Miércoles, 15 de julio de 2020    
Está usted en: Gastronomía > Vinos y bodegas

El Vinculo, un vino que une

Es durante estos días de aislamiento cuando la sociedad está valorando y agradeciendo gestos que antes pasaban inadvertidos por su cotidianidad y que ahora se añoran más que nunca: el valor de una cena informal con amigos, un reencuentro inesperado con familiares o el simple hecho de disfrutar de los colores y los sonidos de la naturaleza.
Actualizado 25 abril 2020
Redacción Ocio
Asimismo, en esta época de aislamiento, se aprecia cómo surge un fuerte sentimiento de unión y compromiso entre los ciudadanos. Se descubre una gran solidaridad entre vecinos, se refuerzan las amistades y nos preocupamos por el bienestar de todos aquellos que queremos, e incluso por aquellos que ni si quiera conocemos. Gracias a las tecnologías que disponemos, nos es fácil estar en contacto con nuestros seres más queridos y hacer video-llamadas mientras compartimos un vino de forma virtual con nuestros familiares y amigos ha pasado a formar parte de nuestros ratos de ocio durante el asilamiento.
Las bodegas El Vínculo, del grupo vitivinícola Familia Fernández Rivera, es un claro reflejo de esa cohesión y ese sentimiento de comunidad entre los españoles, tal y como hace referencia su nombre. En particular, El Vínculo Crianza 2016, es un vino 100% Tempranillo de larga crianza, un tinto de color granate con borde rubí, limpio y brillante. Huele a ciruela madura, guindas y kirsch. Además, presenta notas de vainilla, café y frutos secos tostados. También, toques de regaliz balsámico y especiado. De entrada agradable con paso por boca untuoso, este 100% Tempranillo tiene un recorrido amplio y redondo, con un largo post-gusto de vainilla. Combina con carnes rojas a la brasa y piezas de caza menor de pluma y pelo como la perdiz o la liebre.
Este tinto de Denominación de Origen La Mancha es un vino de larga crianza apto para su envejecimiento en botella. Rodrigo Pons, enólogo del grupo Familia Fernández Rivera, recomienda decantarlo 30 minutos antes del servicio para su oxigenación. Puede contener sedimentos que no afectan a su calidad, pues con el objetivo de obtener un vino más natural, El Vínculo Crianza 2016 no ha sido sometido a ningún proceso de filtración y ha envejecido 24 meses en barricas de roble americano y 12 meses de reposo en botella.

La uva Tempranillo de este tinto de Familia Fernández Rivera se ha obtenido de viñedos situados entre los 650 y los 750 metros de altitud que crecen en terreno semi-llano en descenso de norte a sur, con orientación sur. La edad media del viñedo es de 50 años. La cosecha 2016 en La Mancha es de mayor calidad y menor cantidad. El reposo vegetativo de este Vínculo Crianza 2016 estuvo marcado por un invierno seco y cálido, mientras que la primavera fue más fría y húmeda, terminando el ciclo de la vid con un verano extremadamente cálido que provocó una disminución del tamaño de las bayas y un retraso en la maduración y, por lo tanto, en la vendimia. El periodo de maduración y recolección trascurrió sin lluvias, por lo que la calidad sanitaria fue muy satisfactoria.
Familia Fernández Rivera se ha consolidado como una empresa en la que cada unidad de negocio adquiere personalidad y protagonismo propios. Las bodegas Tinto Pesquera, Condado de Haza, Dehesa de la Granja y El Vínculo, y el Hotel AF Pesquera conforman la estructura de un grupo que aspira a seguir siendo un referente en el sector enológico español e internacional.

Al igual que Familia Fernández Rivera, la bodega El Vínculo ha renovado su identidad corporativa. Ahora, tanto el logo como el etiquetado de sus botellas presentan un tono más moderno, que conecta con la personalidad de estos vinos. En lugar de por los molinos de viento, tan unidos a la D.O La Mancha, El Vínculo ha apostado por homenajear en su etiquetado los 12 vientos diferentes de Campo De Criptana, la región ciudadrealeña en la que se ubica la bodega. Lo ha hecho a través de la representación de escenas oníricas en blanco y negro en las que el viento produce un movimiento que dinamiza cada nueva etiqueta.  Porque el viento no sólo condiciona el estilo de vida de la comarca. También origina una forma particular de entender la producción del vino.