Domingo, 29 de noviembre de 2020    
Está usted en: Secciones > Opinión

Esto no es un gobierno, son dos o tres, como mínimo

La situación del conjunto de ministros seleccionados por Sánchez para acompañarle en este viaje de placer, - se creen ellos -, que es estar  en el centro de mando de la actividad política española es realmente la de un sinfín de corpúsculos descoordinados y que funcionan en modo "a rebote".
Actualizado 14 septiembre 2020
Alfonso Vidal
De todas formas son como una cuadrilla de pueblo que acuden a cualquier medio de comunicación de confianza. - léase, TVE, Rne, la Sexta, etc- y con ese sistema evitan las ruedas de prensa con molestos e incomodos periodistas  y así tratan de dar cuenta de su actividad.

Sin embargo, en lugar de dar cuenta de sus actividades, lo que sucede es que cada uno va por libre y explica lo que quiere y como quiere, lo cual no quiere decir que coincidan, ni que se coordinen. Cada no va a su bola y las contradicciones son de todo tipo, color y tamaño. 
Con ello lo que se consigue es que la sensación de inseguridad, y de descontrol que ofrece el llamado gobierno de coalición progresista sea de tal calibre que a uno le entren los temblores de piernas por no saber hacia donde vamos y que puede ser de nuestra economía.

En ese contexto es difícil que empresarios y ciudadanos podamos pensar en trabajar, crear empleo y sacrificarnos en aras de una recuperación tan deseada como complicada de alcanzar en unas condiciones en los que todo son mentiras, tropiezos y despropósitos. 
Y todo porque el equipo ni existe, ni se le espera