Jueves, 27 de febrero de 2020    
Está usted en: Ocio > Cultura

Sorolla, o como pintar a todas horas

Sorolla pintaba el mar a toda velocidad. Necesitaba encerrar en sus telas la magia fugaz de una luz cambiante, atrapar matices de un universo en movimiento de paseantes, orillas de espuma y velas marineras.
Actualizado 8 diciembre 2019
Redacción Ocio
El artista valenciano no solo era un “bulímico de la pintura”, explica  la directora del Museo Sorolla de Madrid, Consuelo Luca de Tena, que lo describe además como “un dibujante compulsivo que siempre llevaba consigo pequeños cuadernos de dibujo para tomar notas de todo”.
Esta fruición produjo una marea de “más de 7.000 dibujos conocidos del pintor” nos detalla Luca de Tena, que este lunes presenta en el museo que dirige la exposición Trazos en la arena. Se trata de una selección de 90 dibujos, 28 cuadros al óleo y 33 notas de color que desvelan la faceta gráfica de Sorolla, que iba más allá del mero apoyo al resultado final sobre un lienzo.
“Para él, la ejecución del dibujo era como respirar”, nos comenta la responsable del museo, añadiendo que “mientras ve la realidad, está concibiendo un cuadro y existe una transferencia contínua entre lo que ven sus ojos y lo que sus manos pueden hacer, y en el dibujo, un arte auxiliar, ya plantea un estudio de composición”.
Un comentario que enseguida De Tena ilustra con un ejemplo "En Estudios de vela el motivo de la vela da lugar a dibujos espectaculares caracterizados por el contorno acentuado, pero en la pintura, la relevancia es de la luz". Usando este paralelismo Trazos en la arena ofrece claves del mecanismo íntimo de la génesis pictórica en Sorolla. Frente al óleo definitivo, "sus dibujos hechos en la orilla del mar, de pescadores, de paseantes, de barcos...", cuentan una intrahistoria y dan título a la exposición.
La muestra desentraña la distancia entre dibujo y pintura, papel y lienzo. "Entre los óleos hemos traido excepcionalmente para la ocasión Sacando la barca en la playa de Jávea y en torno al mismo hemos dispuesto un conjunto de apuntes relacionados.
La luz y el vestido
Joaquín Sorolla sentía pasión por la decoración y la moda. "En efecto, esto se refleja en el trazo de las vestimentas en sus apuntes, que recuerdan a los bocetos de un diseñador de moda", nos confirma Consuelo Luca de Tena, que señala la extraordinaria delicadeza del boceto "de una jovencita sentada en la playa", y "sobre todo, los de la playa de San Sebastián y Biarritz, donde se reunía gente elegantemente ataviada con sus vestimentas y sombreros que llamaban poderosamente la atención del pintor".
La relevancia del dibujo "procede de una función tradicional académica y Sorolla insistía muchísimo a sus alumnos sobre la importancia del mismo y les aconsejaba 'Dibujar, dibujar y dibujar...' de manera constante".
La preparación de la exposición ha incluido la restauración de nueve de los dibujos seleccionados y la limpieza y tratamiento de conservación de algunos de los óleos expuestos. Apuntes del natural que conservan el ritmo de la brisa y la certeza de un artista que cruzó los dominios del impresionismo y el posimpresionismo para hallar una voz propia.
La colección de dibujos de Sorolla consta de 4985 obras. Está íntegramente catalogada, fotografiada siendo la segunda en importancia del Museo. Esta colección permite acercarse a una faceta poco conocida pero muy prolija de Sorolla, la de dibujante. Muchos de ellos son apuntes rápidos del natural, en los que recogía cuanto le llamaba la atención, con el resultado de un dibujo moderno y ágil. Otros tienen relación con muchas de sus obras de pintura, y también hay numerosos entretenimientos al carboncillo, como escenas de café realizadas en momentos de ocio o espera. Entre ellos destacan las series dedicadas a captar momentos de la vida familiar del pintor.
Son importantes también los dibujos dedicados al diseño de su casa -actual Museo. Sorolla realizó numerosos dibujos diseñando la fachada de la vivienda-hotel, diseños de cada uno de los jardines o de las distintas estancias interiores de la vivienda.
 
Museo Sorolla
Martínez Campos. 37,
28010 Madrid, España