Martes, 20 de octubre de 2020    
Está usted en: Secciones > Opinión

El mas torpe, ese es el responsable de nuestras vidas

Si en algún momento alguien pensó que el responsable de la gestión de la presencia y evolución de la pandemia tenía dos dedos de frente y era la persona mas indicada para llevar al país a buen puerto en todo este lio que ha costado mas de cuarenta mil víctimas era, el conocido epidemiólogo Simón, estaba en un error.
Actualizado 27 julio 2020
Alfonso Vidal
Las pruebas de la evolución de todo este desaguisado son evidentes. El país fue sumido en un caos, con miles de contagiados, los hospitales saturados y el material necesario para sobrevivir perdido en el marasmo de una gestión inexistente.
Así las cosas y tras el fin de un encierro que nos va acostar un rescate internacional, va este señor y en lugar de tratar de solucionar problemas se despacha con unas declaraciones que pueden hacer saltar por los aires cualquier gestión que solucionase el cierre de fronteras de terceros que cotaran millones al sector turístico.

Soltar frases como “agradezco que los belgas no recomienden venir a España, es un problema que nos quitan», son para que el presidente de Gobierno lo cesase inmediatamente. Y para colmo el epidemiólogo también ha asegurado que «que el Reino Unido imponga una cuarentena a cualquier persona que venga de España, en cierta medida nos favorece porque desincentiva que vengan personas de Reino Unido».
Para Simón, la situación en España, Bélgica y Reino Unido es difícil de comparar en estos momentos, «Bélgica está mejor que algunas zonas de España y peor que otras» y ha afirmado que los británicos están en una situación similar y que la incidencia en España es muy poco homogénea en estos momentos. «Es complicado comparar porque no sabemos lo que está buscando cada país», ha incidido, «si miramos la letalidad España está mejor que Reino Unido, Francia o Italia donde la letalidad es superior, lo que podría significar que España está detectando más, pero son hipótesis y no se puede asegurar».
 
Si un día de estos, el señor Simon no `puede entrar en un hotel que no se queje, probablemente habrá arruinado a sus dueños y lo menso es que no le dejen entrar ni al hall.
Ahora bien, no nos quejemos de nuestras desgracias. El responsable de nuestra vidas es un perfecto incompetente.