Lunes, 18 de enero de 2021    
Está usted en: Gastronomía > El cestillo

Como quemar, embotar y después disfrutar de los pimentos

Estamos en plena temporada de pimiento rojo -sí, el pimiento también tiene temporada-, y en el Grupo Villoldo lo saben bien… Y es que la familia Pedrosa compra por estas fechas la "cosecha" para todo el año, cuando este producto alcanza su máximo sabor y punto óptimo de consumo. 
Actualizado 3 octubre 2020
Redacción Ocio
Tras catar pimientos de ‘cuatro morros’ de Torquemada, de diversos productores palentinos, seleccionan el mejor y ¡se hacen con la producción al completo!
En 2018 fueron 2.000 kg, el año pasado 1.200 -y se quedaron cortos-, y este, en un principio, serán 2.500 kg los que preparen para abastecer las cocinas de Villoldo y Estrella del Bajo Carrión 
  
Una vez en ‘casa’, el siguiente paso es cocinarlos, pero, ¿cómo se asan todos esos pimientos? Pues con calma y por tandas en una parrilla "alimentada" con leña de encina que montan en el pueblo de Villoldo (Palencia) donde Pilar, junto a una cuadrilla de pimenteros, se encarga de que queden perfectos, porque ella decide qué pimiento se pone en el fuego,
cuándo se saca y cuándo se pela... Una vez listos, todos sabemos lo que toca: ¡pelarlos! Aquí es donde manda la paciencia… Y por último, embotarlos para consérvalos tan ricos como están estos días y poder disfrutarlos durante todo el año. La receta plasmada en carta es bien simple: Pimientos rojos de cuatro morros asados en leña de encina, servidos con AOVE y escamas de sal de mar. Eso sí, quienes vayan estas semanas a   alguno de sus restaurantes podrán saborearlos frescos y desde mediados de octubre ya en conserva. En temporada de bonito también están presentes en la Ensalada de bonito embotado en casa y tomate. Sin duda, otra muestra de que siempre sirven el mejor producto ‘de origen’ a través de una elaboración sencilla…