Lunes, 18 de enero de 2021    
Está usted en: Secciones > Mercados y Divisas

El crudo se contagia del temor a otro cierre 

El precio del petróleo viene ejerciendo de termómetro económico a lo largo de la pandemia. En las últimas horas, el miedo a que las principales economías del mundo se vean obligadas a aplicar nuevas restricciones más severas a la movilidad y a los negocios, sumada a la falta de un acuerdo entre demócratas y republicanos en Estados Unidos ha vuelto a hacer mella en la cotización del ´oro negro´.
Actualizado 22 octubre 2020
Redacción y Agencias
Así y en el mercado de futuros se han producido fuertes correcciones en las últimas horas. El barril de crudo ligero West Texas Intermediate (WTI), de referencia en EEUU, ha llegado a hundirse más de un 4% en apenas unas horas desde los 41,45 dólares a los que cotizaba el miércoles a los 39,73 dólares.  En lo que respecta al barril de Brent, el crudo de referencia en Europa, los futuros han registrado un retroceso fuerte también, aunque no tan intenso. Su precio ha caído algo más del 3% desde el máximo de 42,86 dólares que ha marcado en las últimas horas hasta los 41,47 dólares. 
El descenso de precios se produce en una coyuntura marcada por la incertidumbre tanto sobre la evolución de la demanda de crudo en el corto y en el medio plazo como por el lado de la oferta, "monitoreando posibles movimientos en el seno de la OPEP+ (que engloba a los miembros del cártel y a sus socios, como Rusia) sobre recortes de producción en caso de que la demanda se mantenga deprimida en los próximos meses", tal y como apuntan desde Singular Bank.

Al mismo tiempo, la Agencia de Información de Energía (AIE) de EEUU ha publicado que sus inventarios semanales se han reducido en 1,001 millones de barriles, en línea con las expectativas del mercado (-1,021 millones de barriles). Previamente, los inventarios semanales de la AIE habían disminuido en 11 de las últimas 13 semanas, ante la progresiva recuperación de la actividad económica y, por consiguiente, de la demanda de crudo. Las reservas de gasolina para automoción en la primera economía del mundo se incrementaron en 1,9 millones de barriles la última semana , lo que aviva la percepción de que la demanda será débil.

Mientras, desde Bank of America (BofA) inciden en cómo la crisis generada por la Covid-19 ha forzado a aplicar recortes históricos en las operaciones de las refinerías en 2020 y podría seguir dando lugar a cierres de empresas del sector. Sus analistas advierten de que la demanda de petróleo puede tardar de 2 a 3 años en recuperarse, un periodo en el que el sector del refino agregará más de 6 millones de barriles diarios de capacidad neta. La demanda podría fortalecerse ya de cara al verano de 2021.