Miércoles, 2 de diciembre de 2020    
Está usted en: Secciones > Opinión

Primera derrota del polipasto gubernamental

Todo en esta vida tiene su tiempo, y tarde y temprano las derrotas aparecen en el panorama político de un gobierno, que no es tal y que como corresponde a una banda de mafiosos – que nos perdonen algunos ministros que antes de sentarse en la mesa del Consejo de Ministros parecían profesionales – trata los asuntos con total falta de ética o de moral.
Actualizado 10 septiembre 2020
Alfonso Vidal
Así el Congreso ha podido contemplar como una tramposa ministra de Hacienda se quedaba sola y sin la escalera porque los corpúsculos independentistas con los que hasta ahora contaban les han dejado sin la escalera, y el bote de pintura le ha manchado de arriba abajo, en una escena ridícula a la que solo le han faltado una “lagrimillas” de cocodrilo que adornase la escena.

En este contexto, no es de extrañar que Sánchez y su equipo estén recapacitando que es lo que ha pasado, para llegar a una cruda derrota en la que Gobierno y la FEMP habían echado el resto para doblegar a los alcaldes del PP. Y en un primer momento así parecía, pero el trámite final ha sido otra cosa. 
Y para colmo las dos vicepresidentas van y montan otro espectáculo de los que no se pueden ni entender, pero en el polipasto de Sánchez todo es posible. 

Todo ello demuestra que el caos es tal que difícilmente podemos esperar una gestión de la crisis económica a la que nos enfrentamos y de la que difícilmente vamos a salir con bien.