Viernes, 20 de septiembre de 2019    
Está usted en: Ocio > Civilización

Gancedo da la bienvenida a otra era

La historia de Gancedo se escribe con mayúsculas. Porque han protagonizado más de 70 años entregados a la edición textil y el servicio al cliente y porque esta empresa familiar, fundada en 1945, lejos de conformarse, consolida su expansión con la inauguración de su nueva flasgship store en Madrid.
Actualizado 23 junio 2019
Redacción Ocio
Se trata de un espacio polivalente concebido para dar respuesta a todas las necesidades que han surgido a lo largo de todo este tiempo. 
En este momento de pura velocidad, alcanzar 74 años es un hito empresarial. En palabras de Manuel Gancedo, tercera generación al frente de la casa textil: “El cambio, la revolución, no es el novísimo y espectacular espacio, sino el proyecto que lo mueve, el sueño del que forma parte”. Desde ahora, además, los clientes y nuevos públicos, que esperan conquistar, serán parte fundamental para seguir escribiendo esta historia de esfuerzo y tesón. Sin olvidar a los colaboradores que les han ayudado en este largo camino.
Gancedo es sinónimo de valores, que se han transmitido de abuelos a hijos, y también a nietos y a sobrinos. Es también sinónimo de innovación y tendencia, así como de adaptación a los nuevos tiempos. Así, uno de sus objetivos es conectar con la vanguardia en lo que a diseño, arquitectura, interiorismo y cultura creativa textil se refiere. Y todo ello, irremediablemente, está unido con las tecnologías y procesos digitales. Pero también al compromiso con la calidad, la singularidad así como con la durabilidad. Para Gancedo hoy, más que nunca, es el momento de apostar por una cultura diferente al ‘usar y tirar’.
Situado en el número 38 de la céntrica calle Velázquez, este espacio ya es el buque insignia de Gancedo a nivel mundial. Dividida en cuatro plantas y más de 1.200m², comprende la tienda, el showroom, las oficinas y salas de reuniones.
Tras la puerta principal, da la bienvenida un espacio amplio, diáfano y de techos altos en el que de manera cuidada y elegante, se presentan los accesorios de decoración: almohadones, plaids, pantallas de lámpara, bolsos… todos confeccionados con los exclusivos tejidos de la firma. Esta primera área también funciona como espacio de charlas y conferencias gracias a unas gradas magistralmente integradas.
A continuación, unas escaleras conducen a la zona en la que ordenadamente se muestran los tejidos, los papeles pintados, moquetas, alfombras y pasamanería. Son las colecciones propias de Gancedo así como firmas internacionales que representan en exclusiva. Finalmente, al fondo donde se ha apostado por la madera como elemento clave, se encuentra el producto más premium, consiguiendo así una diferenciación entre todas las referencias que se encuentran a la venta.
Es en esta primera planta donde también se ubica una terraza amueblada, un pequeño oasis en el que disfrutar de la llegada del buen tiempo y de una experiencia única de compra. Además, y como muestra a su compromiso por dar visibilidad y espacio a nuevos artistas y creativos del sector, Gancedo ha querido reservar un córner de la tienda para la exposición de obras y trabajos de interesantes colaboradores. Piluca Hueso de Rue Vintage 74, es la encargada de inaugurar la propuesta de un espacio que se renovará cada 2-3 meses.
Gancedo es una marca española nacida en 1945 en Barcelona, una empresa familiar en su cuarta generación, con un legado de casi 75 años dedicados a las telas y el interiorismo. Editores textiles embarcados ahora en una auténtica revolución que ha implicado desde un cambio de sede -la nueva flagship de Velázquez, 38 en Madrid- hasta una renovada imagen corporativa, pasando por un amplio proyecto de digitalización y eficiencia en los procesos internos. En este universo de decoración textil se encuentran también papeles pintados, alfombras, pasamanería y, sobre todo, expertos profesionales para inspirar, aconsejar y ayudar a los creadores de espacios a conectar con la belleza, la innovación y el diseño. Gancedo es también sensible a la necesidad de luchar contra la cultura de “usar y tirar”, apostando por la durabilidad y la calidad.