Viernes, 14 de agosto de 2020    
Está usted en: Gastronomía > Restaurantes
La vaca argentina

La vaca argentina: un steakhaouse al más puro estilo neoyorquino

Desde la apertura en 1994 de su primer restaurante en el madrileño Paseo del Pintor Rosales, La Vaca Argentina se ha convertido en uno de los máximos referentes de las mejores carnes argentinas en nuestro país.
Actualizado 6 mayo 2011
Redacción Ocio

Sobresalen sus cortes de bife, entraña, asado de tira,  chuletón y solomillo, pero también sus empanadas criollas, su tiramisú casero y su famoso panqueque de dulce de leche, especialidades que se han mantenido con éxito en carta durante más de 15 años y que ahora se completan con una nueva selección de carnes preparadas al estilo New York, esto es, asadas al punto menos en parrilla de carbón vegetal y condimentadas con las más variadas especias made in USA. 
El Ribeye Steak (corte de lomo alto), el Beef Short Ribs (costillar de vacuno) o la Ribeye Burguer (una hamburguesa de lomo alto de 300 gramos que si sirve sin pan, con patatas puentenuevo, pimientos caramelizados y trigueros) se diferencian de las carnes tradicionales argentinas en el punto especiado que se les da en su preparación. Así lo explica  Fernández, responsable de cocina de La Vaca Argentina y experto conocedor del universo vacuno. Con más de 11 años de experiencia en el grupo y tras empaparse de lo que se cuece en los más prestigiosos steakhauses de la Gran Manzana, ha diseñado una suculenta carta de carnes americanas entre las que destaca el T-Bone, todo un clásico en los fogones neoyorquinos. Se trata de un corte especial de lomo bajo y solomillo, con hueso central en forma de T, que ofrece un sorprendente contraste entre la terneza del solomillo y la intensidad sápida del bife angosto y que resulta muy difícil de encontrar fuera de Estados Unidos, incluso en los restaurantes especializados.

Las carnes estilo New York se sirven acompañadas con dos salsas que realzan su característico sabor a elegir entre la L’VCA Special Sauce, una salsa Steakhouse única de la casa, y la Manhattan Sauce, a base de cebolla caramelizada, bacon y setas, y se pueden complementar con guarniciones variadas de patas fritas caseras, patatas asadas, patatas gratin (con crema de queso) o pimientos de Guernica. Además, la nueva carta incorpora entrantes y postres 100% artesanos  como los finísimos crujientes de cebolla, la tarta L’VCA Cheesecake, elaborada con un kilo de queso y una finísima película de galleta de textura impecable, el Special Apple Pie, a base de manzana Granny Smith laminada a mano y horneada a baja temperatura durante más de dos horas, o la tarta de nuez Pecana con licor de maíz, la preferida de los domingos en los hogares de Nueva York. Todo ello se puede acompañar con una renovada carta de vinos con más de 60 referencias, incluyendo vinos por copas y medias botellas a precios muy ajustados, así como con una amplia gama de destilados Premium por menos de 9 € la copa.

Una cadena diferente
Cuenta con una red de 14 restaurantes (doce en Madrid y dos en Valencia) y es todo un ejemplo de rentabilidad hostelera. Pero La Vaca Argentina no es una cadena como las demás. Desde el picado de la hamburguesa hasta el minucioso corte de cada pieza, pasando por la preparación de las salsas, guarniciones, y, por supuesto, de los postres, se realiza artesanalmente en su obrador con productos 100% naturales y frescos y cada uno de sus restaurantes ofrece un servicio impecable y una decoración diferente que va desde un salón inspirado en el mundo del espectáculo, con atrezzo teatral y teloneras púrpuras, o un gran caserón de principios del siglo XX hasta espacios de vanguardista diseño e inspiración neoyorquina. Y todo ello, por un precio medio de 30 €. En definitiva, una materia prima excepcional, una sala muy cuidada y la mejor relación calidad-precio definen la filosofía de una empresa que, más que un negocio, es una forma diferente de comer, de servir y de sentir.