Martes, 1 de diciembre de 2020    
Está usted en: Secciones > Economía
AUNQUE SUBIRA UN 5,4% EN 2021

Barclays: el PIB español caerá un 10,7% en 2020,

Barclays prevé que la economía española registre una caída del 10,7% este año como consecuencia de la crisis del Covid-19, mientras que estima que repuntará un 5,4% el próximo año, con unos déficits del 11,2% y el 7,1%, respectivamente, si bien el crecimiento económico será insuficiente para recuperar los niveles precrisis y el PIB se situará 1,6 puntos por debajo de esos niveles a finales de 2022.
Actualizado 24 septiembre 2020
Redacción y Agencias

 S&P empeora otra vez las perspectivas de España, 

Así se desprende del informe que recoge las perspectivas macroeconómicas y sobre los mercados globales elaborado y publicado este jueves por la entidad, que señala que "parece que lo peor de la pandemia ha pasado, y las distintas economías del mundo continúan su reapertura progresivamente". El banco espera que la actividad económica de la eurozona continúe situándose en niveles inferiores a los normales durante el primer semestre de 2021, sobre todo en el sector servicios. Además, apunta que los programas de recuperación nacionales y europeos se pongan en marcha de manera progresiva, enfocados en la inversión a largo plazo y las transiciones 'verde' y digital.

Bajo estas premisas, augura una caída de la economía española del 10,7% en España este año, para pasar a crecer un 5,4% y un 3,9% en 2021 y 2022, si bien calcula que el PIB español se situará 1,6 puntos por debajo de los niveles previos a la pandemia a finales de 2022, mientras que otras economías como Alemania lo superará en el primer trimestre del año. Asimismo, calcula que el déficit público escalará desde el 2,8% del año pasado al 11,2% este año, para moderarse al 7,1% en 2021, al tiempo que la ratio de deuda pública subirá desde el 95,5% del PIB que cerró en 2019, hasta el 117,6% del PIB este año y ascenderá al 118% el próximo año.

En paralelo, augura que el IPC español se sitúa en el -0,6% en el tercer trimestre, para variar al -0,3% en el cuarto y al -0,1% en el primer trimestre de 2021.
Respecto a Europa, Barclays considera que la recesión en Europa en 2020 será menos pronunciada de lo esperado a principios del brote, pero con una divergencia entre las grandes economías del 'Viejo Continente'. Así, países como Alemania tendrán un repunte más pronunciado que España o Italia, que dependen más del turismo y la hostelería y han sufrido un confinamiento más severo. De hecho, Barclays espera que el PIB de la eurozona crezca un 1% en el cuarto trimestre, pero, en el caso de España, el PIB se situará todavía un 8% por debajo de los niveles pre-Covid, mientras que en otros países como Alemania esta caída será menos drástica (-3,3%).

La entidad prevé que la Eurozona crezca a un ritmo 0,5% de media durante la primera mitad del año y que la recuperación real se produzca en la segunda mitad de 2021, con un pronóstico de una caída del 6,9% este año y avances del 4,7% y el 3,1% los dos siguientes ejercicios. Sin embargo, esta tendencia será "desigual" en los países, por consiguiente con una diferente salida de la crisis.

En cuanto a la economía mundial señala que, en un principio, se ha recuperado más rápido de lo esperado, impulsada por la economía estadounidense y con datos "impresionantes" del país americano y de China. Por otro lado, la eurozona y Reino Unido han presentado unos datos menos excepcionales. En cuanto a la gestión de la pandemia, Barclays espera que la vacuna se apruebe en 2020 y que la mayoría de la población de Estados Unidos, Europa y Reino Unido se haya vacunado durante el segundo o tercer trimestre de 2021.
La entidad destaca que las tasas de mortalidad de la Covid-19 llevan meses a la baja en muchas regiones y, en general, parece que hay un mayor control sobre la enfermedad que en marzo y abril. Sin embargo, apunta que los inversores "tienen motivos para preocuparse", porque las valoraciones de la renta variable parecen históricamente elevadas, la relación entre EEUU y China "empeora cada día", hay una "gran inquietud" sobre el resultado de las elecciones norteamericanas, y la gestión de la pandemia en la temporada de la gripe genera una "gran preocupación"