Este website utiliza cookies propias y de terceros. Alguna de estas cookies sirven para realizar analíticas de visitas, otras para gestionar la publicidad y otras son necesarias para el correcto funcionamiento del sitio. Si continúa navegando o pulsa en aceptar, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies?

Suscríbete a nuetro boletín gratuito
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes

Bocaito comer en la barra como en casa

La barra, es decir lo que en su momento fue el nacimiento de bares y tascas hasta que llegaron las llamadas cafeterías, o lo que es lo mismo, el concepto de bar de toda la vida, está en peligro de extinción. Han pasado de ser el punto de encuentro, el núcleo de la vida social, el lugar donde se compartían penas y alegrías con los amigos y vecinos, a la fia condición de barra impersonal donde el móvil o el iPad son los nuevos amigos y compañeros de faena.

Actualizado 22 febrero 2014  
Compartir:  Comparte esta noticia en Twitter 
 Añadir a del.icio.us Buscar en Technorati Añadir a Yahoo Enviar a Meneamé  |   Imprimir  |   Enviar  |  
Comentarios 0
Redacción Ocio
  

Sin embargo, una de las barras históricas, la de Bocaito, se  resiste a ese¨new concepto de barra¨ . Nació nada menso que en 1966 como barra para compartir bocados de cocina tradicional y casera entre amigos, familias en un ambiente informal y distendido y actualmente sigue dando de hablar y de comer.

Asi , de la mente de Paco Bravo - un economista de las primeras generaciones meitdo a tabernero - , siempre inquieta y en continua ebullición surgió la idea de un “Menú de Barra” , único y exclusivo para los amantes de las barras…
Y es que en  Bocaíto, “la barra” es el punto de referencia. Una referencia  de mas  de 40 años de historia, de vivencias y secretos compartidos. Por eso, ha nacido el “Menú de Barra”, para  rendir homenaje a los amantes de las barras…, para comer, cenar, charlar, para todos los que se comen la vida a bocados la barra de Bocaito, es su sitio. 
Si quieres ser ¨Barra-amante¨, Bocaíto, pone unas reglas fáciles de cumplir, solo tienes que  desconectar el móvil y sus aplicaciones anti-sociales y pedir  un  “Menú de Barra”, no es nada virtual, es comer de verdad.

Para empezar, dos bocaítos a elegir de la carta entre los que te puedes encontrar  crujiente de queso, anchoa con aguacate, Currito, Josefino, croqueta de jamón casera con leche ecológica, bocaíto de morcilla de León, Apicán, Mediterráneo…  Luego el plato principal a elegir entre también una amplia gama: desde pollo al ajillo con patatas crujientes a cazuelita de albóndigas, cazuelitas de rabo de toro, emperador con patatas, los clásicos huevos rotos con jamón y patatas, o los huevos rotos con morcilla de León y patatas.
Llegamos casi al final de esta reunión social en Barra y nos podremos decantar por un postre entre flan casero, helado al gusto, buñuelos de crema caseros o tarta de queso con coulis de mango o frutos rojos.  Refresco o copa de vino, café e infusión incluidos a un precio de 14 euros.

Ante esas sugerencias,   merecía la pena  dejarse de tanto restaurante y probar la experiencia, así que sin mas nos dirigirnos a la calle Libertad y acodados en la barra pedimos una tosta de gambas y otra de ajetes tiernos con jamón. Y tras probarlas y tener que puntuar , fuimos incapaces. La de gambas al ajillo claro está tiene un lecho de ali oli que al principio choca en la boca, pero que al ser suave deja que al final salga el gusto del ajo recién frito que la hace exquisita. Pero es que la de ajetes, tiernos y recién fritos no le iba a la zaga, porque la mezcla y el punto del ajete es un manjar, sencillo pero que requiere una materia prima fresca y de primera, solo asi se puede disfrutar de esta tosta.
Puesto que estábamos en pleno centro de Madrid era inevitable caer en la tentación de probar unos callos. Los callos son un plato que tiene amigos y enemigos. No hay término medio. Mi amigo Ramón, no se resiste y siempre que pisa un restaurante madrileño y tienen callos los pide sin dudar. Pues bien los de este dia son de esos que empiezas y te da lastima que se acaben, porque entre otras cosas el punto del picante era el justo, no pasaba de la boca y no te hacia beber o comer por los excesos que provocan las guindillas cuando a la cocinera se le va la mano. Ya que estábamos en  harina nos decidimos a probar algo de pescado y optamos por dos platos, muy distintos: la fritura y los medallones de merluza con pimientos.

Si tras comerlos tuviésemos que recomendar uno, sería imposible, todo depende lo que a usted le guste. En ese sentido, yo por ejemplo me quedaría con la fritura; primero por la variedad y después porque es muy difícil  encontrar un punto de fritura tan bueno como el que le da la cocina de el Bocaito a este plato, claro esta que para eso, hay que contar con oficio, por supuesto, pero también con una materia prima difícil dado los tiempos que corren en eso del pescado. Lo mismo sucede con los medallones, los preferidos de mi acompañante, pero tras discutirlo un buen rato ninguno d elos dos fue capaz de convencer al otro de que era mejor su plato.
Terminamos con unas chuletitas de cordero de excelente textura y como era de esperar de elaboración.
Muchos mas platos habríamos sido capaces de degustar para contárselos, pero  hubiese sido un exceso que luego durante la tarde en la redacción habríamos pagado muy caro.

Otra tema son los vinos. En la barra se puede optar por pedir el vino normal o la carta. Las dos formulas son buenas, pero si es aficionado a los vinos la carta de el Bocaito le gustará. No es una carta extensa, pero tiene todo aquello que a uno se le puede ocurrir pedir incluidos los excesos mas insospechados. Y es que los clientes de este local, cuando quieren celebrar las cosas lo hacen con gusto y la carta de vinos esta `para eso. Nosotros elegimos un vino blanco gallego, San Claudio y un tinto de la tierra, de Madrid, Manu
Si es un amante de la barra, esta tardando mucho en, al menos una vez, probar esta experiencia.

Bocaito
C/ Libertad, 6 -
915 321 219 / 915 215 331

 www.bocaito.com

Comentario (máx. 1500 caracteres - no utilizar etiquetas HTML)


Título (obligatorio)


Nombre (obligatorio)


E-mail (obligatorio)


Por favor rellene el siguiente campo con las letras y números que aparecen en la imagen superior
     
NOTA: Los comentarios son revisados por la redacción a diario, entre las 9:00 y las 21:00. Los que se remitan fuera de este horario, serán aprobados al día siguiente.
CLÁUSULA DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD
Todos los comentarios publicados pueden ser revisados por el equipo de redacción de cronicaeconomica.com y podrán ser modificados, entre otros, errores gramaticales y ortográficos. Todos los comentarios inapropiados, obscenos o insultantes serán eliminados.
cronicaeconomica.com declina toda responsabilidad respecto a los comentarios publicados.
Esta noticia aún no tiene comentarios publicados.

Puedes ser el primero en darnos tu opinión. ¿Te ha gustado? ¿Qué destacarías? ¿Qué opinión te merece si lo comparas con otros similares?

Recuerda que las sugerencias pueden ser importantes para otros lectores.
 Otros artículos de Restaurantes

Chicote, vuelve por sus fueros

La importancia del sabor autentico

Una Navidad con sabores especiales

Tatel cambia de orientación y trata de salir del bache

Hamburguesas con espíritu navideño

Bellako y Fishgon, opciones gastronavideñas en Barcelona

La gastromnomia venezolana; un gran descubrimiento

La contraseña, actualizada

Arroces de otoño en Marina Beach

Un curioso menú degustación italiano-español

© Copyright CRÓNICA ECONÓMICA, S.L. 2018 | Suscríbete al boletín | Mapa web | Contacto | Publicidad | Política de cookies | Política de privacidad | Estadísticas | RSS
Celindas, 25. 28016 Madrid.