Martes, 14 de julio de 2020    
Está usted en: Agrolibre > Recursos Energéticos y Agua

Las ventas de segunda mano, también reducen la contaminación

La compraventa de objetos de segunda mano entre particulares está experimentando un gran crecimiento en los últimos años por el auge de internet y las nuevas tecnologías, la mayor conciencia sobre el cambio climático y el cada vez más evidente coste ambiental de la sociedad de consumo en la que vivimos.
Actualizado 11 abril 2019
Redacción Agrolibre
Y es que, según se desprende del estudio ‘‘El efecto medioambiental de la segunda mano”, desarrollado por Milanuncios en colaboración con el Instituto de Investigación Medioambiental de Suecia (IVL) y la consultora especializada en medioambiente Ethos International, dar una segunda vida a los objetos a través del mercado de segunda mano tiene un importante efecto positivo sobre nuestro entorno.
Así, el informe concluye que los usuarios españoles que utilizan Milanuncios consiguieron ahorrar potencialmente un total de 1.745.743 toneladas de CO2 en 2018 mediante la compraventa de objetos de segunda mano. Una cifra más que considerable y que equivale a la que se evitaría paralizando el tráfico de Madrid durante 10 meses. A esto se suma, además, el ahorro potencial de 112.590 toneladas de plástico, cantidad equiparable a la necesaria para fabricar 15.900 millones de bolsas, así como 827.137 toneladas de acero, necesarias para producir 220.000 contenedores de mercancías, y 75.149 de aluminio, equivalente a 5.000 millones de latas.
En palabras de Joao d’Eça, general manager de Milanuncios, “Hace años que asistimos a una preocupación creciente por el impacto que el ritmo de la sociedad de consumo actual tiene sobre nuestro entorno. Una conciencia social que, unida a las nuevas tecnologías y a la normalización de internet, ha impulsado el crecimiento de las compraventas entre particulares”. Y añade: “Con este estudio, pretendemos visibilizar la necesidad de evolucionar desde el actual modelo de economía lineal, basado en usar y tirar, hacia uno circular y alineado con un consumo más inteligente y basado en las 3R (reducir-reutilizar-reciclar), que permita aprovechar al máximo los beneficios de la segunda mano. Estamos convencidos de que la revolución medioambiental solo acaba de empezar”.
La producción de vehículos es un proceso muy complejo y, como tal, requiere de una gran cantidad de energía. Por tanto, adquirir uno de segunda mano se perfila como una de las mejores vías para reducir el impacto sobre nuestro entorno. Tanto es así que solo la compraventa de automóviles de segunda mano supuso en 2018 el 97% de todo el CO2 potencialmente ahorrado, es decir, 1.697.535 toneladas, además de 110.513 toneladas de plástico y 823.033 toneladas de acero, dos de las principales materias primas utilizadas en su fabricación.
En segundo lugar, aunque a bastante distancia, se sitúan los artículos relacionados con el hogar, otro de los clásicos del mercado de segunda mano, cuyas transacciones posibilitaron el ahorro de 31.226 toneladas de emisiones CO2 y 1.456 toneladas de plástico. Completa el pódium la categoría de informática, con 16.631 toneladas de CO2 y 94 toneladas de plástico ahorradas.
Otros de los artículos que mayor cantidad de emisiones de gases invernadero permitieron evitar durante 2018 fueron los relacionados con deportes y náutica y telefonía, con 7.448 toneladas y 5.800 toneladas, respectivamente.
Por regiones, Andalucía se sitúa en primer lugar en ahorro de emisiones gracias a la compraventa de objetos de segunda mano, con 371.926 toneladas de CO2 que representan el 21% del total. Le siguen Catalunya con 190.303 y Madrid, con 188.297 toneladas, respectivamente. Cabe resaltar que solo estas tres regiones suponen el 43% del total de emisiones evitadas en nuestro país durante 2018.
En lo que respecta al plástico potencialmente evitado, de nuevo Andalucía lidera el ranking con 23.936 toneladas, seguida de Madrid y Catalunya, ambas con cifras muy similares que se sitúan en 12.391 y 12.250 toneladas, respectivamente.