Viernes, 10 de julio de 2020    
Está usted en: Gastronomía > Vinos y bodegas

La Emperatriz presenta sus nuevos caldos

Los Hernáiz han iniciado la nueva década con cambios substanciales en su proyecto más emblemático, Finca La Emperatriz, el viñedo que en tiempos perteneciera a la emperatriz de Francia Eugenia de Montijo. Al lanzamiento de sus Finca La Emperatriz Gran Vino, le siguen ahora El Jardín de La Emperatriz Blanco 2019 y El Jardín de la Emperatriz Tinto 2017, que componen la segunda marca nacida en la propiedad que los Hernáiz tienen en el extremo noroccidental de la D.O.Ca. Rioja.
Actualizado 21 febrero 2020
Redacción Ocio
Son, por tanto, dos vinos de Rioja Alta, elaborados con uvas de la finca procedentes de cepas que se cultivan en vaso y espaldera con criterios de sostenibilidad -la bodega ha iniciado los trámites para la certificación orgánica-. El Jardín de la Emperatriz Tinto 2017 está elaborado con uvas de Tempranillo, Garnacha Tinta, Graciano, Maturana Tinta, Viura; mientras que El Jardín de la Emperatriz Blanco 2019 es un monovarietal de Viura. En el plano organoléptico, El Jardín de la Emperatriz son vinos donde destaca el carácter frutal, apoyado en la sutileza y tensión propias de la finca.
El Jardín de la Emperatriz Tinto 2017 se vinificó parcialmente con levaduras indígenas en depósitos de acero inoxidable y hormigón y pasó a barrica de roble americano y francés en marzo de 2018, donde permaneció durante 12 meses. El efecto añada, pese a todas las adversidades que conllevó, acabó finalmente jugando a favor: el 'año de la helada' dejó pérdidas del 35% de la uva y un rendimiento inusualmente bajo que redundó en la calidad. En cata, las críticas que han llegado hasta el momento coinciden en aplaudir esta nueva referencia, con los 93 puntos de Andrés Proensa y James Suckling, y los 91 de Luis Gutiérrez para Robert Parker y la Guía Peñín -donde además consigue 5 estrellas en relación calidad-precio-.
Para El Jardín de la Emperatriz Blanco 2019 la bodega trabajó con uvas de Viura de cepas con más de 60 años cultivadas en la propiedad, vendimiadas manualmente y prensadas en atmósfera inerte. Tras la entrada en bodega, el mosto maceró a 8º C de temperatura junto a la pulpa, se desfangó por gravedad y, tras la fermentación alcohólica, permaneció con sus lías finas durante dos meses. Un vino que, además, goza, en este caso plenamente, de los beneficios del efecto añada, ya que a juicio del Consejo Regulador de la D.O.Ca. Rioja la 2019 va a ser una de las añadas históricas de la zona.
Junto a los Finca La Emperatriz Gran Vino Blanco y Tinto, estos dos vinos de El Jardín de la Emperatriz componen la nueva gama de esta firma, que sustituye por completo a la anterior, marcando así un cambio de rumbo y el inicio de una nueva época donde se impone el estilo de vinos finos que dio gloria a la Rioja Alta.
El jardín de la Emperatriz.
CARACTERÍSTICAS CLIMATOLÓGICAS Un año vitícola en general estable, con unas temperaturas acumuladas que pueden considerarse medias para la región y unas precipitaciones anuales de 440 mm. El episodio de mayor relevancia tuvo lugar en agosto, en el que el granizo caído afectó levemente, y de manera desigual, a algunas parcelas de Finca La Emperatriz. Algo que no influyó en absoluto en términos sanitarios, pero que sí tuvo incidencia en la cantidad de uva, impidiendo un desarrollo uniforme. Un menor vigor en el viñedo que permitió el crecimiento de racimos menos compactos, y con uvas de menor tamaño, condiciones clave para la máxima calidad. El verano fue seco y soleado, permitiendo una maduración óptima y un estado vegetativo impecable. La vendimia llegó con unas condiciones meteorológicas perfectas, siendo más corta que en cosechas anteriores, debido a la menor cantidad de uva -situación generalizada en toda la D.O.Ca Rioja y otras D.O. próximas-. En resumen, una añada ejemplar, con una cosecha baja, de calidad extraordinaria, y que posiblemente sea memorable en Rioja.
PROCEDENCIA
Zona  D.O.Ca Rioja, Rioja Alta. Suelo  Espectacular terreno con una capa superficial de 40 cm de canto rodado de color blanco que esconde por completo un suelo con estructura franco-arenosa. Terruño característico por su aporte en elegancia a los vinos y por ser ideal para el cultivo de la vid, dotando al viñedo de un buen drenaje, una adecuada iluminación de los racimos, una buena disposición radicular y un aporte limitado de nutrientes.

 
El Jardín de la Emperatriz  Blanco
Viñedo  En su mayoría, un 80%, viñedo en vaso con una edad media de 60 años, junto con un 20% de viñedo en espaldera.
Rendimientos de 6.600 kg/ha (42,90 hl/ha).
Añada  2019
Vendimia  Manual, entre el 3 y el 5 de octubre.
Variedades   100% Viura.
Elaboración  Después de un suave prensado en atmosfera inerte, el mosto macera con la pulpa a 8ºC durante dos días. Posteriormente, se desfanga por gravedad y pasa a fermentar a una temperatura de 15ºC. Tras la fermentación alcohólica, el vino permaneció con sus finas lías durante dos meses. Análisis
Producción  46.900 botellas
 Alcohol PH Acidez total Acidez volátil 13,6% vol. 3,34 5,9 g/l 0,39 g/l

EL JARDÍN DE LA EMPERATRIZ  tinto
Viñedo  Espaldera de 25 años de edad media. Con el mismo tipo de suelos, gravas y canto rodado en superficie. A 570 metros de altitud.
Rendimientos de 6.400 kg/ha (43,50 hl/ha).
Añada  2017
Vendimia  Manual, entre el 25 y el 30 de septiembre. Variedades   90% Tempranillo, 5% Garnacha, 2% Graciano, 2% Viura y 1% Maturana Tinta.
Elaboración  El Tempranillo y la Viura se encubaron a la vez en depósitos de acero inoxidable. A partir de esta añada empezamos a utilizar también en la mitad de los depósitos levaduras indígenas. FML en depósito de acero y hormigón. El vino pasa a barrica en el mes de marzo. Crianza  12 meses en barricas de roble americano (70%) y francés (30%). 
Análisis
Producción  142.000 botellas 8.000 Magnum 200 Doble Magnum
Alcohol PH Acidez total Acidez volátil 14,2% vol. 3,68 5,6 g/l 0,48 g/