Domingo, 19 de septiembre de 2021    
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

¿Existe el Sector Agrario?

Realmente sí, son millones las personas los ciudadanos, que aún están relacionados y viven con la agricultura, la pesca, la ganadería y el monte. Son aún muy importantes y estratégicas las producciones derivadas del Sector Primario; cumplen misiones fundamentales en la vida ciudadana, son producciones estratégicas y absolutamente necesarias, imprescindibles en épocas como la actual en las que el mundo está presidido por la anarquía y la crisis generalizada.
Actualizado 17 septiembre 2009
Redacción Agrolibre

Es sector que estabiliza  la sociedad, base para la alimentación de la población, clave para la identificación de pueblos, generador de culturas y formas de vida absolutamente irremplazables y único guardián de una naturaleza que todos necesitamos preservar.
Estamos ya de vuelta del verano, en el comienzo de un nuevo curso, en plena crisis económica, cercana ya la presidencia semestral de la UE que se iniciará en el próximo enero y esta es la hora en que nuestros dirigentes agrarios, al igual que el resto del gobierno actual que nos mal-dirige, no han dicho nada, absolutamente nada, sobre los problemas que nos acucian.
Recordemos algunos, problemas estructurales como la endémica escasez de agua que soporta el sector productivo  que, recordemos, los dirigentes actuales decidieron desbaratar estando en vía de solución, como los problemas que originan los actuales costes y tarifas energéticas que invalidan “per se” toda  competitividad productiva, como los problemas derivados de las indefiniciones constantes  de las políticas generadas en los diferentes ámbitos actuantes, la UE, el Estado, las Autonomías, los Municipios….un ejemplo paradigmático es el tema de los biocarburantes, antaño fomentado por todos o casi todos, hoy denostado por la mayoría, aunque los distribuidores sigan haciendo el agosto a costa del presupuesto de todos. Recordemos problemas productivos, leche, aceite, vino, patata, agrios, hortalizas… situaciones reiteradas y aberrantes que siguen golpeando nuestro tejido productivo, derivadas las más de las veces por concesiones y limitaciones que impiden que el empresario agrario se dirija hacia donde desee. Seguimos con un sector absolutamente dirigido y controlado por los poderes públicos que ante los problemas encuentran soluciones que ya se ensayaban hace más de 50 años. Recordemos finalmente, por no hacer aún más extensa la lista de problemas, los derivados de las indefiniciones presentes cegadoras del inmediato futuro, ¿Kioto desaparece… pero se va a continuar con algún otro fiasco similar? ¿cuándo vamos a separar lo agrario de los problemas del cambio climático?, ¿hacia dónde se dirige la PAC y la UE?, ¿van a desaparecer las limitaciones productivas?...
Lo público nunca debe constituirse en freno para el desarrollo de ningún sector productivo y hoy lo es. Nuestro sector está aún absolutamente marcado por las actuaciones públicas y ello no lo olvidemos es la principal causa de nuestro escaso desarrollo. Hoy no estamos de moda, quizás nos consideren aún como refugio, como tabla de salvación para la terrible situación que muchos están atravesando, pero la ausencia de actuaciones liberadoras es total. Nadie hace nada útil, los problemas se van resolviendo por la vieja táctica del aplazamiento, hasta las organizaciones profesionales parecen narcotizadas, todo se reduce, ¡a lo que no debería ser¡ a intentar endirgar al consumidor los teóricos costes de producción, ¡como si estos fuesen uniformes para todos¡ y en esta solución participa hasta las administraciones agrarias. La Administración Agraria si considera que es problema de exceso de costes, en vez de colaborar para subir artificialmente los precios de venta, debe colaborar en reducir costes, administrativos, financieros, de mano de obra, energéticos... Es en el camino de la competitividad donde debemos encontrarnos todos.
El Sector claro que existe y hoy créanlo todos, está, sin que nadie le atienda, excesivamente presionado, atado y constreñido por unas circunstancias que hace muy difícil su liberación. ¿Para qué existen las Administraciones Agrarias?.