Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Agrolibre > Día a día del sector
Semana del 14 al 21 de marzo de 2021.

¿Quien defiende al ganadero?

Durante la semana pasada hemos vuelto a sufrir un nuevo y terrible ataque frontal contra el sector ganadero. Y, sin embargo, una vez más hemos vuelto a comprobar la tibieza de las respuestas dadas a esta sinrazón, por todos los relacionados con el sector agrario, que al parecer han olvidado que, de seguir así, se terminará con la ganadería europea. 

Actualizado 25 marzo 2021  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Agrolibre
  
Es muy difícil entender, insistimos nosotros, como desde todas las Instituciones relacionadas con el sector agrario, no se hayan producido hasta hoy, contra este ataque, nada más que unas leves protestas muy aisladas y sin difusión alguna.

Comentarios.
Empezando por el Real Madrid, que una vez más en los últimos tiempos ha dado una “cagada” por respuesta y se ha unido a Meatless Farm, una de las empresas de alimentos vegetales más desarrolladas en Europa, con el objetivo de favorecer una educación y hábitos alimenticios más sostenibles a nivel mundial. Nos dicen que establecerán un compromiso conjunto para trabajar en concienciar a la sociedad acerca de la importancia de reducir el consumo de carne, para minimizar así el impacto medioambiental de los alimentos y promover un cambio cultural por motivos de salud y bienestar. Y para colmo los nutricionistas del Real Madrid, ¡vaya jarca!, junto con Meatless Farm, mostrarán cómo los alimentos de origen vegetal pueden funcionar dentro de una dieta equilibrada. Además, los jugadores del Club, ¡qué tropa!,  compartirán su experiencia al reducir el consumo de carne, aumentando los alimentos de origen vegetal ingeridos en su dieta para obtener beneficios tanto medioambientales como de rendimiento personal.
Incluso el “cagapoquito” de su portavoz, Emilio Butragueño, Director de Relaciones Institucionales del Real Madrid C.F., ha señalado que, “Meatless Farm recoge tanto la sostenibilidad como la nutrición, dos elementos fundamentales para el Real Madrid y su estrategia de negocio. Como equipo global tenemos un papel importante que desempeñar para involucrar a la sociedad en la realización de cambios reales, que ayuden a crear un mundo más sostenible y mejoren la salud y el rendimiento personal”. 
Emilito al parecer también es circular y sostenible y entiende que “Meatless Farm pretenda reducir la dependencia mundial de la carne y crear un ecosistema alimenticio más sostenible que restablezca la biodiversidad”. Entiende como lógico el que este año va a suponer un punto de inflexión para la categoría de la carne alternativa, ya que el 54% de los consumidores afirma querer reducir su consumo de carne2, la acción contra el cambio climático vuelve a ser un objetivo a nivel mundial y se ha dado un gran aumento de la alimentación «ecotariana», es decir, comer bien para favorecer el medio ambiente. 
También, como no, a este dislate se ha sumado el multimillonario Bill Gates, uno de los grandes inversores en empresas que fabrican carne de laboratorio, exigiendo recientemente a las naciones ricas que "comieran carne artificial 100% sintética". Si la población no cambiaba sus hábitos alimenticios, nos dice el multimillonario, los gobiernos deberían encargarse de intervenir y regular la legislación para su consumo, incluso financiando los proyectos dedicados al fin que persigue la Agenda 2030 y el Foro Económico Mundial, “dejar de comer carne procedente de los animales”. 

Y para colmo nuestro Ministerio de Ciencia, dirigido por el astronauta socialista Pedro Duque, a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), se ha unido también al “sarao” y ha concedido a ocho empresas del sector agroalimentario y tecnológico 3,7 millones de euros para potenciar la fabricación de la carne fake que Gates quiere imponer en las sociedades desarrolladas.
El dinero de los contribuyentes ha ido a parar a las compañías Argal, Martínez Somalo, Biotech Foods, Neoalgae, BTSA, BDI Biotech, DMC Research y Agrowingdata. Todas ellas cultivan "carne ética", tal y como lo define la empresa vasca Biotech Food. La carne de vacuno es la mayor fuente alimentaria de destrucción ambiental y debemos encontrar medios alternativos para cumplir con los requisitos y con rapidez, con dos hechos irrevocables: nuestra población mundial está aumentando y nuestra sed de carne sigue aumentando. ¿Qué podemos hacer para evitar el caos ambiental mientras aceptamos que el cambio generalizado a un estilo de vida vegano es menos probable
Y contra este ataque solo ha reaccionado, nos dice Agropopular, la COAG de Castilla y León, que tras conocer que el Real Madrid Club de Fútbol ha firmado un acuerdo de patrocinio con Meatless Farm, una empresa británica de alimentos vegetales,  ha criticado dicho acuerdo ya que considera que “puede arruinar” a cientos de ganaderos y “muchos de ellos hinchas del club”. Para la organización agraria, este patrocinio con la referida marca de carne vegetal se suma “a la creciente demonización de la carne auténtica con afirmaciones que la denigran, sin aportar ninguna evidencia científica”. COAG Castilla y León considera que se trata de una operación de imagen realizada “con frivolidad”, en tanto que no se han medido las consecuencias socioeconómicas que puede tener tal decisión, algo que califica de “desliz imperdonable” para un club de las dimensiones del Real Madrid.
En este sentido, ha recordado que el equipo madrileño tiene 650 millones de seguidores en todo el mundo por lo que sus mensajes pueden calar “eficazmente” en muchos consumidores.
COAG ha alertado de que el sector cárnico español está ya cayendo en picado pues, según un estudio de Eurocarne, entre los años 2018 y 2019, los ganaderos de vacuno cayeron a 13.288, los de ovino descendieron a 3.710, los de caprino pasaron a 5.088 ganaderos y el subsector lácteo sufrió un desplome general de un 8,2% entre los citados años.
“Y todo esto se agrava tras la pandemia, primero por el confinamiento y después por las zigzagueantes medidas de las autoridades sanitarias, que han asestado al canal Horeca un golpe letal. En definitiva, el sector se desploma, arrastrando tras de sí a gran parte de los subsectores incluidos en el gran segmento cárnico”.
Por ello, la organización agraria ha criticado este tipo de medidas, como la promovida por el Real Madrid, ya que teme que puedan contribuir a hundir más la menguante renta ganadera de cientos de granjas que ya hacen malabares para subsistir.
Tras ver esta publicación que ha colgado el Real Madrid en su página web, los ganaderos españoles se han quedado “ojipláticos”, ha añadido COAG.
El equipo madrileño “toca de lleno” a los agricultores y ganaderos, ya que un estudio prueba que este sector es el segundo grupo más numeroso de hinchas pues “casi un 60 por ciento de los agricultores y ganaderos es aficionado al fútbol y, de ellos, casi un 33 por ciento de los aficionados al fútbol en España es del Real Madrid.
 
Solo el propio sector ha reaccionado contra este ataque y nos ha advertido a todos que pasar completamente a la carne sintética acarrearía por lo menos tres consecuencias innegables, a saber:
1.- Europa perderá un bastión de la bioeconomía circular. La ganadería cumple diversas funciones valiosas que, de no existir, desaparecerían. Por ejemplo, contribuye a una agricultura más eficiente al valorizar los subproductos de la cadena alimentaria. Un proceso importante es el reciclaje (o reciclado revalorizador, retomando el término anglosajón «upcycling») de biomasa a partir de la hierba, la paja o el afrecho, que no son aptos para el consumo humano.
Sin la ganadería, estos residuos y subproductos se convertirían en seguida en una carga ecológica, dado que la demanda de consumo de alimentos transformados aumenta. El sector ganadero no solo produce alimentos sino también una panoplia de subproductos, como estiércol y demás efluentes de ganadería. 
2.- La Europa rural quedará desalmada y la producción alimentaria en manos de unas pocas compañías tecnológicas. Hoy en día la ganadería es un componente vital de la Europa rural. Este sector está presente en casi todas las regiones de Europa, en una amplia diversidad de sistemas de producción según las condiciones económicas, geográficas y sociológicas de cada zona. El sector ganadero contribuye de manera significativa a la economía europea (168 mil millones € al año, 45 % de toda la actividad agraria), así como a la balanza comercial y a la creación de cerca de 30 millones de puestos de trabajo. Sin la ganadería, se acelerará el éxodo rural, se intensificará la presión demográfica en nuestras ciudades y se acentuará la desconexión de la naturaleza y de nuestro patrimonio cultural. 
3.- La revolución de la carne sintética tal y como se concibe no será un sistema de libre acceso. Los alimentos artificiales serán productos de alta ingeniería, ultraprocesados y sujetos a patentes. Por ende, no cabe duda de que en una sociedad con carne 100 % sintética habría una producción caracterizada por la concentración, la relocalización y desvinculada de la naturaleza y el mundo rural. Si el ideal de una sociedad sin ganadería se guía por la filantropía, habrá que compartir las patentes y las tecnologías con todo el mundo, en especial, con los países en vías de desarrollo.
Para Jean-Louis Peryaud, agrónomo francés del INRAE, “un mundo desprovisto de ganadería es tan solo una utopía a corto, medio y largo plazo. Ha llegado el momento de que retomemos posiciones más realistas basadas en hechos. Acabar con la ganadería sería un gran sinsentido para la humanidad. Pero eso no significa que no haya que realizar mejoras en nuestras prácticas ganaderas, para respetar a los animales, ofrecerles una vida decente y cerciorarnos de que no sufran dolor ni estrés durante el sacrificio. Hay que seguir investigando e innovando para reducir los efectos dañinos de la ganadería y multiplicar los servicios que ofrece a nuestra sociedad.”
 
Al margen de lo anterior, al que parece que nadie le da la tremenda importancia que tiene, R.Armengol, presidente del COGECA, nos ha confirmado que, el futuro de nuestra agricultura dependerá de la coherencia entre el Pacto Verde y la política comercial de la UE, porque la agricultura europea posee una capacidad de resistencia suficiente para adaptarse al Pacto Verde, siempre y cuando esta política no funcione como un mecanismo de dumping medioambiental. 
Es decir, para que todos lo entendamos que a ningún empresario agrario se le puede ni debe exigir nada que no se exija a las producciones que vayan a competir con sus productos. ¡El sector agrario debe terminar con todos los tratados, convenciones y apaños hechos por la UE a su costa! Queremos ser los más verdes… …adelante con los faroles pero que este objetivo lo sea a costa de todos los ciudadanos no solo de los agricultores y ganaderos… …
    
Terminemos hoy señalando que tanto el Ministerio como los profesionales del sector andan enmarañados en el tema de la convergencia de las ayudas directas.
Según F.Miranda, Secretario General de Agricultura,  las recomendaciones de la UE para la convergencia se formulan para todo el periodo, hasta 2027, sin un calendario concreto, pero en todo caso, como indica la propia Comunicación de la Comisión, en la que se formulan las recomendaciones, el grado en que cada Estado plantee estrategias de intervención que, de manera inequívoca, permitan dar respuesta a las mismas, será uno de los elementos que la Comisión emplee para la aprobación de los planes estratégicos. 
Según el Secretario, solo dos de las 17 CC.AA., Andalucía y Galicia, se oponen a esta reanudación de la convergencia interna en el periodo 2021-2022. En cuanto a las organizaciones profesionales agrarias, es complicado muchas veces alcanzar una posición nacional, por las diferentes sensibilidades y matices territoriales. En este caso, hubo posturas que abogaron por ralentizar o incluso paralizar el proceso de convergencia, mientras que otras solicitaron que el ritmo de convergencia durante el periodo transitorio se negociara al tiempo que la futura PAC.
La decisión sobre el ritmo de convergencia no está relacionada con la incorporación de nuevas superficies. Lo que sí es cierto es que, cuando concluya la convergencia, las reglas del juego serán más claras para todos. Cuando esto suceda, en cada región todas las explotaciones recibirán el mismo importe de ayuda por hectárea
Sigue el lío.

Noticias.
-Cooperativas Agro-alimentarias de España ha mantenido hoy un encuentro con la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea en el que se ha debatido sobre los principales retos a los que se enfrenta el sector de la aceituna de mesa, poniendo el foco principalmente en el conflicto arancelario con EE.UU. y las consecuencias que traerá consigo la entrada en vigor del acuerdo comercial de la UE con los países del MERCOSUR.
Respecto a los aranceles impuestos por EE.UU. a finales de 2019, fruto del conflicto aeronáutico entre las compañías Airbus y Boeing que afectaban a las principales partidas de aceituna verde, Cooperativas Agro-alimentarias de España ha trasladado su satisfacción por el acuerdo alcanzado entre la UE y EE.UU. para establecer una moratoria de cuatro meses en la aplicación de los mismos. En este sentido, la Comisión Europea ha manifestado que trabaja intensamente para que esta tregua arancelaria temporal se convierta, próximamente, en definitiva.
Sin embargo, no corre la misma suerte la aceituna negra española, que desde 2018 soporta un 35% de arancel, tras determinar EE.UU. que la industria española realizaba sus ventas a bajo coste y considerar además que las ayudas de la PAC que percibía el sector eran ilegales. Desde entonces, las exportaciones han caído en picado, concretamente un 65% respecto al año previo a la imposición de aranceles. Asimismo, el sector afronta prácticamente en solitario el abultado coste económico de la defensa legal necesaria para tratar de revertir la situación.
La Dirección General de Comercio comparte la preocupación del sector, y ha informado que en los próximos meses se espera conocer la decisión preliminar de la Organización Mundial de Comercio, cuyo resultado marcará el rumbo de los trabajos a desarrollar por parte de la Comisión.
Con respecto al acuerdo entre la UE y los países del MERCOSUR, se ha puesto de manifiesto que las negociaciones desarrolladas durante años en este ámbito han sido complejas, estableciéndose finalmente condiciones favorables para algunos sectores europeos de envergadura, aunque lamentablemente desfavorables para la aceituna de mesa.
La Comisión ha destacado que en los últimos años se han firmado acuerdos de libre comercio con países con gran potencial, que representan una oportunidad para el sector. Asimismo, considera relevante que se identifiquen y trasladen todas aquellas barreras, tanto arancelarias como no arancelarias, que puedan suponer algún tipo de obstáculo para la comercialización internacional de la aceituna de mesa.
Cooperativas Agro-alimentarias de España mantendrá un contacto estrecho durante los próximos meses con la Dirección General de Comercio de la Comisión Europea para conocer el avance en la resolución de los aranceles y exponer los retos comerciales del sector.
Cooperativas Agroalimentarias.
-El futuro de nuestra agricultura dependerá de la coherencia entre el Pacto Verde y la política comercial de la UE.
… … La agricultura europea posee una capacidad de resistencia suficiente para adaptarse al Pacto Verde, siempre y cuando esta política no funcione como un mecanismo de dumping medioambiental.
La Agricultura Europea es una de las más avanzadas en lo que respecta a su compromiso con el clima y el medioambiente; y atisbamos la senda por la que podría seguir para alcanzar las metas del Pacto Verde. Somos y seremos los primeros en sufrir las consecuencias del cambio climático. En la comunidad agrícola no hay negacionistas del cambio climático; todos intentamos tomar medidas en nuestras explotaciones y cooperativas. No obstante, para que nuestra voluntad se traduzca en acciones, necesitamos capacidad para invertir en los recursos necesarios. Y aquí es donde la revisión de la política comercial de la Unión Europea podría resultar tan decisiva como el Pacto Verde.
Uno de los principales riesgos a los que tendrá que enfrentarse nuestro sector agrícola como consecuencia del Pacto Verde Europeo es el dumping de los países que voluntaria o
involuntariamente avanzan más despacio en la puesta en práctica de una agricultura más ecológica. Esto podría provocar la relocalización de nuestra agricultura a otros rincones del
planeta con normas menos estrictas y poner en riesgo nuestra seguridad alimentaria. Mientras tanto, en Europa el resto de los agricultores se verán acorralados contra un muro. Por una parte, el Pacto Verde requerirá inversiones suplementarias para elevar nuestras normas de sostenibilidad. Por la otra, el acceso acumulativo que los más de 60 acuerdos comerciales ofrecen a los productores de países terceros (que no siempre cumplen con nuestras mismas normas de producción) seguirá presionando los precios a la baja.
A mi entender, el problema principal en el corto plazo reside en lo que la Comisión Europea llama modestamente «la amplia red de acuerdos comerciales bilaterales». Esta estrategia ha resultado tener efectos positivos para algunos sectores como el vino o el aceite de oliva, que son especialmente esenciales en las regiones de producción. Sin embargo, al conceder a terceros países que no comparten nuestra ambición ecológica acceso al mercado de sectores sensibles, el efecto acumulado añadirá una gran presión a los agricultores de la Unión Europea, quienes verán profundamente mermada su capacidad de invertir en nuestros recursos naturales, en detrimento de los objetivos del Pacto Verde. Así lo reconocía recientemente el Centro Común de Investigación en su último informe sobre la política comercial de la UE, en el que se concluía que la carne de vacuno, de ovino y de ave de corral, además del azúcar y el arroz, se deben considerar productos sensibles en todas las negociaciones comerciales. Pero paralelamente, la Comisión Europea propone reducir el consumo de ciertos productos agrarios.
R.Armengol. Presidente del COGECA
-El Real Madrid se une a Meatless Farm, una de las empresas de alimentos vegetales más desarrolladas en Europa, con el objetivo de favorecer una educación y hábitos alimenticios más sostenibles a nivel mundial.
Ambas organizaciones establecerán un compromiso conjunto para trabajar en concienciar a la sociedad acerca de la importancia de reducir el consumo de carne, para minimizar así el impacto medioambiental de los alimentos y promover un cambio cultural por motivos de salud y bienestar. 
Los nutricionistas del Real Madrid, junto con Meatless Farm, mostrarán cómo los alimentos de origen vegetal pueden funcionar dentro de una dieta equilibrada. Además, los jugadores del Club compartirán su experiencia al reducir el consumo de carne, aumentando los alimentos de origen vegetal ingeridos en su dieta para obtener beneficios tanto medioambientales como de rendimiento personal.
Esta colaboración se lleva a cabo después de que el Real Madrid se convirtiera en el primer club de fútbol en formar parte del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, la mayor iniciativa de sostenibilidad corporativa del mundo, y de la remodelación de su emblemático estadio, Santiago Bernabéu, que ha durado cuatro años y contribuirá a que el espacio sea más eficiente y sostenible.
Tal y como comenta Morten Toft Bech, fundador de Meatless Farm: “El sector vegetal ha crecido considerablemente en los últimos dos años, pero tenemos que seguir avanzando si queremos hacer frente a la actual crisis climática y el papel que desempeña la alimentación en ella. Somos conscientes de la falta de conocimiento que sigue existiendo hoy en día, por parte de los consumidores, sobre el impacto positivo que tiene la reducción del consumo de carne en el medio ambiente. Por este motivo, tenemos que ir más allá de los vegetarianos y veganos, para aumentar significativamente el número de consumidores de Meatless Farm, animando a todo el mundo a reducir el consumo de carne y aumentando su alimentación basada en vegetales. Por ejemplo, en un país como Reino Unido, podríamos reducir alrededor del 8% de las emisiones totales del país si todos comiéramos carne una vez menos a la semana1.”
Toft Bech añade: «El Real Madrid es el socio perfecto para lograr este objetivo, ya que el fútbol es el deporte más relevante a nivel mundial y ellos, uno de los clubs más grandes, a la vez que reconocidos. La relación entre un club de fútbol y sus aficionados consiste en un compromiso estrecho y para toda la vida, y los aficionados del Real Madrid se encuentran en todo el mundo entre los seguidores más entregados, por lo que la influencia y el alcance de esta unión es incomparable.”
«Todos conocemos el éxito del Real Madrid sobre el terreno de juego, y eso se debe a la dedicación y la excelencia entre bastidores: destacan por su experiencia en nutrición y análisis del rendimiento. Por otro lado, es uno de los principales clubs por su compromiso con la sostenibilidad, además de que los estudios realizados demuestran que sus seguidores también presentan un gran interés por la salud y el medio ambiente, por lo que el Club comparte nuestros valores y, lo más importante, también lo hacen sus seguidores.»
«El Real Madrid tiene los valores, la ambición, la experiencia, el alcance y la influencia adecuada para ayudar a crear un movimiento global para generar el cambio, por ello no podíamos esperar a trabajar juntos para lograr esta misión». 
Emilio Butragueño, Director de Relaciones Institucionales del Real Madrid C.F. ha señalado: «Meatless Farm recoge tanto la sostenibilidad como la nutrición, dos elementos fundamentales para el Real Madrid y su estrategia de negocio. Como equipo global tenemos un papel importante que desempeñar para involucrar a la sociedad en la realización de cambios reales, que ayuden a crear un mundo más sostenible y mejoren la salud y el rendimiento personal.»
El objetivo de Meatless Farm es reducir la dependencia mundial de la carne y crear un ecosistema alimenticio más sostenible que restablezca la biodiversidad. Este año va a suponer un punto de inflexión para la categoría de la carne alternativa, ya que el 54% de los consumidores afirma querer reducir su consumo de carne2, la acción contra el cambio climático vuelve a ser un objetivo a nivel mundial y se ha dado un gran aumento de la alimentación «ecotariana», es decir, comer bien para favorecer el medio ambiente. 
Este es el último hito de Meatless Farm a nivel global, desde su lanzamiento en el mercado británico en 2018. La marca se está expandiendo por todo el mundo, estableciéndose en 24 países diferentes, incluyendo España, Alemania y Portugal. Sus inicios fueron en el año 2021 a través de asociaciones emblemáticas con las principales marcas de servicios de alimentación, como: Pret, Leon e Itsu en enero, lo que ha llevado a un aumento del 78% de las ventas cada año.
Meatless Farm.
-El multimillonario Bill Gates, uno de los grandes inversores en empresas que fabrican carne de laboratorio, exigía recientemente a las naciones ricas que "comieran carne artificial 100% sintética". Lo dijo en una entrevista en MIT Technology Review, con motivo de la presentación de su nuevo libro "Cómo evitar un desastre climático". El fundador de Microsoft llegó a aseverar que, si la población no cambiaba sus hábitos alimenticios, los gobiernos deberían encargarse de intervenir y regular la legislación para su consumo, incluso financiando los proyectos dedicados al fin que persigue la Agenda 2030 y el Foro Económico Mundial: dejar de comer carne procedente de los animales. Pues dicho y hecho. 
Europa y gobiernos como el español están ya remando hacia el objetivo que ha marcado el fundador de Microsoft y que busca hacer desaparecer a la industria ganadera. Este 2021, el Ministerio de Ciencia, dirigido por el astronauta socialista Pedro Duque, a través del Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), ha concedido a ocho empresas del sector agroalimentario y tecnológico 3,7 millones de euros para potenciar la fabricación de la carne fake que Gates quiere imponer en las sociedades desarrolladas.
El dinero de los contribuyentes ha ido a parar a las compañías Argal, Martínez Somalo, Biotech Foods, Neoalgae, BTSA, BDI Biotech, DMC Research y Agrowingdata. Todas ellas cultivan "carne ética", tal y como lo define la empresa vasca Biotech Food. Este eslógan deja al consumidor en una posición incómoda. Si el cliente de un supermercado compra hamburguesas, salchichas o filetes, que procedan del cerdo o de la vaca, estará teniendo un comportamiento antiético e inmoral, según el marketing orwelliano de la biotecnológica con sede en San Sebastián.
De hecho, Biotech Food, al igual que el resto de marcas de dedicadas a la producción de carne in vitro, transmite que su proyecto se enmarca dentro de una "preocupación global". Manifiestan en su web que trabajan por el bien del planeta y dejan a la ganadería a la altura del betún, acudiendo siempre a las teorías apocalípticas del cambio climático:
"La carne de vacuno es la mayor fuente alimentaria de destrucción ambiental y debemos encontrar medios alternativos para cumplir con los requisitos y con rapidez, con dos hechos irrevocables: nuestra población mundial está aumentando y nuestra sed de carne sigue aumentando. ¿Qué podemos hacer para evitar el caos ambiental mientras aceptamos que el cambio generalizado a un estilo de vida vegano es menos probable? La poderosa respuesta se ha formado en la última década a partir de la culminación de años de investigación y avances tecnológicos: la carne cultivada", reza uno de los apartados de la web de Biotech Food.
Cabe reseñar que, tras estas supuestas bienintencionadas proposiciones, con las que intentan conquistar los CEO mundiales de la falsa carne al público, se encuentran en juego miles de millones de euros de los magnates de las tecnológicas. Actualmente varias son las compañías que cabalgan por ganar la carrera comercial a nivel mundial. Entre ellas, la todopoderosa Memphis Meats, que cuenta con el apoyo económico de Bill Gates, quien posee la mayor parte del accionariado. Otro gran inversor es el cofundador de Google, Sergey Brin, que no quiere ser menos que el fundador de Microsoft y ha invertido en Mosa Meat, otra compañía holandesa que cultiva carne.
Lobby de la Tecnocarne
Al lobby de la Tecnocarne no parece importarle demasiado los estudios e investigaciones que refutan sus teorías climáticas sobre la emisión de los gases invernaderos en la ganadería. Entre los análisis destaca un reciente estudio realizado por Clear Center con la Universidad de California, en Estados Unidos, que asegura que producir menor cantidad de carne vacuna no traería mayores efectos en la calidad del aire en el planeta. Además, desde el sector afirman que las consecuencias de acabar con la ganadería pueden ser fatales, provocando el abandono de los animales y el campo, puesto que la ganadería se encarga de mantener limpios los bosques y pastos para prevenir los incendios y cuida del bienestar de las diferentes razas.
Otra de las principales cuestiones que abordan los ganaderos en Europa es que en el mercado no existe una enorme demanda del producto que justifique las milmillonarias inversiones de las tecnológicas, pese a que haya crecido el número de veganos y vegetarianos en el cómputo global. Por esta razón, las voces críticas arguyen que la imposición de la carne de laboratorio debe venir desde arriba, de los gobiernos, tal y como adelantaba Bill Gates, y, esta vez, los planificadores centrales van a ir más allá. Se van a meter hasta en la sopa.
Elena Berberana. Libertad Digital.
-El sector ganadero europeo expresa su opinión sobre la promoción de la carne sintética
Los debates en torno a la ganadería y al consumo de carne viven un auge tanto en Europa como en otros países occidentales. Como profesionales del sector ganadero europeo, somos conscientes de ello y hacemos todo lo que podemos para emprender acciones que respondan a las exigencias de la sociedad y a las cuestiones medioambientales. Todavía se puede hacer más (y se hará).
A medida que se aproxima la fecha de la Cumbre de la ONU sobre los sistemas alimentarios, diferentes líderes de opinión ajenos a la comunidad agraria han dado un empujón a la promoción de la carne sintética fabricada en laboratorios. Como consideran que la producción de carne sintética es la solución estrella a los desafíos medioambientales, los magnates de la tecnología y otros promueven con entusiasmo la producción de carne artificial, con potentes declaraciones a su favor e ingentes inversiones en el sector. Resulta paradójico que esta visión de alta tecnología para la producción de carne, que ha ido ganando tanto terreno en los últimos años, no se explique lo suficiente en la esfera pública.
Nosotros, los profesionales de la ganadería europea, pensamos que este punto de vista y el modelo que fomenta merecen un debate en foros públicos para que se conozcan públicamente los efectos sociales, medioambientales, económicos y sanitarios que conlleva. Afirmar que una dieta sin «carne de verdad» y una Europa sin ganadería son la respuesta a los problemas que plantea el cambio climático resulta erróneo y podría tener consecuencias desastrosas para nuestra alimentación, nuestro territorio, nuestro medio ambiente, nuestra diversidad y nuestra cultura.
Los líderes de opinión que promueven la carne sintética pretenden defender de forma unánime que la ciencia ya ha decidido el futuro de la ganadería. Al parecer, piensan que cualquier debate sobre esta cuestión en el seno de la comunidad científica acabará abogando inevitablemente por dar fin a la ganadería. Es una visión que algunos medios de comunicación también patrocinan, a pesar de que el amplio corpus de investigaciones académicas contradice ciertamente semejantes alegaciones. Los mismos líderes de opinión a menudo obvian el hecho de que los ganaderos, en especial en Europa, han apostado por la innovación a largo plazo y ya han pasado a la acción, utilizando soluciones tecnológicas y otras, con el fin de hacer más sostenibles sus actividades y mejorar el bienestar de sus animales. El sector ganadero en Europa ha logrado reducir, año tras año, las emisiones de CO2 que emanan de la producción, gracias a un amplio abanico de medidas e iniciativas y pese a la baja renta que perciben los productores. Lo cierto es que la producción global de la agricultura europea ha aumentado un 25 % desde 1990, y durante el mismo periodo, el sector ha reducido sus emisiones de gases de efecto invernadero un 20%.
En el plano de la salud, debemos tomar en consideración que los nutrientes complejos que están presentes de forma natural en la carne (vitaminas, oligoelementos, etc.), serán difíciles de duplicar. Tampoco deberíamos ignorar que el paso a la carne sintética podría causar problemas de seguridad alimentaria en los países que dependen de nuestra ganadería y nuestras exportaciones ganaderas, por no hablar del creciente desequilibrio entre los distintos actores de la cadena de suministro o las repercusiones en la disponibilidad de proteínas cárnicas asequibles para el consumidor.
Además, evaluar todos los aspectos sociales, ambientales y económicos ligados a la desaparición del sector ganadero en Europa es un proceso harto complejo, incluso para los científicos de las disciplinas agrícola y animal. 

Sea como fuere, pasar completamente a la carne sintética acarrearía por lo menos tres consecuencias innegables, a saber:
Europa perderá un bastión de la bioeconomía circular. La ganadería cumple diversas funciones valiosas que, de no existir, desaparecerían. Por ejemplo, contribuye a una agricultura más eficiente al valorizar los subproductos de la cadena alimentaria. Un proceso importante es el reciclaje (o reciclado revalorizador, retomando el término anglosajón «upcycling») de biomasa a partir de la hierba, la paja o el afrecho, que no son aptos para el consumo humano.
Sin la ganadería, estos residuos y subproductos se convertirían en seguida en una carga ecológica, dado que la demanda de consumo de alimentos transformados aumenta. El sector ganadero no solo produce alimentos sino también una panoplia de subproductos, como estiércol y demás efluentes de ganadería. En la actualidad, en el 40 % de las superficies cultivadas del planeta se utilizan abonos orgánicos procedentes de la producción ganadera. Una Europa sin ganadería provocará un aumento considerable del uso de fertilizantes sintéticos. También será difícil sustituir sin un elevado coste ambiental y socioeconómico muchos otros subproductos más desconocidos: el cuero se reemplazaría por materiales a base de combustibles fósiles; algunos ingredientes farmacéuticos se sustituirían por ingredientes sintéticos, etc. ¿Es éste el modelo de sociedad que imagina el Pacto Verde?
La Europa rural quedará desalmada y la producción alimentaria en manos de unas pocas compañías tecnológicas. Hoy en día la ganadería es un componente vital de la Europa rural. Este sector está presente en casi todas las regiones de Europa, en una amplia diversidad de sistemas de producción según las condiciones económicas, geográficas y sociológicas de cada zona. El sector ganadero contribuye de manera significativa a la economía europea (168 mil millones € al año, 45 % de toda la actividad agraria), así como a la balanza comercial y a la creación de cerca de 30 millones de puestos de trabajo. Sin la ganadería, se acelerará el éxodo rural, se intensificará la presión demográfica en nuestras ciudades y se acentuará la desconexión de la naturaleza y de nuestro patrimonio cultural. 
La revolución de la carne sintética tal y como se concibe no será un sistema de libre acceso. Los alimentos artificiales serán productos de alta ingeniería, ultraprocesados y sujetos a patentes. Por ende, no cabe duda de que en una sociedad con carne 100 % sintética habría una producción caracterizada por la concentración, la relocalización y desvinculada de la naturaleza y el mundo rural. Si el ideal de una sociedad sin ganadería se guía por la filantropía, habrá que compartir las patentes y las tecnologías con todo el mundo, en especial, con los países en vías de desarrollo.
La reducción significativa de la huella de carbono de nuestra comida, tal y como prometen los sustitutos sintéticos, no ocurrirá. Desde un punto de vista climático, un mundo sin ganadería no se parecería precisamente al mundo con el soñamos. Sin los rumiantes, será extremadamente complicado conservar nuestras praderas, dehesas y paisajes de monte bajo en Europa. La ganadería regula los ciclos ecológicos, es el colofón del ciclo de los nutrientes y mejora la fertilidad de los suelos y la absorción del carbono, gracias al reciclaje y uso del estiércol como recurso orgánico y al uso de los pastos no aptos para el cultivo. En las zonas que combinan agricultura y ganadería, la rotación con pastos también sirve para cortar el ciclo de las plagas de los cultivos, lo que permite a los agricultores limitar el uso de plaguicidas. Además, no se ha analizado en profundidad la huella de carbono de las alternativas sintéticas a la carne, que quizás no sea tan buena como se supone. ¿De dónde provendrá el suero para producir los tejidos cultivados? ¿Cuánta energía será necesaria para hacer crecer los tejidos? ¿Qué antibióticos, fungicidas u hormonas se requerirán para controlar la producción?
Si de verdad se quiere cambiar el impacto ecológico de la producción de proteínas cárnicas, hay que invertir en innovación en el sector ganadero. Nuestro sector es el primero interesado en innovar y se ha comprometido a seguir reduciendo su impacto. La capacidad que tiene nuestro sector para reducir sus emisiones y sus efectos eclipsa cualquier impacto que una carne alternativa pudiera tener.
En conclusión, nos gustaría citar a Jean-Louis Peryaud, un agrónomo francés del INRAE, quien afirmó en 2017 que «un mundo desprovisto de ganadería es tan solo una utopía a corto, medio y largo plazo. Ha llegado el momento de que retomemos posiciones más realistas basadas en hechos. Acabar con la ganadería sería un gran sinsentido para la humanidad. Pero eso no significa que no haya que realizar mejoras en nuestras prácticas ganaderas, para respetar a los animales, ofrecerles una vida decente y cerciorarnos de que no sufran dolor ni estrés durante el sacrificio. Hay que seguir investigando e innovando para reducir los efectos dañinos de la ganadería y multiplicar los servicios que ofrece a nuestra sociedad.»
Qcom.es
-La Comisión Europea tiene previsto presentar el próximo día 24 su plan de acción para la agricultura ecológica en el periodo 2021-2027. De acuerdo con los documentos actuales, entre sus prioridades figura el aumento del consumo de productos ecológicos. Los de Bruselas quieren que el 25 por ciento de la superficie agraria comunitaria este dedicada a la producción ecológica en el año 2030. Al mismo tiempo, reconocen que el aumento de la superficie no se logrará sin una subida significativa de la demanda de este tipo de mercancías. En ese plan de acción, al que se dan en estos días los últimos retoques, se incluyen tres ejes de actuación. 
El primero de ellos es justamente estimular la demanda; los otros dos pasan por el incremento de la producción y por afrontar los desafíos relacionados con el medio ambiente y el cambio climático. Este plan de apoyo a la agricultura ecológica hay que enmarcarlo en un contexto mucho más amplio, como es el cumplimiento del Pacto Verde europeo, prioridad absoluta de la actual Comisión Europea, que se aplica a todas las políticas comunes de la UE. En el caso de la Política Agrícola Común (PAC), se instrumentará mediante «dos Estrategias», la denominada de la granja a la mesa y biodiversidad horizonte 2030.
El encargado de velar por el cumplimiento de estos objetivos es el vicepresidente de la Comisión Europea, el holandés Frans Timmermans, que es a su vez el hombre fuerte de la misma. Él y sus servicios tendrán que dar el visto bueno a los Planes Estratégicos que deben remitir los Estados miembros a Bruselas, en los que se plasmarán a su vez las medidas que estos pondrán en marcha a partir de 2023. 
Primer dato a tener en cuenta: Timmermans y no el comisario de Agricultura tendrá la última palabra a la hora de aprobar estos documentos. Segundo dato a considerar: en España, la responsabilidad del diseño de la futura PAC no será solo de Luis Planas, su equipo, y los consejeros de Agricultura, sino que también meterán la mano en ella la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, y su mano derecha, Hugo Morán, secretario de Estado de Medio Ambiente. Un tercer detalle a no olvidar, estos últimos son los que tienen la línea directa con Timmermans y su equipo. En resumen: el holandés y Ribera tendrán la última palabra.
La Razón.
-… …En sus recomendaciones, la CE plantea que España tiene aún el deber de concluir el proceso de convergencia interna, pero ¿fija un calendario en concreto? ¿Podría hacerse a lo largo del periodo de duración de la nueva PAC y concluirse en 2027?
Las recomendaciones se formulan para todo el periodo, hasta 2027, sin un calendario concreto. Por tanto, el periodo que plantea la pregunta es posible, por supuesto. En todo caso, como indica la propia Comunicación de la Comisión, en la que se formulan las recomendaciones, el grado en que cada Estado plantee estrategias de intervención que, de manera inequívoca, permitan dar respuesta a las mismas, será uno de los elementos que la Comisión emplee para la aprobación de los planes estratégicos. No podemos olvidar que los Estados proponemos los planes, pero es la Comisión quien los aprueba y tendrá muy en cuenta que, en la aplicación de la ayuda básica a la renta, los importes se asignan a los beneficiarios con criterios objetivos y no discriminatorios.
¿Están la mayoría de las CC.AA a favor de acelerar este proceso? ¿Y las organizaciones agrarias?
Como he dicho, solo dos de las 17 CC.AA., Andalucía y Galicia, se opusieron a esta reanudación de la convergencia interna en el periodo 2021-2022. En cuanto a las organizaciones profesionales agrarias, es complicado muchas veces alcanzar una posición nacional, por las diferentes sensibilidades y matices territoriales. En este caso, hubo posturas que abogaron por ralentizar o incluso paralizar el proceso de convergencia, mientras que otras solicitaron que el ritmo de convergencia durante el periodo transitorio se negociara al tiempo que la futura PAC.
 ¿Qué ventajas puede tener para el sector agrario español acelerar o anticipar el proceso de convergencia? ¿Tiene que ver con que en 2023 podrían cobrar la ayuda básica a la renta otras producciones (frutas y hortalizas, incluida la patata, y parte del viñedo) ¿con la idea de que un nuevo sistema de  pago por superficie facilitará  la movilidad de la tierra, mejorando el acceso a la misma de los jóvenes?
La decisión sobre el ritmo de convergencia no está relacionada con la incorporación de nuevas superficies. Lo que sí es cierto es que, cuando concluya la convergencia, las reglas del juego serán más claras para todos. Cuando esto suceda, en cada región todas las explotaciones recibirán el mismo importe de ayuda por hectárea. Y este aspecto será un elemento de trasparencia en la compraventa y arrendamiento de tierras, pues ahora cada transacción es diferente en función de la historia del beneficiario o de los propios derechos. Así, por ejemplo, dos fincas o parcelas iguales, una junto a la otra, ahora valen distinto, según sea el valor de sus derechos de la PAC, y no digamos ya si una de ellas no los tiene.
Cuando esta convergencia concluya, será más fácil también saber qué apoyo recibe o debe recibir cada sector productivo. Ahora, por ejemplo, un ganadero puede tener unos derechos de elevado valor, porque estuvo en el período de referencia de su cálculo, y su vecino, un joven recién instalado, tendrá derechos por el valor medio de su región de la reserva nacional. Si damos una ayuda acoplada al sector ganadero, es posible que al primero le estemos sobre-compensando y al segundo no le llegue.
Respuestas de F. Miranda en Agronegocios.
-Lo llevaban tiempo anunciando y aplazando por culpa de la pandemia, pero con la mejora de los resultados sanitarios las convocatorias de protestas por parte del campo se extienden por toda España, ya que el sector agrario no está dispuesto a seguir soportando unas situaciones que no le gusta nada. Por eso, los motivos que llevarán a todos a la calle de nuevo, a diferencia de las movilizaciones del pasado año, son variadas pero con un eje común: no aceptan las políticas agrarias que se está desarrollando desde el Gobierno (ya que no se trata solo del Ministerio de Agricultura, sino también del de Transición Ecológica) con la aplicación de la nueva PAC, la protección del lobo o la necesidad de asegurar unos precios justos como argumentos para estas nuevas protestas.
La más llamativa, por la unidad de todo el sector y el peso específico a nivel nacional, será las que desarrollen en Andalucía todas las organizaciones agrarias contra el plan de convergencia de la nueva PAC. Unas protestas que comenzarán esta misma semana en Cádiz y que, según han anunciado este mismo lunes 15 las OPAs, será el arranque de un período indefinido de movilizaciones.
De igual forma, este mismo martes, 16 de marzo, comenzará la tractorada a Madrid, con una salida que se producirá de la cooperativa de Talarrubias para llegar a las puertas del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, el miércoles, donde se realizará una protesta del sector extremeño, movilizado por APAG Extremadura ASAJA, y se entregará las reivindicaciones a las ue reclaman soluciones urgentes. 
Unas reivindicaciones que se basan en tres puntos fundamentales, como son protestar por los bajos precios, por los recortes de la PAC y por la política exterior que perjudica a los productos europeos.
En la Comunitat Valenciana, en plena semana fallera, con las fiestas canceladas por el Covid-19, la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) convoca este martes 16 una ‘cremà’ de naranjos arrancados para escenificar la grave crisis de rentabilidad que atraviesan los agricultores y ganaderos valencianos.  El joven agricultor de AVA-Algemesí, Ismael Navarro, explicará las causas por las que ha decidido dejar de cultivar su campo, fundamentalmente los precios ruinosos que ha percibido en las últimas campañas, mientras que el presidente de AVA-ASAJA, Cristóbal Aguado, aportará datos generales sobre el retroceso de la superficie agrícola cultivada y lanzará las principales reivindicaciones en política agraria.
Por su parte, en Castilla y León también se invita a ir todos a la calle, ya que las organizaciones agrarias, ASAJA Castilla y León, la Alianza por la Unidad del Campo UPA-COAG y la Unión de Campesinos de Castilla y León (UCCL) se movilizarán el próximo viernes 19 de marzo en defensa de la permanencia de la ganadería en el territorio y en contra de la amenaza cierta que para su futuro supone la declaración del lobo ibérico como especie en régimen de protección especial en todo el territorio español, defendida desde el Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico (Miteco). De norta a sur, de este a oeste, parece que el campo vuelve a llamar a todos a la calle para retomar las movilizaciones que se rompieron con el covid.

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, tras revisar el reciente estudio publicado por el Parlamento Europeo sobre el reto del abandono de tierras después de 2020, destaca el serio peligro que existe en Europa en general y en España en particular de abandono de tierras agrarias, que podría afectar a 2,3 millones de hectáreas agrarias para 2030 en la España vaciada , afectando así a uno de los principales motores de la economía de las zonas rurales, como es la actividad agraria.
Según ha analizado Unión de Uniones, este estudio indica que cerca de 56 millones de hectáreas corren el riesgo de ser abandonadas y se estima que 5 millones de ellas efectivamente lo serán en 2030.
En España, cerca del 10% presentarían riesgo alto y muy alto de abandono, lo que supondría una pérdida de unos 2,3 millones de hectáreas agrarias, equivalente a cerca de tres veces el tamaño de la Comunidad de Madrid. Por su parte, los datos históricos señalan que, entre 2012 y 2018, la superficie agraria en España se ha reducido, especialmente en regiones del centro peninsular (Castilla La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid y País Vasco) y la costa mediterránea (Región de Murcia y Comunitat Valenciana), en favor fundamentalmente de superficies artificiales.
«LAS AYUDAS SON IMPORTANTES, PERO LO ES MÁS QUE LAS EXPLOTACIONES TENGAN UNAS EXPECTATIVAS RAZONABLES DE RENTABILIDAD»
La organización se hace eco del estudio que explica que, para paliar este fenómeno de abandono, cuyos factores atienden a diversas causas (biofísicas, agrícolas, estructurales, de mercado, regionales, institucionales y políticas), se analizan los distintos instrumentos de política agraria actuales como herramientas útiles para evitarlo, especialmente  el segundo pilar de la PAC, particularmente las medidas agroambientales y climáticas y los pagos a zonas con limitaciones naturales u otras limitaciones específicas.
«Las ayudas son importantes», señalan desde Unión de Uniones, «pero lo es más que las explotaciones tengan unas expectativas razonables de rentabilidad». Por eso la organización, considera que la PAC no es suficiente y que se deben establecer medidas efectivas que aborden el problema del abandono de tierras de manera integral, «si no queremos que esto sea otro clavo en la tumba de la España vaciada».
Unión de Uniones apuesta por una buena utilización de las herramientas de la PAC, por un lado, pero hace especial hincapié en la importancia y urgente necesidad de equilibrar la cadena alimentaria para que se remunere justamente el trabajo y los alimentos y servicios que ofertan agricultores y ganaderos a la sociedad, mejorar las infraestructuras rurales para reducir las brechas entre el mundo rural y urbano, flexibilizar el mercado de tierras y proteger el propio modelo productivo frente a otros de países terceros menos éticos y sostenibles
Agroinformación.
-La Asociación Española de Exportadores e Industriales de Aceituna de Mesa, Asemesa, considera que el nuevo sistema NutriScore “perjudica seriamente a los productos de la dieta mediterránea y, por ende, a la aceituna de mesa”. Además, considera que otros graves defectos de tipo general, este modelo de información nutricional “no tiene en cuenta ni la cantidad de alimento ingerida por el consumidor ni la frecuencia, ni tampoco la forma de elaboración, lo que resulta muy perjudicial para los productos tradicionales, con historia y valores diferenciales”.
Según Asemesa, “la evaluación que hace NutriScore para clasificar los alimentos resulta en ocasiones reduccionista y simplista ya que ignora los beneficios del uso de procesos biológicos en la elaboración de los mismos, como sucede en el caso de la aceituna, y tampoco contempla los beneficios de las grasas consideradas saludables, como las monoinsaturadas o poliinsaturadas, y otros elementos como los fitoesteroles o polifenoles que tienen una clara actividad antimicrobiana, antioxidante, a la vez que contribuyen a la prevención del cáncer”.
“NutriScore es un sistema que contempla de manera muy parcial las propiedades nutricionales de los alimentos y, por tanto, no suministra una imagen real de sus cualidades"
Mientras otros países mediterráneos como Italia o Grecia han rechazado el NutriScore y se han decantado por otro sistema alternativo, “el Gobierno de España quiere recomendar precisamente un modelo de etiquetado que no satisface a todo el mundo y que claramente perjudica a los productos de la dieta mediterránea”, afirma la Asociación.
En definitiva, considera que “NutriScore es un sistema que contempla de manera muy parcial las propiedades nutricionales de los alimentos y, por tanto, no suministra una imagen real de sus cualidades, lo que puede inducir a confusión al consumidor y llevarle a desterrar de su dieta grupos enteros de alimentos a expensas de su salud”.
Tampoco se entiende, a juicio de Asemesa, que el Gobierno vaya a recomendar este sistema cuando la UE tiene previsto hacerlo de forma armonizada para toda la zona comunitaria, que es la manera, además, de evitar nuevas trabas que rompan la unidad de mercado.
Por tanto, la Asociación pide que “se trabaje en el seno de la UE para conseguir un sistema armonizado en el ámbito comunitario que dé una imagen real de los productos y que sea parte de una política que integre la dieta, hábitos de consumo, educación e información al consumidor”.
Olimerca.
-… …El ministro de Agricultura se ha reunido este jueves -18 de marzo- con los responsables de las organizaciones profesionales agrarias ASAJA, COAG y UPA para abordar el estado de situación de las negociaciones para la reforma de la Política Agraria Común (PAC) 2023-2027.
Planas: “la convergencia tiene que ser gradual, pero continua, y tener una fecha de finalización”
Sobre la convergencia, ha señalado que el Ministerio está dispuesto a hacer un esfuerzo extraordinario de diálogo para poner sobre la mesa el proceso de convergencia del año 2022, en el marco de la negociación global de la futura PAC. Sin embargo, ha subrayado que “la convergencia tiene que ser gradual, pero continua, y tener una fecha de finalización”.
Con esta primera reunión con las OPAs, según ha explicado, inicia una ronda que le llevará a reunirse a continuación con cada una de las comunidades autónomas a lo largo del mes de abril para conseguir un gran acuerdo nacional, que supondrá definir cómo se distribuyen las ayudas y cómo se hará la convergencia.
España apoya a la Presidencia portuguesa de la Unión Europea en su intención de cerrar el acuerdo sobre los tres reglamentos de la nueva PAC en este primer semestre de 2021, para poder avanzar con certidumbre en la elaboración del plan estratégico nacional. Para ello, está prevista la celebración de un “supertrílogo” el próximo 26 de marzo, del que se esperan importantes avances.
De cara al próximo Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea (UE) del 22 y 23 de marzo, España participará activamente en el debate de los dos “paquetes de compromiso” que presentará la Presidencia, sobre los bloques de pagos directos y Nuevo Modelo de Aplicación con la intención de que se puedan cerrar posteriormente en el citado supertrílogo.
Según ha explicado el ministro, el cierre de estos temas permitirá pasar a los siguientes bloques, principalmente el de arquitectura verde y el de otro tipo de intervenciones.
En relación con el Nuevo Modelo de Aplicación, el ministro ha explicado a las organizaciones que España defiende que se mantenga el mandato del Consejo de buscar la máxima simplificación y flexibilidad, así como que la evaluación del rendimiento sea homogénea para todos los Estados. En cualquier caso, entiende que la necesidad de evaluar el rendimiento en el nuevo modelo no puede suponer un aumento de la carga administrativa.
Asimismo, Planas ha apuntado que todavía siguen en discusión cuestiones como la figura del agricultor genuino, la convergencia interna, el régimen de pequeños agricultores, el pago redistributivo o el apoyo a los jóvenes, entre otras. Sobre ellas, España también defiende la necesaria flexibilidad para que cada Estado pueda determinar la política más adecuada a su situación, siempre bajo el principio de subsidiariedad. 
Agropopular.
Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Día a día del sector

El Papa es un especialista en pisar charcos

Los problemas se acumulan

Los nuevos costes eléctricos destrozaran al sector

Una semana especial para fracasados

Y ahora,  ¿que hacemos con los ganaderos?    

La ley del Cambio Climático, aprobada por las Cortes

CyL se posiciona ante la PAC

Tenemos por  ministro a un desconocido

Biden se deja arrastrar por los ecologetas

A veces ,es mejor callarse

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2021 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.