no es la solución a los problemas de rentabilidad del campo español y conlleva más perjuicios que beneficios, como pueden ser el fin de las explotaciones menos rentables o el remplazo de los productos españoles por otros más competitivos en los mercados interiores y exteriores, como ocurre en España con el tomate marroquí o se está sufriendo en Estados Unidos a causa de los aranceles”.
Medidas que sí funcionarían
Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía considera esta ley “un error mayúsculo” en los términos que se ha planteado, "al mostrar un desconocimiento total del funcionamiento de los mercados" e insta al Ministerio de Agricultura a rediseñarla y trabajar en otras medidas que sí repercutan en la subida de precios, como pueden ser:
. Control de fronteras
. Persecución del fraude en el etiquetado
. Adecuación de la oferta a la demanda
. Mecanismos ágiles de almacenamiento y retirada
. Reestructuración de explotaciones
. Reconversión varietal
. Infraestructuras y eficiencia hídrica
. Fortalecimiento de las estructuras cooperativas
. Campañas de promoción
. Impulso a la exportación y ayudas a la internacionalización
. Gestiones diplomáticas que devuelvan al sector el mercado americano y el ruso
. Apertura de nuevos destinos, etc.”
 
Está claro, pues al parecer no y como era esperable, dado el ataque directo de las Cooperativas a la solución “Cadena”:
“UPA Andalucía ha sido quien ha dado la primera respuesta a las afirmaciones “tendenciosas” vertidas por determinados expertos, industriales, envasadores y especuladores, en las que vienen a concluir que la modificación de la Ley de Cadena Alimentaria “presenta una cara negativa”,  que la misma “complica a todos y beneficia a muy pocos”, metiendo miedo a los agricultores diciendo “que viene Hacienda”, vaticinando que “el olivar tradicional no tiene futuro con la nueva ley” o expresando afirmaciones tan vergonzosas como que “vender por encima de costes de producción no es la solución para el aceite de oliva”.
En contraposición a estas declaraciones, la organización agraria ha querido manifestar todo lo contrario dando una primera respuesta a un debate sobre la Ley de Cadena Alimentaria que está por abrir, afirmando que “la nueva ley viene a beneficiar a muchísimos dentro del sector productor, y no favorecerá a los especuladores, esos que se oponen lógicamente y de manera interesada a los cambios de la ley para seguir haciendo su agosto a costa del sector primario, apropiándose de todo el margen de beneficios y pagando al agricultor precios ruinosos. Además, denotamos un amplio y preocupante desconocimiento del Real Decreto Ley ya que este no obliga a vender por encima de costes, lo que obliga es a no comprar por debajo de los mismos, que es muy diferente.
Ni más ni menos, prosiguen desde UPA Andalucía, “la nueva modificación legislativa ampara al 70% del olivar de Andalucía, el olivar tradicional, que percibe a día de hoy por su aceite 1,89 € por kilo de media, lo que no da ni para cubrir costes de producción, costes que se asientan según el Consejo Oleícola Internacional en torno a los 2,70 € para este sistema de producción mayoritario (a la vez que indispensable por cuanto produce un volumen de aceite absolutamente determinante en la producción nacional) y sin el cual no se podrían abastecer, ni de lejos, las necesidades del mercado. Estos son datos objetivos que se pueden cotejar y que evidencian sí o sí la necesidad de la ley”.

Pues, querido Planas, a resolver el contencioso creado, nosotros te decimos que, en este tema, estamos en total acuerdo con las Cooperativas, pero tú ¿dónde estás?
Nos tememos que como siempre, a tu “luna de Valencia”, porque tal como has respondido con tu propuesta-decálogo, vuelves a demorar las soluciones a la espera que la UE te saque del atolladero.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Por favor Planas, no más embelecos.

Vivimos inmersos en una tremenda manipulación climática.

Sobre la anunciada reforma de la Ley de la Cadena.

"cuando las barbas de tu vecino, el "fracking", veas quebrar, pon tus

Nuevo embrollo en el sector oleícola español.

¡Quo Vadis! Francisco.

De nuevo, ¿bioetanol en Castilla-León?

¿Es posible la contumacia sobre los biocombustibles? Sí

Contumacia en el Barco 2.

¿Hacia la colectivización del Sector Agrario Español?

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.