Miércoles, 28 de octubre de 2020    
Está usted en: Secciones > Empresas

EMPRESAS: se retrasan los pagos

El retraso medio sobre los plazos pactados de pago de las empresas españolas alcanza los 14,12 días en el cuarto trimestre de 2019, según el Estudio sobre Comportamiento de Pagos de las Empresas Españolas* publicado por Informa D&B. Esta cifra crece 0,52 días respecto al trimestre anterior y 0,82 en un año. Desde el primer trimestre de 2016 no se habían superado los 14 días de demora.
Actualizado 23 enero 2020
Redacción
El plazo medio en el que se pagan las facturas entre octubre y diciembre queda en 90,63 días, ligeramente por debajo de los 91,06 del tercer trimestre, pero 2,48 más que hace un año. El plazo medio pactado, 76,51 días, se recorta en casi un día respecto al anterior trimestre, aunque suma 0,82 desde finales de 2018.
La proporción de pagos puntuales baja ligeramente, del 48 % que se alcanzaba entre julio y septiembre al 47 % en el cuarto trimestre, cifra cercana a la de hace un año. Si añadimos los pagos realizados con hasta 30 días de retraso, el porcentaje se eleva al 91 %, siendo un 4 % los que se demoran más de 120 días, para ser el único trimestre del año en el que se supera este porcentaje. Los retrasos producidos suponen un coste directo para el conjunto del tejido empresarial español de 1.728 millones de euros, 254 menos que el trimestre anterior.
Gianese, Directora de Estudios de INFORMA D&B, destaca que “El comportamiento en los pagos de las empresas españolas ha empeorado en 2019. Tanto el plazo medio pactado para hacer efectivas las facturas como el periodo medio en el que se pagan realmente se incrementan, dejando un retraso medio en los pagos de 14,12 días al finalizar el año”.
La subida en el retraso medio en los pagos se generaliza a casi todos los sectores. Administración es el que peor se comporta y el único que supera los 20 días de retraso, con 24,28 días de dilación sobre los plazos pactados, con una de las mayores subidas desde el cuarto trimestre de 2018, 1,79 días más, solo superada por los 3,88 que suma Educación. Los siguientes son Hostelería, con una demora media de 18,95 días, y Otros servicios, con 18,82 días.
Solo tres sectores se mantienen por debajo de los 14,12 días de retraso de promedio nacional: Comunicaciones, 13,02, Comercio, 12,92, e Industria, que es el que mejor paga con un retraso medio de 11,56 días. Dependiendo de si se contrata con este último sector o con la Administración la diferencia es de 12,72 días.
Por comunidades, el comportamiento de pagos aparece dividido entre norte y sur. Ceuta tiene el mayor retraso medio en los pagos, 25,98 días. Por detrás Canarias, con 21,91 y Melilla, con 19,29 días. Por debajo de los once días de demora se sitúan Navarra, 9,86, el País Vasco, 10,04, La Rioja, 10,38, Asturias, 10,48, y Cantabria, 10,80. Desde hace un año el retraso se incrementa en la mayor parte de las autonomías, con especial incidencia en Canarias, que suma 2,24, Aragón, que añade 1,53, y Madrid, 1,52 más.
Madrid está por encima de la media del país, con 17,33 días, mientras que Cataluña se sitúa por debajo, con 12,54. La diferencia entre la comunidad con peor y mejor comportamiento baja desde el trimestre anterior, cuando era de 20,92 días, hasta 16,12 en este.
Si al cierre de 2017 cinco comunidades españolas pagaban más del 60 % de sus facturas puntualmente, a finales de 2019 ninguna lo hace. Asturias es la que mejor con se comporta, con un porcentaje de pagos en plazo de casi el 55 %, seguida de Cantabria que también se queda cerca del 55 %. A continuación, La Rioja y Navarra, con un 54 % ambas. Canarias es la autonomía menos cumplidora, tan solo el 35 % de los pagos se realizan a tiempo, seguida por Ceuta y Madrid con porcentajes del 35 % y 40 % en cada caso.
El 54 % de las microempresas y el 47 % de las pequeñas cumplen con los plazos de pago pactados frente al 28 % de las medianas y el 11 % de las grandes empresas en el cuarto trimestre del año. Sin embargo, la mayor parte de las medianas y grandes paga con un retraso de hasta 30 días, 66 % y 82 % respectivamente, frente al 36 % y el 46 % de las micro y pequeñas empresas. Con más de 60 días de retraso, encontramos a un 7 % de micro empresas, a un 4 % de pequeñas y a un 3 % en el caso de las medianas y las grandes.
Las pequeñas empresas son las que tienen una media de retraso más baja, 11,80 días, 0,65 días más que hace un año. Las medianas también incrementan este plazo, 0,35 días, hasta 13,30. Son las micros y las grandes las que tienen la demora más elevada, 15,87 y 15,93 días respectivamente, con crecimientos de 1,14 y 0,60 días en cada caso.