Miércoles, 19 de febrero de 2020    
Está usted en: Agrolibre > Aire Libre

LO QUE NUNCA DEBIÓ OCURRIR

Según lo dispuesto en la Ley 1/2005, de 9 de Marzo, corresponde al Gobierno determinar mediante Real Decreto, qué "medidas de mitigación" son equivalentes a la participación en el régimen de comercio de derechos de emisión a efectos de la exclusión de instalaciones de pequeño tamaño.
Actualizado 10 marzo 2011
Redacción Agrolibre

El B.O.E  nº 55 de fecha 05/03/2011, cumpliendo con el mandato de la Ley 1/2005, ha publicado el Real Decreto 311/2011, pero…como nuestro estado de las Autonomías es el que es…, en el preámbulo, ¡tres hojas del Boletín!, se aclara que eso de determinar...¡nada de nada!, porque se nos aclara que: “el Real Decreto no tiene por objeto, ni establecer las medidas que se consideran equivalentes ni reguladoras en detalle ,lo que se pretende es definir las características básicas que deberían ser establecidas en principio por las Administraciones Autonómicas”.

Los dos esquemas básicos de las potenciales medidas, consideradas por el Consejo de Ministros del Reino de España, que podrían distinguirse son, las medidas que buscan establecer objetivos básicos de “mitigación” equivalentes y las que, sin establecer objetivos de “mitigación”, crean instrumentos que incentivan un esfuerzo de reducción equilibrada. Estos esquemas básicos, a desarrollar por normativa autonómica, de las medidas de “mitigación” equivalente a la participación en el régimen de comercio de derechos de emisión, a efectos de la exclusión de las instalaciones de pequeño tamaño, van dirigidos a instalaciones que hayan notificado, a la autoridad competente, emisiones inferiores a 25.000 toneladas de CO2e y que, cuando realicen actividades de combustión tengan una potencia térmica nominal inferior a 35 MW.

Para ser excluidos, la empresa precisa cumplimentar una Solicitud y acompañarla de una Memoria justificativa que acredite el cumplimiento de la aplicación de las medidas de “mitigación”; estas  medidas  deben llevar  una contribución a la reducción de emisiones equivalentes a la prevista en el régimen de comercio de derechos de emisión y  deben acreditar, también, la implantación de un sistema de seguimiento y notificación de la información sobre emisiones equivalentes a las previstas en la Ley.

Estimando que nuestra instalación es de pequeño tamaño y que por lo tanto debe solicitar la exclusión del régimen descrito en el Real Decreto, he encargado a mi hijo y a mi gabinete económico que inicie el expediente para que el “´Órgano Autonómico competente” acuerde, previo Informe favorable del Ministerio de Medio Ambiente Medio Rural y Marino, la exclusión deseada. ¡Vaya sistema!

La respuesta dada a  nuestra Solicitud, a pesar de tratarse de una  “instalación de pequeño tamaño” no ha sido sencilla ni directamente  trasladable, por lo incomprensible, al papel.  Por ello y  para avanzar en la exclusión solicitada, hemos intentado “aclararnos” con  la red de “asesores externos” y el “tsunami” de funcionarios, cosa imposible porque resulta que aún estos no se han organizado para este tema.

Leído con más detenimiento el Real Decreto 301/2011, en un intento de salir del atolladero en el que estábamos inmersos, entre todos, misasesores, mi hijo y yo, hemos llegado a la conclusión de que, lo más fácil y económico es, la medida de “mitigación” equivalente contemplada en el punto 3 del artículo 2 y pagar “el tributo que grave las emisiones de CO2e, que superen un volumen de emisiones equivalentes al que resulta cubierto por los derechos de emisión que nos correspondiera como asignación inicial, con arreglo a las reglas de asignación gratuita; bien entendido que el efecto económico de la aplicación del tributo deberá ser equiparable al coste que comportaría la adquisición de derechos de emisión necesarios para cubrir la diferencia entre el volumen de emisiones cubierto por la asignación gratuita de derechos de emisión y las emisiones de la instalación” (copiado directamente del B.O.E).

¡No les parece buena la solución que hemos adoptado!. Hablando en serio...¿ no es de “juzgado de guardia el “Decretito” de marras.?..¡MINISTRA...TURURU!..., cada vez los ciudadanos afectados con sus cosas... tenemos mas ganas de hacerle una enorme pedorreta.

Ahora bien, conociendo lo viscerales que somos, tanto mis asesores como mi hijo y yo mismo, adjuntamos en el Agrolibre de hoy el Real Decreto para que ustedes analicen y valoren nuestros juicios, ¿tenemos o no tenemos razón? Léanlo detenidamente y aunque aún el sistema  está incompleto, no se ha completado con la legislación autonómica correspondiente, mediten y piensen en nuevas medidas de “mitigación” eso sí, procurando no cabrearse y evitando en lo posible caer en obscenidades.

Terminamos ...el Real Decreto 301/2011 nos ha hecho recordar de nuevo a Groucho Marx en aquello de que, “partiendo de la nada, hemos alcanzado las cotas más altas de miseria, siendo la política el arte de buscar problemas, encontrarlos, hacer con ellos un falso diagnóstico y aplicar siempre ,posteriormente, los remedios equivocados.