Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Económico > Opinión

Leña al mono

Es mas que probable que referirse a la persona del rey emérito en estos términos no sea lo mas correcto, pero sin embargo es quizá la que mejor refleja una situación de hecho en la que todos pueden decir lo que quieran, mientras las personas y la institución que representan los vilipendiados solo pueden guardar silencio.

Actualizado 26 febrero 2021  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Alfonso Vidal
  
Dicen que España es un Estado de Derecho y no hay porque dudarlo, pero los juicios paralelos que se ponen en marcha cada dos y cada tres,  no tienen parangón y por supuesto echan por tierra esa aseveración sobre la justicia y en el caso que nos ocupa los ataques y las descalificaciones son, con toda seguridad mucho mas gruesas que las que habitualmente nos gastamos entre unos y otros. 

Y es que la personalidad de Juan Carlos I levanta todo tipo de odios y criticas nada mas mencionarlo.  Las razones de esta situación son evidentes, su actuación durante la transición fue la que se espera de un jefe de Estado empeñado en trasformar un país y su sistema político, logrando incluso una evolución social que figurara en los libros de historia. 
Sin embargo, tras esos años de esfuerzo, su comportamiento comenzó a mostrar los defectos de una personalidad educada en un determinado ambiente y de una determinada forma que tarde o temprano da lugar a errores.

Fruto de esos errores es la situación actual. Pero de ahí al linchamiento que están sufriendo padre e hijo hay una distancia que solo el odio de determinadas personas puede explicar. 
El problema es que en las actuales circunstancias y con la extrema polarización en la que vive la sociedad española es imposible calmar los ánimos y encontrar un camino pacifico para solucionar el problema. Y hagan lo hagan, digan lo que digan unos y otros la tensión y los ataques serán inevitables.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Opinión

Tézanos, entra, nuevamente, en campaña 

Acaba de empezar y ya estamos hartos

Una campaña calentita

Confunde, que algo queda y ya lo cobraras

El Estado sin dinero y sin ideas para la recuperación 

Sánchez nos vende la piel del oso, antes de salir de caza

Empoderadas, muy empoderadas,  pero tontas

Alguien está loco o ya no se corta, ni  mintiendo

Sánchez se cree hasta sus propias mentiras

Iglesias o como seguir comiendo de "papa estado"

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2021 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.