Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Día a día del sector
Semana del 27 de septiembre al 4 de octubre

.La agricultura si que sufre el cambio climatco

Esta semana en la Cumbre Mundial sobre la Biodiversidad, al margen de nuestra opinión sobre estas Cumbres, se ha planteado la propuesta, para nosotros siempre clave, de que el sector agrario cobre por sus servicios ambientales. 

Actualizado 8 octubre 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Hora es ya de reconocer que, el sector agrario, lejos de participar activamente, como causante de los apocalípticos y ecologetas desastres anunciados por el “cambio climático” es, no solo el menor de sus actores, sino el único sector que viene sufriendo, de una u otra manera las consecuencias económicas de la desafortunada lucha contra el cambio.

Comentarios
Pero los ecologetas, erre que erre, siguen culpándonos y exigiendo a los estados participantes, fundamentalmente a los europeos a que “intensifiquen los esfuerzos de conservación, reduzcan el consumo de proteína animal en un 50%, combatan el desperdicio de alimentos y, sobre todo, transformen su modelo agrícola porque “la producción agrícola representa el 80% de la deforestación global, 70% del uso de agua dulce y 70% de la pérdida de la biodiversidad terrestre”.
Leamos en Euroactiv el resumen sobre la cumbre:

“Se están considerando numerosas propuestas de reforma.
La idea de los pagos por servicios medioambientales (PSA), mediante los cuales se paga a los usuarios de la tierra (agricultores, propietarios de bosques o administradores) por el servicio que prestan al medio ambiente, se ha convertido en un tema candente tanto en Europa como en Francia.
El sector agrícola europeo apenas ha logrado reducir sus emisiones desde 2018, según un informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente publicado el martes (10 de marzo).
Sin embargo, los pagos por servicios ambientales no son nuevos.
"El primer ejemplo de PSA se remonta a 1930. En ese momento, existía un programa estatal federal de EE. UU. para pagar a los agricultores en ciertos tipos de fincas para preservar el paisaje.
Si bien los PSA están altamente desarrollados en América del Sur para preservar los bosques tropicales, en Europa, principalmente toman la forma de ayuda a los agricultores. Por ejemplo, la política agrícola suiza ha estado pagando a los pastores por el mantenimiento de prados naturales permanentes desde 2014.
“También en Francia existen tales medidas”. “Ya en 1990, los industriales, que explotan las fuentes de agua potable, establecieron contratos con los agricultores en las áreas de captación de los manantiales para reducir los niveles de nitrato del agua”. Aunque en ese momento se trataba principalmente de contratos privados, la idea de desarrollar contratos públicos al estilo de los PSA comenzó a debatirse durante las últimas elecciones presidenciales de Francia.
“Desde febrero de 2020, las agencias francesas del agua han movilizado 150 millones de euros para pagar los servicios medioambientales proporcionados por los agricultores. Sin embargo, si bien la medida es bastante innovadora, su alcance es actualmente demasiado pequeño para tener un impacto real en la biodiversidad.
Alemania debería proteger los páramos y consumir menos carne para alcanzar los nuevos objetivos climáticos de la UE.
En Alemania, donde la agricultura es oficialmente responsable del 6,3% de las emisiones de gases de efecto invernadero del país, se deben ahorrar alrededor de 14 millones de toneladas de gases de efecto invernadero para alcanzar los objetivos climáticos de París. Pero ahora que se van a plantear los objetivos climáticos de la UE, ¿qué contribución puede hacer el sector agrícola? 
¿Interés a nivel de la UE?
La futura Política Agrícola Común (PAC) introducirá nuevos “eco-esquemas” que, como el PSA, tienen como objetivo remunerar a los agricultores comprometidos con prácticas sostenibles.
“Estas prácticas podrían incluir la implementación de sistemas de producción amigables con el medio ambiente, como agroecología, agrosilvicultura y agricultura orgánica”, según un informe publicado por la Comisión Europea. Agrega que el marco de desarrollo rural también incluye compromisos sobre gestión ambiental y climática, que tienen como objetivo compensar a los agricultores y otros beneficiarios por comprometerse voluntariamente con prácticas sostenibles.
Dado que la implementación de PSA sigue siendo compleja, no está claro si tal medida podría detener el declive de la biodiversidad en Europa. “Si estos esquemas no se desarrollan más es porque requieren mucho trabajo. Los contratos modelo de PSA se elaboran caso por caso y deben adaptarse perfectamente a las circunstancias locales”. “Es muy difícil hacer esto de manera efectiva y a gran escala. Si se les paga a todos, una suma global, por algo sobre lo que no se tiene el poder de controlar, no funcionará”. Otra dificultad de este tipo de sistema de pago es su temporalidad. Para tener algún tipo de impacto real, dicha ayuda debe distribuirse durante largos períodos de tiempo.
“El esquema ecológico tendrá que seguir reglas estrictas. La ayuda debe ser anual, desvinculada de la producción y abonada por hectárea”.
20 000 millones de euros al año para la biodiversidad
Aunque todavía debe desarrollarse, el “eco-esquema” ha abierto el debate sobre las condiciones para obtener las ayudas asignadas en el marco de la PAC.
Además, la Comisión Europea presentó en mayo su ambiciosa estrategia de biodiversidad , que prevé una reducción del 50% en el uso de plaguicidas para 2030, la plantación de tres mil millones de árboles, la creación de áreas protegidas que representen al menos el 30% de la tierra y el 30% de los mares en Europa, y todo ello con objetivos de restauración de la naturaleza jurídicamente vinculantes.
Según el Director del Programa de Biodiversidad del IDDRI, “los PSA no son una panacea” sino “herramientas interesantes que deben ir acompañadas de otras medidas”.

Como ven la UE está en la línea de lo bioclimático intentando, eso sí que el sector agrario, como sector económico, consiga alguna consideración económica, (los PSA que no son una panacea” sino “herramientas interesantes que deben ir acompañadas de otras medidas), sujetándose a lo que le dicten los poderes públicos. Vamos, para que todos nos entendamos, que vamos de forma clara hacia una socialización total.


Una nueva contradicción UE, “La Comisión Europea autorizó una soja modificada genéticamente para alimentos y piensos, pero no para cultivo, el lunes (28 de septiembre), allanando el camino para un lanzamiento completo de la variedad en los EE. UU. Y Canadá en 2021”. ¿Alguien lo entiende? Podemos consumir algo, pero no producirlo… … Es que no nos queremos enterar de que en estos sinsentidos se esconde el interés de algún estado miembro… … 

Absolutamente de acuerdo con la nueva presidenta, Christiane Lambert, del Copa-Cogeca:

. los agricultores deben ser considerados actores clave en la nueva política alimentaria y en la posible revisión de la estrategia con el fin de garantizar que haya objetivos realistas y alcanzables compatibles con la cadena de suministro y exportación de alimentos de Europa.
. “como la seguridad alimentaria ha comenzado a aparecer como algo muy valioso, hay que decirlo con firmeza que se lo debemos a la PAC, que nos ha permitido producir en cantidad y calidad”.
. es necesario contrarrestar un creciente «agribashing», (o crítica a un modelo productivo agrario en extensivo), que se ha visto en toda la UE, y comprometerse directamente con la sociedad en un diálogo civil con los medios de comunicación, las redes sociales y los think tanks para posicionar a los agricultores como guardianes. del medio ambiente, en lugar de enemigos.
. la agricultura debe colocarse al frente y al centro de los debates sobre los acuerdos comerciales internacionales.
. en los acuerdos comerciales de la UE, tenemos la impresión de poner un peso pesado y un peso pluma en un ring de boxeo. Competimos, pero ya sabemos desde el principio que perderemos, la UE no puede dejar entrar productos de países donde no hay estándares comunes. “Debemos estar atentos para que las reglas de primas impuestas a los productores europeos lleven a la reflexión sobre las negociaciones comerciales”, especialmente en relación con los proyectos de acuerdos con Mercosur u Oceanía.
 

Terminemos hoy reseñando las acertadísimas reflexiones del presidente de las Cooperativas Agro-alimentarias de España, Ángel Villafranca Lara, sobre los problemas del sector vitivinícola español.
Nos dice que:
. los bajos precios de la uva, a pesar de haber tenido una cosecha media, se deben simplemente a la dinámica del mercado, así de sencillo.
Las salidas de la campaña pasada se han visto gravemente lastradas como consecuencia del cierre del canal HORECA y la drástica reducción del turismo extranjero, y algo parecido ha sucedido en Europa y otras partes del mundo como consecuencia de la pandemia y las medidas sanitarias adoptadas para tratar de atajarla. Es decir, la demanda ha caído y los mercados tienen la “tozudez” de responder al equilibrio oferta-demanda y su punto de equilibrio determina el precio.
. Cuando se produce un excedente coyuntural importante, los precios se hunden, y esto solo puede corregirse reduciendo la oferta, retirando producto. Y si esto no se hace, los productores pagan los platos rotos con los bajos precios de la uva. Estas son las leyes de los mercados abiertos y globales, y tienen tanta fuerza que no hay ley de la cadena alimentaria que sea capaz de corregir esta situación. De aquí nuestra insistencia en disponer de instrumentos públicos y privados de gestión de la oferta eficaces y ágiles.
. y en estas circunstancias, nuestros amigos de las OPAs se han vuelto incomprensiblemente contra las cooperativas achacándoles la responsabilidad de los bajos precios. 
. la Ley de la Cadena Alimentaria persigue un fin loable que compartimos, mejorar los precios que perciben agricultores y ganaderos por sus productos. Esa es precisamente nuestra finalidad. Sin embargo, la ley ha omitido considerar la situación de los mercados, como sí hace la legislación francesa, por ejemplo, y esta omisión hace que, en las ocasiones de crisis de mercados por desajustes de la oferta y la demanda y caída de precios, la única solución que ofrece la ley es la de no vender, lo cual es inviable en muchos casos e inadecuado en otros. Las cooperativas no pueden retirarse del mercado y luego tratar de volver, las cosas no funcionan así. Y todo esto sin tener en cuenta los mercados exteriores de exportación o importación, que obviamente no tienen en cuenta nuestros condicionantes. Estamos defendiendo que esto debe corregirse.
. las cooperativas trabajamos para fortalecer la posición de nuestros socios agricultores y ganaderos en la cadena de valor. Y para ello, todos tenemos que ser responsables. En Cooperativas Agro-alimentarias de España tenemos como estrategia principal el aumento del tamaño empresarial de las cooperativas, para que tengan más poder de mercado. Impulsamos la integración comercial, la profesionalización, la gestión excelente, el avance en la cadena de valor, la innovación orientada al mercado y la internacionalización.  Y fomentamos también la mejora de la relación con los socios, de los servicios que les prestan y del gobierno de las cooperativas. Todo ello para lograr un cooperativismo (socios y cooperativas) más sostenible y competitivo desde el punto de vista económico, social y medioambiental.  Este es el camino que estamos seguros nos va a llevar a una mejor posición en el mercado. No hay atajos, hay que trabajar cada día.
. las cooperativas están tremendamente arraigadas a su entorno territorial y comprometidas con la sostenibilidad del mismo. Mueren antes que deslocalizarse y devuelven a su entorno todo el valor que son capaces de captar del mercado. Son una de las pocas barreras que quedan contra el despoblamiento total del medio rural. Y son los vehículos que van a permitir mantener y desarrollar ese entorno rural ante los desafíos de todo tipo que están planteados.
Para meditar. Sus recetas las venimos predicando, en Agrolibre, desde hace ya tiempo.


Noticias.
La Comisión Europea autorizó una soja modificada genéticamente para alimentos y piensos, pero no para cultivo, el lunes (28 de septiembre), allanando el camino para un lanzamiento completo de la variedad en los EE. UU. Y Canadá en 2021.
La soja genéticamente modificada (GM), XtendFlex, fue aprobada después de un procedimiento de autorización integral, que incluyó una evaluación científica por parte de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria.
La soja, producida por la empresa de biotecnología Bayer, ha sido desarrollada para conferir tolerancia a tres herbicidas principales: dicamba, glufosinato de amonio y glifosato.
Con un mercado europeo garantizado, se espera que los productores de EE. UU. Y Canadá aumenten la producción de soja para capitalizar las nuevas vías abiertas por esta decisión.
Todos los estados miembros tuvieron la oportunidad de expresar su opinión en el comité permanente y posteriormente en el comité de apelación. 
"Dado el resultado del proceso, la Comisión Europea tiene la obligación legal de proceder con la autorización", se lee en un comunicado en el sitio web de la Comisión.
La autorización es válida por 10 años, y cualquier producto producido a partir de esta variedad transgénica estará sujeto a las reglas de etiquetado y trazabilidad de la UE .
La industria y los agricultores esperan soluciones 'basadas en la ciencia' para lograr el Nuevo Pacto Verde 
La industria agroalimentaria y los agricultores de la UE piden claridad y soluciones basadas en la ciencia para cumplir sus objetivos como parte del Pacto Verde Europeo anunciado recientemente por la UE.
Los nuevos planes, combinados con la estrategia 'De la granja a la mesa' y una reforma común ...
XtendFlex es la soja más nueva de Bayer y se basa en una variedad transgénica anterior con una tolerancia adicional al glufosinato.
Esto significa que los productores "cuentan con flexibilidad y herramientas adicionales para ayudar a manejar las malezas resistentes y difíciles de controlar", dijo un representante de Bayer a EURACTIV.
"Con esta autorización, Bayer espera ahora un lanzamiento completo en los Estados Unidos y Canadá en 2021", confirmaron.
Pero la noticia de la autorización no ha sido recibida con entusiasmo por algunos sectores.
La eurodiputada verde Tilly Metz dijo a EURACTIV que la decisión de autorizar estas importaciones de OGM es "enormemente decepcionante".
"La nueva Comisión entiende claramente que la importación de OGM tolerantes a herbicidas, particularmente soja transgénica que podría cultivarse en países como Brasil y Argentina, corre el riesgo de socavar los compromisos internacionales de la UE para el clima, incluida la protección de los bosques y la biodiversidad", advirtió. . 
Metz enfatizó que la Comisión "no ha escuchado los argumentos del Parlamento Europeo y de la mayoría de los estados miembros que votaron en contra de esta soja transgénica en particular".
Agregó la preocupación de que estos cultivos puedan estar expuestos tanto a dosis más altas como repetidas de los herbicidas complementarios, lo que potencialmente conducirá a una mayor cantidad de residuos en la cosecha y a un mayor riesgo para el aspersor.
Eric Gall, director de políticas de la asociación de productos orgánicos de la UE IFOAM, dijo que, dado que la soja ha sido autorizada para su uso en alimentos y piensos en lugar de su cultivo en territorio de la UE, la contaminación en la etapa de producción no es una preocupación directa para la agricultura orgánica en la UE.
Sin embargo, compartió preocupaciones similares de que la importación de este cultivo en el mercado de la UE puede conducir a un mayor uso de plaguicidas fuera de la UE, con el "impacto negativo probado en el medio ambiente y la biodiversidad que está conectado con la aplicación de estos plaguicidas sintéticos".

EURACTIV




-La nueva política alimentaria de la Comisión Europea, en especial la estrategia De la Granja a la Mesa, debería revisarse si una futura evaluación de impacto muestra que afectará negativamente a los agricultores, afirma la recién elegida presidenta de la asociación de agricultores europeos COPA- COGECA, Christiane Lambert.
En una entrevista exclusiva después de su elección hizo hincapié en la necesidad de alinear la agricultura con los objetivos medioambientales, apoyando la estrategia fundamental de la UE De la granja a la mesa, pero advirtiendo contra lo que describió como los objetivos «dogmáticos» establecidos en la estrategia. Según ella, es necesario conectar estas cifras a la capacidad del mercado. «Por ejemplo, cuando la estrategia dice que el 25%, de las tierras agrícolas totales se utilizarán para agricultura orgánica: ¿los ciudadanos europeos realmente consumirán el 25% de la producción orgánica?».
Lambert también lamentó la falta de un estudio de impacto inicial para acompañar la presentación de la estrategia. “Sin una evaluación de impacto, no se puede tomar ninguna decisión. Y si surgen aspectos negativos, hay que revisarlos en la estrategia”, agregó.
El comisionado de Agricultura, Janusz Wojciechowski, hizo un comentario similar, abriendo la posibilidad de revisar los ambiciosos objetivos de esta estrategia en una etapa posterior si la seguridad alimentaria se ve amenazada. “Si se hiciera evidente que el logro de los objetivos establecidos en esta estrategia amenaza tanto la seguridad alimentaria como la competitividad de nuestra agricultura, entonces estos objetivos tendrían que ser revisados”, dijo en declaraciones ante el Senado francés en julio.
“LOS AGRICULTORES NO SON ENEMIGOS DEL MEDIO AMBIENTE, POR EL CONTRARIO, SON LOS QUE AYUDAN A PROTEGERLO”
Para Lambert, los agricultores deben ser considerados actores clave en la nueva política alimentaria y en la posible revisión de la estrategia con el fin de garantizar que haya objetivos realistas y alcanzables compatibles con la cadena de suministro y exportación de alimentos de Europa.
También habló sobre la necesidad de contrarrestar un creciente «agribashing», (o crítica a un modelo productivo agrario en extensivo), que se ha visto en toda la UE, y dijo que es necesario comprometerse directamente con la sociedad en un diálogo civil con los medios de comunicación, las redes sociales y los think tanks para posicionar a los agricultores como guardianes. del medio ambiente, en lugar de enemigos.
“Los agricultores no son enemigos del medio ambiente, por el contrario, son los que ayudan a protegerlo”, enfatizó, y dijo que su misión es defender todo lo que la agricultura aporta a la UE, incluida la seguridad alimentaria, la salud y el empleo. y vitalidad a las zonas rurales. Defendió el principal programa de subvenciones agrícolas de la UE, la Política Agrícola Común (PAC), de los ataques, en particular de las ONG medioambientales. “Como la seguridad alimentaria ha comenzado a aparecer como algo muy valioso, hay que decirlo con firmeza que se lo debemos a la PAC, que nos ha permitido producir en cantidad y calidad”, dijo. Expresando su decepción por el hecho de que la agricultura no mereciera una mención en el primer discurso sobre el estado de la Unión de la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, la semana pasada, enfatizó que uno de sus principales objetivos como presidenta de la COPA es hacer un «Estado de la Unión Agrícola».
Las incertidumbres ambientales y socioeconómicas en el sector agrícola se acumulan y los agricultores están inquietos debido a esta mayor imprevisibilidad, según Lambert.
Para enfrentar las incertidumbres provenientes del comercio, Lambert tuvo claro que la agricultura debe colocarse al frente y al centro de los debates sobre los acuerdos comerciales internacionales.
COMPETENCIA TERCEROS PAÍSES: “TENEMOS LA IMPRESIÓN DE PONER UN PESO PESADO Y UN PESO PLUMA EN UN RING DE BOXEO”
Inspirándose en el ex Comisionado de Comercio, Phil Hogan, expresó su apoyo a la «autonomía estratégica abierta».
En la nueva política alimentaria de la CE, “la comida es estratégica, hay productos que necesitamos como productos exóticos, café o soja, pero necesitamos relaciones abiertas e igualitarias”, dijo. Sin embargo, advirtió que la apertura de fronteras puede poner a la UE en competencia con países que no tienen las mismas reglas de producción.
“Tenemos la impresión de poner un peso pesado y un peso pluma en un ring de boxeo. Competimos, pero ya sabemos desde el principio que perderemos”, advirtió, destacando que la UE no puede dejar entrar productos de países donde no hay estándares comunes. “Debemos estar atentos para que las reglas de primas impuestas a los productores europeos lleven a la reflexión sobre las negociaciones comerciales”, dijo, especialmente en relación con los proyectos de acuerdos con Mercosur u Oceanía.
Agroinformación.




-Continúa el debate sobre los impactos ambientales.
¿Cuán ecológicos son los coches eléctricos? ¿Son realmente más ecológicos que los coches convencionales más limpios? Esa es una pregunta que divide la opinión, incluso entre los activistas ecológicos.
El activista medioambiental George Monbiot advirtió que los coches eléctricos no resolverán los problemas de contaminación de los coches e incluso pueden "crear otro desastre medioambiental".
Recientemente, Auke Hoekstra y el profesor Maarten Steinbuch publicaron un estudio que afirma que los vehículos eléctricos ya emiten menos de la mitad del CO2 de los vehículos con motor de combustión.
El profesor Gautam Kalghatgi escribió una crítica de este nuevo estudio, afirmando que las ventajas de los vehículos eléctricos eran menores. Nos acercamos al Sr. Hoekstra para pedirle que reaccionara a esta crítica. El profesor Kalghatgi, a su vez, reaccionó ante eso y le dimos al señor Hoekstra la última palabra.
El profesor Gautam Kalghatgi dice que, dado que gran parte de la electricidad del mundo proviene de combustibles fósiles, las emisiones de dióxido de carbono simplemente se están trasladando de conducir autos eléctricos a cargar sus baterías. Y una vez que se tiene en cuenta el impacto de la obtención de los recursos necesarios para construir coches eléctricos, cree que pueden ser incluso peores para el medio ambiente.
Pero las opiniones entre los investigadores están divididas. Un destacado defensor de los coches eléctricos, Auke Hoekstra de la Universidad Técnica de Eindhoven, sostiene que las desventajas medioambientales de los coches de combustibles fósiles superan a sus ventajas.
Las diferentes opiniones de Kalghatgi y Hoekstra se exponen en un nuevo documento de debate abierto, publicado hoy por la Global Warming Policy Foundation.
En Global Warming Policy Foundation fomentamos un debate académico sólido y, en ese sentido, presentamos todo el intercambio para que los lectores puedan sacar sus propias conclusiones.
El director de GWPF, el Dr. Benny Peiser, dijo:
“La GWPF no tiene una visión colectiva sobre esta cuestión, pero estamos ansiosos por alentar y fomentar una cultura de discusiones abiertas y basadas en hechos sobre todos los aspectos de la política climática y energética. Por eso nos complace mucho publicar este debate entre dos eminentes investigadores”.
GWPF.




-La Interprofesional del Vino de España (OIVE) pone a disposición de los operadores del sector la primera fase del «Estudio de Costes de producción de uva para la elaboración de vinos en España» elaborado por el Departamento de Economía y Ciencias Sociales de la Universidad Politécnica de Valencia y dirigido por el Doctor Ingeniero Agrónomo Raúl Compés y que permite el cálculo de los costes de producción de uva en todas las regiones de España.
El estudio establece una metodología para el cálculo de costes de producción de uva con destino a transformación en vino, que ha sido testada con viticultores de toda España, para distintos sistemas de cultivo y manejo de la vid. Presenta además los resultados agregados de toda la información recogida que se agrupa por tipo de coste, localización geográfica (CCAA), y tipo de cultivo.
Todas las personas, físicas o jurídicas que se dediquen al cultivo de la vid, cuentan con esta herramienta para la gestión y planificación de su explotación, permitiéndole tener elementos de comparación con respecto a variables como tipo de coste, territorio y tipo de cultivo. Además, el trabajo puede contribuir a la mejora de la gestión comercial y por tanto de la rentabilidad del viticultor. El estudio lleva anexo una hoja de cálculo de fácil manejo para la recopilación de todos los costes de cada viticultor, siguiendo la metodología descrita que se ha testado como válida.
SEGUNDA FASE EN MARCHA
La primera fase del estudio concluye demostrando que los costes en viticultura son complejos y tienen una variabilidad muy alta, tanto por zonas como por tipo de cultivo. Influyen también factores internos como el perfil del viticultor, el destino de la producción –calidad de la uva–, la edad de la viña, su variedad, el sistema de conducción y manejo; pero también a factores externos como las condiciones ambientales, que varían de una campaña a otra y de una parcela a otra.
Por ello la Interprofesional del Vino de España va a abordar una segunda fase en la que se ampliará el alcance y la muestra para tener datos agregados más fiables y segmentables, más precisos. La metodología, además, queda a disposición del sector para ser utilizada en estudios que puedan interesar investigar de zonas concretas y que sean comparables con otras.
Desde OIVE se recuerda, además, que el sector vitivinícola cuenta para esta nueva campaña con los contratos homologados de compra/venta de uva y vino. Con estos nuevos modelos reconocidos a nivel institucional por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, la Interprofesional del Vino de España busca facilitar y ordenar las transacciones entre los actores de la cadena de valor del vino por lo que, a pesar de ser voluntarios, desde OIVE se recomienda su uso.
Más Información y descarga del estudio: https://www.interprofesionaldelvino.es/publicaciones-estudios/estudio-de-costes-de-produccion-de-uva/




-La Interprofesional del Vino de España (OIVE) ha puesto a disposición de los operadores del sector la primera fase del “Estudio de Costes de producción de uva para la elaboración de vinos en España” elaborado por el Departamento de Economía y Ciencias Sociales de la Universidad Politécnica de Valencia, dirigido por el Doctor Ingeniero Agrónomo Raúl Compés.
El estudio establece una metodología para el cálculo de costes de producción de uva con destino a transformación en vino, que ha sido testada con viticultores de toda España, para distintos sistemas de cultivo y manejo de la vid. Presenta además los resultados agregados de toda la información recogida que se agrupa por tipo de coste, localización geográfica (CCAA), y tipo de cultivo.
Este Informe contiene una investigación exploratoria de los costes de producción de uva para vinificación en España. Metodológicamente, utiliza un modelo ad hoc de costes por actividades a precios de mercado que se aplica a una muestra no aleatoria de 83 parcelas de viña, considerando la viña o parcela como unidad básica para el cálculo de costes. Los viticultores encuestados han sido elegidos por su profesionalidad y disponibilidad para colaborar en el estudio con datos confiables. La recopilación de datos se ha realizado mediante entrevistas personales realizadas durante los meses de julio y agosto de 2019.
Los resultados demuestran que la amplia heterogeneidad de precios, calidades y modelos productivos en el mundo del vino se refleja en los costes de producción de uva, cuya variabilidad es muy alta, con diferencias muy significativas tanto entre sistemas de conducción y cultivo, y entre territorios productivos, como en el interior de cada modelo o submuestra.
En lo que se refiere a los resultados generales obtenidos de toda la muestra, su reducido tamaño relativo y la elevada variabilidad encontrada aconsejan utilizar la mediana como indicador de centralidad. Así, mientras que el coste total medio de producir uva para vinificación en España es de 3.854,98 €/ha, la mediana es 3047,35 €/ha.
Teniendo en cuenta únicamente los costes de actividades –lo que supone dejar fuera los costes de amortización y otros costes–, la media es de 3.156,82 €/h y la mediana 2.493,73 €/h–.
Aunque los datos por kilo producido son menos representativos –por su dependencia de los rendimientos, que son muy variables entre cosechas–, los datos de la muestra total arrojan un coste total medio por kilo de uva de 0,5€/kg –y un coste de la mediana de 0,42 €/kg–, de los cuales 0,41 €/kg y 0,35 €/kg corresponden, respectivamente, a las actividades vitícolas necesarias para producir la uva.
En lo que se refiere a la comparación entre sistemas de conducción y cultivo, los resultados demuestran diferencias notables entre ellos. Por un lado, el parral tiene unos costes totales por hectárea muy superiores al resto, lo que le convierte en un modelo especial de viticultura, que se refuerza por su presencia casi exclusiva en zonas atlánticas o zonas muy húmedas. 
Por otro lado, de los tres modelos vitícolas más extendidos en España, el de vaso-secano tiene los costes totales por hectárea más bajos –2.661€/ha– y menos dispersos, seguido de la espaldera en regadío –3.441€/ha– y, los más altos, son los de la espaldera en secano –3.975 €/ha–. Aunque ya se ha señalado la escasa fiabilidad de los costes unitarios por su dependencia de los rendimientos, es necesario destacar que el modelo con los costes totales por kilo más bajos es el de espaldera en regadío –0,39€/kg–, seguido, casi con los mismos costes, por el vaso en secano –0,513€/kg‐ la espaldera en secano –0,5179€/kg–.
En lo que respecta a las comunidades autónomas analizadas, los costes totales medios son muy dispares, y se mueven en un rango que va de los más altos en las Comunidades de Galicia –9.303 €/h– y País Vasco –6144,17 €/h– a los más bajos en Extremadura –1.517,43 €/h– y Madrid –1.872,31 €/h–; esto es, un rango de casi 5 a 1, lo que demuestra la necesidad de considerar la dimensión territorial como factor discriminante en cualquier estudio de costes en viticultura.
El modelo utilizado ha permitido estimar un índice de costes de producción, basado en el Índice de Laspeyres, a partir de los resultados de las 20 encuestas más completas y desagregadas. El índice permite calcular la evolución relativa de los costes totales a partir de la evolución de los precios de la mano de obra, la maquinaria, los fertilizantes, los productos fitosanitarios y el agua y la energía. Como el cálculo del índice obliga a ponderar los costes, los resultados de la submuestra utilizada para obtener este indicador muestran que los factores que más peso tienen en el coste total son la mano de obra y la maquinaria, ya que ambos suponen cerca del 80% del coste total, siendo el más importante el primero. Conociendo la evolución de los precios citados, entre campañas, es posible estimar la evolución de los costes totales.
Finalmente, el modelo también ha servido para diseñar un prototipo de sistema y aplicación de costes tipo APP. Este paso es necesario para pasar de esta investigación exploratoria, cuyos resultados son orientativos, a una investigación sistemática, con resultados más precisos26. La alta variabilidad del sistema hace necesario crear un sistema integral de costes que permita aumentar el volumen de datos y hacer un seguimiento individual y colectivo de su evolución. 
Esto supone la creación de un Observatorio de costes de producción de uva en España y un conjunto de herramientas telemáticas que faciliten la captura y el análisis de la información. Sin ellas es prácticamente imposible conseguir los objetivos finales que pretende este estudio, y que se alinean con los sistemas y observatorios de costes más completos y sofisticados que existen en el mundo. El sistema propuesto brindaría información útil a los productores para mejorar la eficiencia de su actividad, y aportaría transparencia en el amplio y heterogéneo mercado de la uva.
Por tanto, los resultados de este Estudio deben interpretarse como los primeros valores globales sobre una investigación detallada de los costes de producción de uva en España. 
En este sentido, el Estudio aporta importante información preliminar que orienta sobre cómo proceder si se quiere tener una estimación precisa según el nivel de agregación. Las variables referidas a cultivo y conducción, de manera conjunta, y la localización geográfica del viñedo, son variables que, sin duda, ayudarán a la creación de estos grupos más homogéneos. Un problema adicional en el muestreo es el referido a los grupos muy pequeños (por ejemplo, los cultivos en parral) que necesitarían una muestra proporcionalmente más grande, lo que a priori puede requerir mayores esfuerzos a la hora de conseguir representatividad. A este respecto, la representatividad general, y la de cada uno de los grupos sobre los que se desagregue el cálculo de estimaciones de costes, depende no sólo de los tamaños de esos grupos sino básicamente de la variabilidad encontrada en los parámetros del estudio. 
En este sentido, este primer análisis, además de dar una estimación inicial de los valores promedios de esos parámetros, va a ser una herramienta de gran ayuda para diseñar un sistema de gestión de costes que lleve a tener estimaciones precisas.
A la vista de los costes y esfuerzos asociados a la obtención de datos con el sistema de entrevista personal realizado en este Estudio, y para solventar algunas de las limitaciones de un muestreo de conveniencia, resulta imprescindible considerar la utilización de métodos alternativos aprovechando las herramientas tecnológicas actuales y las posibilidades de contar con un panel de viticultores colaboradores. 
Al disponer ya de un modelo de costes y de una metodología que ha demostrado ser rigurosa, operativa, útil y funcional, y de unos primeros resultados que orientan un diseño más sofisticado, lo que falta para dar un salto significativo en materia de conocimiento y análisis de costes es crear un observatorio y un sistema integral de información de costes de producción de uva en España basado en la propuesta de este Estudio.
Agronews Cy L.





-Como cada año ha llegado la vendimia con unas expectativas regionales dispares dada nuestra gran diversidad agraria, con unas estimaciones por parte de cooperativas de unos 42,2 Mhl y con un elemento común, los bajos precios de la uva.
¿Y a qué se deben estos bajos precios si hemos tenido una cosecha media?
A la dinámica del mercado, así de sencillo.
Las salidas de la campaña pasada se han visto gravemente lastradas como consecuencia del cierre del canal HORECA y la drástica reducción del turismo extranjero, y algo parecido ha sucedido en Europa y otras partes del mundo como consecuencia de la pandemia y las medidas sanitarias adoptadas para tratar de atajarla. Es decir, la demanda ha caído y los mercados tienen la “tozudez” de responder al equilibrio oferta-demanda y su punto de equilibrio determina el precio.
Cuando se produce un excedente coyuntural importante, los precios se hunden, y esto solo puede corregirse reduciendo la oferta, retirando producto. Y si esto no se hace, los productores pagan los platos rotos con los bajos precios de la uva. Estas son las leyes de los mercados abiertos y globales, y tienen tanta fuerza que no hay ley de la cadena alimentaria que sea capaz de corregir esta situación. De aquí nuestra insistencia en disponer de instrumentos públicos y privados de gestión de la oferta eficaces y ágiles.
Y en estas circunstancias, nuestros amigos de las OPAs se han vuelto incomprensiblemente contra las cooperativas achacándoles la responsabilidad de los bajos precios. 
Desde Cooperativas Agro-alimentarias de España rechazamos estas acusaciones que a nuestro juicio son un error y muestran una falta de visión. Y permítame que lo razone.
1º Las cooperativas son sociedades propiedad de los socios, cuya legislación cooperativa establece que la relación entre el socio y su cooperativa es de carácter mutualista y no mercantil, es decir, cuando el socio entrega su producto a la cooperativa, no hay una venta, sino una puesta a disposición para su posterior transformación y comercialización, para obtener el mayor valor añadido posible del mercado. Sirva un ejemplo. Supongamos que un viticultor con una gran explotación destina sus uvas a su propia bodega. ¿A alguien se le ocurre que debería obligarse a ese viticultor a fijar el precio de sus uvas que entran en su propia bodega y cumplir unos plazos de pago? Supongo que a nadie que tenga dos dedos de frente. Pues exactamente ese es el mismo caso de las cooperativas: los socios entregan las uvas en su propia bodega, su empresa.
2º Las cooperativas son sociedades que se rigen por un sistema democrático: los socios con sus votos son quienes eligen a los miembros del consejo rector y quienes aprueban las decisiones en las asambleas y otros órganos de participación. Por lo tanto, son los propios socios los que deciden la forma de funcionar para obtener el mayor valor añadido posible del mercado, basándose en sus años de experiencia. Son los que están fuera de las cooperativas y los competidores los interesados en cambiar esta forma de funcionamiento, que es más eficiente que las alternativas externas.
3º Las cooperativas son sociedades que cumplen también el principio de puertas abiertas, lo que significa que los socios pueden darse de baja voluntariamente, asumiendo lógicamente sus compromisos económicos adquiridos durante su etapa de socios. Por lo tanto, si las cooperativas agroalimentarias españolas asocian a más de un millón de socios, será por algo. Cuestionar esto es presuponer que los cooperativistas son tontos y no saben lo que les interesa. Rechazamos rotundamente esa falta de respeto hacia los socios y socias de las cooperativas.
4º Cada cooperativa es un proyecto empresarial en sí mismo, regido por una legislación específica, las leyes de cooperativas. El modelo cooperativo definido en esa legislación permite tanto el desarrollo de cooperativas que son líderes y modelos admirados en sus respectivos sectores, como el de aquellas otras que no han alcanzado un desarrollo económico y social similar. Pero incluso en este caso, si esas cooperativas siguen funcionando año tras año, es porque aportan a sus socios más valor que el que encuentran fuera de ellas.
5º Las cooperativas operan en el mercado, a los precios del mercado, como no puede ser de otra forma. En mercados abiertos y globalizados, como muchos a los que acceden las producciones españolas y también las de las cooperativas, rige siempre la lógica de la oferta-demanda-precio, y esto es así en el mercado de proximidad, en el nacional y en el mundial.
¿Tienen las cooperativas la capacidad de alterar los precios del mercado? Esto no es nada fácil. Es verdad que las cooperativas en algunos sectores como el vitivinícola y el aceite de oliva transforman aproximadamente dos tercios de la producción nacional, lo que podría hacer pensar que sí deberían tener la capacidad de influir en el mercado. Sin embargo, hay que saber que esos dos tercios se transforman en unas 530 bodegas y unas 906 almazaras independientes unas de otras, cada una con su propia estrategia. En Cooperativas Agro-alimentarias de España creemos que las cooperativas deberían tener una mayor capacidad de influencia en el mercado y de ahí nuestra estrategia desde hace años de potenciar la integración comercial de las cooperativas, pero esto no es nada fácil, porque hay muchos intereses e influencias internas y sobre todo externas en contra de esta integración, y cuando se logra crear un gran grupo arrecian las críticas y los infundios para tratar de hacerlo fracasar. Así somos, ¡qué pena! luego miramos con cierta envidia a los países del norte de Europa, con un cooperativismo mucho más potente.
6º A pesar de todos los pesares, las cooperativas agroalimentarias siguen evolucionando positivamente, y los datos reflejan una evolución mucho mejor que el resto del sector agroalimentario. Los últimos datos agregados del Observatorio Socioeconómico del Cooperativismo (OSCAE), indican lo siguiente:
     2007    2018    VARIACION
FACTURACION    20.875    32.988    + 58%
SOCIOS    1.160.000    1.159.000    – 0.1%
TAMAÑO MEDIO    5,2 m€    8,0 M€    + 53,2%
En este mismo periodo, según datos oficiales, el valor de la Producción Final Agraria ha crecido un 32,23%, y la facturación del conjunto de la industria agroalimentaria (que incluye los datos de las cooperativas) ha crecido un 17,7%. Quizás estas cifras explican por qué hay tantos interesados en cambiar la forma de funcionar de las cooperativas.
7º La Ley de la Cadena Alimentaria persigue un fin loable que compartimos, mejorar los precios que perciben agricultores y ganaderos por sus productos. Esa es precisamente nuestra finalidad. Sin embargo, la ley ha omitido considerar la situación de los mercados, como sí hace la legislación francesa, por ejemplo, y esta omisión hace que, en las ocasiones de crisis de mercados por desajustes de la oferta y la demanda y caída de precios, la única solución que ofrece la ley es la de no vender, lo cual es inviable en muchos casos e inadecuado en otros. Las cooperativas no pueden retirarse del mercado y luego tratar de volver, las cosas no funcionan así. Y todo esto sin tener en cuenta los mercados exteriores de exportación o importación, que obviamente no tienen en cuenta nuestros condicionantes. Estamos defendiendo que esto debe corregirse.
8º En Cooperativas Agro-alimentarias de España acabamos de elaborar el plan estratégico del cooperativismo agroalimentario español 2020-2025, que destaca los PRINCIPIOS y VALORES cooperativos, que son “fundamento de la Economía Social, priorizan a las personas y al territorio, la búsqueda del interés general y la gestión independiente, transparente y democrática”. La MISION establece que pretendemos “garantizar a la sociedad productos de calidad y seguridad alimentaria adaptados a sus necesidades, de forma sostenible económica, social y medioambientalmente, contribuyendo así a rentabilizar las explotaciones agrarias y a mejorar la calidad de vida de nuestros socios”. Y nuestra VISION es la de Liderar el sector agroalimentario español mediante la participación y generación de valor en toda la cadena, a través de empresas competitivas y sostenibles, ofreciendo a la sociedad productos cooperativos reconocidos y favoreciendo el desarrollo del medio rural y la protección del medioambiente.
9º Las cooperativas trabajamos para fortalecer la posición de nuestros socios agricultores y ganaderos en la cadena de valor. Y para ello, todos tenemos que ser responsables. En Cooperativas Agro-alimentarias de España tenemos como estrategia principal el aumento del tamaño empresarial de las cooperativas, para que tengan más poder de mercado. Impulsamos la integración comercial, la profesionalización, la gestión excelente, el avance en la cadena de valor, la innovación orientada al mercado y la internacionalización.  Y fomentamos también la mejora de la relación con los socios, de los servicios que les prestan y del gobierno de las cooperativas. Todo ello para lograr un cooperativismo (socios y cooperativas) más sostenible y competitivo desde el punto de vista económico, social y medioambiental.  Este es el camino que estamos seguros nos va a llevar a una mejor posición en el mercado. No hay atajos, hay que trabajar cada día.
10º Las cooperativas están tremendamente arraigadas a su entorno territorial y comprometidas con la sostenibilidad del mismo. Mueren antes que deslocalizarse y devuelven a su entorno todo el valor que son capaces de captar del mercado. Son una de las pocas barreras que quedan contra el despoblamiento total del medio rural. Y son los vehículos que van a permitir mantener y desarrollar ese entorno rural ante los desafíos de todo tipo que están planteados.
Por favor, amigos de las OPAs, un poco de altura de miras y de objetividad con las cooperativas. Lo que cabría esperar de vosotros es que apoyarais sin ambages un cooperativismo potente, porque esta es la mejor manera de defender a los agricultores y ganaderos. No tengáis dudas.
Ángel Villafranca Lara / Presidente Cooperativas Agro-alimentarias de España.





- La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) reprocha al Gobierno que las medidas destinadas a la atención de las demandas de agua apenas han recibido un 19% de la inversión prevista en los planes hidrológicos, tal y como ha destacado en la segunda alegación a los Esquemas Provisionales de Temas Importantes del tercer Ciclo de Planificación, presentada el pasado 14 de septiembre en el registro electrónico del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD) y de todos los organismos de cuenca.
Los regantes critican que aún haya casi un millón de hectáreas pendientes de modernizar y que un porcentaje elevado de las obras de regulación y de infraestructuras hidráulicas de interés general no se hayan ejecutado, pese a haberse recogido en los sucesivos planes hidrológicos.
En concreto, Fenacore señala que los 25 Planes Hidrológicos revisados en el segundo ciclo (2015-2021) incluyen 11.224 medidas y una inversión prevista de 22.332 millones de euros. Sin embargo, según los últimos datos disponibles, hasta diciembre de 2018 únicamente se habían finalizado el 7% de las medidas, con una inversión ejecutada de 3.650 millones de euros, aproximadamente el 16%, cuando el periodo transcurrido superaba el ecuador temporal del plan.
Por ello, los regantes denuncian que la planificación hidrológica carece de credibilidad al haberse incumplido por las sucesivas administraciones, durante varias legislaturas, los acuerdos alcanzados con el regadío. De ahí que insistan en el necesario cumplimiento de los planes vigentes, con sus programas de medidas, para recuperar la confianza en la planificación hidrológica y en las administraciones responsables.
Y es que, anteriormente, en la primera de las alegaciones que formularon, los regantes también se opusieron a los nuevos Planes Hidrológicos debido a la desconfianza hacia una Administración que en los últimos tiempos parece amparar posiciones beligerantes y contrarias a los regadíos, obviando la importancia de disponer de agua garantizada en las correspondientes cuencas hidrográficas y su papel a la hora de asegurar la alimentación y el suministro, así como su contribución en la lucha contra el cambio climático y la despoblación de las zonas rurales.
En cualquier caso, la Federación continúa mostrando su predisposición a colaborar en este nuevo ciclo de planificación, siguiendo el talante que permitió llegar a acuerdos tan significativos con los gobiernos de turno como los alcanzados con la Ley de Aguas de 1985 y sus Reglamentos de 1986 y 1987 y los ciclos de planificación hidrológica de 1998, 2014 y 2016; que incluían el establecimiento de caudales ecológicos.
En este marco, como usuarios de algo menos del 70% del agua en España, los regantes abogan por un consenso para que se den unas condiciones mínimas para apoyar los nuevos Planes Hidrológicos, a sabiendas de que de las decisiones que se tomen ahora dependerá la gestión del agua en las futuras décadas.
Según el presidente de Fenacore, Andrés del Campo, “solicitamos que el conjunto de Administraciones Públicas, y de manera muy especial el MITERD y los Organismos de Cuenca que tienen las competencias sobre el agua en España, den un impulso al cumplimiento de los programas de medidas comprometidas con los regadíos para ahorrar agua y facilitar el acuerdo del regadío español al nuevo ciclo de planificación”.





-La Organización Mundial del Comercio (OMC) acaba de fallar contra Estados Unidos por las ayudas estatales al fabricante de aviones estadounidense Boeing, por un valor de 4.000 millones de dólares. Así, se abre la puerta a que la Unión Europea pueda imponer aranceles a productos estadounidenses por este mismo importe.
Los árbitros de la OMC dieron a conocer esta decisión el pasado viernes y se espera que el laudo se publique el próximo 13 de octubre en Ginebra.
A partir de esa fecha, el Órgano de Solución de Diferencias en la OMC tomará la decisión para autorizar a la UE a que tome medidas para saldar la deuda. Con toda probabilidad será el 26 de octubre la fecha para que se pueda publicar la lista de productos que se pueden ver afectados por los aranceles europeos.
Sin duda que es una buena noticia para el sector español exportador de productos agroalimentarios afectados por los aranceles de EE.UU. No obstante, fuentes empresariales han afirmado a Olimerca que es el momento de poner fin a los aranceles adicionales, que se evite por todos los medios una guerra comercial y que se sienten a negociar para que este importante sector español no pague los platos rotos de otros.
El problema es que en las próximas semanas el gobierno de Trump tiene sobre la mesa el tema más importante: las elecciones de noviembre, lo que sin duda no va ayudar a conseguir esa mesa negociadora tan necesaria.
Olimerca.







-Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos ha revisado los datos sobre la ejecución de fondos europeos en relación al desarrollo rural en el conjunto de la UE y destaca la escasa ejecución del presupuesto estatal en el periodo de programación 2014-2020.
Unión de Uniones ha tenido ocasión de analizar la situación y destaca que de los 12.244 millones de euros del Fondo Europeo de Desarrollo Rural (FEADER) asignados a España, quinto presupuesto a nivel UE, apenas se han gastado, con datos hasta junio de 2020, un 51%, 6.240 millones, lo que sitúa al país a la cola de Europa y muy alejado de Estados miembro como Suecia (80%), Reino Unido (73%) o Francia (66%).
La organización critica igualmente el escaso presupuesto asignado hasta el momento a proyectos seleccionados – lo que se conoce como presupuesto decidido -, cercano al 65%, lo que, conjuntamente, influye en que España sea uno de los Estados de la UE con menor nivel de ejecución y planificación de fondos de desarrollo rural.
Unión de Uniones asocia la limitada ejecución de fondos, en parte, a la obligada cofinanciación por parte de los Estados o sus regiones, que en ocasiones presentan dificultades para asumirla, la compleja burocracia para lanzar estas ayudas, que provocan retrasos en las convocatorias, o los escasos incentivos que ciertas medidas suscitan entre los agricultores y ganaderos en el marco de los Programas de Desarrollo Rural.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Día a día del sector

Planas, el peor valorado, según el CIS

El acuerdo es imposible

Seguimos centrados en el futuro de la PAC

El futuro del sector, cada vez mas oscuro

Política y agricultura dejadas de la mano 

El aceite sigue siendo uno de nuestros grandes problemas 

Bruselas nos desprecia, diga lo que diga Planas

Variadas y curiosas versiones de un mismo acuerdo

Los dineros siempre crean problemas

No repetir los errores

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.