Sábado, 24 de octubre de 2020    
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre
TODO POR LA PASTA

¿Es posible la contumacia sobre los biocombustibles? Sí

La semana pasada ya denunciábamos lo mismo, con motivo de la posible reapertura de las Biorrefinerías de Barcial del Barco y la posible puesta en escena de la otrora famosa de Babilafuente. Pero como, al parecer va a ver "dinero público" para al menos, a corto plazo, engañando a todos seguir viviendo del cuento de la lechera, pues eso "Todos a por la pasta".
Actualizado 4 junio 2020
Redacción Agrolibre
Ahora como entonces, es Infinita Renovables la que parece, según sus propias manifestaciones, que va a duplicar la producción de Biodiesel, en sus plantas de Ferrol y Castellón de la Plana.
Recordemos y condenemos hoy, como ya hicimos hace más de una década, aquello de “Desde el campo hasta el surtidor”, eslogan con el que nuestras Administraciones Públicas, querían entusiasmarnos y convencernos en los sinsentidos e insensateces de los Biocombustibles.
Aquellas insensateces nos produjeron rotos presupuestarios de más de 8.000 millones de euros y al parecer en la actualidad, al margen de nuestras afirmaciones, condenas y denuncias, todos nuestros “ecologetas”, animados y fomentados por la hooligan Ribera, están de nuevo en la carrera por la “pasta ciudadana”.
Decíamos ya en el año 2010:
“Con casi cuatro años de retraso, el tiempo nos da toda la razón.

El 16/Agosto/06, con toda la opinión “especializada” en contra de nuestras afirmaciones, sobre el tema ya habíamos publicado dos artículos el 18 y 25 de julio de ese mismo año,2006, entre otros muchos, revistas del ramo, Organizaciones Agrarias, Cooperativas, la UE..., señalábamos que:
“El propio Secretario General de Agricultura y Alimentación del M.A.P.A., en unos encuentros en la U.I.M.P. de Santander, también “soñaba” con el saqueo anunciado y proclamaba, sin rubor alguno, que “confiamos en que España alcance para 2009,¡un año antes de 2010¡, los 1,3 millones de hectáreas de cultivos energéticos, uno de los principales objetivos perseguidos por el M.A.P.A., y que se circunscribe a los propósitos del Gobierno de Zapatero y de las instituciones comunitarias”. Lo del Gobierno de Zapatero decíamos él lo sabrá, lo de las instituciones comunitarias es falso e incorrecto, pero la “fe” en cosas humanas llega a su punto hegemónico cuando los que están establecidos en el poder se llegan a creer que sus criterios pueden imponerse con un manto pseudo-democrático para que parezca opinión y sentir de la mayoría”.
Para la producción del biodiesel ha sido necesario importar, olvidemos las estúpidas previsiones anteriormente citadas, soja de Argentina y aceite de palma del sudeste asiático. De nuevo debe reflexionarse sobre la caída de uno de los pilares básicos establecidos, por la propaganda oficial, para el fomento de la utilización de los biocarburantes. Desde todas las instancias oficiales se viene afirmando, de manera contínua, la bondad de utilizar biocarburantes, entre otras razones ya debatidas y refutadas hasta la saciedad por nosotros, por la apertura de nuevos mercados para las producciones nacionales. Infinita renovables ya nos habla de forma directa, sin subterfugios de su valor diferencial como empresa, por la estratégica ubicación de sus instalaciones y su disponibilidad de atraque propio que le permite optimizar costes y flexibilizar entregas, nada como es lógico de fomento de producciones nacionales. Es decir que, tal como ya en el año 2006 se afirmaba en Crónica Económica, el desarrollo de los biocarburantes supone en todo caso el desarrollo, tratándose de biodiesel, de las agriculturas Argentina y del Sudeste Asiático a costa del contribuyente español cuya Hacienda exonera a los industriales del Impuesto Especial de Hidrocarburos.

Como la cosa promete y mientras el gobierno Zapatero lo consienta, habrá que suponer que hay para todos los implicados en el tema, la misma empresa Infinita Renovables agradece, al gobierno, la obligación establecida por ley de pasar el consumo de biocarburantes del 3,5% al 5,83%, ¡viva Zapatero, se nos sigue duplicando el momio¡ Además, como somos insaciables se exige al gobierno que se legalice la obligatoriedad del 10% para el año 2011 y que se establezcan obligaciones progresivas anuales hasta, al menos, el año 2020.
No se olvide, decíamos ya en septiembre del 2007 que “España, en esta singular situación, mundial y comunitaria, no tiene efectivos ni en cereales ni en oleaginosas ni en biomasa energética. En cereales España es deficitaria en unos 11 millones de Tm.-año, tiene un consumo de 31 millones de Tm., y sólo puede contar con “mercenarios externos” pagados con elevadas soldadas extras de fondos públicos –lo del atraco presupuestario-. Así España, en lugar de, una vez estudiada la situación, optar por una retirada y pactar, hecho que en este caso acreditaría un buen hacer, va a entrar, con temeraria precipitación en una batalla sin medios y con una inimaginable e innecesaria frivolidad. En esta línea absurda se ha obligado por Ley, la 12/2007, a la mezcla de agrocarburantes en los motores de explosión: en un 3,4% en el año 2009 y en un 5,83% en el año 2010 con fuertes sanciones para los casos de incumplimientos. Asaja-León calificó esta obligación como “poco valiente pues los % obligatorios aprobados son mínimos para las posibilidades productoras de nuestra agricultura”. ¡Insoportable la estupidez humana!” Y terminábamos afirmando algo que hoy suscribimos totalmente y que entonces enunciábamos así:
“en el ensayo -La doctrina del punto de vista (Ortega y Gasset 1923)- se lee: “…la realidad como un paisaje, tiene infinitas perspectivas, todas ellas igualmente verídicas y auténticas. La sola perspectiva falsa es esa que pretende ser la única”. ¿Tan difícil sería aceptar que existe un muy complejo paisaje agroenergético de infinitas perspectivas y que sería oportuno retirar temporalmente la perspectiva única de una política española obligatoria y sancionadora sobre agrocarburantes?
Hoy nuestra posición se ha radicalizado en extremo, lo que hace cuatro años se podía interpretar suavemente sobre la base de un posible desconocimiento hoy es, para cualquiera que lo analice,incluso de manera superficial, un escándalo mayúsculo, alguien o alguienes están atracándonos a todos los contribuyentes, alguna vez sabremos la verdad y el porqué de las actuales sinrazones.”

Y ahora diez años después ¿tenemos algo que añadir?
Permítannos tan solo aclarar una vez más el disparate, como ya ha sido refrendado por la realidad fáctica de esta última década, (basta con ver las producciones y consumos de los “biocombustibles durante los quince últimos años), que para los dineros públicos ha representado y representará la producción de biocombustibles con materias primas nacionales. La única justificación está en la “saca” de subvenciones que, una vez más, pretenden hacer nuestros “ecologetas”, sobre la base del falso ecologismo que vivimos.