Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

Hacia la nueva PAC.

Empieza la hora de la verdad en relación con el futuro del sector agrario europeo y, por ende, del futuro del nuestro.  Se empieza ya, por fin, a definir y delimitar los principales objetivos que definirán la PAC futura y con ellos, la política que se nos va a imponer, en el mundo agrario, en los próximos años. 

Actualizado 29 octubre 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Y hora es ya de insistir en nuestra disidencia sobre lo que, para muchos, es y sigue siendo lo mejor que se podría lograr en el mundo agrario de la UE. 
Sin embargo, nosotros pensamos que, con lo aparentemente nuevo, se vuelve reiteradamente al camino de la socialización, que antes se dirigía hacia el mantenimiento de un sector agrario “apesebrado”, al que se le permitía ciertos grados de libertad y que ahora, modificando el rumbo anterior, se sigue negando al sector primario la consideración de sector económico y vamos hacia un nuevo sector “verde”, hacia lo que, para nosotros, sigue siendo “la nada con sifón”.

Esta semana la futura política agrícola ha sido la protagonista principal en la actividad política de la UE. 
En el último Consejo de ministros de Agricultura de la UE, celebrado en Luxemburgo, se ha tratado sobre la PAC futura y se ha conseguido cerrar, un acuerdo político, sobre los tres reglamentos que, de seguir hasta su aprobación definitiva, compondrían la reforma de la Política Agrícola Común (PAC). El Reglamento sobre los Planes Estratégicos, el que define la futura OCM, organización común de mercados, y el relativo a la financiación de las ayudas.

El acuerdo alcanzado sobre la Política Agraria Común, que entrará en vigor en 2023 obliga fundamentalmente:
. a que el presupuesto Comunitario destine el 40% a cumplir objetivos medioambientales, por lo que, para las ayudas directas, las ayudas básicas a la renta, quedaría un máximo del 60% de lo presupuestado. Lo medioambiental integraría el pago “verde actual”, configurando un modelo de condicionalidad reforzada. Así, tras lo aprobado, los agricultores y ganaderos tendrían que recibir sus ayudas directas, cumpliendo de forma estricta con los requisitos, cumplimientos y buenas prácticas en materia de clima y medio ambiente, previstos.
. además, se fija que, al menos el 20 % de las ayudas directas se destinarán a nuevos eco-esquemas obligatorios, aplicables ya en 2023, tras la entrada en vigor de la nueva PAC. En los dos primeros años serán de transición de tal forma los fondos que no se utilicen podrían destinarse a otras intervenciones. Eso sí y para que todos seamos benevolentes, Bruselas da libertad a que los Estados miembros diseñen sus propios eco-esquemas. ¡Qué les parece, qué liberalidad!
. el llamado “pago redistributivo”, estará dirigido a las explotaciones medianas y pequeñas. El famoso “capping”, permitirá establecer el importe y distribución sobre los fondos que se hayan recuperado a través del límite de pagos establecidos por explotación. Para que nos entendamos todos, como en la época de José María “El Tempranillo”, se trata de quitar a los ¿ricos?, a las auténticas empresas agrarias, para dárselo a los “agro-dependientes”, pequeños y medianos, del Estado de turno. 
. cada estado elaborará su correspondiente Plan Estratégico siguiendo las premisas que lleguen desde Bruselas, pero dando absoluta libertad a cada país, siempre sobre la base de la transparencia en la elaboración de los mismos. Es decir, a la manera comunista, damos libertad, tras decidir y fijar nosotros, lo que se debe hacer… … ¡cumbre!
. el 2% de los fondos de la PAC se destinará a los jóvenes agricultores a través de complementos de pago en el primer pilar (ayudas directas) y ayudas a la primera instalación, que podrán alcanzar hasta 100.000 euros por joven que se instalan por primera vez.
. la nueva PAC será, a partir del 2023, menos burocrática, los agricultores y ganaderos europeos podrán recibir las ayudas, sin tener incluso que presentar formalmente una solicitud. Para nosotros se abre, de nuevo, un enorme portillo para la corrupción y el mamoneo, o si no, esperemos unos años.
. en cuanto a las ayudas acopladas, asociadas a la producción, se permite que los Estados puedan destinar, hasta el 13 % de los importes de los pagos directos, para su pago. En las ayudas acopladas se incluirá la aceituna de mesa. En lo que se refiere a programas sectoriales destinados a apoyar a sectores concretos a través de organizaciones de productores, se destinará hasta el 3 % de los pagos directos. 
España propondrá, al menos así se ha anunciado, la creación de un programa sectorial para el sector del olivar y el mantenimiento de los programas destinados al vino, apicultura y frutas y hortalizas, este último sin techo presupuestario, al igual que los programas escolares.
. Bruselas seguirá permitiendo a España, no sabemos a cambio de qué, seguir financiando inversiones en la mejora de regadíos. ¿Hace años despreciamos la ayuda de 7.000 millones de euros para el trasvase del Ebro… … recuerdan?
. las autorizaciones de viñedo, petición planteada por España y Francia, continuarán hasta el año 2040.

Tras estos acuerdos del Consejo y tal como estaba previsto y era preceptivo, el pleno del Parlamento Europeo también fijó su postura sobre la reforma de la PAC, en una sesión telemática por la situación de la pandemia en Bélgica y en Francia.
La Eurocámara votó los tres reglamentos que deberán componer la legislación PAC y que anteriormente hemos reseñado: el de los Planes Estratégicos nacionales, el de la organización común de mercados y la regulación sobre la financiación de las ayudas.
Sobre la “Condicionalidad”, el Parlamento votó a favor de reforzar las prácticas obligatorias en materia de clima y medio ambiente, conocidas como "normas de condicionalidad" que cada agricultor tiene que aplicar para poder optar a las ayudas directas. Además, el Consejo pidió dedicar al menos el 35 % del presupuesto para desarrollo rural a las de medidas dirigidas a frenar la degradación del medio ambiente y el cambio climático.
También en el futuro diseño de lo ecológico, en la ya denominada “arquitectura verde”, al menos el 30 % del presupuesto para pagos directos se reservará a los regímenes ecológicos, que serán voluntarios, pero que, de aceptarse, combatiendo el cambio climático, gestionando los recursos naturales de forma sostenible o protegiendo la biodiversidad, podrían complementar la renta de los agricultores.
La Eurocámara también ha pedido a los Estados miembros que incentiven a los agricultores para que reserven un 10 % de sus tierras a elementos paisajísticos beneficiosos para la biodiversidad, como los setos, los árboles no productivos o los estanques, que minoren las ayudas para las grandes explotaciones y que apoyen más a las pequeñas explotaciones y a los jóvenes agricultores; Al menos el 6 % de los pagos directos nacionales deberá utilizarse para apoyar a los agricultores de pequeñas o medianas explotaciones, pero, si se utiliza más del 10 % el límite máximo pasará a ser voluntario
Los eurodiputados abogan por reducir progresivamente el máximo de los pagos directos a los agricultores que reciben más de 60.000 euros anuales y limitarlos a 100.000 euros anuales, pero los agricultores podrían deducir el 50 % de los sueldos relacionados con la agricultura del importe total antes de la reducción.
Los Estados de la UE podrán usar al menos el 4 % del presupuesto que destinan a pagos directos para apoyar a los jóvenes agricultores. También podrán obtenerse ayudas del Fondo de Desarrollo Rural, y en este caso tendrán prioridad las inversiones de los jóvenes agricultores.
El Parlamento ha insistido también, en que las ayudas europeas han de reservarse para quienes ejerzan un mínimo de actividad agraria, por ello, piden excluir automáticamente a quienes gestionen aeropuertos, servicios ferroviarios, instalaciones de abastecimiento de agua, servicios inmobiliarios o instalaciones deportivas y recreativas permanentes.
La Eurocámara declinó introducir cambios para reservar ciertas denominaciones a productos que contengan carne. Nada cambiará para los productos elaborados a partir de vegetales, que podrán seguir comercializándose con los nombres actuales. Así, se podrá seguir utilizando las denominaciones "hamburguesa", "salchicha", "filete", "escalope" y "burger" para los sucedáneos de origen vegetal.
Sin embargo, optó por vetar el uso de referencias como "del tipo", "estilo" o "alternativa" para comparar productos no lácteos a los lácteos -por ejemplo, la mantequilla de soja o la leche de almendra-, un extremo que aún debe negociarse con el Consejo (los países).
La Eurocámara pidió más medidas para ayudar a los agricultores a afrontar los riesgos y posibles crisis futuras y que la reserva de crisis, que ayuda a los agricultores a resistir ante la inestabilidad de los precios o del mercado se convierta en permanente, tenga presupuesto propio.
El Parlamento quiere aumentar las sanciones contra quienes incumplan reiteradamente las condiciones impuestas por la UE, por ejemplo, sobre medio ambiente o bienestar animal.
La reincidencia costará a los agricultores una reducción del 10 % del importe total de los pagos (frente al 5 % actual).
También votó a favor de excluir de los pagos acoplados a la producción las cabezas de ganado cuyo destino final sea la venta para actividades relacionadas con la tauromaquia.
Y declinó que el Fondo Español de Garantía Agraria (FEAGA) y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER) den ayuda a los agricultores cuyas actividades incluyan la cría de toros de lidia.

Tras la aprobaciones y peticiones del Consejo y el Parlamento, comenzarán los llamados “trílogos”, en los que el Consejo, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo terminarán la negociación de los reglamentos, que debería que estar concluida a principios del próximo año. Quedará finalmente, para comenzar la nueva PAC, la aprobación de los reglamentos y serán los Estados miembros los que finalizarán el proceso tras finalizar sus planes estratégicos nacionales.

Tras las aprobaciones del Consejo y de la Eurocámara nuestras Organizaciones Profesionales no ven nada claro su futuro y así:

“ASAJA VE RIESGO DE RENACIONALIZACIÓN Y RECHAZAN UNOS ECOESQUEMAS QUE «COLOCAN AL AGRICULTOR EN UNA PEOR SITUACIÓN»
Uno de los principales pactos del Consejo es vincular un 20% de los pagos directos al cumplimiento de ecoesquemas. Aunque no serán obligatorios para los productores, a su juicio en la práctica es como si lo fuesen porque, de lo contrario, sufrirían un recorte del 20% en los fondos.
«Coloca al agricultor en una peor situación que antes porque les obliga a aplicarlos, aunque sean voluntarios, y sin saber aún cómo ni a qué coste para poder alcanzar el mismo nivel de pago que tenía hasta ahora, la nueva PAC «puede entrañar un riesgo de renacionalización» si no se diseñan bien los planes estratégicos nacionales… …
COAG VE QUE VINCULAR PAGOS DIRECTOS CON ECOESQUEMAS PUEDE CONLLEVAR «UNOS RECORTES MUY GRAVES»
Bajo su punto de vista, con este acuerdo de la PAC no se consigue un incentivo de práctica medioambiental entre el productor «sino que es un recorte del 20% para quien no se acoja» a esos programas. Por ello, ha pedido un diseño «inclusivo» al que puedan optar «todos» con un «menú amplio de ecoesquemas» que tenga en cuenta la «variabilidad» de cada sector.
A COAG también le «preocupa» que «ya no se cuestione en absoluto» el Marco Financiero Plurianual acordado en julio en el que se aplicó un «recorte» a los fondos de la PAC, «al menos en pérdida de poder adquisitivo» y ha mostrado asimismo su desacuerdo con que los ministros «no hayan hecho ninguna consideración» respecto a la necesidad de «recuperar partidas» para el sector agroalimentario en los fondos destinados a los planes de recuperación económica postcoronavirus.
Por otro lado, el secretario general está «totalmente en contra» de que «se siga» estableciendo en 100.000 euros el tope de ayudas por explotación ya que su organización defiende los 60.000 euros por lo que en las siguientes fases de la negociación seguirán «insistiendo» en estos «techos».
UPA CREE QUE «PUEDE SER POSITIVO PARA LOS PEQUEÑOS AGRICULTORES» Y «NO LE SUENA MAL» LO PACTADO y la
UNIÓN DE UNIONES CRITICA QUE LA UE PASE LA PATATA CALIENTE DE LOS PRINCIPALES ASPECTOS DE LA PAC A LOS ESTADOS

La Unión de Unionbes, considera que se han descafeinado elementos importantes, otorgando un amplio margen de discrecionalidad a los Estados miembros, para otorgar y distribuir las ayudas de la PAC. 
Unión de Uniones recuerda que este acuerdo no es definitivo y deberá ir a negociación con la posición del Parlamento, que también se ve esta semana y con la Comisión. No obstante, la orientación del Consejo, sobre la base de los documentos de compromiso de la Presidencia Alemana, permitiría a los gobiernos nacionales un amplio margen de maniobra para decidir sobre su PAC.
Unión de Uniones, aunque habrá que esperar a la conclusión de los debates del Consejo, Parlamento y Comisión para la redacción definitiva, opina que es momento de que el Ministerio de Agricultura se reafirme en lo que ha venido diciendo acerca de que las ayudas sean para los profesionales del sector», y que se fije una proporción significativa de vinculación de los ingresos a la agricultura de al menos el 25%, tal y como la organización ha venido defendiendo con insistencia y que continuará haciendo para que quede escrito en el Plan Estratégico Español.


Sin embargo las organizaciones europeas de agricultores y cooperativas agrarias, Copa-Cogeca, han salido a la palestra, tras las críticas vertidas desde algunos sectores a raíz de la aprobación de la nueva Política Agrícola Común (PAC) y han defendido que nadie puede ni debe sostener que lo votado en el Parlamento Europeo recientemente sea un puro blanqueo ecológico, a sabiendas de que los agricultores y las cooperativas agrarias de Europa tendrán que superar los desafíos que supone:
. destinar el 30% de sus ayudas a los regímenes ecológicos (ecoesquemas), no solo orientados al medio ambiente y al clima, sino también a seguir mejorando el bienestar animal, algo que rebasa la propuesta original formulada por la Comisión.
. realizar progresos factibles a través de los regímenes ecológicos para, entre otros, lidiar con el clima, disminuir las emisiones de gases de efecto invernadero, potenciar la captación de carbono, mejorar la calidad el agua, reducir la erosión del suelo, mejorar y proteger la biodiversidad, limitar el uso de productos fitosanitarios, mejorar el bienestar animal, aplicar el plan de gestión de los nutrientes, mejorar la diversidad animal y vegetal y conservar los humedales y las turberas.
. poner el 10 % de las tierras arables al servicio de elementos topográficos no productivos que sean beneficiosos para la biodiversidad. Los regímenes ecológicos y las medidas agroambientales y climáticas tan solo cubrirán la mitad de este objetivo, mientras que la otra mitad será de carácter obligatorio para los agricultores, sin ninguna ayuda suplementaria.
. recibir menos apoyo en favor de las zonas con limitaciones naturales específicas, cuando éstas son una parte esencial del medio rural y su viabilidad, dinamismo social y conservación solo son posibles gracias a los fondos de la PAC.
. mantener los pastos permanentes a escala nacional, regional, subregional y particular, con una variación máxima del 5%, y sin ninguna ayuda suplementaria.
. proteger de forma efectiva los humedales y las turberas, sin ninguna ayuda suplementaria.
. poner en práctica la rotación de cultivos independientemente del tamaño de la explotación, de los cultivos permanentes y los cultivos anegados, sin ninguna ayuda suplementaria y/o
. aplicar los nuevos requisitos legales de gestión en materia de política hídrica, salud animal y uso sostenible de plaguicidas, sin ninguna ayuda suplementaria.

Vamos ya hacia la nueva PAC y aunque no nos guste empezamos a ver que, de nuevo, el sector agrario será en “pagano” de los nuevos objetivos europeos. El Sector, agroalimentario español, si no se le dota convenientemente, no podrá hacer frente a los enormes costes que supondrán las nuevas medidas y menos aún podrá competir con los productos obtenidos en zonas y países exentos de estas exigencias bioclimáticas en sus producciones.

Seguimos en una Europa que ha olvidado sus esencias fundacionales, en una Europa muy ajena a las auténticas necesidades de sus componentes.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Aire Libre

Hacia dónde vamos!

Lo que no puede ser no debe ser.

El Primer Eco-esquema español.

Sobre los eco-esquemas de la nueva PAC.

Cuál es el "Precio Justo" del aceite de oliva español.

¿Por qué no reacciona el MAPA ante la que se nos avecina?

El PP ante la nueva PAC.

Una nueva manipulación climática

¡Adiós al Acuerdo UE-MERCOSUR!

Planas debe de  exigir de la UE el trato que nos corresponde 

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.