Jueves, 16 de julio de 2020    
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes
Boccondivino

Mucho mas que deliciosas trufas

La idea inicial era conocer como el restaurante de Deias trabaja la trufa. Sin embargo, se convirtió en todo un festival, porque el ambiente de este restaurante es muy especial. La gente va a disfrutar de la comida, en buena compañía y degustando los distintos platos elaborados con esmero y ver como el resto de los comensales también disfrutan, charlan y comentan los platos como si de un menú degustación con sus distintos platos, se tratase,.
Actualizado 11 diciembre 2010
Redacción Ocio

Si además, la gente aguanta en la mesa degustando algún que otro licor y comentando la comida y los sabores, la sorpresa es mayúscula.
Puede que haya sido una casualidad, pero tampoco se trata de ir a comer todos los días al mismo sitio, aunque no sería por ganas, ni por la calidad de la comida. Pero volvamos al principio, se trataba de poder probar, justo en su mejor momento, en plena temporada,.  Y es que la trufa sigue teniendo ese  halo tan especial que le confiere  su aroma penetrante y su profundo sabor, que para algunos la convierten en un diamante en bruto reservado tan sólo para unos pocos privilegiados.
Sin embargo la oferta del jefe sala, un simpático italiano que maneja el pequeño salón del Boccon con una maestría impropia de su juventud. Pues bien, mientras se completaba la mesa pudimos probar unas pequeñas lascas de parmesano de esas que levantan el ánimo en los momentos que la hora empieza a reclamar la atención del cerebro. Pero  rápidamente, empezaron a llegar las cosas serias. Empezamos con un tarta de gamba, suave, fresco con el que se iniciaba una batería de pequeña degustación, porque, entre otras cosas la tarde es hábil, aunque estemos en días de excesos. Seguimos con una alcachofa, carciofi en italiano, rellena de queso fresco, sorprendentemente agradable al paladar por el equilibrio de los sabores que tiene el plato.  Pasamos a un sencillo y suculento  risotto con trufa de los que hacen afición a esta manera tan italiana  de comer el arroz. Y terminamos con una plato de Anatra, pato estofado, que mereció el aplauso de todos los que lo probamos. Todo ello estuvo acompañado de u excelente vino  italiano, del que no tomamos nota y que por la premura de este cierre no hemos podido recuperar de nuestras notas. Lo haremos en otra ocasión
Pero no nos levantamos de la mesa sin disfrutar de una panacotta a la canela, que es imposible de olvidar.  Lástima de las prisas de este Madrid,  de esta profesión, que impide disfrutar de una buena grappa  y charlar amigablemente de cualquier cosa.
Realmente Ignazio Deias  ha convertido este local en un boccondivino autentico que hay que visitar de vez en cuando, para ir siguiendo la evolución de este restaurador que no deja de innovar, con mucha frecuencia su carta, proporcionando a los comensales  algunos platós, realmente de primera línea.

Boccondivino
C/ Castelló, 81.
Tel. 91 575 79 47.
Madrid