Miércoles, 21 de abril de 2021    
Está usted en: Agrolibre > Día a día del sector
Semana del 6 al 13 de diciembre de 2020.

Errar y por tanto, rectificar es de sabios

Dicen que rectificar es de sabios y de ser así, tenemos los dirigentes agrarios más sabios del mundo porque viven inmersos en una rectificación permanente. 
Actualizado 17 diciembre 2020
Redacción Agrolibre
La última rectificación nos la detalla el Secretario General de ASAJA Cádiz y trata sobre el tratamiento que tendrá el productor agrario tras la implantación de la nueva PAC. 
“El secretario general de Asaja Cádiz, se ha vuelto a mostrar especialmente duro con el ministro de Agricultura, Luis Planas, al que ha acusado de cambiar su discurso sobre la tasa plana de la PAC en solo cinco años, al mostrar declaraciones del entonces consejero de Agricultura andaluz en las que rechazaba dicha tasa plana, o de Fernando Miranda, actual secretario de Agricultura y Alimentación hablando de que se ponía fin al “fantasma” de la tasa plana en España. Para el dirigente agrario, el problema de esta reforma de la PAC, es que llega en el peor momento con el peor Gobierno posible y está marcada por intereses políticos y no pensando en los intereses de los agricultores y ganaderos”. La reforma de la PAC, afirma, puede provocar unas pérdidas de hasta 1.200 millones de euros en Andalucía, de los cuales 300 millones corresponderían a esta provincia de Cádiz. La ayuda básica de los 228 euros/hectárea que ganan ahora podría bajar hasta los 144 de la media española, con la complacencia de unas CCAA que quieren darle un bocado a la tarta andaluza. 

COMENTARIOS
Según las últimas cifras de la seguridad social agrícola (MSA), nos dice France 24, ya en 2015 se produjeron 372 suicidios entre los agricultores. El diputado Olivier Damaisin ha entregado esta semana al gobierno un Informe sobre el tema que ha llevado al Macron a tomar decisiones sobre la realidad de la situación. El suicidio de agricultores y ganaderos franceses es una realidad oculta para la sociedad gala. Todo el mundo sabe que está ahí, que no ha desaparecido, pero se deja de hablar de ella.
En 2017, el sector agrario salió a la calle para denunciar  el suicidio de 700 personas del mundo agrario. En 2020 no se dan estadísticas, pero, como señala France24.com, las cifras actuales son consideradas inferiores a la realidad, pues ciertas muertes se declaran como accidentes de trabajo. Los motivos del suicidio de agricultores y ganaderos franceses son muy claros. Están condenados a vender a pérdidas, endeudados hasta el límite de tener que cerrar sus granjas y se encuentran abandonados por una sociedad que sigue dando la espalda a un mundo rural que desconoce, pero del que habla constantemente para exigirles más sacrificios, más sostenibilidad, más responsabilidad, pero con cada vez menos medios.
El informe de Damaisin, titulado “Identificación y acompañamiento de los agricultores con dificultades y prevención del suicidio”, contiene siete recomendaciones que se desglosan en 29 propuestas de acción.
Hay que identificar mejor a los agricultores con dificultades, familiarizar más a los agricultores con la noción de depresión, cartografiar localmente los factores de riesgo de suicidio, orientar las acciones de prevención y acompañar a los agricultores con dificultades identificados. 
Y de verdad en España no existe este problema o como en otros muchos temas adoptamos las posturas del avestruz, enterrándonos en la arena.

Vean la última columna de la publicación del FEGA sobre los derechos consolidados de la PAC en 2019 y dígannos si es posible algún acuerdo entre las Comunidades cuando se nos habla de hacer planas las ayudas. 


Tomen nota porque la previsible subida de los importes de algunas comunidades siempre se hará a costa de la bajada de otras. Eso sí deberíamos intentar que las diferencias no llegaran a los extremos que han llegado.


COAG sigue propalando populismos, propias de su concepción política de los temas agrarios. Ahora jalea el cierre, previsto para el próximo 1 de enero del 2021, de la “granja de las mil vacas” francesa atacando la autorización en nuestro país de granjas de con 20.000 reses.
COAG exige al Ministerio y a la Consejería que regulen por normativa la dimensión máxima para las explotaciones ganaderas. ¡Qué gran idea, qué modernidad!
“El cambio de modelo productivo, del que la macrogranja de Noviercas es máximo exponente, tiene un claro objetivo: ocupar el mercado lácteo mediante la eliminación de los más pequeños, que somos todos los demás. Dejar pasar este proyecto sin combatirlo sería dar nuestra conformidad a un modelo en el que las explotaciones familiares de pequeña y mediana dimensión no caben. Y donde más pronto que tarde aparecerían nuevas mega explotaciones que concentrarían miles de terneros u ovejas, pero también miles de hectáreas de cultivo. Unas pocas explotaciones, apoyadas por fondos de inversión nacional y/o internacional harían toda la producción agraria del estado: una sentencia de muerte para el modelo social agrario que COAG defiende.
Rechazamos la sustitución de una alimentación de calidad y cercanía por alimentos de "fábrica", obtenidos por empresas que precarizarán las condiciones sociales de sus trabajadores y las medioambientales de las zonas en las que se ubiquen. Y de ninguna de las maneras podemos aceptar que se pretenda identificar este macro proyecto con el desarrollo que necesita el medio rural. 
Tras décadas de abandono institucional, desmantelando la infraestructura de servicios en los pueblos –cerraron las escuelas, los consultorios, no llega internet, etc.-, políticos de distinto signo quieren ahora hacernos creer que esta monstruosidad es la solución. Si de verdad les preocupa el desarrollo rural, en vez de comprometer cuantiosas subvenciones para una macro granja que ocasionará la pérdida de cientos de empleos de productores lácteos, que destinen el mismo presupuesto a apoyar la incorporación de jóvenes al sector. Eso sí creará empleo y desarrollo equilibrado del territorio en vez de dividendos para algunos inversores y basura para los habitantes de las zonas más deprimidas”. (COAG)
Con esta forma de pensar y lo que es peor, con la posibilidad de que estas maneras se impongan con el gobierno actual que padecemos, que quieren ustedes que pensemos… …, que Dios, como dicen en mi pueblo “nos coja confesaos” 

Terminemos hoy con una buena noticia, que nos da Olimerca, sobre el sector del aceite de oliva. “El pasado mes de noviembre se ha cerrado con un buen balance para el sector del aceite de oliva. Según los últimos datos provisionales de la Agencia de Información y Control Alimentarios, en este mes se han alcanzado unas salidas de aceite en el entorno de las 138.000 toneladas (sumando unas estimaciones de importaciones de 15.000 ton), lo que de nuevo es un dato positivo para afrontar esta nueva campaña con un cierto optimismo a la hora de fijar los precios en origen.
Por otra parte, los malos balances de cosecha en Portugal y Túnez sin duda van a ser argumentos más que suficientes como para que nuestros operadores puedan posicionarse en el mercado internacional como el principal país suministrador el próximo 2021.
De momento, en este segundo mes de campaña, la buena noticia sigue siendo, nuestra indudable consolidación en relación a las salidas de aceite de oliva (principalmente exportaciones que en 2020 han sido un nuevo récord).”



Noticias.
-El secretario general de Asaja Cádiz, se ha vuelto a mostrar especialmente duro con el ministro de Agricultura, Luis Planas, al que ha acusado de cambiar su discurso sobre la tasa plana de la PAC en solo cinco años, al mostrar declaraciones del entonces consejero de Agricultura andaluz en las que rechazaba dicha tasa plana, o de Fernando Miranda, actual secretario de Agricultura y Alimentación hablando de que se ponía fin al «fantasma» de la tasa plana en España. Para el dirigente agrario, el problema de esta reforma de la PAC «es que llega en el peor momento con el peor Gobierno posible y está marcada por intereses políticos y no pensando en los intereses de los agricultores y ganaderos».
Acompañado del vicepresidente de Asaja Cádiz, Antonio León, para hacer un balance de los efectos que la reforma de la PAC puede provocar en Andalucía y en la provincia gaditana, ha asegurado que «se podría perder en el peor de los escenarios, pero es posible que se produzca, hasta 1.200 millones de euros en Andalucía, de los cuales 300 millones serán en la provincia. Un dinero de agricultores y ganaderos que van a ver cómo se les quiere recortar la ayuda básica de los 228 euros/hectárea que ganan ahora a los 144 de la media española, con la complacencia de unas CCAA que quieren darle un bocado a la tarta de Andalucía».
En este sentido, y dentro de la defensa de los derechos históricos para la región que defiende el dirigente agrario, ha reconocido que «la mochila de las ayudas que recibe en el sector andaluz es cierta, pero en base a un esfuerzo de los últimos años para lograr una de las agriculturas más productivas del país, gracias a que con ese dinero se ha invertido en el campo».
«PESE A TODO LO QUE SE ESTÁ VENDIENDO, DE TODAS LAS AYUDAS DEL COVID TODAVÍA NO HA LLEGADO NI UN CÉNTIMO”
Asimismo, ha criticado la propuesta de agricultor genuino que se está planteando de cara al Plan Estratégico, al señalar que si se aprueba que solo tengan derechos de percepción de las ayudas los tengan entre el 20 y el 30% de sus ingresos agrarios, «cerca del 40% de los agricultores y ganaderos andaluces y gaditanos se quedarían fuera de las ayudas. Se debe pagar no por la ratio de las ayudas sino por la labor que se haga para lograr una agricultura real».
Por último, ha lamentado que desde Europa se haya puesto en marcha dos proyectos como el ‘De la Granja a la Mesa’ y el de Biodiversidad 2030 «sin hacer un estudio previo de las consecuencias que provocará al sector», pese a que el informe realizado por el Departamento de Agricultura de los EE.UU. (USDA), cuyos alarmantes resultados reflejan una caída del 12% de la producción agrícola y un descenso del 16% de los ingresos brutos de las explotaciones agropecuarias, además de un aumento del 2% de las importaciones y una disminución del 20% en las exportaciones de alimentos.
Agroinformación.




-El establo, invadido por las telarañas, está vacío. La quiebra lo obligó a separarse de las vacas. "No vivo, solo sobrevivo", explica Matthieu Marcon, quien cuenta que quiso morir una noche en la que no tenía suficiente heno para alimentar a su ganado.
Todavía hay olor a estiércol en el edificio helado, cubierto de paja. "No lo he limpiado porque me cuesta venir aquí. No me quedaré mucho tiempo", advierte el granjero del Ain (centro-este de Francia) en el umbral del establo que data de 1976. Tiene "44 años, como yo", agrega.
Allí, en la punta del pueblo de Bolozón, enclavado entre las gargantas del Ain y los relieves arbolados del Bugey, cerca de Lyon, criaba 50 vacas Salers para su carne. Su esposa y una tercera asociada se ocupaban paralelamente de 70 lecheras, unos kilómetros más arriba.
Toda la explotación se vendió este año. Desde mediados de septiembre, "no hay más animales, es difícil de aceptar. Todavía no lo logro", comenta Marcon, con voz calma, apenas traicionada por labios temblorosos en los que se mezclan la vergüenza de darse por vencido y la voluntad de testimoniar.
"No hay suficientes campesinos que hablen" del malestar que los mina, según este antiguo militante de la confederación campesina, que se desespera ante un modelo agrícola que reduce a los ganaderos a la venta con pérdidas.
En 2015, 372 agricultores se suicidaron, según las últimas cifras de la seguridad social agrícola (MSA). Los datos sobre los suicidios son considerados inferiores a la realidad, pues ciertas muertes se declaran como accidentes de trabajo, subraya a la AFP el diputado Olivier Damaisin, autor de un informe entregado el martes al gobierno.
"No quiero compadecerme de mi destino, sino despertar a un mundo que duerme", insiste Marcon.
Después de haber trabajado en grandes granjas en el extranjero, no quiso retomar la cría de cabras de su padre en Ardèche (sudeste).
Así que en 2010 fue necesario "empezar de cero". "Estábamos muy endeudados, no teníamos los medios para invertir en los edificios, ya viejos, y siempre había necesidad de comprar heno" para los animales, debido a las repetidas sequías que quemaban los prados.
En desacuerdo con la tercera asociada, su mujer, que trabaja ahora en el exterior, abandona la agrupación agrícola en 2019 y la finca se encuentra bajo administración judicial.
Durante el invierno, el heno se agota. A la espera de su entrega, Marcon conduce 160 km ida y vuelta, durante varios días, para buscar paja donde un amigo. Pero no alcanza para saciar a los animales. "Las vacas berreaban en el establo. Es duro para alguien que ama a sus animales", comenta.
Según recuerda, pese a ciertos "agujeros negros", va en coche río abajo, listo para sumergirse en él. "Me encontré con este papel en los dedos", describe, mostrando una placa entregada por una asistente social de la MSA, donde figura el número de Agri'Escucha, al que responden psicólogos las 24 horas. "Les expliqué en dos palabras que quería morir".
No recuerda los minutos siguientes. Los paramédicos, alertados, pudieron llevarlo a casa. "En las granjas, los que quieren poner fin a sus días se ahorcan. No sé por qué quería meterme en el agua, quería innovar, quizás", observa, con una risa fugaz.
Un amigo de Cantal (centro), también ganadero, se ahorcó en julio. "Él nunca me habló de su malestar", insiste.
Unas semanas después del acontecimiento en el río, accidentalmente se corta el dedo índice con la correa de una máquina. La pérdida de su dedo lo convenció de detener la explotación, que no encontró comprador.
Las vacas están ahora en casa de un agricultor, a 40 km. "Tengo que dejar de ir a verlas", comenta.
Para conservar gestos de ganadero, instaló una veintena de conejos en las barracas del viejo establo integrado en el edificio principal de la granja, a pocos metros del edificio que albergaba a las vacas. "Eso me mantiene vivo", resume.
Una vez curada su mano, Marcon espera encontrar un trabajo "relacionado con los animales". "Y, sobre todo, hacer algo que sirva para pasar los años que me quedan haciendo que esto avance", afirmó.
France 24.


El suicidio de agricultores y ganaderos franceses es una realidad oculta para la sociedad gala. Todo el mundo sabe que está ahí, que no ha desaparecido, pero se deja de hablar de ella. En 2017, el sector agrario salió a la calle para denunciar  el suicidio de 700 personas del mundo agrario. En 2020 no se dan estadísticas, pero, como señala France24.com, las cifras actuales son consideradas inferiores a la realidad, pues ciertas muertes se declaran como accidentes de trabajo.
Los motivos del suicidio de agricultores y ganaderos franceses son muy claros. Están condenados a vender a pérdidas, endeudados hasta el límite de tener que cerrar sus granjas y se encuentran abandonados por una sociedad que sigue dando la espalda a un mundo rural que desconoce, pero del que habla constantemente para exigirles más sacrificios, más sostenibilidad, más responsabilidad, pero con cada vez menos medios.
Por eso, ante esta situación, el ministro de Agricultura de Francia, Julien Denormandie, presentará una propuesta de “plan de acción operativo” para prevenir los suicidios entre los agricultores “en los próximos meses”. Lo anunció esta semana en un comunicado, pocas horas después de recibir el informe sobre este problema realizado por el diputado Olivier Damaisin (de La République en Marche).
Según el ministro, “el informe de Olivier Damaisin recuerda que prevenir, detectar, situar al hombre en el centro de las relaciones y acompañar a los agricultores en su día a día deben ser un compromiso fuerte del Estado. Vamos a ponernos a ello desde ahora para presentar un plan de acción concreto basado en las propuestas de este informe”.
El plan de acción se elaborará en colaboración con los Ministerios de Sanidad y de Trabajo y se tendrá en cuenta a “todos los actores implicados, en su práctica profesional, en su vínculo social, en su relación económica con los agricultores y también en su percepción de la realidad del trabajo agrario”.
El informe de Damaisin lleva por título “Identificación y acompañamiento de los agricultores con dificultades y prevención del suicidio” y contiene siete recomendaciones que se desglosan en 29 propuestas de acción.
Entre ellas figura la de identificar mejor a los agricultores con dificultades al tiempo que se mantiene el vínculo social. Para ello Damaisin propone familiarizar más a los agricultores con la noción de depresión, de forma “no estigmatizante”. Sugiere también “cartografiar localmente los factores de riesgo de suicidio” para orientar las acciones de prevención y acompañar a los agricultores con dificultades identificados. Plantea asimismo mejorar la formación de vigilantes y la coordinación entre los diferentes actores, así como crear un observatorio nacional de las explotaciones con dificultades.



-Tras una maratónica negociación, los líderes de la Unión Europea (UE) acordaron este viernes reducir, para 2030, en al menos un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero, desde los niveles de 1990. El pacto endurece sustancialmente el objetivo hasta ahora existente de disminución del 40%, que había para el mismo período de tiempo.
La Unión Europea quiere alcanzar emisiones "netas cero" para 2050. Fecha límite que los científicos señalan en que el mundo debe cumplirlo, para evitar los impactos más catastróficos del cambio climático.
Con ese objetivo en mente, los 27 miembros del bloque europeo cerraron este viernes 11 de diciembre un acuerdo en el que se proponen reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del bloque en al menos un 55% para 2030, con respecto a los niveles de 1990.
Con la decisión la UE evitó lo que habría sido un estancamiento antes de la cumbre Naciones Unidas sobre el clima este fin de semana, a la que llegará para presentar su objetivo en un encuentro que será virtual, debido a la pandemia.
El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que presidió las conversaciones, aseguró que la UE es líder en la lucha contra el cambio climático y dijo que, aunque trazar ese objetivo fue una negociación reñida, la meta es “creíble”.
El pacto logró vencer las resistencias de países dependientes de los hidrocarburos
Se trata de un compromiso entre los países más ricos, en su mayoría occidentales y nórdicos de la UE que desean una acción más ambiciosa, y los estados del este con sectores energéticos dependientes del carbón e industrias de energía, que querían condiciones asociadas a los recortes de emisiones. Estas naciones dependientes de los hidrocarburos expresaron sus preocupaciones sobre el financiamiento y la gestión de la transición a energías más limpias, pero finalmente aceptaron respaldar el propósito común.
Para lograr su aprobación, el bloque accedió a que el nuevo objetivo se logre de forma colectiva. Según la oficina del primer ministro belga, Alexander De Croo, “los líderes acordaron que las reducciones se lograrán primero en sectores y países donde sigue habiendo mucho margen de mejora”.
"La revolución de la sostenibilidad es también una revolución tecnológica, una oportunidad económica que nosotros, como Bélgica, debemos aprovechar", escribió De Croo, en su cuenta de Twitter.
Además, la Comisión Europea considerará las situaciones nacionales específicas al elaborar sus medidas. En primavera se remitirá un informe de progreso al Consejo Europeo.
Este anuncio se produce justamente cuando el sábado se cumplen cinco años de la firma del Acuerdo de París. Tras este tiempo, hay señales de que el pacto está funcionando.
En 2015, Climate Action Tracker afirmó que el mundo estaba en camino a 3.6 grados Celsius de calentamiento desde la época preindustrial. Ahora, el grupo asegura que el mundo se dirige actualmente a 2,9 grados de calentamiento, pero si las 127 naciones que se comprometieron a llegar a cero emisiones de carbono realmente lo hacen, el calentamiento solo sería de 2,1 grados.
Sin embargo, permanecen otros retos. Entre ellos, la situación de los países pobres, a veces de tierras bajas, que ya enfrentan amenazas existenciales por la subida del nivel del mar y otros impactos del cambio climático.
France 24




-El dinero de la PAC es el eterno debate de cada reforma. Actualmente, sobre la mesa está el recorte de estos fondos de un 10%, pese a la negativa del Gobierno, que apuesta por la convergencia de los pagos en la nueva PAC. Y es que el cobro medio de los derechos de la PAC es España es de 4.238 euros por beneficiario, pero solo cinco CCAA (Castilla y León, Aragón, Extremadura, Navarra y Madrid) cobran por encima de esa media. El resto de perceptores cobran bastante menos de media, según el último informe del FEGA (Fondo Español de Garantía Agraria) sobre la aplicación de este régimen de ayudas en España.
Paralelamente, el número de beneficiarios del pago básico sigue con su tendencia de descenso de los últimos años en 2019. En total, el descenso acumulado desde 2015 es de un 16,2%. En total  del pasado año ascendió a 661.869, es decir, 43.522 menos que en 2018, mientras que según los datos del propio Fega durante 2017 los perceptores que no presentaron la Solicitud Única 2018, ascendieron a 40.452 productores.
El FEGA recuerda que en 2018 se registró una disminución significativa del número de beneficiarios y de derechos porque fue la primera campaña en la que se procedió a la retirada de derechos de pago básico por la no utilización de los mismos durante dos campañas consecutivas. En 2019 se mantuvo prácticamente la cifra de derechos de la campaña anterior porque los derechos retirados por falta de activación en 2017 y 2018 de los beneficiarios con pagos inferiores a 300 euros fueron muchos menos; además, añade el organismo, muchos de esos beneficiarios se acogieron al tipo de cesión V2 (compraventa o cesión definitiva de derechos sin tierra de la totalidad de los derechos de un productor que percibe menos de 300 euros); por otro lado, se incrementaron el año pasado los derechos asignados procedentes de la reserva nacional.
El FEGA precisa en su informe que, no todos los perceptores que tienen los derechos asignados los solicitan cada año. En 2019 hubo 21.335 productores que no presentaron la solicitud única. Los derechos no solicitados sumaron un importe de 15,24 millones de euros.
El informe del FEGA recoge también los datos relativos a los agricultores y ganaderos que recibieron derechos de la reserva nacional en 2019. En total fueron 3.076 beneficiarios, con derechos asignados por un importe de 16,44 millones de euros. De ellos, 2.596 fueron jóvenes agricultores, que recibieron derechos por valor de 13,55 millones de euros. Los 507 beneficiarios restantes fueron nuevos agricultores, a quienes se asignaron derechos por 2,88 millones.
En lo que respecta a las cesiones, en 2019 se comunicaron un total de 68.642 operaciones (incluidas las rechazadas). Las que finalmente se aceptaron supusieron la transferencia de 132,65 millones de euros. Algo más del 30% de las cesiones comunicadas fueron compraventas de derechos con tierras, el 21,5% fueron arrendamientos de derechos con tierra, el 18% cesiones definitivas de derechos sin tierra y el 13% herencias. En total cambiaron de manos más de 890.000 derechos el año pasado.





-El gran debate sobre el futuro Plan Estratégico Nacional de la PAC ha comenzado de la peor manera posible,. ya que el primer encuentro entre Gobierno y CCAA solo ha dejado claro que prácticamente todas las Comunidades Autónomas, rechazan el planteamiento inicial para dejar claras sus diferencias y sus exigencias para reclamar medidas concretas que favorezcan a sus propios agricultores y ganaderos. Solo el ministro, Luis Planas, ha salido satisfecho oficialmente al señalar que «avanzamos con las comunidades autónomas hacia un gran pacto por la Política Agraria Común».
El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se ha reunido este jueves con los consejeros autonómicos del ramo -solo Asturias se ha ausentado- en la sede del Ministerio en Madrid con el propósito de lograr un «gran pacto en España» para la aplicación de la PAC, donde espera que las CCAA aparquen sus diferencias y sus exigencias.
Además de celebrar el Consejo Consultivo previo al Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea de la próxima semana, los responsables políticos han participado en la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural.
QUIERE MANTENER LAS AYUDAS ASOCIADAS A LA GANADERÍA EXTENSIVA EN OVINO, CAPRINO Y VACUNO DE LECHE Y CARNE, ASÍ COMO LA REMOLACHA O EL ARROZ
En la mesa de debate ha estado el futuro plan estratégico que permitirá aplicar la PAC en el país y concretamente lo relacionado con las ayudas acopladas y los programas sectoriales.
En rueda de prensa, Planas ha detallado su propuesta de mantener las ayudas asociadas para la ganadería extensiva en ovino, caprino y vacuno de leche y carne, así como en otros sectores como la remolacha o el arroz.
Igualmente se han analizado los programas especiales para el vino, las frutas y hortalizas, y la apicultura, además de los criterios en el reparto de los fondos de desarrollo rural, con la innovación, el relevo generacional y la igualdad de género -con la posible discriminación positiva hacia las mujeres- entre sus prioridades.
Planas ha planteado una «reserva de buena ejecución» dentro del Fondo Europeo Agrario de Desarrollo Rural (Feader) para las autonomías que necesiten más fondos.
Sobre los 1.051 millones de euros del fondo europeo de recuperación para el sector agrario en España, el ministro ha explicado que estos servirán para mejorar los regadíos, los cultivos bajo plásticos, la digitalización y la bioseguridad en las explotaciones.
El encuentro es el segundo entre Planas y los consejeros después del que tuvieron en julio pasado, cuando abordaron cuestiones como la definición del agricultor genuino, la ayuda básica a la renta y los ecoesquemas, tras conocerse el presupuesto de la PAC para 2021-2027, del que a España le corresponden 47.724 millones de euros.
El ministro ha precisado que en los próximos meses tiene previsto mantener encuentros bilaterales con cada una de las comunidades autónomas para avanzar hacia un acuerdo y logra acabar con sus diferencias y sus exigencias, antes de reunirse con todas ellas por tercera vez en abril, coincidiendo con la consolidación de los reglamentos europeos de la nueva PAC.
LAS CCAA HACEN UNA LISTA DE LAS NECESIDADES PARA SUS RESPECTIVAS REGIONES Y DEJAN CLARO QUE LA NEGOCIACIÓN SERÁ COMPLICADA
Por parte de las autonomías, Andalucía ha destacado que todavía no se han cerrado aspectos como la definición del agricultor genuino, por lo que hacen falta más reuniones y más colaboración del Gobierno en la elaboración del plan estratégico.
Murcia también ha reclamado al Ejecutivo «más transparencia» sobre la gestión del Ejecutivo en la UE, ya que «siguen sin conocerse los aspectos más relevantes de la PAC», al tiempo que ha propuesto dos modelos de ecoesquemas para evitar la desertificación y fomentar prácticas sostenibles.
Castilla y León ha reivindicado el mantenimiento de las ayudas asociadas actuales para la agricultura y la ganadería, especialmente para el ovino y caprino, sectores vulnerables desde el punto de vista «social y económico», y la remolacha, de especial importancia en dicha región.
Galicia, por su parte, también se ha sumado a la idea general de mostrar sus diferencias y sus exigencias y ha resaltado la necesidad de que los fondos europeos de recuperación de la crisis tengan en cuenta al sector primario «en consonancia con su peso en el Producto Interior Bruto (PIB)» y ha reclamado más apoyo para las pequeñas explotaciones rurales y cultivos específicos del norte del país.
Mientras, Cantabria ha afirmado que «no ve a la España verde» dentro de los reglamentos que se están redactando para la futura PAC, tras mostrar su preocupación por la postura de la UE acerca de la relación entre el cambio climático y las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de la ganadería.
Aragón ha rechazado cualquier giro hacia enfoques sectoriales en el diseño de la política agrícola, puesto que -en su opinión- se deben apoyar más determinados perfiles, como son los agricultores familiares, los jóvenes y las mujeres en el campo.
A favor de dirigir la PAC a las pequeñas y medianas explotaciones se ha posicionado también Castilla-La Mancha, que ha expresado su apoyo a las ayudas acopladas y sectoriales a la ganadería extensiva y al olivar de bajo rendimiento.
La Comunidad Valenciana ha pedido que se reconozca su «singularidad agraria», mediante el apoyo a los pequeños productores, mientras que La Rioja ha considerado que se está avanzando hacia una reforma que profundice en el «enfoque de género» y defienda la agricultura «familiar y profesional».





- El ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, ha presidido la reunión de titulares de Agricultura de las comunidades autónomas, que se celebra, en la sede del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), Consejo Consultivo de Política Agrícola para Asuntos Comunitarios y Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural, en jornada de mañana y tarde. 
Esta última, centrada en la elaboración del Plan Estratégico de la Política Agraria Común (PAC) para España, ha protagonizado la jornada, que, según el ministro, ha sido el punto de partida de una nueva fase en la elaboración del plan; fase en la que se abordará el diseño de las intervenciones que lo integrarán, tanto en lo referente a su alcance, como a requisitos y dotación presupuestaria. “Esta etapa debe garantizar la continuidad y coherencia con la etapa de diagnóstico anterior”, ha señalado. 
Es necesario, ha remarcado el ministro, que todas las partes actúen con responsabilidad, unidad de acción y voluntad de llegar a un gran pacto de Estado por la PAC, que marcará el modelo de agricultura y ganadería de la próxima década. Ha destacado que “esta es una gran oportunidad para conseguir una PAC para todos, con voluntad integradora, para sumar y lograr algo mejor para todos”. Ha apuntado que tenemos las herramientas y la financiación necesaria para que agricultores y ganaderos españoles continúen a la vanguardia, con explotaciones viables, atendiendo las nuevas demandas de la sociedad por una producción medioambientalmente más sostenible. El Gobierno acompañará en esa transición a los productores para ese necesario equilibrio entre la sostenibilidad ambiental y la rentabilidad socioeconómica de las explotaciones, de la que depende el futuro del medio rural. 
Se trata de realizar un ejercicio de inteligencia en el que todas las comunidades presenten sus prioridades y la mejor voluntad integradora para conseguir lo mejor para todos, ha resumido. 
Planas ha informado a la Sectorial de las recomendaciones nacionales a los planes estratégicos que la Comisión Europea hará públicas el próximo 18 de diciembre. En base a la información disponible, las recomendaciones, en el caso de España, coinciden en su gran mayoría con las necesidades ya identificadas en el trabajo de elaboración del Plan Estratégico de la PAC, lo que pone de manifiesto el rigor y la validez del trabajo realizado, que sienta las bases para abordar la fase del diseño de las medidas o intervenciones que el MAPA ya ha dado comienzo en coordinación con las comunidades autónomas. 
Este segundo debate de orientación política de la PAC, continuación del que tuvo lugar en julio, permitirá seguir avanzando a nivel técnico para desarrollar el contenido del Plan y alcanzar un acuerdo global con las comunidades autónomas en primavera, tan pronto como los reglamentos definitivos estén también formalmente aprobados. 
Junto con la conferencia del pasado julio, la de hoy ha servido para definir las claves que marcarán la posición final de las comunidades autónomas, de acuerdo con un calendario de trabajo en el que está previsto el primer Plan Estratégico informal para finales del primer semestre del próximo año, de manera que el Plan definitivo pueda presentarse formalmente a la Comisión Europea antes de finales del 2021. 
Durante el debate, se han abordado los aspectos relativos al primer pilar (ayudas directas y de mercado) de la PAC que no fueron abordados en el último encuentro, las ayudas asociadas y los programas sectoriales, así como los aspectos relativos a la financiación, formación, jóvenes y enfoque de género del segundo pilar (ayudas de desarrollo rural). 
Sectores ganaderos, proteicos e industriales, con ayudas asociadas
Por lo que se refiere a las ayudas asociadas a la producción, el ministro ha constatado un amplio nivel de acuerdo en torno a la necesidad que los sectores ganaderos del vacuno de carne, de leche y de ovino y caprino, continúen con esos apoyos. También se ha puesto de manifiesto el apoyo para que los cultivos proteicos sigan con ayudas vinculadas a la producción, haciendo uso de la posibilidad de destinar hasta un 2 % adicional de los pagos directos a este fin. Asimismo, se ha destacado la importancia socioeconómica de otros sectores como posibles destinatarios de las ayudas vinculadas a la producción como el arroz, la remolacha, el tomate de transformación o los frutos cáscara, sin perjuicio de que, durante los próximos meses se estudiarán otros sectores propuestos por algunas comunidades autónomas. 
Programa específico para el aceite de oliva
Con respecto a los programas sectoriales, los programas de frutas y hortalizas, vino y apicultura, continuarán como obligatorios, que se integrarán en el Plan Estratégico de la PAC, con un mayor componente medioambiental. Por su parte, como ya hizo en la presentación de la Hoja de Ruta del sector del aceite de oliva, el ministro ha propuesto la aplicación de un programa específico para el olivar. En cuando a las medidas de apoyo al desarrollo rural, financiadas con cargo al FEADER, Planas ha anunciado el compromiso de mantener el mismo porcentaje de financiación de las medidas de desarrollo rural por parte de la Administración General del Estado (AGE). 
El ministro ha anunciado la creación de una reserva de eficacia que incentive la mejora en la ejecución administrativa de los fondos y de un grupo de trabajo que establezca los parámetros para asignar los fondos FEADER entre las comunidades autónomas. Para ello se tendrá en cuenta tanto la asignación del período actual como el grado de ejecución y tomando como punto de partida los parámetros utilizados a nivel de la Unión Europea (UE) para la distribución de fondos entre Estados miembros. 
Formación, incorporación de jóvenes e igualdad de género
Otras dos cuestiones de relevancia abordadas durante el encuentro en relación con el Plan Estratégico son la formación, la incorporación de jóvenes y la igualdad de género. Con respecto a la formación, el Ministro ha expresado su compromiso para mejorar la formación dirigida a los agricultores, facilitando el reconocimiento y el intercambio de experiencias entre comunidades autónomas. 
Con respecto a la incorporación de jóvenes agricultores, uno de los problemas más acuciantes del sector, el ministro igualmente ha constatado un acuerdo para crear un grupo de trabajo específico que aborde cómo integrar este aspecto en el Plan Estratégico de la PAC. Ha comentado que se incrementarán los esfuerzos para aprovechar el aumento de los apoyos que recibirán los jóvenes, tanto de las medidas del primer como del segundo pilar. Ha asegurado que reforzará los mecanismos de cooperación entre comunidades autónomas para compartir las experiencias de éxito que hayan dado buenos resultados, sin perjuicio de facilitar la simplificación administrativa. 
En relación con el enfoque de género, Planas ha resaltado que hay que poner en valor y en práctica el hecho de que esta PAC, por primera vez, incluya entre sus objetivos específicos el del enfoque de género, de manera que se puedan articular medidas que discriminen positivamente a la mujer en el acceso a los apoyos de la PAC e incentivar su incorporación a la actividad agraria y al medio rural. 
Luis Planas ha presentado también ante este órgano el plan de transformación ambiental y digital para el sector agroalimentario y pesquero que se ha diseñado desde el MAPA dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno, compuesto por 11 medidas de inversión que contarán con un presupuesto de 1.051 millones de euros. 
Consejo Consultivo 
Por otro lado, en su reunión como consejo consultivo, han tratado sobre el próximo Consejo de Ministros de Agricultura de la Unión Europea de los días 15 y 16 de diciembre. El etiquetado sobre bienestar animal, que España apoya para que el productor logre una mejor remuneración por sus esfuerzos en esta materia, así como el etiquetado nutricional frontal de los alimentos, sobre el que el ministro incidirá en la necesaria armonización en la UE, serán algunos de los puntos que se abordarán.
MAPA.



-Mientras la “granja de las mil vacas” francesa cerrará el 1 de enero de 2021 aquí se autorizan explotaciones con 20.000 reses. El modelo productivo, del que la macrogranja soriana es máximo exponente pretende ocupar el mercado mediante la eliminación de los más pequeños. COAG exige al Ministerio y a la Consejería que regulen por normativa la dimensión máxima para las explotaciones ganaderas.
La conocida como “granja de las mil vacas” francesa va a cerrar sus puertas en menos de un mes, el 1 de enero de 2021. Aseguran sus propietarios que con menos de esa cantidad de animales no pueden garantizar la viabilidad de la explotación. También han influido los problemas legales que desde sus inicios han ido parejos a la instalación ganadera. La explotación que ahora anuncia su cierre, ubicada en Drucat, cerca de Abbeville (Somme), abrió en septiembre de 2014 con un censo menor de 500 vacas, que es el límite impuesto por la normativa francesa, aunque posteriormente fue ampliada hasta casi mil vacas. Todo ello ha provocado una larga serie de denuncias y apelaciones, generando un amplio movimiento de oposición y convirtiéndose en el paradigma del debate en torno al modelo de producción agrícola en el país vecino.
Para los detractores del proyecto, el cierre es “una victoria ciudadana”, ya que llevan años movilizados y trabajando para que se cumpla la legalidad y se mantenga un modelo de agricultura acreedora del apoyo de la sociedad. 
Ya en 2014 Thierry Bonnamour, activista contra la “granja de las mil vacas” y sindicalista de la Confédération Paysanne, organización agraria francesa integrante, al igual que COAG, de la Coordinadora Europea Vía Campesina, se expresaba en los siguientes términos: “Francia, primer territorio agrícola europeo, es el terreno de todos los desafíos, por eso somos nosotros los franceses, tantas veces pioneros de las luchas sociales y de las libertades públicas e individuales, quienes debemos mostrar a Europa que se puede poner en marcha granjas de escala humana sin perder el sentido de la innovación”.
Recordemos que aquí en Castilla y León, en Noviercas (Soria) para ser más exactos, las administraciones están poniendo alfombra roja a una macrogranja que albergará, atención, ¡más de 20.000 vacas! ¿Qué harían nuestros vecinos franceses ante semejante aberración?
Una reivindicación de COAG es la de establecer por normativa una dimensión máxima para las explotaciones ganaderas, de tal modo que se hagan inviables mega proyectos como el que nos ocupa. Y si se quiere, se puede. No olvidemos que a la empresa impulsora de la macrogranja de Noviercas, Valle de Odieta, la Comunidad Foral de Navarra le prohibió la ampliación de otra mega explotación de más de 4.000 vacas que tiene en dicha comunidad.
Tampoco podemos compartir que la viabilidad del sector vacuno lechero consista en el crecimiento sin límite. A finales de 2019 publicamos en COAG un informe en el que alertábamos del paulatino cambio de modelo productivo que, de manera lenta pero firme, lleva años produciéndose en algunos sectores agrícolas y ganaderos en el estado español. Entre estos sectores, señalábamos el lácteo por algunos indicadores clave: en 1988 había registradas en España cerca de 250.000 explotaciones de bovino de leche, con una media de 7 animales por explotación; en enero de 2019 el número de explotaciones registrado fue de tan solo 14.776 y la media de vacas por explotación, en el conjunto del estado, era de 57, similar a la que existe en Francia.
El cambio de modelo productivo, del que la macrogranja de Noviercas es máximo exponente, tiene un claro objetivo: ocupar el mercado lácteo mediante la eliminación de los más pequeños, que somos todos los demás. Dejar pasar este proyecto sin combatirlo sería dar nuestra conformidad a un modelo en el que las explotaciones familiares de pequeña y mediana dimensión no caben. Y donde más pronto que tarde aparecerían nuevas mega explotaciones que concentrarían miles de terneros u ovejas, pero también miles de hectáreas de cultivo. Unas pocas explotaciones, apoyadas por fondos de inversión nacional y/o internacional harían toda la producción agraria del estado: una sentencia de muerte para el modelo social agrario que COAG defiende.
Rechazamos la sustitución de una alimentación de calidad y cercanía por alimentos de "fábrica", obtenidos por empresas que precarizarán las condiciones sociales de sus trabajadores y las medioambientales de las zonas en las que se ubiquen. Y de ninguna de las maneras podemos aceptar que se pretenda identificar este macro proyecto con el desarrollo que necesita el medio rural. 
Tras décadas de abandono institucional, desmantelando la infraestructura de servicios en los pueblos –cerraron las escuelas, los consultorios, no llega internet, etc.-, políticos de distinto signo quieren ahora hacernos creer que esta monstruosidad es la solución. Si de verdad les preocupa el desarrollo rural, en vez de comprometer cuantiosas subvenciones para una macro granja que ocasionará la pérdida de cientos de empleos de productores lácteos, que destinen el mismo presupuesto a apoyar la incorporación de jóvenes al sector. Eso sí creará empleo y desarrollo equilibrado del territorio en vez de dividendos para algunos inversores y basura para los habitantes de las zonas más deprimidas.
COAG.CyL.



-El Consejo de Ministros ha aprobado este miércoles 9 una normativa sobre alimentos para impulsar el comercio alimentario de proximidad y favorecer a las pymes y a los pequeños productores en el ámbito rural, según ha informado la portavoz del Gobierno y ministra de Hacienda, María Jesús Montero.
Se trata de un real decreto que flexibiliza las disposiciones de la Unión Europea (UE) en materia de higiene alimentaria, en la producción y en la venta, para «favorecer la viabilidad y subsistencia» del comercio alimentario de proximidad, según ha subrayado Montero, en la rueda de prensa posterior al Consejo.
La normativa, presentada por el Ministerio de Consumo y por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), «simplifica» algunos requisitos de la regulación sobre higiene, manteniendo la seguridad necesaria para los consumidores, con el fin de favorecer esa clase de negocios tradicionales, de acuerdo a la portavoz.
El objetivo, ha afirmado, es «impulsar la adecuación de las técnicas tradicionales al marco sanitario, para facilitar la puesta en valor del mercado de proximidad».
En este sentido, ha señalado que real decreto «pretende incentivar la economía íntimamente ligada al medio rural, contribuyendo a evitar la despoblación».
DETERMINA LAS CONDICIONES DE HIGIENE PARA EL SACRIFICIO DE AVES Y CONEJOS EN SUS INSTALACIONES, AUNQUE SOLO SE PODRÁN SACRIFICAR LOS CRIADOS EN LA PROPIA GRANJA
Es una «norma específica para las pymes alimentarias», con vistas a mejorar el etiquetado de sus productos y las garantías para los consumidores, según Montero.
Con el real decreto, se actualiza la legislación en relación a ciertas excepciones, en respuesta a «una demanda histórica de determinados sectores productivos», según ha precisado el Ministerio, en un comunicado. Las normas se adaptan al tamaño y las características de los establecimientos alimentarios.
Determina las condiciones de higiene necesarias para el sacrificio de animales (aves y conejos) en sus instalaciones, aunque solo se podrán sacrificar animales criados en la propia granja o que hayan cumplido la estancia mínima establecida y con límites anuales en cada caso.
La autoridad competente establecerá, para los pequeños mataderos y establecimientos que produzcan carne picada, pautas propias en torno a los muestreos establecidos en la normativa general cuando el análisis del riesgo lo justifique.
La norma sobre el comercio alimentario de proximidad fija, además, requisitos estructurales adaptados a los pequeños mataderos y mataderos móviles, adecuadas a su pequeño tamaño.
También concreta las pautas de higiene a los pequeños productores para favorecer el consumo de proximidad y los canales cortos de comercialización.
Se permite la venta directa de pequeñas cantidades de carne a consumidores o a locales de venta al por menor, que podrá realizarse en la propia explotación o en mercados ocasionales o periódicos. La distancia entre la explotación y los mercados o establecimientos no puede superar los 100 kilómetros.
En cuanto a la información a los consumidores, los productos deberán indicar el número de registro de la explotación, la descripción de la mercancía, el peso neto del producto y la fecha de sacrificio.
De la misma forma, los productos deberán informar del lugar de sacrificio –en la explotación, de caza o de ganadería de lidia– y de si el producto debe ser cocinados antes de su consumo.
También se regula la comercialización directa de leche cruda y se precisa el listado de especies de caracoles silvestres que pueden ser comercializados.
Establece criterios homogéneos para las tiendas de comidas preparadas que sirvan a lugares como residencias de mayores, centros de día o comedores escolares.
Deberán disponer de «comidas testigo» para la realización de los estudios epidemiológicos que sean necesarios, que se recogerán tras su elaboración, estarán claramente identificadas y fechadas, y se conservarán durante un mínimo de siete días a temperatura igual o inferior a cuatro grados centígrados, según el MAPA.
La Agencia Española de Seguridad Alimentaria (Aesan), integrada en el Ministerio de Consumo, elaborará guías que faciliten la adecuación de las explotaciones agroalimentarias a la nueva situación.
Agroinformación.



-MODIFICACIÓN DE LA CIRCULAR DE COORDINACIÓN 38/2020 
Reducción por disciplina financiera queda redactado del siguiente modo: 
La disciplina financiera, regulada en el artículo 8 del Reglamento (UE) nº 1307/2013, tiene como objeto reducir los pagos directos superiores a 2.000 €, que deban concederse a los agricultores en el año natural correspondiente. La disciplina financiera se aplicará sobre las solicitudes de ayudas directas de la PAC del año civil 2020 que se pagarán a partir del 16 de octubre de este año, y ya con cargo al ejercicio financiero 2021.
No obstante, el pago de los anticipos se abonará sin tener en cuenta el porcentaje de ajuste por aplicación de la disciplina financiera, de acuerdo con lo establecido en el artículo 10 del Reglamento de Ejecución (UE) nº 809/2014. 
El pago del saldo a los beneficiarios a partir del 1 de diciembre de 2020 deberá tener en cuenta el citado porcentaje de ajuste en relación con el importe total de los pagos directos para el año civil 2020. Tal y como viene recogido en el artículo 26 del Reglamento (UE) nº 1306/2013, el porcentaje de ajuste de las ayudas directas ha sido adoptado por la Comisión mediante un acto de ejecución. Mediante el Reglamento de Ejecución (UE) 2020/862 de la Comisión, de 19 de junio de 2020, que fija para el año civil 2020 un porcentaje de ajuste de los pagos directos previstos en el Reglamento (UE) nº 1306/2013, se establece, en su artículo 1: 
“A efectos de fijar el porcentaje de ajuste de acuerdo con los artículos 25 y 26 del Reglamento(UE) nº 1306/2013 y de conformidad con el artículo 8, apartado 1, del Reglamento(UE) nº 1307/2013, los importes de los pagos directos en virtud de los regímenes de ayuda enumerados en el anexo I del Reglamento (UE) nº 1307/2013, que superen la cantidad de 2.000 EUR y deban concederse a los agricultores por las solicitudes de ayuda presentadas con respecto al año civil 2020, se reducirán en un porcentaje de ajuste del 2,140411 %”.
No obstante, en virtud de lo dispuesto en el apartado 4 del citado artículo 26 del Reglamento (UE) nº 1306/2013, la Comisión podrá, a más tardar el 1 de diciembre, y en función de nuevos elementos que obren en su poder, adaptar actos de ejecución para modificar este coeficiente de ajuste. 
De este modo, el Reglamento de Ejecución (UE) 2020/1801 de la Comisión, de 30 de noviembre, que deroga el Reglamento de Ejecución (UE) 2020/862, establece en el apartado 1 del artículo 1: 
“A efectos de fijar el porcentaje de ajuste previsto en los artículos 25 y 26 del Reglamento (UE) nº 1306/2013, y de conformidad con el artículo 8, apartado 1, del Reglamento (UE) nº 1307/2013, los importes de los pagos directos en virtud de los regímenes de ayuda enumerados en el anexo I del Reglamento (UE) nº. 1307/2013, que superen la cantidad de 2.000 EUR y deban concederse a los agricultores por las solicitudes de ayuda presentadas con respecto al año civil 2019 se reducirán aplicándoles un porcentaje de ajuste del 2,906192 %”. 
La reducción por disciplina financiera se calculará, para cada pago, conforme a lo dispuesto en el artículo 6.3 del Reglamento de Ejecución (UE) nº 809/2014, a partir de los importes de cada una de las ayudas a que tuviera derecho cada agricultor después de la aplicación del apartado 2 del mismo artículo 6 del citado Reglamento:
- las reducciones por las eventuales las superficies máximas garantizadas o superficie básica (descritas en el punto 4.1)
- los ajustes por las eventuales reducciones y exclusiones (descritas en el punto 4.2) 
- las reducciones por las eventuales superaciones de los límites presupuestarios (descritas en el punto 4.3) Y, en su caso, antes de las reducciones y exclusiones por condicionalidad recogidas en el punto 4.7. Tal y como se describía en el apartado anterior, el porcentaje de ajuste por disciplina financiera se aplicará sobre los pagos obtenidos tras la aplicación del artículo 6.2 del Reglamento de Ejecución (UE) nº 809/2014. Por tanto, siguiendo la secuencia de reducciones en éste descrita, el pago a tener en cuenta para la aplicación del coeficiente es el obtenido tras la reducción por superación del límite presupuestario.
FEGA. 



-El pasado mes de noviembre se ha cerrado con un buen balance para el sector del aceite de oliva. Según los últimos datos provisionales de la Agencia de Información y Control Alimentarios, en este mes se han alcanzado unas salidas de aceite en el entorno de las 138.000 toneladas (sumando unas estimaciones de importaciones de 15.000 ton), lo que de nuevo es un dato positivo para afrontar esta nueva campaña con un cierto optimismo a la hora de fijar los precios en origen.
Por otra parte, los malos balances de cosecha en Portugal y Túnez sin duda van a ser argumentos más que suficientes como para que nuestros operadores puedan posicionarse en el mercado internacional como el principal país suministrador el próximo 2021.
De momento, en este segundo mes de campaña, la buena noticia sigue siendo, nuestra indudable consolidación en relación a las salidas de aceite de oliva (principalmente exportaciones que en 2020 han sido un nuevo récord).
Respecto al comportamiento de la producción de aceite nuevo, los datos provisionales de la AICA recogen que en noviembre se han superado las 236.000 toneladas, una cifra superior a las dos campañas anteriores, lo que refleja la importante apuesta del sector por la recolección temprana y el aceite de oliva virgen extra.
En el otro lado de la balanza es que este año los envasadores tendrán dificultades para encontrar AOVE Premium, y por el contrario abundará mucho el aceite virgen, el “extrita”, botellón, etc…. es decir, mucho aceite que se verá afectado por unos precios más ajustados a la baja moviéndose en una horquilla entre los 1,90 y los 2,10€/kg, mientras que aquellos que apostaron por los extras con mayúsculas se mantendrán firmes entre los 2,50 y los 2,70€/kg e incluso llegar a los 3,00€/kg, tal y como se ha podido comprobar en operaciones llevadas a cabo por operadores italiano.
Olimerca.