Miércoles, 21 de abril de 2021    
Está usted en: Ocio > Libros

Un tío con una bolsa en la cabeza

De nuevo el escritor canario nos ofrece una singular novela, como todas las suyas. Es una novela policiaca sí, porque al final se cita a la policía, pero es más bien una novela con una intriga muy bien montada y bien escrita; una novela muy actual.
Actualizado 29 noviembre 2020
Redacción Ocio
Y claro está, una novela que está escrita en una sintonía difícil de ejecutar y difícil de leer, como es el monólogo, pero que en ese caso, sin duda ha sido difícil de escribir, pero que se lee muy bien y cuesta dejarla. Es una novela, definitivamente, con un gran contenido ético, de denuncia de las malas prácticas políticas.

El título desconcierta, pero también es una característica de Ravelo (Las Palmas de Gran Canaria, 1971). En este caso es muy simple ya que es descriptivo de lo que origina el relato: un hombre con una bolsa de basura en su cabeza y atado de pies y manos y a punto de morir. Se trata de Gabriel Sánchez Santa, alcalde de San Expósito en Gran Canaria; un personaje y una localidad inventados, pero muy cercanos a la realidad.

Cuando Gabrielo -que así llamán a Gabriel- sale de su casa, donde vive solo, dos desconocidos le atacan, le roban el dinero que lleva encima, unos miles de euros, y después de maniatarle le dejan sobre en sillón con una bolsa de basura en su cabeza para que se muera lentamente por asfixia.

Y a partir de ahí, mientras espera la muerte por asfixia, va a relatar su vida, que es la vida de un político sin escrúpulos. Van a desfilar los familiares, los amigos y las personas con las que ha ido haciendo todo tipo de negocios. La forma de escribir, alternando estilos, hace muy atractiva su lectura: se pasa de frases cortas, casi dichas a medias que van relatando con mucha fuerza los hechos tal como ocurrieron a frases y párrafos más largos que describen lo que pasa en esos momentos, sus estados de ánimo, su conciencia arrepentida y su dolor por el mal que ha hecho.

En un lenguaje, plagado de palabras y giros canarios pero comprensibles, que a veces es duro, brusco, sobre todo cuando trata de fiestas y sexo, va describiendo toda una vida que se extingue. Dada la situación del narrador a veces salta de temas o de personas movido por la ansiedad de la situación, pero no son saltos que molesten, sino todo lo contrario. Se resalta el amor a la familia, un cierto respeto por las creencias religiosas y sobre todo es un ataque despiadado a una cierta clase política, corrupta, que vive del sobre, de la amenaza, del chantaje, de la extorsión, que controla todo y de todo saca partido para él. La falta de lealtad, la amistad que se traiciona, los pactos con los enemigos si convienen, la falta de ideales, el desprecio de los gobernados a los que se les engaña constantemente y una larga lista de todo lo que vemos o nos imaginamos recorre la novela. No nos sobrecoge, porque en el fondo, Ravelo lo que hace es poner por escrito lo que intuimos, sabemos, nos imaginamos o leemos de una clase política que cada vez genera más desconfianza en el pueblo.

Es verdad que su dureza no la hace apta para todos, pero es una gran novela, bien escrita y con un realismo envidiable.


Un tío con una bolsa en la cabeza
Alexis Ravelo
Siruela, Madrid, 2020. ISBN: 978-84-18245-86-2. Págs. 239