Sábado, 14 de diciembre de 2019    
Está usted en: Seguros > Seguros

Polonia queda expuesta al impacto negativo del brexit

La economía de Polonia presenta una elevada vulnerabilidad a las consecuencias financieras y económicas del brexit. El último informe de Crédito y Caución recuerda que las remesas anuales de los polacos que viven en el extranjero ascienden a unos 4.000 millones de euros, una gran parte de los cuales procede del Reino Unido.
Actualizado 15 octubre 2019
Redacción
“A más largo plazo, la salida del Reino Unido de la Unión Europea podría afectar a los fondos estructurales, que desempeñan un papel importante en su progreso económico. El Reino Unido es también el segundo destino de exportación después de Alemania”, añade la aseguradora de crédito.
A pesar de esta exposición de Polonia al brexit, Crédito y Caución espera que se mantenga el fuerte crecimiento del PIB polaco en 2019, impulsado por el consumo y a la inversión. “En 2020 prevemos que la expansión económica se ralentice pero que siga siendo sólida, en torno al 3%. Aunque cabe esperar una disminución del crecimiento de la inversión y las exportaciones, la evolución del consumo privado debería seguir siendo sólida, respaldada por el aumento del empleo, el crecimiento de los salarios y las transferencias sociales”, dice el informe.
Debido a la rigidez del mercado laboral, la escasez de mano de obra cualificada se está convirtiendo en uno de los principales problemas de la economía polaca, especialmente en el sector manufacturero, un hecho que podría afectar al crecimiento económico potencial del país, en un contexto de jubilación anticipada de una parte importante de la población activa debido a la reducción de la edad de jubilación.
Tras la deflación en 2015 y 2016, los precios al consumo comenzaron a aumentar de nuevo en 2017, impulsados por los aumentos salariales. Se prevé que la inflación de Polonia aumente por encima del 2% en 2019 y 2020. La política monetaria ha sido acomodaticia hasta ahora, y el Banco Central ha mantenido la tasa de interés de referencia en un mínimo histórico del 1,5% desde el segundo semestre de 2015. La deuda pública apenas representa el 50% del PIB y el déficit público ha disminuido desde 2017 debido al aumento de los ingresos fiscales. Sin embargo, el gasto público ha vuelto a aumentar debido a la reducción de la edad de jubilación, las transferencias sociales y la inversión pública previa a las elecciones parlamentarias que tendrán lugar el domingo.