Miércoles, 3 de marzo de 2021    
Está usted en: Agrolibre > Mundo Rural

Tecnología aplicada por Aerocamaras en el estudio de los viñedos

El equipo de Aerocamaras visitó los viñedos de Viña Costeira con la finalidad de explicar los beneficios de la implementación de drones en la producción vinícola.
Actualizado 1 enero 2021
Redacción Agrolibre

Un piloto de drones especializado de la empresa gallega realizó un estudio de los viñedos, así como el diseño del plan de vuelo teniendo en cuenta factores como la altura, el tamaño de píxel en el terreno (GSD) y la velocidad. Una vez planificado el vuelo, el equipo seleccionado para realizar el servicio, en este caso el dron DJI Matrice 600, se puso en marcha de forma autónoma y recogió datos de cinco bandas multiespectrales con la implementación de la cámara Micasense ALTUM.

No es el primer trabajo de agricultura de precisión desarrollado por Aerocamaras. Sin embargo, se trata de un nuevo paso en un sector económico que cada vez está en mayor crecimiento y en el que los drones pueden aportan múltiples posibilidades en la agricultura gracias al bajo coste logístico, inspección de grandes áreas de cultivo y la capacidad de recoger información diversa a través de sus sensores.

En el caso de DJI Matrice 600, el Software Agisoft Metashapese encarga de procesar los datos y generar un mapa térmico y un mapa de índice de vegetación NDVI, además de otros mapas sectores como NDRE y RVI. Estos serán interpretados por un ingeniero especializado en agronomía el cual observará las carencias del cultivo como el estrés hídrico y la formación de plagas que hagan daño a las cosechas

Una vez identificado el agente a tratar se programa una aplicación localizada en las zonas de conflicto según las necesidades de cada uno de los viñedos. Para ello, se procede a utilizar un segundo dron octocoptero que está diseñado específicamente para la agricultura de precisión y capaz de aplicar abono foliar, fitosanitarios u otro tipo de agentes que impiden incrementar la productividad en las viñas.

En ese sentido, Aerocamaras ha explicado que la “demanda de pilotos de drones aumenta en consonancia y en particular se está generando una fuerte demanda de pilotos con formación en aplicaciones prácticas o servicios con drones entre los cuales destacan los servicios de agricultura de precisión”. Frente a la creciente demanda laboral, la empresa gallega ha diseñado un programa de capacitación denominado “Curso profesional de piloto de drones en agricultura de precisión de Aerocamaras”, en el cual el estudiante se formará en el campo de la teledetección y en análisis del estado de los cultivos o la incidencia de plagas en diferentes tipos de terrenos. 

Por su parte, la legislación vigente establecida en el artículo 1 del Real Decreto 1311/2019, establece el marco de actuación para realizar un uso sostenible de los productos fitosanitarios. A pesar de la estricta documentación,  la empresa ha cumplido con el marco regulatorio, contando para este proyecto con los permisos pertinentes y con profesionales capacitados como el Director de Aplicación y los Pilotos Aplicadores que realizaron un seguimiento para estar siempre al tanto de posibles cambios en la normativa.