Viernes, 18 de octubre de 2019    
Está usted en: Agrolibre > Mundo Rural

La UE importó el 21% de las proteínas para piensos que consumió

La Unión Europea importa aproximadamente el 21% de las proteínas vegetales que consume para alimentar a su ganado, unas 18 millones de toneladas, según un estudio publicado este lunes por la Comisión Europea sobre suministro, demanda y comercio de varias fuentes proteicas durante la campaña 2017/2018.
Actualizado 23 mayo 2019
Redacción Agrolibre
En particular, los datos de Bruselas señalan que, durante la última campaña, el bloque comunitario consumió 85 millones de toneladas de proteínas para piensos, de las cuales 67 millones fueron producidas en territorio europeo, un 79% del total.
Por primera vez, el informe del Ejecutivo comunitario incluye el forraje (hierba, maíz de ensilaje, forraje leguminoso), pero también presenta cifras de cultivos (cereales, semillas oleaginosas y leguminosas), coproductos (alimentos de soja triturada, colza, girasol y otros ricos con proteínas procedentes de cultivos herbáceos procesados) y fuentes distintas a las vegetales (proteínas animales).
La dependencia del bloque comunitario en función del tipo de producto, sin embargo, es muy diferente. En el caso del forraje, que representa el 45% de todo el consumo de proteínas para piensos con 38 millones de toneladas, la UE es completamente autosuficiente (produce el 100% de lo que consume).
Con respecto a los cultivos, la UE consumió la pasada campaña 18,5 millones de toneladas de proteínas para consumo animal, de las cuales 16,7 millones (un 90%), procedieron del bloque comunitario y el resto tuvieron que ser importadas. Esta categoría representó en el periodo 2017/2018 un 22% del consumo total.
En cambio, existe una mayor dependencia en el apartado de coproductos, puesto que de las 26 millones de toneladas consumidas, sólo 10,2 millones tenían un origen europeo (el 39%). Este tipo de proteínas vegetales representan el 31% de todas las consumidas en la UE en la campaña 2017/2018.
Dentro de esta categoría, 20,7 millones se corresponden a piensos procedentes de semillas oleaginosas y, de ellos, sólo 5,5 millones fueron producidos en el bloque comunitario. La dependencia del exterior es todavía más pronunciada en el caso de los productos derivados de soja, puesto que sólo se produjeron en la UE el 2% de las 13 millones de toneladas consumidas.
Con respecto al nivel proteico de los piensos, la dependencia de las importaciones se concentra sobre todo en aquellos con una concentración de proteínas de entre el 30% y el 50%. En esta categoría, la UE sólo consigue producir 6 millones de toneladas de los casi 21 millones que consume.
Sin embargo, el bloque comunitario produce el 97% de los 56,6 millones de toneladas de piensos bajos en proteínas (hasta el 15%), el 86% de nivel medio (entre el 15% y el 30%) y el 92% de los que tienen un nivel superior al 50%.