Martes, 20 de octubre de 2020    
Está usted en: Secciones > Opinión

¿Se quiere suicidar Emiliano?

Que me perdone mi viejo amigo Emiliano, y por eso me permito tutearle, pero decir lo que ha dicho, además de costarle, a no mucho tardar, el puesto, es un esfuerzo inútil. Sánchez no admite ese tipo de comentarios, por lo que le cortará la cabeza política en cuanto pueda y además no le hará ni puñetero caso.
Actualizado 23 enero 2020
Alfonso Vidal
En efecto, por si no lo sabían, el presidente  castellano manchego,  otrora jefe de prensa del  Bono toledano,  por lo que coincidíamos con cierta frecuencia, ha afirmado que "con los derechos de los españoles y españolas no se mercadea y con el Código Penal no se puede mercadear, no es una cuestión negociable" que no pueden decidir "aquellos que aun hoy siguen diciendo que si pueden, volverán a hacer lo mismo".
 
Y en un alarde suicida, ha añadido que ahora que "se habla de códigos penales, además del Código Penal existen códigos éticos y políticos y no se cuál sería la tipificación del político, pero sería grave". Page ha añadido que algún día se podría discutir si llevar al penal "la tipificación para el que hace exactamente lo contrario de lo que promete".

"Estamos en una época en la que estamos inaugurando un ciclo en el que parece que se quiere ir menos a los tribunales y hablar más, aunque a veces de lo que se hable realmente sea veneno. Ya me gustaría que se arregle hablando porque si no es así vamos a tener que ir a los tribunales cuando otros, que ya lo están incluso, van a poder opinar sobre el Código Penal que les afecta", ha dicho, insistiendo en que "es increíble, paradójico y alucinante".  Y ya en un alarde  comentaba  espera que el Gobierno "cambie de criterio" y "que se fíe de los que tienen muchos diputados, porque si la cosa se va a decidir por uno, para eso sobran 349 parlamentarios".

 
Si todas estas afirmaciones de un barón socialista no son hoy el preludio de su desaparición del mapa político es que tiene mas poder del que nos imaginamos el resto de españoles y el trio Sánchez-Calvo-Avalos no se atreven con él. De todas formas ojalá hubiese, entre la filas socialistas,  más capacidad de autocrítica y menos silencio servil