Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Día a día del sector
Semana del 1 al 8 de noviembre de 2020.

Si nos tomásemos las cosas en serio, nos iría mejor

"Hambre cero, objetivo lejano, pero aún alcanzable". Este era uno de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, adoptados en 2015 como un llamamiento universal de Naciones Unidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas vivan en paz y prosperidad en 2030.

Actualizado 12 noviembre 2020  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Y… …ahora resulta que, según la propia FAO “ puesto que nada de lo previsto se va a cumplir es necesario iniciar de inmediato una transformación agroalimentaria, porque todavía es posible lograr las metas que nos hemos fijado para la próxima década, pero solo llevando a cabo una importante transformación de los sistemas agroalimentarios, así como un esfuerzo notable por parte de las instituciones para garantizar el acceso de todas las personas no solo a los alimentos, sino a alimentos nutritivos que conformen una dieta saludable a un coste sostenible”. 

Comentario
Y de nuevo y como siempre ocurre, se vuelve, se nos vuelve a pedir imposibles, salvo que el mundo occidental siga persiguiendo su propia ruina, con la reiteración del objetivo “Hambre cero” que, como slogan, está muy bien pero que, al menos a nosotros, nos vuelve a sonar como una “ecologetada” escatológica. 
Ahora de nuevo los ecologetas de turno, insisten en que, el objetivo, “Hambre cero”, sigue siendo posible afirmando que,” si los países donantes gastaran 14 mil millones de dólares más al año, hasta 2030, es decir, se gastaran el doble de lo que están gastando ahora, en ayuda alimentaria y nutricional, 500 millones de personas podrían escapar del hambre. 
Lo que nos sigue sorprendiendo a muchos, por su inanidad científica, es la precisión de las cifras y la falta de responsabilidad en los permanentes incumplimientos. Por faltar nos falta hasta lo que la FAO entiende por hambre al igual que todavía estamos esperando se definición de pobreza. Decir que, con una inversión adicional de 25.000 a 36.000 millones de dólares anuales, y por qué no 100.000 millones o lo que ustedes quieran, durante la próxima década, se podría acabar con el hambre, es no decir nada, es una nueva meta para seguir manteniéndose en la estafa actual. 
Dichas inversiones financiarían, nos dicen, una combinación de intervenciones de bajo costo y alto impacto directamente relacionadas con los cuatro aceleradores: I + D agrícola, servicios de extensión agrícola, sistemas digitales de información agrícola, expansión del riego a pequeña escala en África, alfabetización femenina y ampliación de programas de protección social y comercio existentes. Eso sí todo ello con el control y la asistencia de los numerosísimos ecologetas FAO. ¡Vaya caradura la que tienen algunos, con la FAO a la cabeza! 
Recuerdan ustedes que, hace más de una década nosotros, por un asunto bioclimático que ya ha demostrado su inutilidad, proponíamos suprimir la F.A.O. (Lean ustedes en Agrolibre nuestro artículo del 4 de mayo de 2007 “Biocarburantes: supriman la FAO”)
Posteriormente el 11 de agosto de 2010 insistíamos en la inanidad de la FAO, “La FAO no descansa nos ataca de nuevo” y, una vez más, el 7 de marzo de 2013 cuando el camino hacia lo sostenible era ya inevitable en nuestra UE, nos preguntábamos “Biocarburantes: y quién certifica si la FAO es sostenible”. Pero es el 15 de marzo del 2012 cuando expresamos con más claridad nuestro descontento con la Organización escribiendo “Los Biocarburantes y la FAO… … descansen en paz”.
Decíamos:

“Esta precisa y profunda recomendación forma parte de la NOTA, de marzo de 2012, por la que la FAO informa que acaba de publicar una serie de documentos de orientación y herramientas en materia de política bioenergética ¿y?
Tenemos la impresión que, tras este esfuerzo, la vieja FAO se merece un descanso…  …un descanso eterno. Dicho de manera transparente, la FAO no tiene razón de ser pues no cumple con el único objetivo para el que, el 16 de octubre de 1945, fue creada por la ONU en la Conferencia de Québec. Ese objetivo era dirigir las actividades de lucha contra el hambre, en la trágica situación existente tras la segunda guerra mundial.
En 2012 la FAO no dirige nada ni a nadie y contempla calladamente como, en pleno siglo XXI, se destruyen cientos de millones de toneladas de alimentos básicos, que, con decenas de miles de millones de dólares en subvenciones, son destinados a ¡alimentar, los depósitos de los coches ¡
En 2012 la agricultura europea está en manos de Bruselas, los agricultores de los países africanos, asiáticos, interamericanos… … obedecen a sus respectivos Bancos de Desarrollo, USA, China, Rusia son “muy suyos” y practican su solidaridad “made in”, el comercio mundial de productos agrícolas corresponde a la Organización Mundial de Comercio y las prioridades agrícolas concretas del “resto”, son adoptadas por no se sabe quién en “colaboración” con multinacionales. En definitiva, las recomendaciones e iniciativas globales FAO-Roma son, en el mejor  de los casos, ignoradas cuando no “interpretadas” por sus propios dirigentes, comenzando por su Director General.
Ya en 1989 la Fundación Heritage calificaba a la FAO como un “organismo irrelevante en la lucha contra el hambre, con una burocracia inflada conocida por la mediocridad de sus trabajos y, la ineficacia de su personal, la FAO está cada vez más politizada”. ¡Cómo nos recuerdan a nuestros miles, de empresas públicas!  
Su presupuesto ordinario es de 1.005,6 millones de dólares para el bienio 2012-2013, los otros 1.400 millones de contribuciones voluntarias van por otra parte. En el año 2008 España, como no, fue el primer contribuyente mundial; en cuatro años aportó un total de 128 millones de euros y, el 26 de enero de 2009, en plena crisis económica, Zapatero, en la clausura de la Conferencia de Alto Nivel sobre Seguridad Alimentaria celebrada en Madrid, con presencia del Secretario General de Naciones Unidas, comprometió otros 1.000 millones de euros para los próximos cinco años, a añadir a los 500 millones de euros prometidos en la cumbre de la FAO en junio de 2008.
En julio de 2011 la candidatura del Sr. Moratinos, como Director General de FAO, fue un fracaso en manos de Brasil y el resto de los países en desarrollo. ¡Qué incauto! ¡Qué desastre!.
Los dirigentes de la FAO, a la cabeza de 3.400 funcionarios, la han convertido en una Consultoría de Comunicación, experta en Cumbres, Conferencias, Foros y Reuniones de Alto y Bajo Nivel para, “asesorar y propiciar programas y actividades concretas siempre que, los elementos dispersos existentes se agrupen en un marco único”(FAO). Pero ¿no es la FAO ese marco único? pues va a ser que no. A la FAO le han salido competidores más jóvenes y menos propensos a organizar “festivales de charlas”. El Consejo Mundial de la Alimentación, el Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola, el Programa Mundial de Alimentos… …están asumiendo el protagonismo en la lucha contra el hambre, mientras que la FAO prefiere seguir mirando a la luna, reflexionar sobre áreas, como la bioenergía, más glamorosas y más ligadas a la economía verde, a la economía del billete verde y del oro negro.
En la serie de documentos que ahora presenta la FAO, se reitera la necesidad de “explorar nuevas formas de combatir la pobreza rural y promover el desarrollo sostenible, por lo que la producción de bioenergía realizada con responsabilidad y cuando sea conveniente, puede ofrecer la oportunidad de participar a los agricultores y a la población rural en la construcción de una economía verde”, (“dixit” sin atragantarse, uno de los ocho Subdirectores Generales de la FAO), ¡son inigualables! ¡Ah!, también en Roma están muy preocupados, pero menos que los guaraníes y el orangután indonesio, por aquello de la deforestación para nuevos cultivos energéticos, así como de las repercusiones en los pueblos indígenas, ¿y?
Una vez conocido por todos, el intelectual mensaje bioenergético de la FAO, ¡vayamos al grano! ¡Caña al grano! EE.UU, con  maiz y Brasil con caña de azúcar, líderes mundiales con el 88% de la producción mundial de etanol, están enganchados con la “orgía etílica” del fomento de los biocarburantes.
En una reciente conferencia desarrollada en Berlín, el nuevo Director General de FAO, el brasileño José Graciano da Silva, encontró la combinación adecuada entre el mensaje FAO y su aplicación a la, su, energía verde: “Los cereales no deben ser usados para la producción de biocarburantes y este es el caso del maíz en los EE.UU y no es el caso de la producción con caña de azúcar en Brasil, que no afecta al precio del azúcar en los mercados internacionales”.
Es obvio que, el señor Graciano da Silva, pensaba más en su condición de ex ministro brasileiro con Lula, que como Director General de la FAO y, por supuesto, más en los verdes biodólares que en el hambre, en los ecosistemas, en la biodiversidad y en la interrelación de los precios de los alimentos básicos.
Es obvio también que es un disparate total el  que, los EE.UU , destruyan anualmente para producir etanol, 130 millones de toneladas de maíz, pensemos que el consumo chino de maíz es de 190 millones de toneladas año, pero es igualmente obvio que, la alternativa brasileña, ya programada, es otro disparate.
Hace pocos días el Secretario brasileño de Producción y Agroenergía, ha anunciado que, en los próximos cuatro años, su gobierno destinará ¡35.000 millones de dólares! Para incrementar la cosecha de caña de azúcar destinada a producir etanol. Recuperarán 6,5 millones de has. ecológicos y bio-diversos cañaverales y roturarán otros 3,8 millones de hectáreas. En total ¡10,3 millones de hectáreas!.
El drama de los biocarburantes, que no ha hecho nada más que empezar, será motivo de nuevo debate en Río de Janeiro en la Conferencia Río+20 de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible. Nos preguntamos si en junio de 2012 asistirá, a la Conferencia, la tradicional, numerosa  y lúdica bio-representación arco-iris española o si, en el nuevo ambiente de austeridad y de sentido común se enviará un correo electrónico, desmarcándonos de las posiciones  tradicionales tipo FAO que, en la realidad de su puesta en práctica, nos conducen a nefastas consecuencias, sin caña, sin granos, sin  oleaginosas, y  a un “tsunami” de céntimos sanitarios y subidas de impuestos en los carburantes, ¿conviviendo con milmillonarias bonificaciones fiscales de un consumo obligatorio de biocarburantes foráneos?
La verdad no admite matices y la FAO y la política de fomento de los biocarburantes están trufadas de los más variados matices. ¡Solo la verdad nos hará libres!... … ¡libres de la FAO y de los Biocarburantes! DESCANSEN EN PAZ

Ya veíamos de forma absolutamente clara en lo que se convertiría esta Organización.

Terminemos ya, esta semana, por la extensión de nuestro anterior comentario, con nuestros comentarios. Volveremos la próxima semana sobre,  “la retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el clima, anunciada hace más de tres años por el presidente estadounidense Donald Trump”, sobre el PROYECTO DE LEY por la que se modifica la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, sobre ASAJA Alicante que ha pedido la dimisión de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras denunciar «el ensañamiento» con el trasvase Tajo-Segura, con las Cooperativas Agro-alimentarias de España que han conseguido la aprobación de su propuesta de autorregulación voluntaria en el sector del aceite de oliva por parte de la Comisión Europea, con la Fundación Artemisan que, no lo entendemos muy bien, considera que la nueva PAC marcará un antes y un después para la caza y alaba el importante esfuerzo realizado durante los últimos años desde el sector cinegético para proponer medidas eficaces y asequibles que beneficiarán a agricultores, cazadores y, por supuesto, al medio ambiente, con… …
Como ven hay mucho que discutir.



Noticias.
-Hambre cero, objetivo lejano pero aún alcanzable.
Hoy día, lejos de cumplir los objetivos que la comunidad internacional se ha fijado para 2030, el hambre y la desnutrición siguen siendo grandes obstáculos para el desarrollo de muchos países y el COVID-19 ha venido a exacerbar aún más la situación.
Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030, adoptados en 2015 como un llamamiento universal de Naciones Unidas para poner fin a la pobreza, proteger el planeta y garantizar que todas las personas vivan en paz y prosperidad en 2030, buscan terminar con todas las formas de hambre y desnutrición y velar por el acceso de todas las personas, en especial los niños, a una alimentación suficiente y nutritiva, en particular a través del objetivo nº 2.
En realidad, los 17 ODS están intrínsecamente integrados, ya que las intervenciones en un ámbito siempre tendrán efectos en otros, para que, en última instancia, el resultado final sea “no dejar a nadie atrás”. Sin embargo, se habla muy poco de la interrelación de los ODS cuando es de mucha importancia entender los efectos que implicarían en los otros ODS lograr el ODS 2. Por ejemplo, esto podría implicar incrementar las emisiones de gases invernadero, en suelos y tierra SDG 15, entre otros.
Pero, en la práctica, cinco años después de que el mundo se comprometiera a poner fin a la inseguridad alimentaria, no se han realizado progresos suficientes en ninguno de los indicadores para alcanzar este objetivo en 2030 ni se ha analizado los efectos con los otros OSD. Los datos indican que el mundo no está avanzando ni hacia la meta 2.1 de los ODS, es decir, garantizar el acceso a alimentos inocuos, nutritivos y suficientes para todas las personas durante todo el año, ni hacia la meta 2.2, o sea erradicar todas las formas de malnutrición.
Muchas amenazas penden sobre las posibilidades reales de alcanzar estas metas: por un lado, la variabilidad climática y los fenómenos meteorológicos extremos socavan los resultados; los conflictos; y por el otro, la desaceleración y el debilitamiento de la economía también obstaculizan y condicionan los esfuerzos llevados a cabo para acabar con el hambre. Finalmente, este año, ha sido caracterizado por la pandemia mundial que sigue haciendo estragos en los sistemas económicos y sociales de todo el mundo, así como por los brotes sin precedentes de langosta del desierto en África oriental. Ambos fenómenos han empeorado las previsiones económicas mundiales de una manera que habría sido imposible anticipar, generando una crisis que posiblemente sea la mayor desde la segunda guerra mundial, con una pérdida acumulada de más de 11 billones de PIB mundial, por lo que nos encontramos ante el riesgo de un grave empeoramiento general de los resultados relativos a todas las formas de malnutrición. 
Urge actuar. De hecho, la estimación más reciente para 2019 muestra que incluso antes de la pandemia de la COVID-19, casi 690 millones de personas, es decir, el 8,9% de la población mundial, estaban subalimentadas.
Desde 2014, por tanto, la tendencia se mantiene: el número de personas que padecen hambre en el mundo ha ido aumentando lentamente. Los datos para 2019 apuntan a que otros 60 millones de personas se han visto afectadas por el hambre desde 2014. Si esta tendencia continúa, el número de personas subalimentadas superará los 840 millones para 2030.
Está claro que el mundo no está en vías de lograr el objetivo del hambre cero, incluso sin considerar los efectos negativos que probablemente tendrá la COVID-19, que puede añadir entre 83 y 132 millones de personas a la cifra de personas subalimentadas en 2020.
Un número cada vez mayor de personas ha tenido que reducir la cantidad y la calidad de los alimentos que consume. Dos mil millones de personas, es decir, el 25,9% de la población mundial, padecieron hambre o bien no tuvieron un acceso regular a alimentos nutritivos y suficientes en 2019. Esta situación podría empeorar si no se actúa de inmediato y con contundencia.
En línea con estos resultados, se observa, además, que el mundo no lleva camino de lograr las metas mundiales sobre nutrición, en particular las relativas al retraso del crecimiento, la emaciación y el sobrepeso infantil para 2030, así como tampoco conseguimos cumplir con los objetivos de dietas saludable y reducción de la obesidad, ya que en adultos está aumentando en todas las regiones.
Las previsiones para 2030, incluso sin considerar una posible recesión mundial consecuencia de la pandemia, sirven de advertencia adicional de que el nivel actual de esfuerzo no es en absoluto suficiente para acabar con la malnutrición en el próximo decenio.
Todos los datos analizados, así como las recomendaciones para los responsables políticos están disponibles en el último informe sobre el Estado de la Seguridad Alimentaria y la Nutrición en el Mundo (SOFI 2020), dedicado en particular en este año 2020 a la transformación de los sistemas agroalimentarios para que promuevan dietas asequibles y saludables.
Así pues, es necesario iniciar de inmediato una transformación agroalimentaria, porque todavía es posible lograr las metas que nos hemos fijado para la próxima década, pero solo llevando a cabo una importante transformación de los sistemas agroalimentarios, así como un esfuerzo notable por parte de las instituciones para garantizar el acceso de todas las personas no solo a los alimentos, sino a alimentos nutritivos que conformen una dieta saludable a un coste sostenible.
Esto es posible porque sabemos que, si los países donantes gastaran 14 mil millones de dólares/año, adicionales hasta 2030, es decir, el doble de lo que están gastando ahora en ayuda alimentaria y nutricional, 500 millones de personas podrían escapar del hambre. Por tanto, una inversión adicional de 25.000 a 36.000 millones de dólares anuales durante la próxima década podría acabar con el hambre. Dichas inversiones financiarían una combinación de intervenciones de bajo costo y alto impacto directamente relacionadas con los cuatro aceleradores: I + D agrícola, servicios de extensión agrícola, sistemas digitales de información agrícola, expansión del riego a pequeña escala en África, alfabetización femenina y ampliación de programas de protección social y comercio existentes.
Resulta inaceptable que, en un mundo que produce alimentos suficientes para alimentar a toda su población, más de 1 500 millones de personas no se puedan permitir una dieta que cumpla los niveles necesarios de nutrientes esenciales y más de 3 000 millones ni siquiera se puedan permitir la dieta saludable más barata. Y no estamos hablando solo de los rincones más pobres del planeta: en todas las regiones del mundo viven personas sin acceso a dietas saludables, por lo que nos enfrentamos a un problema mundial que nos afecta a todos.
Por todo ello, considero fundamental hacer un llamamiento general a todos los países para que utilicen los instrumentos políticos y económicos a su disposición, así como información detallada para diseñar medidas apropiadas que ya son urgentes, estudiando cada caso específico y contexto, ya que no existe una solución universal para todos los países o regiones.
El objetivo será, en suma, poner en marcha acciones que permitan reducir el coste de los alimentos nutritivos, para que las dietas saludables resulten asequibles para todos y poder, así, construir sistemas alimentarios resilientes y sostenibles.
Máximo Torero, economista jefe, FAO.




-La retirada de Estados Unidos del Acuerdo de París sobre el clima, anunciada hace más de tres años por el presidente estadounidense Donald Trump, se hizo efectiva la madrugada de este miércoles, mientras seguía el recuento de votos que decidirá si el mandatario sigue en el poder.
La retirada oficial del segundo país más contaminante del mundo se produjo en un momento de incertidumbre sobre quién tendrá a partir de enero las llaves de la Casa Blanca; y el candidato demócrata, Joe Biden, ha prometido que si gana devolverá a EEUU a ese pacto para combatir la crisis climática alcanzado en 2015.
Ni la Casa Blanca ni el Departamento de Estado anunciaron formalmente la retirada, pero estaba previsto que al llegar la medianoche del miércoles se cumpliera el plazo para romper con el acuerdo, que Trump puso en marcha el 1 de junio de 2017, menos de cinco meses después de llegar al poder.
El presidente prometió entonces que abandonaría ese acuerdo firmado por casi 200 países, al argumentar que ponía en "permanente desventaja" a la economía y los trabajadores estadounidenses.
Sin embargo, el punto 28 del Acuerdo de París indicaba que cualquier país que hubiera ratificado el acuerdo, como es el caso de EEUU, solamente podía solicitar su salida tres años después de su entrada en vigor, esto es, el 4 de noviembre de 2019.
Una vez hecha formalmente esa petición, tenía que pasar otro año para que la salida del acuerdo fuera efectiva, por lo que quedó marcado en el calendario que Estados Unidos se desvincularía del pacto el 4 de noviembre de 2020.
Desde que llegó al poder, Trump ha retirado a EE.UU. de varios pactos y foros multilaterales, entre ellos el acuerdo nuclear con Irán, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).
El pasado julio inició, además, el proceso para retirarse de la Organización Mundial de la Salud (OMS), pero esa medida no se hará efectiva hasta julio de 2021 y Biden ha prometido anularla si gana estas elecciones.
El candidato demócrata también ha asegurado que, si llega a la Casa Blanca, no solo volverá a integrar a EE.UU. en el Acuerdo de París -algo que en principio podría hacer sin contar con el Congreso- sino que presionará a otros países para que asuman compromisos más ambiciosos en la lucha contra el calentamiento global. 
El Español.




-Se remite a las Cortes Generales PROYECTO DE LEY por la que se modifica la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria.
El Consejo de Ministros ha aprobado, en segunda lectura, el Proyecto de Ley por el que se modifica la Ley 12/2013, de 2 de agosto, de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria. Tras esta aprobación, inicia ahora su trámite parlamentario con intención de que entre en vigor el 1 de noviembre de 2021, con tiempo suficiente para que el sector se pueda adaptar, según ha explicado el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas.
Con las actualizaciones de la ley realizadas en febrero y las que ahora van a las Cortes Generales se avanza, de acuerdo con el ministro, en el firme compromiso del Ejecutivo de modificar la Ley de la Cadena Alimentaria para impulsar un reparto más equitativo del valor añadido a lo largo de la misma.
Se fomenta, asimismo, la transparencia en la formación de precios y se protege a los eslabones más débiles por su posición en la cadena, al tiempo que se estimulan las relaciones comerciales y la innovación a través de la mejora de la operatividad de las transacciones.
El proyecto de ley amplía su ámbito de aplicación, generaliza los contratos por escrito, amplía la lista de nuevas prácticas comerciales desleales prohibidas y actualiza las infracciones y sanciones.
La nueva norma completa los cambios inaplazables introducidos por el Real Decreto-ley 5/2020, de 25 de febrero, de medidas urgentes en materia de agricultura y alimentación y que constituyó el primer paso en la mejora de la ley de la cadena que ha iniciado el Gobierno este año.
En esta segunda fase, se incorpora al ordenamiento nacional la Directiva 2019/633 relativa a las prácticas comerciales desleales en las relaciones entre empresas en la cadena de suministro agrícola y alimentario. Las modificaciones que se introducen amplían el ámbito de aplicación de la vigente norma y establecen mecanismos que la refuerzan para incrementar su eficacia.
El problema del desequilibrio en la cadena agroalimentaria no es exclusivo de España, sino una realidad compartida por todos los Estados de la Unión Europea.
A este respecto, el Gobierno considera imprescindible y prioritario perseguir las prácticas desleales que generan situaciones de desequilibrio entre los operadores y que comprometen la capacidad de negociación de las partes más débiles. De esta manera se logrará dinamizar el mercado e impulsar el reparto equitativo del valor añadido.
PASO ADELANTE
Para el ministro, el proyecto de ley es un paso adelante para un sector, el agroalimentario, altamente competitivo y que ha hecho un trabajo excelente en los últimos siete meses para abastecer de alimentos a la población española y mantener el pulso exportador.
Planas ha indicado que el sector agrario ha sido el único en el que el PIB ha crecido en los últimos 12 meses (6,9 %). En este periodo, por otra parte, las exportaciones han aumentado un 5,5 % y han alcanzado los 54.600 millones de euros, lo que ha dejado un saldo positivo en la balanza comercial agroalimentaria de 16.900 millones de euros.
Por otro lado, en el mes de septiembre la inscripción de maquinaria agrícola nueva ha crecido un 20 %, hasta alcanzar las 3199 unidades.
Todo ello, ha resumido, es “una buena muestra de que el sector está funcionando bien”, lo que no quiere decir que no existan algunos desequilibrios estructurales que corregir.
Y ahí es donde se enmarca la modificación de la Ley de la Cadena Alimentaria en su triple objetivo: dotarla de más transparencia, mejorar el equilibrio entre sus eslabones y proteger al eslabón más débil, los agricultores y ganaderos.
UNA LEY CADA VEZ MÁS EFICIENTE
La Ley de la Cadena Alimentaria ha desempeñado, desde su promulgación, un servicio esencial en el proceso de paulatino reequilibrio de las relaciones comerciales agroalimentarias. Bajo la premisa de mejorar su eficiencia y darle un decidido impulso, el proyecto de ley aprobado hoy incluye mejoras entre las que destacan:
·   Se amplía el ámbito de aplicación espacial y material de la norma.
En el primer caso, la ley no solo afectará a las relaciones comerciales internas, sino que se extenderá también a las de ámbito comunitario en las que participe un operador establecido en España, siempre que no aplique la legislación de otro Estado miembro. También aplicarán sus prohibiciones y sanciones en las relaciones de un operador establecido en España y otro de un tercer país.
En cuanto al ámbito material, además de los alimentos y productos alimenticios, se contemplan las materias primas y otros productos contemplados en el Anexo I del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea.
·   Se amplían los supuestos en los que es obligatorio hacer contratos por escrito hasta la práctica totalidad de las operaciones.
·   Se incorporan prácticas comerciales desleales que, a día de hoy, no están recogidas en la legislación española, fruto de la trasposición de la directiva europea. La modificación unilateral de contratos en lo que se refiere a volumen o la devolución de productos no vendidos (salvo pacto expreso) son algunos ejemplos.
.   Se incorporan nuevas infracciones o se recalifican otras para asegurar la mejor aplicación y eficacia de la norma. Entre ellas, cabe señalar la cancelación de un pedido 30 días antes de la fecha de entrega (leve) o la obstrucción de la inspección (grave). Exigir pagos adicionales o asunción de costes sobre el precio pactado que pasa de leve a grave.
·   Se reconoce a la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) como autoridad de control de lo dispuesto en la ley en el ámbito nacional. Será, además, punto de contacto y cooperación con otras autoridades y con la Comisión Europea.
Estas novedades se suman a las introducidas a inicios de 2020 como respuesta urgente a la grave situación en que se encontraba el sector primario y que supusieron algunos cambios fundamentales:
·   Cada operador de la cadena alimentaria debe pagar al operador inmediatamente anterior un precio igual o superior al coste efectivo de producción, lo que implica de facto que los precios se fijen de abajo hacia arriba y el reparto del valor sea más justo.
·   Los costes de producción tienen que ser la base de la negociación de los contratos escritos y se obliga a incluir en los contratos alimentarios la indicación de que el precio pactado cubre el coste efectivo de producción.
·   En ese mismo sentido, en la determinación del precio en cuantía variable uno de los factores a utilizar para su determinación serán, en todo caso, los costes efectivos de producción.
·   Las actividades promocionales no pueden inducir a error sobre el precio e imagen de los productos.
·   La tipificación de las infracciones en materia de contratación alimentaria se recalifica en cuanto a su gravedad.
·   Se prevé la publicidad de determinadas sanciones con motivo de estas infracciones.
El Proyecto de Ley que ahora entra en el Congreso de los Diputados inició su tramitación el 1 de abril de este año mediante la consulta pública previa. Desde entonces se ha debatido con todos los operadores de la cadena y el resto de administraciones afectadas bajo un espíritu de colaboración y diálogo.
Tras su paso, en primera lectura, por el Consejo de Ministros, se ha procedido a la realización del trámite de información pública y consulta a las comunidades autónomas y el sector, y a recabar los informes necesarios. Entre estos, cabe destacar, además de los de otros departamentos, el del Consejo Económico y Social, el de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y el dictamen del Consejo de Estado. El texto final, perfeccionado por estas aportaciones, es el que ha sido aprobado hoy en segunda lectura por el Consejo de Ministros.
MAPA.



-ASAJA Alicante ha pedido la dimisión de la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, tras denunciar «el ensañamiento» con trata al trasvase Tajo-Segura y, por ende, a los agricultores del levante, que además de estar teniendo que lidiar con la propuesta de aumentar los caudales ecológicos del Tajo, que pondrá en jaque la viabilidad del acueducto, ya que reducirá un 20% los volúmenes trasvasables, este miércoles 28 «han recibido un nuevo desplante con la decisión desde el Ministerio de autorizar para el mes de octubre un trasvase de 13 hectómetros cúbicos, en contra de lo que día anterior propuso su propia Comisión Central de Explotación, que aconsejó una transferencia de 20 hm3, el máximo legal previsto para el nivel 3 de reservas (de situación hidrológica excepcional), que es en el que nos encontramos actualmente».
Es por ello que desde la organización provincial de los agricultores y ganaderos solicitan la dimisión de la ministra «que con esta actitud irresponsable, unilateral y partidista va a abocar a la ruina a uno de los pocos sectores que en plena pandemia siguen en pie y, lo más importante, está mantenido intacto el abastecimiento alimentario de la población con excelente regularidad y sin ningún tipo de desabastecimiento».
«Resulta ilógico estas intenciones viscerales de exterminar de cualquier manera y a cualquier precio el entramado agrícola y agroalimentario del sureste español con acciones como la reducción de transferencias de forma unilateral, incluso desoyendo el consejo de su propio Comité de Expertos, perjudicando a un sector que en plena pandemia ha sido declarado como esencial e insustituible y que en las semanas más duras de confinamiento dio, y lo sigue haciendo, el 200%, poniéndose en riesgo para seguir produciendo alimentos para la población española y europea. Por ello, no podemos más que clamar por la dimisión de la ministra Teresa Ribera, que, además, nos tiene en constante amenaza con temas como el incremento de los caudales ecológicos del Tajo. Otra artimaña más para acabar con el acueducto de manera sigilosa y por la vía de su inutilización», denuncia el presidente de ASAJA Alicante, Eladio Aniorte.
Aniorte también incide en que «en estos momentos difíciles que estamos soportando todos los ciudadanos, con el cierre de empresas, ascenso del paro a niveles históricos, caída del turismo, la hostelería, restauración y otros sectores productivos, no podemos permitir que una persona, por mucho cargo político que tenga, aniquile una de las pocas actividades económicas que generan empleo y, en lugar de apoyarla y animarnos a tirar hacia adelante, quiera hundirnos en la miseria».
Asimismo, el presidente de ASAJA Orihuela, José Vicente Andreu, afirma que «es prácticamente un delito, y más en la dificilísima situación social y económica en la que nos encontramos, arruinar uno de los pocos sectores que en estos momentos funcionan en nuestro país y lo están manteniendo», lamenta, al tiempo que solicita «que la ministra se quite de una vez la careta de que lo que busca es reducir hectómetros para asegurar la regularidad a los desembalses, porque si con más de 600 hectómetros en los embalses de cabecera no tiene la voluntad de darnos 12 para producir las frutas y hortalizas frescas que estamos suministrando a la población, es porque su intención real es acabar de lleno con la agricultura de esta zona».
Agroinformación.




-Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, en relación con la estrategia europea de metano adoptada el pasado 14 de octubre que coincide en el tiempo con la Estrategia de Descarbonización a Largo Plazo aprobada esta misma semana en Congreso de Ministros y a la que Unión de Uniones también ha presentado alegaciones, considera que ésta debe contar con objetivos realistas para poder ser abordados.
Unión de Uniones, quien ya ha manifestado la importancia de contribuir a la consecución de los objetivos medioambientales, cree que para ello hay que fijar metas alcanzables, tal y como también ha manifestado en relación a la Estrategia de Descarbonización, sobre la que ha señalado que se debe tener en cuenta la relevancia estratégica de la agricultura y la ganadería y la necesidad de estudiar exhaustivamente el impacto socioeconómico que podría traer su implementación, entre otros aspectos.
Unión de Uniones lamenta que la estrategia de metano, enmarcada en el Pacto Verde europeo, plantee una reducción entre un 35% y un 37% de las emisiones de metano en 2030 con respecto a los niveles de 2005 y que se centre fundamentalmente en la ganadería.
Este objetivo, a juicio de la organización, representa una nueva criminalización que supondrá nuevas exigencias medioambientales al sector, que ya vive serios problemas de rentabilidad y que cumple un papel fundamental a nivel socioeconómico y medioambiental en las comunidades rurales europeas.
En este sentido, Unión de Uniones recuerda que la producción ganadera europea es la más eficiente a nivel mundial en términos de emisiones, ya que emite cinco veces menos que la producción del Sudeste Asiático y cuatro veces menos que la sudamericana.
La organización estima que producir en Europa evitaría externalizar las emisiones ganaderas a países terceros menos eficientes medioambientalmente, algo a tener en consideración atendiendo al escenario de demanda creciente de carne que, según la FAO, se incrementaría en un 20% para 2050.
La reducción de la ingesta de carne, de poco impacto ambiental.
La estrategia, por su parte, contempla una serie de medidas para alcanzar dicho objetivo, como la implementación de prácticas basadas en tecnologías innovadoras de reducción del metano, la mejora de la alimentación animal o una gestión más eficiente de la reproducción, apoyando a su vez la investigación específica en materia de tecnología, las soluciones basadas en la naturaleza y los cambios en la dieta. No obstante, Unión de Uniones destaca que no ofrece datos del efecto esperado de estas medidas y de si sería suficiente para alcanzar los objetivos de la estrategia sin reducir significativamente la cabaña ganadera europea.
La organización señala que la reducción del consumo de carne, sin embargo, podría tener un limitado impacto a nivel medioambiental de acuerdo con estudios que podrían ser extrapolables como el realizado en Estados Unidos donde se reveló que si toda la población dejaba de comer carne, sólo se reducirían las emisiones en un 2,6 % en todo el país.
Unión de Uniones cree que la reducción de ingesta de carne no compensaría el aumento de las emisiones derivadas de la roturación de nuevas tierras - la FAO reconoce que el 70% de las tierras cultivables actuales en el mundo no son aptas para producir alimentos y sólo sirven para pastoreo -  ni los fuertes impactos socioeconómicos que podrían causarse en las economías rurales mundiales que viven gracias a la ganadería.
La organización considera imprescindible, en primer lugar, evitar la criminalización del sector ganadero por parte de ciertos ámbitos y reclama el papel fundamental que tiene desde la perspectiva agroambiental y socioeconómica de las comunidades rurales españolas, europeas y mundiales. “Abordar el problema ambiental y climático al que nos enfrentamos como sociedad requiere de soluciones mucho más complejas, como aprovechar y potenciar la capacidad de sumidero de carbono de los suelos agrícolas y los pastos permanentes, que el simple hecho de dejar de consumir carne o limitar el número de vacas”, concluyen.
Unión de Uniones.




-Cooperativas Agro-alimentarias de España consigue la aprobación de su propuesta de autorregulación voluntaria en el sector del aceite de oliva por parte de la Comisión Europea, la cual toma como base legal el artículo 209 del Reglamento de la OCM única, y que permitiría a sus cooperativas miembro alcanzar acuerdos para una retirada de producto del mercado, siempre que las circunstancias concretas de cada campaña lo hicieran necesario.
Tras muchos años de trabajo, los criterios en los que se basa la propuesta de adecuación de oferta y demanda presentada en Bruselas por nuestra Organización el pasado mes de julio cuentan con el visto bueno de la Comisión. Este hecho debe servir de preámbulo para sentar las bases de la medida de retirada de carácter obligatorio que podrá activar el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación en base al nuevo artículo 167 bis que incorporará la OCM única una vez sea publicado el Reglamento de transición de la PAC, que previsiblemente se producirá en unas semanas.
El mecanismo aprobado se podría activar en aquellas campañas excedentarias, en las que las disponibilidades de producto superen con creces el volumen de aceite de oliva que es capaz de ser absorbido, atendiendo siempre y en todo momento a la situación concreta del mercado.
Cooperativas Agro-alimentarias de España quiere agradecer al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación todo el apoyo y esfuerzo realizado, en especial durante los últimos meses, para que el sector del aceite de oliva cuente con el mayor número de herramientas posibles que permitan alcanzar un mayor equilibrio en el mercado.
Cooperativas Agroalimentarias.



-Los ingenieros agrónomos reivindican sus competencias en bienestar animal:
. La idoneidad de nuestra profesión está amparada por la normativa vigente, que exige la incorporación a los proyectos de edificios de carácter agropecuario y de explotaciones ganaderas las condiciones que garanticen el bienestar animal y las necesidades de los animales, las cuales determinan en gran medida el diseño de las instalaciones.
. El Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias matiza las afirmaciones del Colegio de Veterinarios de Toledo en las que se reconocen como los únicos profesionales capacitados en bienestar animal.
La nota de prensa del Colegio de Veterinarios de Toledo, sobre la nueva Ley 7/2020, de 31 de agosto, de Bienestar, Protección y Defensa de los Animales de Castilla-La Mancha, nota que ha sido publicada  en  su página web y difundida por otros medios de comunicación, según la cual se “reconoce a los veterinarios como los únicos profesionales capacitados en bienestar animal”, ha provocado cierta confusión e indignación entre nuestros colegiados, por lo que entendemos necesario salir al paso de tan lapidaria afirmación y hacer las siguientes consideraciones.
En primer lugar, hay que destacar como cuestión fundamental, que dentro del ámbito de aplicación de la referida Ley quedan expresamente excluidos los animales de producción que, tal y como se define en su Artículo 3, se refiere a los animales presentes en todo tipo de explotaciones ganaderas o granjas, que no tengan la consideración de animales de compañía.
Es decir que la nota del Colegio de Veterinarios de Toledo puede confundir a los ganaderos y a la sociedad en general, al arrogarse una competencia exclusiva y genérica en materia de bienestar animal que la Ley 7/2020, no le otorga.
En el ámbito de los animales de producción, y en lo que hace referencia a la protección de su bienestar, la idoneidad de nuestra profesión no está en discusión y está amparada por la normativa vigente y unánime jurisprudencia, y justificada por la reconocida competencia de los ingenieros agrónomos para redactar proyectos de edificios de carácter agropecuario y de explotaciones ganaderas  que garanticen no solo la seguridad estructural y la funcionalidad del edificio de modo que facilite un correcto desarrollo del proceso productivo, sino también los requisitos exigibles para lograr el bienestar animal, aspecto este que determina en gran medida el diseño de las instalaciones ganaderas.
Hay que recordar que todas las explotaciones ganaderas deben cumplir con la normativa general en materia de bienestar de los animales en las granjas, establecida en el Real Decreto 348/2000, de 10 de marzo, que tiene carácter de normativa básica, y  por el que se incorpora al ordenamiento jurídico la Directiva 98/58/CE, relativa a la protección de los animales en las explotaciones y es aplicable a “todas las granjas de animales vertebrados, criados o mantenidos para la producción de alimentos, lana, etc. o con otros fines agrarios”.
En ella se establecen entre otros, los requisitos de los edificios y establos, los materiales utilizados en su construcción y en particular, de los recintos y equipos con los que los animales puedan estar en contacto, sus instalaciones para el suministro de alimentos y agua, así como aquella otras medidas que garanticen las condiciones de confort de los animales (temperatura, ventilación, luminosidad etc.). En otras normas específicas para cada especie, se concretan además otros requisitos, tales como el espacio del que deben disponer los animales según las diferentes fases o estadías de su desarrollo.
Como se ha señalado anteriormente, todos estos aspectos requieren la intervención en la redacción de los proyectos de explotaciones ganaderas, de un profesional con formación y competencia reconocida no solamente en los aspectos puramente constructivos, sino también en lo que concierne a sus instalaciones básicas y de confort necesario para el bienestar de los animales.
Mediante este comunicado el Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias quiere dejar clara la competencia de los ingenieros agrónomos en el bienestar animal dentro del ámbito de las explotaciones ganaderas y que la pretensión de exclusividad exhibida en la nota del Colegio de Veterinarios no se adecua al escenario competencial de las profesiones que intervienen en dicho campo.
Sería deseable que, por ese colegio profesional, se aclarase que la exclusividad a la que se refiere en su nota de prensa está limitada exclusivamente al marco de la precitada Ley, cuyo ámbito territorial por otro lado, se circunscribe al de la Comunidad Autónoma de Castilla La Mancha.
Queremos significar que, estas manifestaciones no pretenden generar controversia con esa corporación que representa a colegiados de una profesión que como no podía ser de otro modo, respetamos y reconocemos su trascendental papel y cuyos profesionales vienen colaborando y compartiendo en numerosas ocasiones con nuestros representados sus actividades privadas y públicas, en búsqueda del beneficio del sector ganadero.
Colegio Oficial de Ingenieros Agrónomos de Centro y Canarias.




- Indignación y malestar general es lo que está generando en todo el sector industrial del aceite de oliva español la decisión del Consejo Oleícola Internacional (COI) de dejar fuera del Comité Consultivo a los representantes de las principales asociaciones: Asoliva, Infaoliva y Anierac; además de la asociación italiana Assitol, para el periodo 2021 al 2023.
Fuentes consultadas por Olimerca han informado que desde el COI no se ha dado ninguna respuesta coherente que justifique la adopción de esta decisión, y se limitan a justificar la misma afirmando que las instancias comunitarias estaban informadas y de acuerdo.
Curiosamente en este Comité Consultivo si estarán representados miembros del sector cooperativo a través de su organización Copa-Cogeca, miembros de Fedeolive y otras organizaciones.
Desde la organización Infaoliva han dirigido una carta al Director Ejecutivo del COI en el que muestra su preocupación por esta medida adoptada y denuncian el desprecio hacia la industria oleícola española. En esta misiva se recuerda que “España es el primer productor de aceite de oliva, con mucha diferencia con respecto al resto de los países del mundo y por supuesto la industria española, por ende, es la más importante del mundo en cuanto a transformación, envasado y comercialización, no solo a nivel europeo, sino a nivel mundial. De hecho, el sector industrial representa el 35% del total del mercado del aceite de oliva.
Olimerca.



-El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha asegurado que las prácticas de pastoreo extensivo serán el «primer eco-esquema» dentro de la futura Política Agrícola Común (PAC) que propondrán al sector agrícola.
Durante su participación este jueves en un seminario web hispano-luso sobre los desafíos que afronta la ganadería extensiva ante la nueva PAC, el ministro ha incidido en que España está elaborando ya la lista de eco-esquemas -a los que se reservan el 20% de las ayudas directas- y el pastoreo extensivo será la primera propuesta porque «tiene una gran relevancia ambiental».
Planas ha remarcado que la ganadería tendrá requisitos «muy similares a los actuales» para acceder a los fondos, que estarán relacionados con el bienestar y la sanidad animal, así como con el mantenimiento de los pastos.
LOS PAGOS REDISTRIBUTIVOS A PEQUEÑAS Y MEDIANAS EXPLOTACIONES BENEFICIARÁN A «MUCHAS» GRANJAS GANADERAS
La reforma también mantiene en niveles similares las ayudas asociadas e, incluso, pueden incrementarse un 2% en el caso de los cultivos proteicos, «de gran interés para la ganadería».
Según Planas, los pagos redistributivos a pequeñas y medianas explotaciones beneficiarán a «muchas» granjas ganaderas, gracias a su elevado grado de «especialización y profesionalización».
En su intervención, ha destacado también la importancia del presupuesto destinado a programas sectoriales, a la incorporación de jóvenes y a acciones de igualdad de género.
Para el ministro, la ganadería extensiva tiene un «magnífico encaje» en la nueva PAC, por ser «particularmente compatible» con los objetivos medioambientales y de bienestar animal requeridos.
Tienen un «punto de partida aventajado» para «armonizar» con el nuevo marco de programación, ha apuntado. Asegurar una rentabilidad «digna», potenciar la integración empresarial, cooperativa y asociativa, e incrementar la productividad son algunos de los «retos» que ha nombrado de cara al futuro.
Un futuro que ahora se plantea con la «dificultad» añadida de la covid-19, pero de la que «vamos a salir», ha resaltado. Sobre este asunto, ha aprovechado para pedir a la Comisión Europea que active «de nuevo» ayudas para los sectores agroalimentarios más vinculados con el canal Horeca, que está sufriendo cierres «totales o parciales».
El ministro español ha subrayado asimismo la cooperación que mantiene con Portugal en materia agroalimentaria y que está siendo «especialmente intensa y fructífera» en «estos últimos meses».
Por su parte, su homóloga portuguesa, Maria do Céu Antunes, que también ha participado en la clausura, ha calificado de «fundamental» las acciones que proponen metas medioambientales y climáticas en el sector agro-ganadero, como el apoyo en el pastoreo extensivo.
Ve «esencial» las ayudas agroambientales y del clima porque «funcionan como incentivos» para que los productores contribuyan a conseguir objetivos «más ambiciosos».
Agroinformación.


-La Fundación Artemisan considera que la nueva PAC marcará un antes y un después para la caza y alaba el importante esfuerzo realizado durante los últimos años desde el sector cinegético para proponer medidas eficaces y asequibles que beneficiarán a agricultores, cazadores y, por supuesto, al medio ambiente.
La nueva Política Agraria Común que regirá en la Unión Europea a partir de 2023, acordada la semana pasada en la UE tras largas negociaciones, presta especial atención a los denominados eco-esquemas, intervenciones que inciden en la transformación verde y respetuosa con el medio ambiente, y que supone uno de los aspectos principales de las propuestas presentadas por el sector cinegético para esta nueva PAC.
En una reunión mantenida durante el pasado mes de septiembre entre la Fundación Artemisan y el Ministerio de Agricultura ya se avanzó que esta nueva PAC contemplaría algunas de las reivindicaciones planteadas en el documento de Propuestas para la nueva PAC, elaborado por Fundación Artemisan y la Real Federación Española de Caza.
El documento, que ha recibido un amplio consenso en las numerosas reuniones que se realizaron para su presentación en el ámbito cinegético, agrario e institucional, reúne diferentes medidas que aúnan las buenas prácticas agrícolas con la conservación de la biodiversidad y la rentabilidad de las explotaciones agrarias.
Para Fundación Artemisan, que las reivindicaciones hayan sido escuchadas por las administraciones y por Europa es un logro muy importante para el sector y supone, además, un claro ejemplo de que los cazadores y el sector cinegético en general tienen mucho que aportar.
Cabe señalar que el documento de propuestas del sector de la caza para la nueva PAC fue diseñado por un grupo de 15 técnicos y científicos con el objetivo de que España apostara por una reforma que marcase como uno de sus objetivos la recuperación de la fauna menor y la biodiversidad, permitiendo al mismo tiempo que los profesionales del campo obtuviesen una renta agraria más justa.
Entre las medidas contempladas – que varían según el uso agrícola del terreno – destacan la realización de márgenes de siembra sin cosechar como superficie de interés ecológico, la realización de márgenes funcionales y de ‘caballones’, la regeneración de dehesas con nuevas plantaciones y la incentivación de cultivos de cereales autóctonos, entre otras.
El objetivo de estas medidas es enriquecer el hábitat para las aves ligadas a medios agrícolas y se verán beneficiadas tanto las especies cinegéticas como otras no cinegéticas, cuyas poblaciones están siendo gravemente diezmadas por la pérdida de linderos y por una agricultura cada vez más lesiva para sus intereses de reproducción y supervivencia. Por ello, esta nueva PAC es una oportunidad que no se puede desaprovechar, eso sí, teniendo en cuenta que la Comisión Europea debe compensar esa pérdida de renta que los agricultores pueden tener por la realización de estas buenas prácticas.
S.Gomez. La Razón.
 
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Día a día del sector

Ser abertzale, por lo visto, tiene sus ventajas

Viñedos: que busca Bruselas con su extraña estrategia

Una y otra vez se repite como el ajo, la PAC

Planas, el peor valorado, según el CIS

El acuerdo es imposible

.La agricultura si que sufre el cambio climatco

Seguimos centrados en el futuro de la PAC

El futuro del sector, cada vez mas oscuro

Política y agricultura dejadas de la mano 

El aceite sigue siendo uno de nuestros grandes problemas 

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2020 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.