Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Día a día del sector
Semana del 20 al 27 de septiembre de 2020.

Seguimos centrados en el futuro de la PAC

Esta semana ha estado dominada, informativamente por la reunión del Consejo de Ministros de Agricultura de la UE para seguir intentando consensuar el futuro de la PAC.  Según el resumen de la reunión, que nos comunica la propia Moncloa, en el primer debate de la reunión, España se ha decantado por apoyar a la presidencia alemana en su intento de llegar al necesario acuerdo durante el próximo mes de octubre. 

Actualizado 1 octubre 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Nosotros creemos que será francamente complicado cerrar el tema con la urgencia reclamada por la presidencia alemán, pero no obstante sí que creemos necesario que se concluya de una vez lo iniciado hace ya más de dos años. Hay que dar estabilidad y futuro al mundo rural que no puede estar pendiente de si son galgos o podencos, si regirá su mundo por una visión empresarial o seguiremos jugando al bioecologismo, más miope, a costa de sus futuros.

Comentarios.
En la reunión también se trató de un tema que para nosotros los españoles es absolutamente fundamental, “el comercio internacional y los tratados con terceros países”. Y aquí al parecer, según nos dice el gobierno, Planas pidió, ¡qué esfuerzo más tremendo!, reciprocidad en los acuerdos comerciales. Seguimos igual, la UE en todos sus acuerdos comerciales, siempre luce su decadencia. En todos los casos la UE cede todo lo cedible a costa del sector agrario, que después intenta, tras meses de lucha y nunca lo consigue, reponer su situación. 
En lo que sí estamos de acuerdo con Planas es en su intento, a través de una declaración conjunta, de ir en estos temas de la mano de las intenciones francesas. Ya lo dijimos la pasada semana hablando de la paralización, sin término, del Acuerdo con Mercosur, la UE “está controlada y dominada por alemanes y franceses”, de manera que acercarnos al “sol que más calienta”, no es nada criticable o sí.  

Tras intentar recrear, a niveles autonómicos, el más que necesario Servicio Nacional de Extensión Agraria, nos encontramos ante la oportuna necesidad de recrear el IRYDA.  
“El Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (Iryda) fue un invento de Franco, gracias al cual decenas de miles de familias hambrientas de la España rural obtuvieron una casa, tierras y los aperos necesarios para poder cultivarlas. Trescientos poblados se crearon en toda España, y millones de hectáreas yermas se convirtieron en regadíos gracias a los acueductos trazados simultáneamente para que estas familias pudieran cultivar la tierra con plenas garantías de rentabilidad. Muchos de estos pueblos cuentan hoy con varios miles de habitantes, descendientes de aquellos primeros colonos que el franquismo instaló en sus territorios de origen para que no fuera necesario emigrar.
Junto con este ambicioso plan para fijar la población rural se llevaron a cabo numerosas obras hidráulicas, gracias a las cuales se llevó agua a territorios donde la escasez hídrica (“la pertinaz sequía”, que decía Mariano Medina en el Telediario) hacía inevitable la emigración a las grandes ciudades o al extranjero para poder simplemente subsistir.
Gracias a este vasto plan de apoyo al mundo agrario, los obreros del Levante español tuvieron trabajo y ya no se vieron obligados a emigrar cada año al noreste del país en la temporada de la fruta de pepita y al sur de Francia para la vendimia, únicas fuentes de ingresos cuando se acababa el verano. Miles y miles de agricultores y sus familias se vieron beneficiados por estos planes de desarrollo del franquismo. Entre ellos, mi padre. Y, en consecuencia, yo.
Ahora que el Gobierno pretende exterminar todo recuerdo de la dictadura convendría saber qué van a hacer Sánchez e Iglesias con ese legado del franquismo. ¿Demolerán los poblados del Iryda, los embalses y los trasvases, o la dinamita es solo para la cruz de Cuelgamuros?
Como los dirigentes socialistas de ahora son hijos y nietos de familias que vivieron muy bien durante el franquismo, no saben lo que pasaba en la España pobre de los años 60. Tampoco parece que les importe, pero deben saber que, por más que traten de imponer la mentira por ley, hay todavía un par de generaciones, nacidas en esos pueblos de España, que conocen bien lo que pasó.”
Pablo Molina dixit.
Veremos también la recreación del IRYDA… … ”chi lo sa”.


No sé ustedes, pero nosotros sí que estamos muy preocupados, con el impresionante silencio de, la otrora pajarera y ominosa ministra de la cosa medioambiental, Teresa Ribera que, hace meses, no se callaba ni debajo del agua. Y por qué está tan callada la soprano Ribera, lo hemos preguntado y nadie nos ha dado razón del hecho.
Sin embargo, hace unos días, la prensa nacional, en concreto el ABC, trasladaba a la opinión pública que:
 “la actual vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera Rodríguez, dirigió para Isofotón la implantación del proyecto estratégico de la fábrica de placas solares con Samsung que la Junta de Andalucía financió con un préstamo irregular de 8.395.845 euros en agosto de 2012.Las inversiones que justificaron la concesión del crédito millonario no se hicieron realidad y los compromisos de gasto se incumplieron, pero Isofotón, hoy en liquidación, nunca devolvió el dinero prestado. Entre 2007 y 2012, la Junta engrasó las bisagras de la que se convertiría en la «puerta giratoria» de Ribera con una lluvia de ayudas directas, avales y préstamos por un montante de 80,5 millones de euros”.
¿Será esta la causa del silencio de la Ministra? Tenemos ante nosotros un nuevo caso de estafa al amparo de las subvenciones energética… … 


Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía analizó, días pasados, el Proyecto de Real Decreto por el que se establecen las normas básicas para la aplicación del artículo 167 bis de la Organización Común de Mercados (OCM). La propuesta, segunda que presenta el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que se halla en período de consulta pública, recibió el rechazo de todas las cooperativas.
El MAPA lo que propone, nos dicen, es regular la producción más que el mercado. Además, establece para la aplicación obligatoria de la retirada de aceite unos umbrales irreales de producción y disponibilidades. Tanto es así que la medida, a pesar de no contar con financiación alguna, ni nacional ni comunitaria, no podría haberse aplicado en la campaña 2019-2020 en la que, por el contrario, la Comisión Europea sí ha permitido la activación del almacenamiento privado subvencionado por perturbación del mercado.
Para que en la próxima campaña 2020-2021 pudiera aplicarse la retirada obligatoria, el aforo oficial debería superar 1,65 millones de toneladas de aceite de oliva, una cifra que dista mucho de producción prevista y de los valores medios (en torno a 1,30 millones de toneladas), por lo que la norma nace ya muerta, perjudicando aún más al sector.
Además, el Ministerio intenta decidir en qué región o regiones de producción se aplicaría, así como a qué olivicultores y operadores, por lo que no se trataría de una medida obligatoria para el conjunto del sector, de modo que se producirían agravios comparativos entre unos y otros… …
Un nuevo disparate del MAPA, qué le vamos a hacer… …

Noticias.
-Consejo de Ministros de Agricultura de la UE
Luis Planas apoya a la Presidencia alemana para cerrar un acuerdo sobre la PAC en octubre.
Este ha sido el principal mensaje, en el primer bloque temático del debate, dedicado a analizar los aspectos pendientes de los Estados miembros de cara a un posible acuerdo en octubre.
Otro de los bloques temáticos principales abordados ha sido el comercio internacional y los acuerdos con terceros países. España es un país exportador de alimentos que entiende y necesita la apertura de mercados, sin embargo, ésta no puede alcanzarse a cualquier precio. En este sentido, Luis Planas ha demandado reciprocidad en los acuerdos comerciales.
Tramo final para la PAC
Ha confiado en que en el próximo consejo de ministros de octubre se pueda aprobar el paquete legislativo y concluyan así las negociaciones entre los Estados miembros que se inició en julio de 2018, para que la Comisión Europea y el Parlamento puedan afrontar la negociación de los reglamentos, que tendría que estar concluida a principios del próximo año.
España ha apoyado la denominada arquitectura verde de la PAC, en la que los ecoesquemas deben ser un elemento obligatorio para los Estados miembros y voluntario para agricultores y ganaderos. Debe destinarse un porcentaje mínimo de los pagos directos a esta finalidad, aplicable en toda la UE. Asimismo, teniendo en cuenta que los ecoesquemas se podrán implantar progresivamente, es necesario prever la flexibilidad necesaria entre intervenciones, para evitar que queden fondos sin utilizar.
Planas ha valorado la propuesta de la Presidencia alemana de poder aplicar de manera voluntaria la reducción progresiva de las ayudas, en línea con la propuesta inicial de la Comisión y hacerla compatible con la limitación de los pagos a partir de 100.000 euros, acordada en el Consejo Europeo de julio.
Durante el debate también se ha abordado la posibilidad de establecer un porcentaje mínimo para las superficies de interés ecológico destinado a fines no productivos. El ministro ha apoyado mantener el porcentaje actual del 5 %.
Luis Planas ha apoyado igualmente los avances realizados para simplificar el Nuevo Modelo de Aplicación (New Delivery Model) para conseguir el equilibrio necesario para asegurar el control del gasto sin incurrir en cargas administrativas adicionales.
Ha mostrado su respaldo a la propuesta alemana para que el presupuesto del Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), correspondiente al fondo Next Generation, se asigne a los programas de desarrollo rural ya existentes durante 2021 y 2022. España ha pedido, además, cofinanciación del 100% para estos fondos.
Declaración conjunta de los ministros de Francia y España
Luis Planas ha presentado hoy en el Consejo, junto al ministro francés de Agricultura y Alimentación, Julien Denormandie, una declaración institucional conjunta sobre la futura PAC.
En ella, España y Francia urgen a llegar a un acuerdo político durante la presidencia alemana y subrayan que es necesario contar con una política agraria fuerte, que ha salido con un presupuesto reforzado, tras el acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo del 21 de julio. Además, remarcan que es necesario simplificar su nuevo modelo de aplicación.
Insisten en que hay que preservar un marco común para la agricultura europea, mantener la integridad del mercado único y evitar los riesgos de competitividad de las producciones de los Estados miembros. En la declaración se recogen los puntos comunes de acuerdo relativos a la arquitectura medioambiental de la PAC, ecoesquemas y superficies de interés ecológico.
Recalcan que, además, debe recoger la situación específica de las regiones ultraperiféricas, manteniendo el presupuesto del Programa de opciones específicas por la lejanía y la insularidad (Posei).
También recogen, entre otros aspectos, que la inclusión de la igualdad de género entre los objetivos específicos de la PAC debe permitir el diseño de intervenciones específicas en los planes estratégicos de los Estados miembros para abordar las necesidades de las mujeres en las zonas rurales.
Comercio internacional
Luis Planas ha manifestado que la política comercial de la UE en materia de agricultura ha permitido al sector agroalimentario español crecer en valor, pero que también es imprescindible analizar en profundidad los acuerdos por los impactos concretos que pueden tener en sectores específicos y la vulnerabilidad derivada de la exposición a la competencia externa.
A España le preocupa el contenido de las ofertas intercambiadas por la Comisión Europea con Nueva Zelanda y Australia y espera la publicación anunciada por la Comisión sobre el impacto, por sectores, de los acuerdos con Japón, México y Mercosur.
El ministro ha apuntado que se debe saber compatibilizar el modelo alimentario que exigen los consumidores a los productores europeos, basado en la salud, la preservación medioambiental y el bienestar animal, con los acuerdos con terceros países. Y ha ido más allá al señalar que estos acuerdos deberían servir también para extender el modelo de producción europeo.
Sobre el Brexit, ha transmitido el apoyo de España a la CE y a los negociadores por el "extenuante trabajo que están realizando". Ha mostrado su confianza en los mecanismos de la PAC, "si las previsiones más negativas se materializan".
Otro importante acuerdo buscado por España y Europa es el que ponga fin al conflicto con Estados Unidos por los aranceles que penalizan a varios productos alimentarios.
Otras propuestas apoyadas por España
El ministro ha apoyado la petición de la República Checa para que la CE lleve a cabo un estrecho seguimiento de la evolución de los mercados de carne de porcino tras la declaración de algunos focos de peste porcina africana en Alemania. Ha explicado que es necesario mantener la máxima vigilancia de la situación epidemiológica, así como de la evolución de los mercados.
España se ha adherido a la declaración propuesta por Francia en favor de los cultivos proteicos en el ámbito de la PAC, al considerar que Europa debe contar con herramientas que estimulen la producción interna para mejorar la autosuficiencia del continente, aunque esta no pueda ser absoluta.
Luis Planas también se ha referido al etiquetado frontal y etiquetado de origen de los alimentos para afirmar que, como en otros aspectos en esta materia, debe existir una armonización de ámbito europeo que garantice el correcto funcionamiento del mercado único y que no genere confusión al consumidor.
La Moncloa.





-La recta final de la PAC: Los cuatro ejes básicos que planteará Alemania para el debate europeo de esta semana.
El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, aseguraba esta semana en el Consejo Consultivo de Política Agraria que “las negociaciones sobre la reforma de la Política Agraria Común entran en su recta final”, pero eso no obvia que no será como pronto hasta otoño del próximo años cuando España pueda presentar su Plan Estratégico Nacional a la Comisión Europea. Un Plan cuyo proyecto, de momento, llega cargado de críticas desde Andalucía a los planes del ministro, tanto por la posibilidad de que se quiten los derechos históricos, como por la reducción de las regiones, el pago por hectárea y la definición de agricultor profesional.
Y aunque otras CCAA sí se han mostrado más acordes con las propuestas de Planas, lo cierto es que queda mucho por debatir ya que la recta final aún está lejos. De hecho, la presidencia alemana ha lanzado una serie de cuestiones como eje del debate europeo de la PAC de esta semana que se reducen en cuatro aspectos.
 Eco-esquemas. España comparte que sean obligatorios para todos los Estados, que cuenten con un presupuesto mínimo y una reserva de fondos del primer pilar y que tengan flexibilidad financiera, especialmente en un primer momento. Así, el margen de maniobra de cada país será mayor y se evitará tener fondos sin gastar. El ministerio apuesta, además, por desarrollar un mecanismo que permita transferir fondos de los eco-esquemas a otros pagos directos para evitar la pérdida de recursos.
Condicionalidad. La posición española es que cada Estado fije el porcentaje mínimo de superficie no productiva de acuerdo con sus especificidades. En todo caso, si tuviera que haber uno común para toda la UE, este debería ser del 5% para las tierras de cultivo.
Ayudas directas. Con respecto al tope de ayudas, se ha presentado la interpretación de la Presidencia alemana, tras el Acuerdo del Consejo Europeo de julio, acerca de la posibilidad de introducir una reducción progresiva de los pagos a partir de 60.000 euros hasta el máximo de 100.000, que sería aplicable a la Ayuda Básica a la Renta, en base al acuerdo alcanzado en el Consejo Europeo de julio.
Reglamento de disposiciones transitorias. La presidencia alemana quiere que esté publicado en breve. De esta forma, ha afirmado, quedará garantizada la continuidad de los pagos de la PAC en 2021 y 2022. Se ha apoyado la inclusión de los fondos procedentes del instrumento Next Generation en el reglamento de transición, para que los gastos se puedan comprometer con cargo a los actuales programas de desarrollo rural durante los años 2021 y 2022. Además, ha señalado, el sector agroalimentario también recibirá fondos del Plan de Recuperación. Lo dicho, la recta final aún está lejos.
Agroinformación.




-La actual vicepresidenta cuarta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera Rodríguez, dirigió para Isofotón la implantación del proyecto estratégico de la fábrica de placas solares con Samsung que la Junta de Andalucía financió con un préstamo irregular de 8.395.845 euros en agosto de 2012.
Las inversiones que justificaron la concesión del crédito millonario no se hicieron realidad y los compromisos de gasto se incumplieron, pero Isofotón, hoy en liquidación, nunca devolvió el dinero prestado. Entre 2007 y 2012, la Junta engrasó las bisagras de la que se convertiría en la «puerta giratoria» de Ribera con una lluvia de ayudas directas, avales y préstamos por un montante de 80,5 millones de euros.
ABC.




-Dos millones de empleos han desaparecido de la agricultura, la ganadería y la pesca desde 1976, una pérdida que ha afectado al medio rural, que además ha quedado «al margen de la feminización y del vuelco educativo» provocando lo que ahora se llama la España Vaciada.
Así lo refleja un análisis difundido este lunes por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que toma los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) para describir la «extraordinaria caída» del empleo en el sector primario en las últimas décadas, que se ha saldado con millones de empleos que han desaparecido.
Si en 1976 había 2,6 millones de personas ocupadas en el sector y representaban más del 20 % de la ocupación total, en 1991 no llegaban a una décima parte (1,3 millones) y en 2007 cayeron a 801.000.
Desde entonces, la proporción se ha estabilizado en alrededor del 4% del total de la ocupación, con 734.000 ocupados en 2019.
Para Funcas, el medio rural ha quedado al margen de dos procesos que han caracterizado la evolución del mercado de trabajo, como son la feminización y los cambios en la educación.
Mientras que desde finales de la década de 1980 la proporción de mujeres ocupadas en los distintos sectores ha crecido con rapidez -en 2019 había 87 mujeres por cada 100 hombres-, en el sector agrario la proporción ha descendido, con 30 mujeres por cada 100 hombres en 2019, frente a las 40 mujeres por cada 100 que había en 1976.
Respecto al nivel educativo, quienes trabajan en el sector primario dedican una media de años al estudio bastante más baja, de tres años menos que los ocupados en el resto de sectores.
A juicio de la fundación, la incapacidad de las áreas rurales para alcanzar los estándares de calidad de vida, de servicios y oportunidades que ofrecen los entornos urbanos ha reforzado el modelo de hábitat de baja densidad característico de nuestro territorio.
Si la población estuviera distribuida de manera homogénea por toda España, la mitad viviría en localidades de menos de 10.000 habitantes y, sin embargo, estos municipios solo concentran el 20 % de la población, pese a suponer un 80% del territorio.
Agroinformación.




-LA UNIÓ de Llauradors ha detectado, por segundo año consecutivo, la presencia de materias activas de pesticidas en los cítricos de Sudáfrica y países de Mercosur (fundamentalmente Argentina y Uruguay) cuyo uso está prohibido en la Unión Europea, tal y como revelan las analíticas efectuadas.
La organización ha procedido de nuevo a la compra en supermercados de la Comunitat Valenciana de cítricos procedentes de Sudáfrica y Mercosur -que son los que actualmente se pueden encontrar de forma generalizada- y los ha llevado a analizar a un laboratorio homologado.
Las pruebas analíticas son contundentes otra vez y de las diez muestras analizadas por LA UNIÓ hay que significar que el 40% contenía 1 o 2 materias activas prohibidas en la Unión Europea. Entre otras sustancias se encuentra la carbendazima ya detectada el año pasado, cuyo uso se encuentra prohibido en la UE desde junio de 2016; y como novedad se ha descubierto en esta ocasión también el propiconazol, cuyo periodo de gracia para su prohibición definitiva expiró también en marzo de este año.
Cabe destacar asimismo que en algunos de los cítricos analizados de un destacado importador -limones de Argentina- hay hasta 11 materias activas de pesticidas, lo que pone de manifiesto que son menos sostenibles desde el punto de vista medioambiental que los nuestros. No se entiende además como los supermercados europeos limitan en teoría la presencia en sus frutas a 4 o 5 materias activas y los de allí contengan esa cifra tan elevada.
LA UNIÓ insta de nuevo a importadores -la mayor parte de ellos de reconocido prestigio en el sector citrícola- y a las cadenas de distribución a que rechacen aquellos cítricos de sus proveedores que contengan materias activas de pesticidas que no se pueden emplear en el ámbito de la Unión Europea. Así, tanto los importadores como los supermercados darían muestra de sensibilidad hacia los agricultores valencianos, pero sobre todo ante los consumidores.
Carles Peris, secretario general de LA UNIÓ, lamenta los fallos en los controles que impiden detectar esas materias activas. “Nosotros, una organización agraria valenciana, con unas simples analíticas lo hemos visto fácil y sin embargo ni en frontera las autoridades comunitarias y las de los Estados miembros -lo que revela falta de inspección y el coladero existente-, ni tampoco en controles internos de importadores y supermercados se han dado cuenta”.
Peris indica que “se vuelve a demostrar con los resultados de las analíticas que estamos ante una situación de competencia desleal, discriminación y pérdida de competitividad para nuestros productores y también de fraude y burla para nuestros consumidores”. Apela el secretario general de LA UNIÓ a “la reciprocidad porque nosotros cultivamos bajo las normas más estrictas a nivel mundial, mientras otros ni son tan sostenibles ni seguros. No podemos consentir que entren cítricos importados de países terceros con de materias activas cuyo uso está prohibido en la Unión Europea”.
LA UNIÓ afirma que países como Sudáfrica utilizan estas materias activas, cuyo uso está prohibido en la citricultura europea, para conservar la fruta durante el transporte en sustitución del tratamiento en frío que es el que garantizaría eficazmente que no entraran organismos nocivos en nuestra citricultura como es el caso de la Thaumatotibia Leucotreta. “Y lo más lamentable de todo -asevera Peris- que cuentan con el beneplácito de las autoridades europeas que no hacen nada por evitarlo”.
UNIÓ de Llauradors.





-El pasado mes de mayo, la Comisión de la UE presentó la tan esperada estrategia "De la granja a la mesa" dentro del marco del Pacto Verde Europeo o Green Deal, tras unas semanas de retraso por la pandemia de coronavirus.
Como era de esperar, a los agricultores y ganaderos, y a toda la cadena de valor alimentaria, se les insta a dar un paso más para cumplir con mayores compromisos medioambientales y de cambio climático que lo realizado hasta ahora.
Aunque en principio, y sin conocer los detalles del documento, muchas voces del sector se alzaron en previsión de más implicación y compromiso, sobre todo porque estas nuevas exigencias serían un agravio comparativo en relación con la producción agroalimentaria de terceros países, a los que no se les exige, ni se les puede exigir, la misma implicación medioambiental.  Pero tampoco por razones obvias, se les puede exigir lo mismo en el plano social o económico, todas ellas pilares fundamentales para lograr cualquier objetivo de sostenibilidad.
El malestar previo del sector, ya viene de antes y tiene mucho que ver con la negociación del futuro Marco Financiero Plurianual 2017-2021 de la Comisión Europea, cuya propuesta prevé importantes recortes tanto en los fondos para subvenciones directas de la PAC (Política Agrícola Común de la UE) como en los destinados a financiar las distintas medidas de su segundo pilar:  el desarrollo rural, que se añaden a los recortes previstos en los fondos de cohesión, ligados en muchos aspectos al territorio.
Pero transformar el sector actual, modernizarlo y adaptarlo al nuevo paradigma climático no es una tarea fácil. Esta transición requiere un enfoque colectivo en el que participen las autoridades públicas de todos los niveles de gobierno (incluidas las ciudades, las comunidades rurales y costeras), los actores del sector privado en toda la cadena de valor alimentario, las organizaciones no gubernamentales, los interlocutores sociales, el mundo académico y los ciudadanos. 
Además de todas estas expectativas creadas con anterioridad a la comunicación de la estrategia "De la granja a la mesa", hubo otro factor inesperado: la crisis sanitaria de la COVID-19. En este sentido, la Comisión Europea ha sabido hacer una lectura más positiva y la está aprovechando para dar el impulso que aumente la resiliencia y la competitividad de la UE.  
En este sentido, Frans Timmermans, Vicepresidente de la Comisión Europea, dijo: “la crisis del coronavirus ha revelado nuestra vulnerabilidad y la importancia de restablecer el equilibrio entre la actividad humana y la naturaleza. Las Estrategias sobre Biodiversidad y «De la Granja a la Mesa», elementos centrales del Pacto Verde Europeo, apuntan hacia un equilibrio nuevo y mejorado entre la naturaleza, los sistemas alimentarios y la biodiversidad para proteger la salud y el bienestar de nuestros ciudadanos y, al mismo tiempo, incrementar la competitividad y la resiliencia de la UE. Estas estrategias son una parte fundamental de la gran transición que estamos emprendiendo”
La pandemia de la COVID-19 también ha puesto de relieve la importancia de la salud y su relación con los alimentos, y las consecuencias de la reducción de los costes relacionados con la salud pública. Además, existe la percepción de que los europeos, ahora más que nunca, valoran más los alimentos, especialmente los alimentos frescos y menos procesados de fuentes sostenibles, dando valor a las cadenas de suministro cortas.
Aunque en general ha habido un suministro de alimentos suficiente, esta pandemia ha planteado numerosos desafíos, como las perturbaciones logísticas en las cadenas de suministro, la escasez de mano de obra, la pérdida de ciertos mercados y los cambios en las pautas de consumo. Todo esto ha repercutido de manera inequívoca a los mecanismos de nuestros actuales sistemas alimentarios. 
La estrategia “From farm to fork”.
La situación de la COVID-19 ha creado la necesidad de reflexionar. Y, la publicación de esta estrategia, ve la luz en un momento en que Europa brinda una oportunidad al sector agroalimentario para que cambie positivamente y lo vea como ventaja diferencial.
La estrategia "De la granja a la mesa" insta al sector agroalimentario a tomar la iniciativa y asumir el liderazgo para hacer del sistema alimentario de la UE un referente mundial de sostenibilidad. 
Esta estrategia no sólo establece las directrices para crear una cadena alimentaria que funcione para toda la comunidad, sino que también señala la manera de articular y facilitar esta transición, que debe ser justa, especialmente tras la pandemia de la COVID-19 y el debilitamiento de la economía. 
La estrategia también hace referencia al programa de la Comisión Europea para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas (SDG) como un componente clave. En este aspecto se hace especial hincapié en garantizar a los productores primarios medios de vida sostenibles e ingresos suficientes para asegurar su recuperación social y económica y poder facilitar esta transición hacia un sistema alimentario sostenible. 
Para acelerar y facilitar esta transición y asegurar que todos los alimentos comercializados en el mercado de la UE sean cada vez más sostenibles, la Comisión presentará una propuesta legislativa sobre un marco para un sistema alimentario sostenible antes de finales 2023.
Además, para llevar a cabo con éxito esta transición, la Comisión Europea supervisará los progresos, en estrecha relación con la Estrategia de Biodiversidad prevista para 2030 y en consonancia con el nuevo Plan de Economía Circular y la aspiración a una economía de neutralidad carbónica.
El sector primario: producción alimentaria sostenible y la captura de carbono
La agricultura es responsable del 10,3% de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) de la UE y casi el 70% de sus emisiones proceden del sector ganadero. Estos GEI incluyen el metano y el óxido nitroso, que son tan dañinos para la atmósfera como el CO2. Además, el 68% de las tierras agrícolas se utilizan para la producción animal.  
El sector considera que estas crecientes ambiciones de sostenibilidad agrícola, al tiempo que se reduce el presupuesto de la PAC, constituyen una amenaza para el logro de los resultados esperados, especialmente si esta transición no se articula de manera justa. Esto también requerirá la participación del sector privado, que puede ver una oportunidad en este sector estratégico, es decir, un retorno de la inversión. Asimismo, la participación y el compromiso de las administraciones nacionales y regionales proporcionarán el marco para hacer frente al desafío. 
A este respecto, la Comisión formulará recomendaciones relativas a los nueve objetivos específicos del PAC para cada uno de los Estados Miembros antes de que éstos presenten oficialmente su respectivo proyecto de plan estratégico. Prestará especial atención a la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo, así como a los derivados de la estrategia "De la granja a la mesa" y la Estrategia sobre Biodiversidad para 2030.
La aplicación del Acuerdo Verde Europeo y el nuevo enfoque de la PAC, está destinada a cambiar esta percepción. El esfuerzo que debe hacer el sector primario para aumentar la resistencia del momento, invirtiendo en modernización, digitalización y la optimización de los recursos, todo ello con un esfuerzo en recursos humanos y financieros, es incuestionable, pero también es esencial visualizar que esta transformación se traducirá en mayores rendimientos al crear valor añadido y reducir los costes.
El reto ahora es cómo conseguir que los agricultores y silvicultores se adapten a un nuevo modelo de negocio ecológico mediante la captura de CO2 (Agricultura de Carbono). Y ya sea que sus prácticas agrícolas sostenibles sean recompensadas a través de la PAC u otras iniciativas públicas o privadas.
En el marco del plan de transformación de la agricultura sostenible se ha fijado el ambicioso objetivo de transformar el 25% de las tierras agrícolas de la Unión Europea en producción orgánica. Para ello es necesario fomentar el consumo de este tipo de agricultura, no sólo por sus efectos positivos en la biodiversidad, sino también porque crea puestos de trabajo y atrae a jóvenes agricultores que contribuyen a frenar la despoblación rural. Además, la creciente demanda de alimentos orgánicos, proporciona un buen marco para lograr este ambicioso objetivo.
La producción sostenible de alimentos también depende de que se estimule y promueva la economía circular de base orgánica. Por ejemplo, los ganaderos podrían reducir las emisiones de metano del ganado y utilizarlas para la producción de biogás mediante la compra de digestores anaeróbicos que transforman el estiércol y otros residuos.
El resto de la estrategia "De la granja a la mesa" se centra en la reducción del uso de plaguicidas químicos para evitar la contaminación del suelo, el agua y el aire y la pérdida de biodiversidad, así como para evitar el uso excesivo de nutrientes (en particular de nitrógeno y fósforo).
También proporciona al sector ganadero un marco de acción para mejorar el bienestar de los animales y reducir el uso de antimicrobianos.
En cuanto a la pesca y otros productos marinos procedentes de la acuicultura, cuya huella de carbono en comparación con la producción animal terrestre es ciertamente mucho menor, se prevé un apoyo importante a la producción sostenible de alimentos marinos, con una mención especial al sector de las algas marinas como fuente importante de proteínas alternativas, a través del próximo Fondo Europeo para el Mar y la Pesca.
Reacciones del sector agrario y recelo de los países nórdicos
Las diferentes reacciones dentro del sector y de los diferentes Estados Miembros comenzaron a reunirse apenas unas horas después de la publicación de la estrategia.
El COPA-COGECA (Comité de Organizaciones Profesionales Agrícolas - Confederación General de Cooperativas Agrícolas de la UE), afirma que los costos de aplicación de esta nueva política deben ser cubiertos por todos, desde los agricultores y procesadores, hasta los minoristas y consumidores, sin dejar a nadie atrás y protegiendo a los económicamente vulnerables de las consecuencias imprevistas.
Pero antes de esta reacción, la Comisión anunció una propuesta legislativa antes de finales de 2023 que promoverá la coherencia entre las políticas nacionales y las de la UE. Este marco legislativo también abordará las responsabilidades de todas las partes interesadas en el sistema alimentario. Junto con la certificación y el etiquetado sobre el nivel de sostenibilidad de los productos alimentarios y los incentivos, el marco permitirá que los productores se beneficien de las prácticas sostenibles y elevará progresivamente las normas de sostenibilidad para que se conviertan en la norma de todos los productos alimentarios que se introduzcan en el mercado de la UE.
La Comisión Europea propone que, para alcanzar el objetivo de la sostenibilidad, todos los países deben reducir su consumo de plaguicidas en un 50% sobre la base del consumo actual de cada país. En la práctica, esto tendrá un impacto desproporcionado en los países nórdicos, que consideran completamente irracional e injusto no reconocer los importantes esfuerzos de reducción de plaguicidas que ya han realizado y aplicar una reducción del 50% también en sus niveles actuales.
Aun así, la discrepancia entre el Norte y el Sur de Europa, es una vez más evidente. Los países del Norte temen que se produzca una distorsión de la competencia si no se entiende que su agricultura siempre ha sido más ecológica que la de otros países de la Unión Europea. Por ello, piden que se sigan negociando individualmente las estrategias propuestas para los próximos tres años.
Los sectores agrícolas daneses, de hecho, sienten que han demostrado que están preparados para un cambio hacia la producción sostenible y quieren que la UE se inspire en Dinamarca como pionera, aunque ciertos grupos se muestran un poco escépticos.
Por otra parte, en el Sur de Europa, aparte de la preocupación por la falta de refuerzo presupuestario de la PAC y los esfuerzos que se exigirán a los agricultores para alcanzar esos objetivos, les preocupa que no se exijan las mismas normas de sostenibilidad, calidad e inocuidad de los alimentos, sanidad vegetal y bienestar animal a las importaciones agrícolas de terceros países.
Dietas saludables, sostenibles y con poco desperdicio de alimento
Las dietas poco saludables, que causan enfermedades cardiovasculares y cáncer, son responsables de más de 950.000 muertes en la UE en 2017 (una de cada cinco).
Para frenar el avance de las enfermedades relacionadas con la dieta, la Comisión propondrá un etiquetado nutricional armonizado y obligatorio en la parte frontal de los envases y estudiará la posibilidad de proponer la ampliación de las indicaciones de origen o procedencia obligatoria a determinados productos, teniendo plenamente en cuenta el impacto en el mercado único. La Comisión también estudiará métodos para armonizar las declaraciones ecológicas voluntarias y crear un marco de etiquetado sostenible que abarque, en sinergia con otras iniciativas pertinentes, los aspectos nutricionales, climáticos, ambientales y sociales de los productos alimentarios.
Para mejorar la disponibilidad y el precio de los alimentos sostenibles y promover dietas sanas y sostenibles en los restaurantes públicos o institucionales, la Comisión se propone establecer un criterio mínimo obligatorio para la compra de alimentos sostenibles, en particular en el sector público (escuelas, hospitales e instituciones públicas), y promoverá también sistemas de agricultura sostenible como la agricultura ecológica. La propuesta de la Comisión sobre los tipos de IVA (que se está debatiendo actualmente en el Consejo) permitiría a los Estados Miembros utilizarlos de manera más específica, por ejemplo, para apoyar las frutas y hortalizas ecológicas. 
Además, la industria alimentaria y el sector minorista deberían mostrar el camino aumentando la disponibilidad y asequibilidad de opciones alimentarias saludables y sostenibles a fin de reducir la huella medioambiental general del sistema alimentario. Para promoverlo, la Comisión elaborará un código de conducta de la Unión Europea para una práctica empresarial y de comercialización responsable, acompañado de un marco de supervisión. El código se elaborará en coordinación con todos los interesados pertinentes.  
La estrategia "De la granja a la mesa" también aborda la cuestión de la prevención de la pérdida y el desperdicio de alimentos a lo largo de toda la cadena de valor alimentaria, por lo que la Comisión articulará instrumentos para lograr el compromiso de reducir a la mitad el desperdicio de alimentos per cápita en el comercio minorista y por parte de los consumidores para 2030.
Facilitar la transición y la alineación con los servicios de EIT Climate-KIC
Dos secciones clave, alineadas con esta estrategia europea y la de EIT Climate-KIC, apoyan esta parte del documento: El reconocimiento de la innovación y la investigación como impulsores para acelerar esta transición, y la disponibilidad de servicios de asesoramiento, conocimientos y creación de capacidad para que todas las partes interesadas en el sistema alimentario sean sostenibles.
Esto requerirá inversiones que fomenten su pronta aplicación. En este sentido, la Comisión articulará varios instrumentos financieros, una nueva convocatoria de propuestas para las prioridades del Pacto Verde en 2020 con un total de aproximadamente 1.000 millones de euros, en el marco del Programa Horizonte 2020 de Investigación e Innovación, y 10.000 millones de euros en el marco del Programa Horizonte Europa de I+D en alimentación, bioeconomía, recursos naturales, agricultura, pesca, acuicultura y medio ambiente, uso de tecnologías digitales y soluciones basadas en la naturaleza.
EIT Climate-KIC responderá a esta creciente demanda de cambio sistémico e innovación del sistema a través de sus Demostraciones Profundas. Nuestra modalidad utiliza un portafolio de acciones y soluciones - en educación, innovación tecnológica, participación ciudadana, políticas, finanzas y otras palancas de cambio relevantes - para catalizar una rápida descarbonización que impulse la adaptación al clima y los modelos de negocio y cadenas de valor consistentes con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura media a 1,5ºC.
De las ocho demostraciones profundas que el EIT Climate-KIC ha puesto en marcha, una está perfectamente alineada con la nueva estrategia europea "De la granja a la mesa", "Sistemas alimentarios y dietas resilientes". En esta demostración profunda se ha comenzado a abordar la producción primaria y el valor de los productos lácteos en el norte de Europa, así como las políticas alimentarias en las regiones y especialmente en las ciudades de los países del norte, que también incluyen la contratación pública.
RETEMA.




-Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía celebró ayer un Consejo Sectorial de Aceite de Oliva en Mengíbar (Jaén), con participación presencial y también telemática de representantes de almazaras de toda la región. Entre los asuntos tratados en el encuentro, destacó el análisis del Proyecto de Real Decreto por el que se establecen las normas básicas para la aplicación del artículo 167 bis de la Organización Común de Mercados (OCM). La propuesta, segunda que presenta el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), que se halla en período de consulta pública, recibió el rechazo de todas las cooperativas.
Precisamente, fue Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, durante meses, la principal demandante de la aplicación del artículo 167 en el sector del aceite de oliva, como método de autorregulación obligatoria aplicable al conjunto del sector, a fin de acomodar la oferta a la demanda y, con ello, evitar los precios por debajo de rentabilidad que sufre en las dos últimas campañas.
Sin embargo, y en opinión de la federación, el MAPA lo que propone es regular la producción más que el mercado. Además, establece para la aplicación obligatoria de la retirada de aceite unos umbrales irreales de producción y disponibilidades. Tanto es así que la medida, a pesar de no contar con financiación alguna, ni nacional ni comunitaria, no podría haberse aplicado en la campaña 2019-2020 en la que, por el contrario, la Comisión Europea sí ha permitido la activación del almacenamiento privado subvencionado por perturbación del mercado.
Según lo recogido en el texto del MAPA, para que en la próxima campaña 2020-2021 pudiera aplicarse la retirada obligatoria, el aforo oficial debería superar 1,65 millones de toneladas de aceite de oliva, una cifra que dista mucho de producción prevista y de los valores medios (en torno a 1,30 millones de toneladas), por lo que la norma nace ya muerta, perjudicando aún más al sector, víctima de la paradoja.
Otro aspecto, que no sintoniza con la propuesta de Cooperativas Agro-alimentarias, es que el Ministerio decidiría en qué región o regiones de producción se aplicaría, así como a qué olivicultores y operadores, por lo que no se trataría de una medida obligatoria para el conjunto del sector, de modo que se producirían agravios comparativos entre unos y otros.
Igualmente, la federación se opone a regular los rendimientos de extracción de aceite y por hectárea, contrarios a los principios empresariales, tanto de productores como de cooperativas, unas medidas que serían difíciles de controlar pudiendo generar un mercado paralelo. Cooperativas Agro-alimentarias de Andalucía, defiende que, si lo que se pretende es apoyar el liderazgo del sector oleícola en el mundo, la receta de competitividad pasa por invertir en promoción y en comercialización, promover la concentración de la oferta, solucionar problemas como el de los aranceles de Estados Unidos (donde se venían comercializando más de 115.000 toneladas y donde el aceite español está siendo rotundamente desplazado), y seguir abriendo y afianzando mercados.
En consecuencia, desde el Consejo Sectorial de Aceite de Oliva se sigue insistiendo al Ministerio de Agricultura en la necesidad de dotar al sector de una norma que haga posible la retirada obligatoria de aceite de oliva del mercado en momentos de perturbación como el actual, de acuerdo a cifras reales de producción, pues el problema del sector oleícola español no es de oferta, sino de organización y de comercialización.
Coherente con este discurso, la federación continúa trabajando en el grupo de comercialización de graneles y, previamente a la reunión del Consejo Sectorial, mantuvo un encuentro con las cooperativas interesadas, con las que convino seguir trabajando para sacar adelante este proyecto, abierto al conjunto del sector oleícola nacional.
Cooperativas.





-EN LA COMISIÓN DE AGRICULTURA, PESCA Y ALIMENTACIÓN DE LA CÁMARA BAJA. (24 de septiembre)

Luis Planas: Agricultores y ganaderos contarán “por necesidad y justicia” con una PAC de más de 50.000 millones de euros.
El Marco Financiero Plurianual, acordado el pasado 21 de julio, supone un importante respaldo para los retos que tiene que afrontar el sector agrario español en la próxima década
La modernización y la incorporación de las innovaciones tecnológicas y digitales en el sector primario van a posibilitar la necesaria transición hacia una agricultura y ganadería más sostenibles y económicamente rentables
El ministro ha hecho hincapié en la novedad que supone el Plan Estratégico nacional para la aplicación de la PAC a la realidad de la agricultura y ámbito rural españoles
El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha comparecido hoy, a petición propia, en la Comisión de Agricultura, Pesca y Alimentación del Congreso de los Diputados para informar sobre el estado de negociación de la futura Política Agraria Común (PAC) para el periodo 2021-2027.
Planas ha subrayado que la nueva PAC no es una continuación de la actual política, sino un punto y aparte, un giro de 180 grados, hacia un modelo más sostenible, en el que pondremos todo nuestro empeño para facilitar el cambio de una manera evolutiva. La modernización y la incorporación de las innovaciones tecnológica y digital en el sector primario posibilitarán la transición a una producción verde. En este nuevo escenario, España se encuentra bien situada y capaz de hacer frente a los nuevos retos que se plantean.
En la intervención, ha subrayado que el paquete financiero plurianual para 2021-2027, acordado en el Consejo Europeo del pasado 21 de julio, supone un importante respaldo para el sector agrario español.
UNO DE LOS SECTORES MÁS APOYADOS.
Ha anunciado en la Cámara Baja, “en primicia”, las cifras de la PAC que corresponderán a España, “ya corroboradas por la Comisión Europea (CE)” y que suman 47.724,30 millones de euros.
Agricultores y ganaderos españoles contarán, ha asegurado Planas, con más de 50.000 millones de euros para el periodo 2021-2027, al añadir las aportaciones del Estado, las comunidades autónomas y los fondos de recuperación de la UE y del Plan Nacional de Inversiones y Reformas.
Se trata de uno de los sectores más apoyados de la economía española. Según Planas, el agrario precisa de un apoyo específico “por necesidad –es un sector sometido como ningún otro a los vaivenes climáticos- y por justicia –para asegurar una rentabilidad económica a un sector que provee de alimentos en calidad y cantidad suficientes a toda la población-”.
Ha apelado a la responsabilidad de “todos”, de cara a la definición del Plan Estratégico español, para “sacar el mejor rendimiento” al presupuesto, que tiene que cumplir con los retos económicos, ambientales y sociales de la próxima década.
En este sentido, ha mostrado su apoyo a la agricultura familiar y profesional y ha remarcado la necesidad de acometer cambios, de evolucionar, porque en estos últimos 20 años la realidad ha cambiado. Así, ha recordado que la realidad que dio lugar al cálculo de buena parte de las ayudas actuales, data de períodos de referencia que se remontan a hace más de quince años
Además, ha asegurado que es necesario acometer transformaciones para que el agricultor o ganadero que realice la misma actividad, perciba el mismo apoyo, independientemente del lugar en el que viva.
REFORMA DE LA PAC.
El ministro ha asegurado que, desde que la Comisión Europea presentara las propuestas de reglamento para la futura PAC, el MAPA ha trabajado en los distintos ámbitos comunitarios para trasladar la posición española y lograr modificaciones en los textos iniciales, principalmente a favor de la simplificación y flexibilidad para los Estados miembros. 
También ha indicado que España apoya el objetivo de la Presidencia alemana de llegar a un acuerdo general en el Consejo de Ministros de Agricultura de octubre, para dar paso a las discusiones del Parlamento Europeo y poder cerrar la reforma en el primer semestre de 2021.
En relación con la reunión del Consejo celebrada esta semana, Planas ha detallado que se abordaron cuestiones importantes de la nueva PAC, como la ayuda básica a la renta, los pagos directos, los eco-esquemas y la condicionalidad. El ministro cree que ha llegado el momento de cerrar estos aspectos y las propuestas definitivas de reglamentos.
PACTO VERDE EUROPEO.
El ministro ha remarcado que el compromiso con la economía verde y la sostenibilidad ambiental de esta Comisión, marcan esta PAC, así como los Planes Estratégicos, en aspectos como la reducción del uso de fertilizantes y fitosanitarios o alcanzar el 25% de superficie de agricultura ecológica, siempre manteniendo la rentabilidad de las explotaciones, porque sin explotaciones viables no podrá haber sostenibilidad.
El Plan Estratégico nacional supondrá la aplicación de la PAC a la realidad agraria española. Sus objetivos prioritarios serán contribuir a mejorar la rentabilidad de las explotaciones, incorporar a jóvenes y mujeres a la actividad agraria, generar empleo, garantizar la seguridad alimentaria y contribuir a la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático.
España está en condiciones de presentar un borrador informal de su Plan Estratégico en el primer semestre de 2021 y, el definitivo, en el segundo semestre. Posteriormente, la Comisión podría aprobarlo a principios de 2022, lo que otorgaría tiempo suficiente para elaborar los desarrollos legislativos y empezar a aplicarlo a comienzos de 2023.
Las medidas, ha precisado, estarán orientadas a apoyar a los agricultores y ganaderos en función de sus necesidades (económicas, sociales y medioambientales). La PAC no es un fondo de compensación interterritorial, sino de ayuda a agricultores y ganaderos, que merecen el mejor plan posible.
Ha destacado como elemento clave de la futura PAC la figura del agricultor genuino, cuyo cumplimiento permitirá acceder a la ayuda básica a la renta, a los ecoesquemas y a las ayudas vinculadas a la producción. La agricultura familiar y profesional es el modelo de referencia de este Gobierno.
En el Plan Estratégico se incluirán también medidas a favor de las mujeres y los jóvenes que disminuyan las actuales dificultades, para que su incorporación a la actividad agraria sea sostenible, duradera y viable. España fue el país que lideró la incorporación de la perspectiva de género en la futura PAC. 
UN SECTOR AGROALIMENTARIO ESTRATÉGICO Y ESENCIAL.
Ha señalado que la pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto la importancia del sector primario para la sociedad y la necesidad de la PAC. Una crisis que tiene repercusiones en algunos sectores agrarios, pero que sirve de revulsivo ante los cambios que hay que afrontar en el futuro inmediato.
El sector agroalimentario ha demostrado una gran capacidad de resistencia en el conjunto de la economía española. Su indiscutible necesidad hace que los sectores agrario y pesquero sean estratégicos y esenciales, por lo que tendrán un lugar destacado en el plan para la recuperación económica y social del país.
Esta crisis ha confirmado la necesidad de avanzar hacia una economía verde, uno de los ejes de la nueva PAC, con medidas en los tres aspectos de la sostenibilidad: económica, para sustituir la economía lineal por una economía circular, más moderna, competitiva y eficiente; medioambiental, a través de una nueva estrategia de crecimiento disociado del uso de recursos y sin emisiones netas de gases; y social, mediante la incorporación de jóvenes y mujeres al sector.
Por otro lado, el ministro ha destacado que el proyecto de ley de modificación de la ley de cadena alimentaria, que ya se ha remitido al Consejo de Estado, se enviará a las Cortes en este periodo de sesiones. “Estamos pendientes del dictamen” para que pueda entrar al Congreso lo antes posible.
MAPA.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Día a día del sector

Planas, el peor valorado, según el CIS

El acuerdo es imposible

.La agricultura si que sufre el cambio climatco

El futuro del sector, cada vez mas oscuro

Política y agricultura dejadas de la mano 

El aceite sigue siendo uno de nuestros grandes problemas 

Bruselas nos desprecia, diga lo que diga Planas

Variadas y curiosas versiones de un mismo acuerdo

Los dineros siempre crean problemas

No repetir los errores

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.