Lunes, 21 de junio de 2021    
Está usted en: Opinión > Nacional

Cuál es el futuro más inmediato de la banca española

Es evidente que en la actualidad el sector bancario español sigue estando en fase de recuperación y reestructuración. Sin embargo, son tantos los factores que intervienen al mismo tiempo que el plazo de actuación se va acortando cada vez más. Por esta razón, es importante conocer los retos a los que el sector bancario se enfrenta y que pivotan en torno los siguientes ejes.
Actualizado 27 octubre 2020
José Luis Cortina Presidente de NEOVANTAS
En primer lugar, el sector bancario tendrá que ser muy cuidadoso para no perder de vista el comportamiento y las necesidades de un perfil de cliente que no para de cambiar. Asimismo, y a modo de ejemplo, las entidades bancarias ya están siendo testigos de cómo ha entrado otro protagonista en escena, un público más senior que, aún menor en volumen, sigue siendo relevante en las carteras de estas entidades. De hecho, algunos bancos ingleses como Lloyds Bank, ya han puesto a disposición de estos clientes líneas telefónicas concretas para solucionar posibles dudas o incidencias.
 
Por otro lado, uno de los frentes más candentes es el surgimiento de otras fusiones o absorciones más allá de la de CaixaBank y Bankia, anunciada a primeros de septiembre. Y aunque no se ha formalizado ninguna propuesta adicional todavía y únicamente se están manteniendo conversaciones informales, tanto las autoridades europeas como las nacionales siguen presionando para que otras entidades como Liberbank, Unicaja, Sabadell o, incluso, el BBVA sigan el mismo ejemplo que CaixaBank y Bankia.
 
Ante esta situación, que llevará inexorablemente a reducciones de oficinas significativas, es importante movilizar a los empleados ya que son el motor que dan vida a la organización y su nivel de satisfacción, muy probablemente, se vea reflejado en su rendimiento laboral y en la relación que establezcan con los clientes. Por ello, y a pesar de estar viviendo esta situación, es esencial que los empleados se sientan parte de una familia que está en el mismo barco y rema en la misma dirección por el bienestar de todos, a pesar de la distancia.
 
Por último, la carrera de las Fintech y BigTech sigue su marcha y no se ha detenido, lo que supone una altísima competencia creciente para el sector. El continuo desarrollo de estos nuevos players ha provocado que muchos bancos opten por acercar sus posturas a estas empresas más digitales, aunando la tecnología del más alto nivel de estas start-ups con el CRM de la banca más tradicional.
 
En definitiva, clientes, empleados y nuevos competidores en un entorno de tipos de interés negativos y una pandemia que no cesa hacen que “adaptación” e “incertidumbre” sean las dos palabras que marquen y definan el futuro más inmediato de la banca. Por ello, las entidades que saldrán ganadoras serán aquéllas que impulsen con decisión la explotación continua y pragmática de todo lo que los clientes y empleados indiquen, directa o indirectamente, en sus interacciones diarias.