Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > Copas

¿El consumidor prefiere bebidas premium aunque cuesten más dinero?

tonic

Hay quien considera que lo más apreciado en nuestra sociedad es el dinero, pero bajo mi punto de vista, lo más deseado y más valorado es el tiempo. La nuestra se ha convertido en una sociedad que vive deprisa, sentimos que tenemos poco tiempo y a menudo tenemos la sensación de malgastarlo.

Actualizado 27 junio 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Guillem Boira, CEO de The Original Tonic
  
La vida acelerada de las grandes ciudades, los largos desplazamientos hasta el trabajo, la conciliación familiar; pero también el deseo de vivir intensamente y el acceso a mucha oferta de actividades que nos satisfacen, son los protagonistas del día a día en la adultez media.
Y en este contexto, si algo tenemos claro los españoles es que, tras el trabajo o los fines de semana, nos gusta desconectar, y disfrutar intensamente de nuestro tiempo libre que se convierte, sin duda, en uno de nuestros bienes más preciados. Siempre ha sucedido que de pequeños, hemos disfrutamos el tiempo libre al máximo, pero cada vez se alarga más esta circunstancia y el conocido “síndrome de Peter Pan” está presente en gran parte de nuestra sociedad adulta.

Desde tiempos remotos, los teatros, espectáculos o fiestas populares se han encargado de reunir a cientos de personas para compartir un rato de diversión, pero en la actualidad , ya no son esas celebraciones excepcionales, sino un elemento casi cotidiano más del que disfrutar. Y esto hace que exista mayor oferta y un mayor acceso, y por tanto que hoy por hoy estos planes se hayan vuelto mucho más selectos. En este viaje nos influyen herramientas muy positivas como las nuevas tecnologías, las redes sociales, el acceso universal al conocimiento, las grandes posibilidades de movilidad a precios reducidos, pero también algunas sombras como el stress, la dificultad de profundizar relaciones o el espejismo de vida perfecta mostrado por influencers y celebrities. Lo que está claro es que la importancia del lifestyle ha llegado a nuestras vidas y cada vez lo hace con más fuerza; nos gusta gustarnos y eso es positivo ya que nos empuja a ser nuestra mejor versión, ir bien vestidos, cada uno con sus gustos claro; hacer viajes de ensueño, visitar nuevos lugares,  ir a los locales de moda de las ciudades… Sabiendo que podemos sonar superfluos podríamos decir que hemos entrado en una espiral de planes chic de la que cuesta salir, pero en realidad significa que queremos disfrutar de la vida y queremos hacerlo con el tiempo limitado que tenemos, y eso nos lleva a disfrutarlo con productos cada vez de más calidad, cada vez más premium. Y otra diferencia con respecto a hace unos años es que esta forma de vida se ha extendido y no queda solo al alcance de los bolsillos más selectos.

Si nos fijamos en una de las últimas encuestas de presupuestos familiares del INE, descubrimos que los españoles gastamos 4.263 euros anuales en tiempo libre (un 16,7% del gasto anual), de los cuales, 1.791 se invierten en ocio y cultura y 2.472 euros se destinan a restaurantes y hoteles.
Ahora bien, ¿por qué tipo de restauración apuesta el ciudadano de clase y edad media? Los restaurantes más aclamados de las principales ciudades de nuestro país ya están, en su gran mayoría, al alcance de casi todos, y esto se debe a que cada vez nos importa menos gastar dinero en el sector de la restauración y los adultos de mediana edad, con una estabilidad económica y profesional, apuestan por comer en sitios reconocidos y de calidad, en sus ratos libres y de ocio. Con ello, viene la elección de disfrutar de los espacios más trendy, los platos y alimentos de moda y, cómo no, de las bebidas que también lo son.
Sin duda, en este aspecto, el gintonic no puede pasar desapercibido. Una de las bebidas más aplaudidas del momento, protagonista de reuniones con amigos, largas sobremesas o tardes y noches en terrazas y bares de moda… Ahora bien, ¿el consumidor final prefiere apostar también por bebidas premium aunque cuesten más dinero?

Los especialistas del canal horeca nos damos cuenta, cada vez más, que esto es así. La calidad cada vez tiene más valor y los clientes prefieren disfrutar de la misma en cada plato, en cada trago y en cada momento de su tiempo de ocio. Y, dentro de este sector, ocurre lo mismo con los spirits y los mixers premium.
A la hora de consumir una tónica, la gente huye; y aun debería huir más, del producto económico básico que, pese a refrescar en el momento, les va a provocar malestar, acidez o dolor de cabeza si va mezclado con alcohol. Los paladares, y también el resto de nuestro cuerpo, son cada vez más exigentes y exquisitos, y la realidad es que la calidad marca la diferencia. Apostar, en este caso, por una burbuja fina, por sabores innovadores o productos que sorprendan y, sobretodo, sienten bien te tomes una o más copas, siempre acaba siendo la elección preferida por el consumidor.

En definitiva, nos encontramos en una situación en la que el trabajo y resto de obligaciones ocupa la mayor parte de nuestro tiempo y esto hace que, cuando tenemos momentos de ocio, queramos apostar por los planes más top o que más bienestar nos puedan aportar. Como ya he comentado estamos en la era de la globalización, internet y la industria 4.0 que hace que todo esté a nuestro alcance; y eso es parte indiscutible de nuestra vidas, lo que nos convierte en consumidores exigentes a todos los niveles y, en la medida de lo posible, no nos importa pagar más si vamos a disfrutar de calidad.
Por cuestiones de autoestima, de cuidado de nuestra salud, de aprovechar la vida que se nos ha dado, de conciencia medioambiental y de conciencia relacional, está claro que vivimos en el menos es más y eso significa que la calidad está por encima de la cantidad y que deseamos disfrutar de cosas realmente buenas, cosas realmente Premium. 
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Copas

Vuelve el Jardín de Diana

Madrid recupera dos de sus mejores barras

Cervezas en growler, el último must para combatir el calor

La ginebra más premiada del mundo, Martin Miller

La cerveza verde lanza una nueva 0.0

Desconfinarse con vermut

Descubre la historia de tu whiskey irlandés favorito

¿Cómo afectará la pandemia al sector de las bebidas espirituosas?

*Los Vermut Flowers harán de mayo florido y hermoso*

La producción de cervezas artesanas caerá por vez primera en 2020

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.