Miércoles, 3 de marzo de 2021    
Está usted en: Secciones > Partidos
CRECE  EL ENFRETAMIENTO MADRID / MONCLOA 

Díaz Ayuso propone unas Navidades distintas de las de Illa

La Comunidad de Madrid ha planteado al Ministerio de Sanidad ampliar las reuniones familiares y sociales a un máximo de diez personas los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 y 6 de enero y para las celebraciones de Nochebuena y Nochevieja sugiere reducir el toque de queda de 1.30 a 6.00 horas.
Actualizado 25 noviembre 2020
Redacción y Agencias

 Indignación madrileña contra ERC

 Sánchez amenaza a Madrid

Son algunas de las medidas propuestas de la Dirección General de Salud Pública de la Comunidad de Madrid que ya han sido remitidas al Ministerio de Sanidad para su debate en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud que se celebra hoy en el que el Gobierno negociará con las comunidades autónomas las medidas especiales contra el coronavirus para aplicar en las fiestas navideñas en un contexto de descenso de los contagios pero después de que ayer se haya registrado un nuevo máximo diario de fallecimientos en la segunda ola de la pandemia.
El Ejecutivo ya había elaborado una propuesta en la que recomienda limitar las reuniones a los miembros que pertenezcan al mismo grupo de convivencia y, si hay alguno externo, que el encuentro no exceda de las seis personas. También aconseja limitar la movilidad nocturna desde la 1:00 a.m. hasta las 6:00 a.m. en días señalados como Nochebuena y Nochevieja y no celebrar Cabalgata de Reyes.

La Comunidad de Madrid, donde el toque de queda nocturno está fijado a las 0:00 y las 6:00, el Ejecutivo regional propone reducirlo ligeramente en Nochebuena y Nochevieja de 1.30 a 6:00 horas y limitar las reuniones familiares y sociales a un máximo de tres grupos de convivientes sin sobrepasar las 10 personas para los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 y 6 de enero. En el resto de días sugiere mantener el actual límite, fijado en seis personas. Respecto a las medidas en la vía pública, se plantea la "colaboración" con corporaciones locales (ayuntamientos) para evitar aglomeraciones.

Además, la Comunidad de Madrid plantea permitir las salidas de los residentes de centros para mayores y personas con discapacidad para pasar las vacaciones con sus familias a los que hayan detectado anticuerpos IgG en los últimos seis meses o que hayan tenido una PCR positiva en los últimos tres meses. Los residentes se tendrán que realizar una prueba tanto a la salida del centro como al volver a él.
Los que presenten IgG- y no hayan pasado la enfermedad, a la vuelta al centro sociosanitario, deberán permanecer en aislamiento y se les realizará una prueba diagnóstica. Se facilitarán comunicaciones telemáticas a aquellos residentes que no estén en disposición de abandonar estos centros. Los que no hayan desarrollado anticuerpos y no hayan pasado el coronavirus también podrían salir del centro con la condición de permanecer en aislamiento a la vuelta y someterse a una prueba diagnóstica. Para aquellos residentes que "no estén en disposición de abandonar" los centros, la Comunidad de Madrid propone facilitar las comunicaciones telemáticas con sus familias en Navidad.

Distintos partidos políticos y gobiernos autonómicos asumen que habrá medidas para la celebración de las fiestas navideñas en el marco de la pandemia. El Partido Popular pidió ayer que el plan se decida en coordinación con las comunidades autónomas y que esté basado en criterios técnicos y científicos, y el PNV ha criticado que el Ejecutivo no haya enviado su propuesta a las autonomías antes de que se publicara en los medios de comunicación.
Ayer, además de Madrid otras comunidades autónomas adelantaron algunos planteamientos: Castilla y León es partidaria de mantener el cierre perimetral de la comunidad en las fiestas navideñas, si bien considera que habría que valorar la situación de las provincias con mejores datos epidemiológicos. También pretende que no se permita la asistencia a las campanadas de Fin de Año y de que las comidas de trabajo se limiten a un máximo de seis personas, informa Efe.
Mientras, el Gobierno de la Comunidad Foral de Navarra no estudiará las medidas navideñas hasta pasado el puente de la Constitución, fechas "altamente críticas", de las que dependerán los peores meses de invierno.
El País Vasco estima que las medidas básicas que ya están en vigor "deberán mantenerse mucho tiempo", incluida la Navidad, aunque no ha precisado qué restricciones seguirán y cuáles podrían relajarse en esas fechas en Euskadi.
En esa misma línea, la ciudad autónoma de Ceuta considera que las restricciones impuestas para frenar el avance de la pandemia se mantendrán en las Navidades, ya que de lo contrario los meses de enero y febrero pueden ser "muy duros", por lo que habrá que "renunciar" a "ciertas reuniones, evitar aglomeraciones y aforos no permitidos".
Y el Gobierno catalán, por su parte, considera que las fechas navideñas son "especiales", por lo que, "si los datos epidemiológicos lo permiten", se plantearán "algunas modificaciones" en las restricciones por la crisis de la covid-19.
El consejero de Salud de Andalucía, Aguirre, ha considerado una "deslealtad que el Gobierno haya filtrado a la prensa" el documento relativo a las medidas para las fiestas navideñas, ya que lo debería presentar antes en el Consejo Interterritorial para acordar con las comunidades una respuesta coordinada. Aguirre ha precisado que Andalucía tiene una propuesta sobre las fiestas navideñas que trasladará hoy al resto de territorios para intentar la "máxima cohesión".
Tampoco el Gobierno de Castilla-La Mancha tenía conocimiento del plan que ha preparado el Ejecutivo para las fechas navideñas, unas cuestiones que considera que deben contar "con la opinión y la colaboración de las comunidades autónomas" y tomarse "desde la prudencia" y tratando de compatibilizar la salud y la economía.