Miércoles, 2 de diciembre de 2020    
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

¿Dónde está Wally?

(Recuerdan a Wally… … serie de libros creada por el dibujante británico Martin Handford en 1987. No se trata sólo de libros de lectura sino para jugar, en cuyas páginas ilustradas hay que encontrar al personaje de Wally en escenas con miles de dibujos y detalles que despistan al lector. En España ABC publicó muchos dibujos-búsqueda)
Actualizado 3 abril 2020
Redacción Agrolibre
Todos hemos venido coincidiendo en la total falta de aptitud de nuestro actual gobierno, social-comunista-separatista, y en esta fatídica crisis, del coronavirus que nos está destruyendo a todos estamos, una vez más contrastando la inutilidad de nuestros gobernantes.
Y en el mundo agrario, ¡que quieren que les digamos!, sucede exactamente igual. El ministro Planas, por fas o por nefas, está actuando en su sector con la misma falta de previsión y con la ineptitud propia del resto del copiosísimo gobierno que padecemos.
Del MAPAMA no ha salido nada aprovechable. Todo han sido normas administrativas que con mayor o menor dificultad en sus cumplimientos no conducen a ningún sitio. Siempre igual, normas y más normas y falsedades argumentales intentando, confundirnos a todos, con que, una simple conversación por videoconferencia con el ministro de Agricultura y Alimentación de Francia, se trate no solo de intercambiar puntos de vista sino también y fundamentalmente de,” profundizar sobre las medidas y propuestas para hacer frente a la crisis del coronavirus en los sectores agrario y pesquero”.
Por supuesto que como no existe medida alguna para hacer frente a la pandemia que padecemos, cómo y dónde se va a profundizar…
Y así seguimos intentando una semana más ir capeando el temporal, pero hasta cuándo aguantaremos. ¡Y la oposición donde está! No son conscientes de que cuando todo esto termine y terminará los culpables volverán a ser los del PP, empezando por la única que está enfrentándose a estos “sin vergüenzas”.

 
Han visto ustedes, como paradigma, el cambio de culpabilidad hacia la que intentan dirigirnos nuestros políticos intentando siempre salvar su responsabilidad directa…
… …” Primero fueron los expertos, que no nos avisaron, y ahora es la gente, que no se ha confinado, y la UE, que no nos ayuda. El caso es no asumir ninguna responsabilidad, ni siquiera la derivada del lío de los test defectuosos, que en cualquier país serio habría provocado alguna dimisión. Aquí no. Aquí hay que salvar a toda costa al soldado Sánchez.
Pero el problema del presidente del Gobierno es que cerca de un millar de muertos todos los días no se pueden ocultar, por mucho que las televisiones esquiven los féretros y en su lugar hablen de la fiesta de los balcones, de la gente que recibe el alta o de lo bien que funciona estos días Internet. Cuando caen de esta manera tantos miles de compatriotas, es imposible contener el malestar. Todos tenemos ya, o acabaremos teniendo, a alguien cercano entre los muertos, personas de confianza que están en los hospitales (trabajando o ingresados) y familiares enfermos que han perdido la paciencia llamando sin éxito a esos diecisiete teléfonos diferentes a los que hay que avisar. Y eso por no hablar de las consecuencias económicas de todo esto o de la indignación creciente en algunos hogares, especialmente en aquellas familias que no disponen de ahorros para aguantar dos o tres meses sin ingresos y que están encerradas con varios hijos entre cuatro paredes. Ahí se está generando un caldo de cultivo que antes o después va a acabar estallando si esta crisis no se resuelve pronto, y no lo parece. En Italia ya está habiendo saqueos de supermercados porque la gente está desesperada, sin dinero y sin comida. De igual manera, antes o después algunos en España no podrán soportar el calvario mientras ven por televisión cómo sus líderes aguardan el final de la crisis sentados cómodamente en un jardín de La Moncloa o de Galapagar… …” (A. Nieto)

 
Y, en medio de este caos la Unión de Uniones haciéndose eco del estudio realizado por investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) sobre la evolución de emisiones de dióxido de nitrógeno (NO2) en las principales ciudades españolas, ha insistido en la reducción del 64% de las emisiones de NO2, mientras que la agricultura y la ganadería han seguido con su actividad normal. Recordemos que el NO2, emitido fundamentalmente por el transporte, representa un 82,3% del total de las emisiones estatales y afecta muy directamente a la calidad del aire que respiramos.
Pues bien, resulta que el sector agrario, que sigue manteniendo su actividad en estos difíciles momentos, que  emite el 11,6% de las emisiones de GEI, menos de la mitad de lo que emite el sector transporte y con una función estratégica en el suministro de alimentos, sigue teniendo unas exigencias medioambientalistas, en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC), el Plan Ribera, seis veces superior a la del transporte.
En el PNIEC, se fija una reducción de emisiones para el sector agrario de un 12% para 2030 respecto a 1990, mientras que para el transporte se limita a un escaso 2,5%. ¡Y Planas dónde está!
Al margen de actuaciones ciertamente meritorias de asociaciones profesionales y entidades privadas relacionadas con el sector queremos señalar, por su claridad y oportunismo, las declaraciones efectuadas por el nuevo Presidente del COGECA.

El nuevo Presidente:
. aboga por “repensar” el rumbo de las políticas agrícolas tras la crisis del coronavirus, que pone de manifiesto que el suministro de alimentos está garantizado gracias a un modelo preparado para emergencias. “Con otro modelo agrícola no hubiéramos podido dar respuesta (…)”
. afirma, cosa que hay que agradecer que, la cadena de producción alimentaria está funcionando como un engranaje “perfectamente engrasado”, y que hay riesgo sanitario, pero “las neveras están llenas”.
. llama la atención sobre el hecho de que algunas producciones “sufren” muchas pérdidas -las flores o ganaderías asociadas al consumo hostelero-
. se pregunta y nos pregunta a todos, sobre si una “ecologización” de la agricultura, con mayores exigencias ambientales, tal y como planteó la Comisión Europea (CE) al principio de la legislatura, garantizaría el mantenimiento   de la actividad agraria
. pide soluciones a la falta de mano de obra en las campañas agrícolas, que podría agravarse dentro de 15 días. Considera que debe abordarse,el traslado de temporeros entre países, las condiciones de los albergues, la idea de doblar turnos o el establecimiento de “excepciones”, así como los protocolos de actuación en caso de sospechas de coronavirus.
. ve necesario un mayor apoyo de la UE y un mayor liderazgo de la Comisión Europea (CE), en referencia a la falta de acuerdo entre los líderes comunitarios para aprobar medidas económicas.
. echa en falta “más declaraciones de la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, y del comisario europeo de Agricultura, Janusz Wojciechowski, en favor del sector primario
. recalca que la pandemia debe servir para poner en valor la Política Agrícola Común (PAC) y expresiones como “seguridad o soberanía alimentaria”, pero sobre todo para que los ciudadanos no se olviden de los agricultores.
. valora el protagonismo mediático de la alimentación en el contexto de la pandemia, pero recuerda que más allá de los supermercados están el productor y sus cooperativas. Añade que muchas cooperativas tienen tiendas en los pueblos y venden alimentos allí donde no llegan las grandes superficies.
. dice que 2020 es un “tsunami” para el campo, que empezó con las movilizaciones y siguió con la propagación del COVID-19 y termina
. lamentando las pérdidas en subsectores ligados al consumo social, a la hostelería y restauración.
¡Absolutamente de acuerdo con él!
Pero… … ¿dónde está Wally?