Miércoles, 21 de abril de 2021    
Está usted en: Secciones > Gobierno

Calviño : la reforma laboral se abordará buscando el consenso 

La reforma del mercado laboral será uno de los pilares del listado de cambios estructurales que el Gobierno ultima remitir a la Comisión Europea, junto al programa de inversiones que recoge el Plan de Recuperación, para acceder a las ayudas comunitarias.
Actualizado 14 enero 2021
Redacción

 Nueva reunión de agentes y Gobierno

 Remitido el plan de reformas para acceder a los fondos

 Se retrasan las tasas Tobin y Google

 Casado propone un fondo de 50.000 M€ de ayuda a las empresas 

 INTERVENCION COMPLETA DE LA VICEPRESIDENTA

Así lo ha avanzado este jueves la vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos,Calviño, durante su intervención en el XI Spain Investors Day, en el que, sin embargo, ha querido mandar un mensaje de calma al empresariado: la reforma se abordará por consenso. La decisión del Ministerio de Trabajo de retomar la negociación de la reforma laboral con los agentes sociales este mismo semestre ha despertado la inquietud de los empresarios, que temen que el Gobierno de coalición mantenga su compromiso de derogar los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012 en plena crisis por la pandemia del Covid-19.
Calviño ha confirmado que, como avanzaba hoy este diario, que su intención es convertir los expedientes de regulación de empleo temporal, los ERTE, en un instrumento de flexibilidad laboral estructural después de que hayan servido para preservar el empleo durante la pandemia.

La vicepresidenta económica también ha ratificado que mañana mantendrá una reunión con los agentes sociales para trasladarles las líneas maestras del plan de reformas que aspira a remitir a Bruselas “tan pronto como sea posible”. El plan, ha especificado, pondrá el foco en la digitalización de la economía española, la transformación medioambiental del país, el fomento de la formación, la cohesión territorial y la igualdad de género. Sin embargo, también se aprovechará para abordar reformas estructurales que el país tiene pendientes con especial atención a la mejora del mercado laboral, para reducir la dualidad entre fijos y temporales; las pensiones, para garantizar la sostenibilidad de la factura de las jubilaciones; y la fiscal, para articular un modelo tributario más justo y equilibrado.

La batería de medidas a tomar, ha expuesto la vicepresidenta económica, incluye también una remodelación del sistema de liquidación de empresas, como ya anticipó el Gobierno, que ultima cambios en el modelo concursal.

En defensa de la banca
La vicepresidenta Calviño, hizo una encendida defensa del papel de la banca en la gestión de la crisis sanitaria. "Después de muchos años de reestructuración, el sector financiero no es el problema, si no parte de la solución", aseguró durante su intervención en la segunda jornada del foro Spain Investors Day.

Preguntada sobre si auguraba más fusiones en el sector bancario, Calviño hizo gala de su prudencia y recalcó que esa decisión no le correspondía al Gobierno. "La prioridad es asegurar el buen funcionamiento del mercado y garantizar una posición saneada de la banca", recalcó la ministra de Economía, que resaltó que, pese a que los indicadores son positivos, aún quedan muchos meses de incertidumbre.
Con esta última frase, Calviño se alineó con el Banco de España, que ha insistido en las últimas semanas que, pese a los procesos de concentración en el sector financiero, aún hay margen para que esa consolidación aumente, toda vez que augura que la morosidad de las empresas y los impagos van a crecer con fuerza en los próximos trimestres.
Cuatro riesgos a la baja para la economía española
El examen de los inversores siguió con una pregunta respecto a las previsiones de crecimiento del Ejecutivo, que están muy por encima de las del Banco de España o la del panel de expertos de Funcas. El Gobierno augura que el PIB crecerá un 7% en 2021, sin el impacto de los fondos del Plan de Recuperación de la UE, y un 9% si se tiene en cuenta, muy por encima del 6,8% del Banco de España o del 6,7% de Funcas.

Calviño defendió esas previsiones, argumentando que los cuatro grandes riesgos que amenazaban a la economía española han perdido fuerza. "El primero era el control de la pandemia. Prevemos que habrá suficientes personas vacunadas en la segunda mitad de 2021 para lograr la inmunidad de rebaño. Y ello a pesar de que no sabíamos que tendríamos dos vacunas autorizadas y otras en camino", aseguró.  El acuerdo del brexit para la salida del Reino Unido de la UE y la victoria de Joe Biden en EE UU han servido, según Calviño, para minimizar el riesgo geopolítico y comercial, a lo que se han unido la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2021, con claro sesgo expansivo, y el impacto positivo de los ERTE y de los avales del ICO. "Estamos determinados en hacer 2021 el año de la recuperación económica de España".