Jueves, 20 de febrero de 2020    
Está usted en: Ocio > Libros

El expreso de Roma

Estamos ante una novela policiaca clásica que gustará tanto a los aficionados al género como a cualquier buen lector, ya que tiene una buena calidad literario Arthur Griffith (Dublín, 1838-1908) tras abandonar la carrera militar publicó más de cincuenta libros, la mayor parte de intriga. El expreso de Roma, escrita en 1896, fue un hallazgo del conocido novelista Grahan Green y su hermano Hugh, que la incluyeron en su antología de la novela policiaca victoriana, Victorian Villainies.
Actualizado 8 diciembre 2019
Redacción y Agencias
La trama del libro es sencilla. Poco antes de llegar a París el coche cama procedente de Roma, cuando los viajeros se preparan para dejar el tren, aparece un hombre asesinado. En el vagón coche-cama en que iba, son solo seis los viajeros que Grifith presenta con detalle en un primer capítulo en el que conocemos también al inspector francés Floçon, al mozo al que encuentran dormido al saltar la alarma, o la doncella de la condesa, la enigmática Hortense Petitpré, y pocas personas más. No necesita Griffith muchos personajes, escenarios diversos ni situaciones complicadas. Le bastan pocas protagonistas y dos o tres escenarios: el interior del tren, el andén de la Gare de Lyon y la sala de esa estación en la que los viajeros del vagón son escoltados por la policía para ser interrogados. Griffith escribe un relato lineal en el que, tras la sorpresa de que aparezca un hombre apuñalado, surge la pregunta sobre quién, cómo y por qué lo hizo. A través de las declaraciones de los viajeros y los detalles que salen a la luz, se va desgranando lo sucedido y se desechan las primeras suposiciones.
La novela reúne las características de la literatura victoriana: una prosa correcta, un estilo limpio, atención a los sentimientos y reacciones de los protagonistas, junto a notas tan británicas como la ironía y el sentido del humor o la tendencia a ridiculizar veladamente lo francés. Hace sonreír la actuación de unos agentes de la policía francesa desacertados y hasta torpones. Junto a esto destaca un desarrollo inteligente del argumento en el que las piezas van encajando hasta que el lector llega al final de la trama; en éste caso a saber quién fue el criminal y los detalles del crimen. Tampoco falta una componente sentimental que enlazará a dos de los viajeros.
 
El expreso de Roma
Arthur Griffith
Ardicia, Madrid, 2019, ISBN: 978-84-947916-4-2, Págs. 196, TO. The Rome Express, Trad. Pablo González Nuevo